Apartados

Diarios en tiempos de mordaza

Minientrada Posted on Actualizado enn

 

Al arreciar las penurias de Venezuela, cuyo régimen es, por fin, llamado de dictadura sin tapujos en gran parte del mundo, resulta notable la lucha de algunos diarios por mantener viva la voz contra la avalancha opresiva que busca el pensamiento único.  El arma que tienen es su capacidad para llegar al público gracias a la era digital y la credibilidad que se les atribuye. Sin más recursos que un puñado de reporteros y hace tiempo sin papel para ediciones en la calle, dos diarios sobresalen con noticias y análisis que desafían la censura que impone el régimen, vía intimidación y chantaje con pautas publicitarias. El Nacional y Tal Cual Digital se han vuelto una necesidad para quienes buscan informarse sobre ese país distante y cercano de Bolivia.

Las versiones electrónicas de los dos diarios suelen mostrar el rostro que el régimen de Nicolás Maduro no quiere exhibir y que los fanáticos de otras latitudes niegan.   Vean algunos titulares de este jueves en Tal Cual Digital, creado por el infatigable Teodoro Petkoff, comunista y guerrillero hasta que, sin perder su visión por una sociedad más justa, reconoció la realidad y se transformó en un demócrata respetable.  Llegó a ser ministro del presidente social cristiano Rafael Caldera, el mandatario que indultó y sacó de la cárcel a Hugo Chávez.

¨Gobierno convirtió el hambre en la nueva epidemia sin antídotos¨, destaca en su primera página , y cuenta que quien preside la ¨fraudulenta¨ Asamblea Constituyente decía ante audiencias extranjeras el año pasado, cuando era canciller (habla de Delcy Rodríguez), que en su país no había hambre y que lo que tenía daba para alimentar a tres naciones. Ese mismo día medios informativos registraban muerte de niños por desnutrición.  La ex canciller ahora reconoce la plaga bíblica creada por el gobierno del Socialismo del Siglo XXI pero la atribuye a Estados Unidos.

Por eso causó perplejidad que el ex canciller David Choquehuanca dijera que las noticias sobre la crisis de perfil terminal que vive Venezuela eran parte de ¨un formato¨ para desacreditar a gobiernos de esa corriente. Para él, no hay hambre en el vecino país sino  ¨un formato¨, aunque la ex canciller diga lo contrario.

Fundado por un intelectual comunista (Miguel Otero Silva) en 1943, El Nacional destaca el pedido de la Asamblea Nacional (la legítima) para que el Papa Francisco ayude a crear un canal humanitario de socorro a los venezolanos, y lista a los gobiernos y dirigentes que sin pelos en la lengua ahora llaman a Maduro de dictador.

Que se sepa, ni Bolivia, ni Cuba ni Nicaragua han ofrecido ayuda a Venezuela ahora que su gobierno reconoce que sí hay hambre en su país.

¿De Moscú a Palmasola?

Minientrada Posted on Actualizado enn

El mayor juicio penal de la historia boliviana tropezó todo el mes de junio en la desconfianza de la defensa sobre la calidad profesional de quienes deben guiar su administración, en tanto que el método de  ¨juicio abreviado¨ se adjudicó la confesión de culpa de otro detenido en Palmasola.

Tres forenses del gobierno decidieron que el general (r) Gary Prado Salmón, quien acababa de soportar una limpieza de escaras tras cirugías recurrentes en la parte inferior de la espalda y asomaba la posibilidad de una nueva operación, tenía condiciones de cumplir un horario igual al de cualquier persona con salud plena: ocho horas diarias.

La carga horaria con efecto inmediato determinada el jueves por los forenses es superior a la de 5 ½ horas que solía cumplir el militar hasta antes de la crisis más reciente, originada en el balazo que recibió hace 35 años cuando intentaba reimponer el orden en una zona rural cerca de Santa Cruz. Dobla también las cuatro horas diarias que habían recomendado sus médicos tratantes: dos en la mañana y dos en la tarde.

Los forenses oficiales no explicaron en qué mejoramiento de la salud del militar basaban el dictamen, que para la defensa revelaría que en la condición del paciente se estaría operando un fenómeno extraordinario.

El episodio derivó en una controversia y, a la postre, en una suspensión de la audiencia hasta el 4 de julio. Junio ha sido uno de los meses más accidentados de todo el proceso, que lleva más de tres años en Santa Cruz y más de siete desde el asalto al Hotel Las Américas que lo originó.

En estos días debe ocurrir la libertad plena de Gelafio Santisteban Stroebel, el joven militar boliviano que sirvió en las fuerzas de paz de las Naciones Unidas en Congo y Haití y a quien el ahora exiliado ex fiscal Marcelo Soza acusaba de participar en planes para sembrar el terror en Bolivia, doblegar al ejército y crear una nueva  nación. Los antecedentes no valieron y el ex fiscal apoyó la acusación en una auto-descripción como ¨experto en combate urbano¨ referida supuestamente a otro de los acusados ahora fuera de Bolivia en una conversación electrónica.

Con la acusación de terrorismo quitada, Santisteban esperaba salir esta semana de la prisión de Palmasola, en Santa Cruz, tras acogerse a un sistema de ¨juicio abreviado¨, para abogados de la defensa reminiscente de los ¨Juicios de Moscú¨ para suprimir a disidentes bajo Stalin.

Santisteban confesó ser culpable del delito de ¨alzamiento armado¨, que había negado durante todos los años de su detención. La misma decisión de optar por un proceso abreviado fue asumida el año pasado por otros cinco detenidos en el caso penal más célebre de la historia nacional (terrorismo, separatismo, magnicidio y alzamiento armado) contra 39 personas. Entre los acusados figuraba el padre del militar, el general (r) Gelafio Santisteban Hurtado, cuya exclusión del proceso habría sido parte del acuerdo alcanzado por Santisteban Stroebel.

En la Rusia bolchevique, el régimen encarceló a críticos y opositores prominentes quienes, ante la incredulidad de quienes los conocieron, admitieron culpas que siempre negaron. Con los cargos desprovistos de evidencias que los sostuvieran, los juicios pasaron al registro histórico como una farsa.

En Bolivia, diseñado para descongestionar las cárceles, el juicio abreviado es percibido por la defensa en el Juicio del Siglo como hecho a medida para que los acusados se declaren culpables y sancionen la tesis del gobierno como justificación del asalto al Hotel las Américas y la muerte de tres personas, seguido de persecución y enjuiciamiento de decenas de otras. Desde que empezó a aplicarse ha sido criticado por la Iglesia Católica y organizaciones defensoras de los derechos humanos como un señuelo cruel para que los acusados se inculpen.

Un boomerang

Minientrada Posted on

El veredicto leído la noche del jueves por la juez que condenó a Leopoldo López a casi 14 años de prisión nació destinado a catalizar los sentimientos democráticos venezolanos. Una consecuencia inmediata que detectaron institutos de pesquisas ha sido el afianzamiento de la determinación de muchos venezolanos de votar en las elecciones legislativas del 6 de diciembre y a partir de ahí empezar a arriar las banderas del régimen del Socialismo del Siglo XXI en sus expresiones más brutales: el envilecimiento de la justicia, y la corrupción.
El diagnóstico del líder socialista español Felpe González, entre los primeros en comentar la sentencia, fue categórico: “Ni dentro ni fuera de Venezuela, nadie puede llamarse a engaño. Venezuela se ha convertido en una dictadura de facto. El Presidente decide por el Parlamento y por la Justicia”.
El conteo de los días y las horas hasta la cita con las urnas mantendrá en vilo a toda la región, de manera especial a los regímenes afines al que ahora preside Nicolás Maduro. Es difícil no temer que la travesía de estos 70 días estará acechada por peligros derivados de un régimen que se da cuenta que se encuentra en estado terminal.
Las tensiones y nuevas situaciones surgidas estos meses han acentuado las preocupaciones de las cancillerías del continente por la paz de Venezuela con algunos vecinos. Hay sospechas de que las alteraciones ocurridas en estos últimos dos meses pueden ser movimientos entre cuyas razones estaba la de obtener apoyo interno que ayude al régimen venezolano a escudarse ante una eventual catástrofe electoral.
Las pocas mediciones confiables del estado de opinión de los venezolanos han mostrado una dirección desfavorable para Maduro. Más del 80% los encuestados en julio, tenía una opinión negativa respecto al gobierno. Poco después de divulgados esos resultados, sobrevino un reavivamiento de las tensiones con Guyana, por el territorio al oeste del rio Esequibo, y casi de inmediato estalló la crisis fronteriza con el cierre y militarización venezolana de gran parte de la línea divisoria con Colombia. Con miles de desplazados, denuncias de violaciones masivas de derechos humanos y con la Organización de los Estados Americanos renuente a tratar la cuestión, la crisis se mantiene explosiva. No se conocen resultados de pesquisas de los últimos días.
Las elecciones legislativas son decisivas para el Socialismo del Siglo XXI en la región, donde ha tenido el privilegio de gobernar inundado por recursos del mayor auge de precios de las materias primas en casi un siglo. Con esa bonanza ahora eclipsada, ha sobrevenido el cansancio con las formas autoritarias de gobierno amenazadas con colapsar.
El jueves, al asumir la última fase de su defensa, el dirigente de Voluntad Popular dijo a la juez Susana Barreriro que ella tendría más dificultades en leer su sentencia que él en asumirla. Abogados defensores del líder venezolano presentes en la audiencia dijeron que fue, en efecto, eso lo que ocurrió, en consonancia con la magnitud de lo que la juez estaba dictando. La juez, dijeron, no estaba tranquila y su voz trepidaba.
A López no le permitieron presentar a ninguno de sus 68 testigos y la fiscalía tampoco consiguió probar la acusación de que sus discursos eran llamados a la violencia. La reproducción de las imágenes con los discursos que se le atribuían a López comprobaba, más bien, que había convocado a la paz y a la no violencia. La defensa, en una audiencia donde no hubo periodistas, no consiguió que se le permitiese exhibirlas.
La sentencia contra el opositor venezolano luce como su consagración como líder principal de las luchas democráticas de su país. Se debe suponer que eso no era lo que esperaba el gobierno de Maduro. El episodio del jueves parece resultar en un boomerang cuyo retorno puede sacudir por completo las bases desde donde fue lanzado.

Mientras dormimos

Minientrada Posted on

Nota: Esta entrada quedó en mi tintero desde la semana pasada. Pido disculpas por la omisión. El título alude sucesos de importancia capital, pero que en Bolivia, frecuentemente, por mirarnos el ombligo, no percibimos o desconocemos.
-0-
Presionado por sanciones económicas agobiantes que amenazan poner de rodillas a su industria petrolera, Irán se ha comprometido a retroceder en su programa nuclear y a otorgar amplias garantías de que no desarrollará armas nucleares. Estados Unidos y otras cinco naciones (Francia, Alemania, Inglaterra, China y Rusia) han logrado un acuerdo que equivale a mover piezas tectónicas capaces de alterar el horizonte político mundial de los últimos años. Israel lo considera “un error histórico” porque ocurre, dice, cuando las sanciones empiezan a morder duro al régimen de los ayatolás.
El acuerdo ha llegado cinco meses después de la elección Hassan Rohani, el moderado que sucedió a mediados de año al radical Mahmoud Ahmadineyad, amigo de los gobiernos del socialismo del Siglo XXI en América Latina. Es un cambio mayúsculo que obliga a recomponer las bases que guiaban los razonamientos en torno al Oriente Medio y sus proyecciones sobre otros países. Ahora comprometido ante un abanico de países que cubre gran parte de la geografía y la economía del mundo, no será mucho lo que podrá hacer Irán –si aún tiene ánimo de hacerlo- para trabajar con gobiernos cuyos líderes declaran al capitalismo como el enemigo a vencer.
El acuerdo, que a lo largo de seis meses permitirá un alivio de unos 7.000 millones de dólares al comercio iraní bloqueado por las sanciones, aún no modifica las restricciones que agobian a la industria petrolera, de la que Irán se sostiene y que le permite fomentar sus relaciones exteriores. Miembro fundador de la OPEP, es uno de los mayores productores mundiales, pero a raíz de las sanciones sus exportaciones han perdido mercado para un millón de barriles diarios, más de un tercio de sus ventas. Las restricciones han agudizado la escasez de productos importados y presionado la inflación, que a mediados de año registraba oficialmente un 30% anual (competía con Venezuela aunque medios independientes creían que era mucho mayor).
Entre otros puntos, el acuerdo limita la calidad del uranio que Irán podría producir y lo confina a fines pacíficos. Israel ha dicho que no bajará la guardia pues desconfía de todo lo que emerge de Tehran. Ahmadineyad había negado que el holocausto judío hubiese existido pero su sucesor, en una posición 180 grados diferente, lo consideró una vergüenza para la humanidad.
El deshielo de los nexos de Irán fundamentalista con el mundo occidental capitalista es una inflexión que todas las cancillerías examinan con cuidado. Es considerado como el paso más significativo desde la revolución iraní que en 1979 marcó el advenimiento de los ayatolás. Los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua han tenido lazos estrechos con los antecesores de Rohani, a los que sentían ideológicamente próximos.
Los analistas no encuentran aún elementos para determinar los cambios que podrían registrarse con el advenimiento del nuevo líder iraní y con el deshielo a toda carrera que ha impreso a sus relaciones con el mundo occidental. Una interrogante que flota entre quienes observan el mundo diplomático se refiere al grado de sostenibilidad de los acuerdos de cooperación suscritos entre Irán y naciones del continente. Es plausible suponer siquiera un cambio de énfasis a raíz de las dificultades económicas iraníes.
Los acuerdos que firmó el gobierno boliviano contienen cláusulas confidenciales (El Diario, 2 de julio, 2013) de las que poco se ha hablado. Cualquier interés para explicar ese sigilo fue ahogado por el barullo de la interdicción y bloqueo del avión en que viajaba el presidente Evo Morales, quien en esos días se había entrevistado con el aún presidente Ahmadineyad para ratificar la continuidad de los acuerdos entre las dos naciones. El grado de continuidad que les conferirá Rohani es todavía una apuesta insegura.
En política, la ganancia de unos suele ser pérdida de otros. El deshielo que empieza a acelerarse puede complicar las dificultades que experimentan las corrientes populistas en el continente, que verían debilitado su nexo más fuerte con el Oriente Medio en momentos en que declina el modelo que aplican, ahora lejos de la popularidad que ostentaba hace unos años. Los sucesores de Hugo Chávez no son una referencia para identificarse. Con la magnitud de problemas que enfrenta Venezuela, postrada en una crisis que parece interminable, haría ruborizar a su audiencia quienquiera que viese en el presidente Nicolás Maduro un ejemplo para imitar.
No se conoce un detalle de las relaciones de Bolivia con Irán. Las autoridades nacionales habían dicho que esperaban traducir la cooperación iraní en apoyo para combatir el narcotráfico, que el país enfrenta casi solitario tras el alejamiento de la cooperación estadounidense. Debido al sigilo que ha rodeado esas relaciones, se ignora qué áreas cubren y cuál sería su intensidad.
Una conclusión mínima es que los documentos suscritos en Ginebra el 24 de noviembre pueden ser apenas una tarjeta presentación para otros acontecimientos que sólo empiezan a asomar.

Choquehuanca, los medios y el mar

Minientrada Posted on Actualizado enn

La página web de Radio Fides trae en la mañana de hoy esta perla:

El canciller del Estado, David Choquehuanca había revelado ayer jueves que durante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos realizada en junio del año pasado en Cochabamba se tocó el tema marítimo y se invocó a Chile a resolver este diferendo con Bolivia.

 “Hay una redacción, el presidente de la Asamblea Ordinaria de la Organización de Estado Americanos, que estaba bajo la presidencia de Venezuela termina con una redacción sobre el tema marítimo, ningún medio de comunicación ha publicado esa redacción, ninguno, y esa redacción obliga a Chile que se tiene que resolver este problema, que hay un problema pendiente”, dijo ayer Choquehuanca.

Hasta el mediodía no sabía de ningún medio que hubiese hecho el favor a su audiencia de presentar tal “redacción”. Y si es como el canciller dice, por qué él mismo no la dio a conocer? Podía haber agregado elegantemente: “Por si acaso, estas palabras están en el documento tal leído hace año y medio en la asamblea de la OEA en Cochabamba, pero ninguno de los medios que Uds. representan se dio cuenta de ella.”

Historia de un fiasco informativo

Minientrada Posted on Actualizado enn

“Si algo puede resultar equivocado, resultará equivocado”.  Es uno de los axiomas de las llamadas “Leyes de Murphy” sobre los traspiés del ser humano y sus instituciones. Este 24 de enero (2013)  quedará registrado entre los periodistas como el día de un gran fiasco. Será un día para reflexionar sobre cómo fallan los controles más rigurosos, incluso  en un medio de prestigio como El País, de Madrid, y cómo las precauciones resultan insuficientes para cubrir todos los riesgos.

Una fotografía que supuestamente mostraba al presidente Hugo Chávez entubado en un hospital de La Habana y que el periódico había registrado en su primera página impresa y digital de hoy resultó un engaño. Todo parecía coincidir: La fotografía y la imagen de un paciente en un hospital. Sólo que el paciente no era el teniente coronel Chávez ni el sujeto de la imagen estaba en un hospital cubano. Algo más: la imagen había sido extraida de un video de 2008 que se encontraba en la red, en el sistema de youtube.

La imagen llegó al periódico a través de una agencia de fotografías de reconocida seriedad. Los editores de fotografías hicieron las verificaciones habituales y dieron el paso…al abismo. A la media hora de estar en la edición digital, El País tuvo que retirarla,  recoger cuanto pudo de su edición en los puestos de venta y distribución, y reformar su página digital. Todo seguido de un extenso pedido de disculpas a su público y a las autoridades.  Nunca será posible estimar el grado en que la reputación de ese periódico, respetable a pesar del traspié, sufrió en esas horas, aciagas para todo periodista.

El video de donde fue extraída la imagen publicada por el diario español estaba disponible hasta anoche en algunos sitios de medios informativos, entre ellos El Universal, de Caracas. Esta mañana, el video habia sido retirado.  En Tal Cual Digital, también de Caracas, encontré la explicación de El País. Ese diario digital venezolano  estuvo entre los pocos que registraron  la explicación sin preocuparse por la extensión, uno de los dolores de cabeza de los periodistas en todo el mundo. La explicación es respetable pero no disipa la pregunta: ¿podía haberse evitado el papelón? El País siguió casi toda la cartilla de verificación. Pero reconoce que no consiguió confirmar la autenticidad de la fotografía tal como era descrita. ¿Entonces? Decidió publicarla, de todas maneras,.

Son conocidas las dificultades de verificar una noticia (o fotografía) de ese calibre con las  fuentes habituales. Este no era un caso habitual y quizá por eso era necesario ir más allá de todos los pasos convencionales. Por lo que leo un paso no seguido, probablemente entre los últimos en la cadena,  pudo ser  la comprobación suprema: Ir a las autoridades venezolanas o cubanas, presentar la imagen y pedir una confirmación o una negativa.  ¿Podía dar ese paso un periodista en La Habana sin riesgos para su propia seguridad? El temor es comprensible y lo conocen muchos de los que han trabajado bajo regímenes policíacos.

Otro punto a considerar: ¿Podía el diario arriesgar todas las verificaciones, incluso el paso supremo, sin atrasar su edición o perder una, hasta ese momento, supuesta primicia? Planteada así la pregunta, la respuesta es inequívoca: Sí. El tiempo, como en este caso, no es un factor a considerar. Por sobre todo, se encuentra el lector y la credibilidad que otorga al medio. Ante eso, hasta una buena fotografía puede esperar.

La cuestión presenta muchas otras facetas que seguramente los medios españoles habrán de escudriñar. Para las escuelas de periodismo y las redacciones de todo el mundo, el tema es  apasionante y especialmente delicado. Lo ocurrido es lamentable, pero el riesgo de resbalar es uno de los muchos avatares de la tarea fascinante de informar.

En El Deber, Santa Cruz, 3 de febrero de 2013

El paso que faltó

Grandes primicias que la realidad volvió fiascos suelen adornar  el camino al  infierno informativo. Lo prueban ejemplos clásicos como el “Dewey Defeats Truman” del Chicago Daily News, en 1948,cuando el ganador de la carrera presidencial de 1948  fue Harry Truman,  o aquel “Il Papa é Morto”, de un rotativo romano cuando Juan XXIII estaba en coma y sólo moriría días después; o el  “Sallustro ejecutado”, de  una agencia de noticias europea que en 1972  anunciaba la muerte de Oberdán Sallustro, un industrial argentino secuestrado por el Ejército Revolucionario del Pueblo que sería efectivamente ejecutado sólo semanas después.

Los medios han acentuado los controles antes de divulgar noticias extraordinarias  no confirmadas o de dudosa veracidad, pero son insuficientes para eliminar el virus del error, cobijado por la falibilidad humana y el impulso, a menudo irracional, de divulgar una  primicia y gozar la gloria de la exclusividad.  Como dicen las “leyes de Murphy”, cuando algo puede resultar equivocado, resultará equivocado. Eso ocurrió con El País, el respetable diario español, uno de los mejores de lengua hispana.
La fotografía que las instancias decisivas del periódico supusieron que mostraba al presidente Hugo Chávez entubado en un hospital cubano era falsa.  El paciente no era Chávez, la imagen había sido extraída de un video que databa de 2008 y se encontraba en You Tube.
Los editores vivieron horas frenéticas de consultas. Quince mil euros mediante y una hora y catorce minutos después de la orden de publicación, vendría la contraorden: retiren la página web y suspendan la impresión. La foto es falsa. Son palabras fatales en cualquier redacción.
Los editores cumplieron casi todos los pasos de la receta anti-fraude. Fueron tras la agencia que proporcionó la foto, averiguaron sus orígenes (la hermana de una enfermera de La Habana, en la versión que creían, había recibido la foto); escudriñaron la imagen. El “casi” fue  insuficiente para evitar el papelón. En el propio pie de la foto el diario reconoció que no había conseguido verificar con fuentes independientes la autenticidad de la foto. Sin embargo, la publicó.
Son conocidas las dificultades de verificar la autenticidad de una foto de ese calibre mediante las fuentes habituales. Este no era un caso habitual. Cualquier duda era mayúscula y  merecía el paso supremo, aun a riesgo de perder la exclusividad: consultar directamente a las autoridades cubanas o venezolanas. La magnitud del riesgo que se corría hacia imperativo el paso. Es preferible abortar una primicia si  no hay certeza plena de su veracidad. El País no lo hizo y ha pagado con un descrédito incuantificable ante sus lectores. Una lección adicional: la precipitación es uno de los peores  enemigos del periodista.