Tribunal Electoral

Elección y desvaríos

Posted on Actualizado enn

En poco mas de una semana, los partidos políticos bolivianos elegirán por primera vez a sus candidatos a presidente y vicepresidente, en una extraña elección en la que no  habrá contrincantes y solo una ratificación de nombres ya conocidos. ¿Puede haber elección cuando no se nos presenta sino una sola ruta? El proceso es rechazado por la oposición por considerar que no se trata de  una elección pues solo se han presentado binomios únicos y por juzgar que tiene como único fin el de validar la participación de Morales-García, ganar legitimidad electoral y así ocultar el 21F, todo frente a la elección presidencial de fin de año. El president Morales ha dicho que el 27 de enero ¨aplastarᨠal 21 de febrero, en una jactancia vista como admisión elocuente del valor que  confiere a la fecha en que el voto NO se impuso a su pretensión de buscar una nueva elección por encima de la prohibición constitucional de hacerlo.

Parece una constante entre los líderes autoritarios el temor a ser alejados del poder. El temor es mayor cuando se trata de perderlo por vías democráticas, que demostrarían que ya no cuentan  con el apoyo popular del que un tiempo gozaron. El ego sufriría un desaire magno. Los estudiosos subrayan que de esos temores nacen desvaríos. Hace pocos días, el líder venezolano Nicolás Maduro dijo que había viajado al futuro y que retornaba tranquilizado pues había visto que a su país le iba bien.

En nuestro medio, dos semanas atrás el presidente Morales anunció orgulloso que en cuestión de días el país batiría un récord al haber perforado el pozo más profundo de Sudamérica, con 8.000 metros. ¨Es una buena noticia, no solo para Bolivia, también para Sudamérica y el mundo¨, dijo en un discurso. Los entendidos andaban perplejos. Hasta el 11 de enero, los equipos de perforación  habían llegado a 7.862 metros al cabo de 18 meses de trabajo pero la producción era cero. En los días que siguieron el país estuvo en vilo a la espera del grito de victoria.

El presidente habría tenido más prudencia si le hubieran dicho que en Rusia, el pozo Chaivo, cerca de la frontera con Noruega, tiene una profundidad de 12.376 metros. Todo el campo produce más de dos millones de barriles diarios. Pero principalmente si  le hubieran hecho notar que el resultado final es más importante que el esfuerzo empleado para cumplir una meta. Si Colón no hubiese llegado a América toda su empresa habría sido un fracaso y su nombre no habría aparecido en los libros de historia a pesar del esfuerzo financiero y el coraje que la epopeya representó. De nada vale ejecutar excelentes jugadas en un partido de fútbol si se pierde el encuentro. La moraleja es que no hay que anticiparse a la realidad, aún si hay premura por hacerlo para compensar infortunios (no haber descubierto aún nuevos yacimientos, por ejemplo, y tener a la vuelta de la esquina compromisos que deben cumplirse o mostrar a los clientes que el país tiene capacidad exportadora.) Como solía decir un notable político y pensador boliviano, Walter Guevara Arze: Lo importante es el resultado.

Otro ejemplo: El Tribunal Electoral no se ha pronunciado oficialmente todavía sobre la legalidad de la candidatura oficial para los comicios de fin de año. Debe pronunciarse sobre el asombroso paralelo con el caso que, un trienio atrás, le llevó a dictar con celeridad la anulación de la candidatura del gobernador del Beni Ernesto Suárez, y de más de doscientos candidatos de su partido. Fue una medida que claramente favoreció a las candidaturas del gobierno. Ahora que, dentro del período de veda propagandística, se ha publicado una encuesta que favorece al Presidente Morales, el Tribunal vacila pues la medida consecuente sería anular la candidatura del presidente y su vicepresidente.

La oposición, desconfiada de la imparcialidad del órgano electoral, propone una asistencia minima a la elección de ¨pre candidatos¨ este fin de mes. Votarían solo algunos dirigentes de modo que se evidencie el reclamo de los partidos por la parcialidad del órgano electoral. La medida ocurriría cuando la comunidad internacional empieza a observar con cuidado el curso de la democracia boliviana. Nada contribuiría a desvalorizar una elección el hecho de que que no es tal porque ocurrirá sin alternativas; sería ¨un sí o sí¨, y eso no es elección.  

Podrían ocurrir resultados inverosímiles: el Partido de gobierno obtendría cientos de miles de votos, y el principal candidato opositor apenas una decena. ¿Alguien creería en esa ¨elección¨?

Perlas noticiosas en la noche

Posted on Actualizado enn

Ensombrecida por la decisión del TCP que vetó las restricciones diseñadas por el Tribunal Electoral al tiempo de difusión de la entrega de obras públicas, fue poco divulgada por los medios escritos la entrevista de un programa televisivo al presidente Evo Morales hace una semana. Los temas abordados permitieron ver fortalezas y debilidades del Primer Mandatario quien, cuando aún le restan cuatro años en un gobierno consecutivo de 15, quiere asegurarse que podrá competir por otros cinco y llegar a 20, un período excepcional en la historia democrática moderna de muchos países. Hubo bastante más.
Ocurrieron dos singularidades, insólitas en cualquier entrevista: uno de los entrevistadores del programa de PAT, Julio César Caballero, fue invitado ¨en vivo¨ a presidir la embajada ante la Santa Sede y otro, Jorge Cuba, director de la Agencia Boliviana de Información, proclamó su postura por el Sí como proyecto reafirmador de la presencia del estado en todo el territorio nacional.
Los pasos formales para designar un embajador no ocurren así. Están precedidos por consultas amplias y sigilosas, de manera que ambos lados concuerden en la designación. Las realizadas con o desde Ciudad de Vaticano suelen ser lentas y herméticas y no se recuerda que alguien hubiese sido convidado en público a ejercer una representación, incluso en broma. Respecto a la segunda singularidad, es también inusual que un entrevistador declare que se quita la condición de periodista para sumarse al proyecto que representa a una de las posiciones de un referéndum.
Por primera vez en mucho tiempo el presidente Morales fue cuestionado ante las cámaras, en momentos en que defiende su liderazgo que será desafiado el 21 de febrero. De sintaxis compleja, habló de todo lo que le preguntó el trío de periodistas.
Hacia la mitad de las casi dos horas en el programa televisivo El Poder del Voto, de PAT, el presidente Morales dio la revelación de la noche. La noticia yace entre muchas otras en la grabación de esa entrevista que colgó en la red el sistema informativo EJU.
Cuando se preparaba la transmisión del mando tras la elección presidencial de 2005, el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, por lo general de expresiones mesuradas, le había dicho que si se quedaba solo un tiempo más Bolivia tendría resuelta su demanda marítima. Respondía a una pregunta sobre las relaciones boliviano-chilenas cuando contó la anécdota:
¨Rodríguez Veltzé, ya después de presidente electo, fue invitado para preparar la transmisión de mando. Estamos (en eso) y él decía, -lo recuerdan todos; también estaba el Vicepresidente en una delegación- si me quedaba un poco tiempo más este tema del mar (lo) dejaba resuelto. ¿Cómo es eso? Ya; les informamos… Bueno, ahí ya no creí.¨
¨En la residencia en la noche el Presidente dijo: Presidente, yo estoy muy cansado, quiero descansar; yo solo voy a estar hasta diciembre, y hasta diciembre voy a dejar a Bolivia con mar. Ese momento casi me rio; por respeto, me aguanté.¨
En los días que siguieron a la entrevista no hubo comentarios ni reacciones en torno a la anécdota. Además, la sensibilidad del tema conspiraba contra una verificación de su verosimilitud y de las circunstancias bajo las que habría ocurrido.
El presidente contó la anécdota mientras hablaba sobre las relaciones entre los dos países y sostenía que una constante chilena respecto a Bolivia había sido la de ¨dilatar y dilatar¨.
La entrevista comenzó con una consulta de José Pomacusi, sobre las figuras
más representativas en el referéndum en las filas del No y en el Sí, y al presidente le había molestado que el periodista no incluyera el ex Ministro de Gobierno Carlos Sánchez Berzaín entre las cabezas del No. La ex autoridad vive en Estados Unidos y el gobierno tramita su extradición. El roce llevó al periodista a calibrar sus palabras con extrema moderación en todas las preguntas que luego hizo.
Algunos episodios y conceptos de la entrevista:
Estados Unidos. ¨Sé que están maniobrando. Sé que están enviando plata.¨
Sin el acuerdo de preferencias ATPDA roto hace ocho años mejoraron las exportaciones bolivianas. ¨Antes nos chantajeaban¨. ¨Ahora no mandan los yanquis, mandan los indios¨. ¨No es necesario reunirse con Obama¨.
India. El embajador de la India, con sede en Lima, vino a Bolivia y le ofreció créditos a Bolivia al 1,5% de interés libres de Libor (la tasa adicional que cobran los bancos).
Argentina. La alianza entre el pueblo boliviano y el pueblo argentino (mar para Bolivia, Malvinas para Argentina) es permanente.
Sean Penn. ¨Algunos compañeros están arrepentidos por haberlo recomendado. Yo no lo conocía.¨
Nemesia Achacollo. ¨No sé si afecta¨, en la campaña para el referéndum. El gobierno decidió la intervención del fondo indígena por iniciativa propia. No me gustaba ese decreto (de un gobierno anterior) para crear el fondo. ¨Traté de modificar pero me dijeron que era derecho adquirido y procuré no forzar¨.
Justicia. ¨No hemos avanzado¨.
Salud. ¨Avanzamos bastante¨. El gobierno planea construir hospitales de cuarto nivel en todos los departamentos.
Papa Francisco. Su mensaje ¨me hace recuperar mi fe.¨ Cuando ocurrió la reunión con los movimientos sociales en Santa Cruz se sintió emocionado. No todos los obispos aplaudieron cuando dijo que le gustaba la expresión ¨proceso de cambio¨.
¨Me gustaría oír misa en áreas rurales¨.

Usted decide

Posted on

Salvo una disposición diferente de la Corte Suprema de Justicia, los bolivianos responderán el 21 de febrero a una pregunta elaborada en condominio por el Tribunal Supremo Electoral y la Asamblea Legislativa Plurinacional capaz de confundir y noquear el entendimiento. Para quienes diseñaron la pregunta, los ciudadanos son una maravilla de lucidez y se sienten cómodos con los circunloquios que han convertido a la lengua en un campo de batalla donde los combatientes son géneros y no personas.

¿¨Usted está de acuerdo con la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la presidenta o presidente y la vicepresidenta o vicepresidente del Estado puedan ser reelectas o reelectos por dos veces de manera continua?¨ Usted decide. Tal vez necesite una nueva lectura para estar consciente de la decisión que debe tomar.

Pero para comenzar, salga Ud. a la calle y pregunte a su vecino si puede decirle ese artículo 168 cuyo conocimiento los proponentes dan por descontado. Una gentileza con la ciudadanía podría ser imprimir en letra chica al pie de la boleta el texto del artículo modificable: ¨El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua.¨

Si en el diseño de la pregunta había dificultad para mencionar un solo género, ¿por qué no hablar entonces de nada más que de ¨las dos primeras autoridades de la nación¨?

En la comparación entre el texto constitucional modificable y el modificante salta el número: una (1) sola vez en el original versus las dos (2) veces de la propuesta. Con lo cual se puede concluir que de aquí a un tiempo podrán ser tres o cuatro y hasta más. Habría sido más sencillo proponer solo un cambio de número y evitar el zigzag de géneros que entorpece la lectura.

La confusión que amenaza a la pregunta se agrava con la convicción, al parecer genuina, de quienes presentan y debaten las noticias por televisión (mujeres y hombres) al hablar de ¨postulación¨ cuando se sabe que se trata de un eufemismo para disimular la incomodidad que provoca hablar de re-re-re elección.

Bajo fórmulas retorcidas no habrá mucho para reflexionar cuando llegue el momento de pronunciarse. La decisión no debería ser difícil.

Ante las dudas

Posted on

El escepticismo sobre la justicia electoral boliviana ha recrudecido estos días atizado por la designación de candidatos a conformar las cortes electorales bajo el mismo marco que restó credibilidad a las autoridades que ahora se quiere reemplazar.  Un grupo de ciudadanos acaba de advertir que el proceso en curso para nombrar nuevas autoridades puede resultar en “un cambio para que nada cambie”, el concepto cínico de políticos sicilianos del siglo antepasado expuesto en la pluma de un gran escritor. Con las candidaturas para dirigir los ámbitos electorales ya instaladas, ¿qué hacer?

Los 35 ciudadanos que suscribieron el domingo pasado una declaración en Página Siete señalaron pasos esenciales para restablecer la confianza en la justicia y evitar que las nuevas designaciones deriven en solo un cambio relativo de ropaje y en nuevas frustraciones. Los cuatro primeros serían la base para que la ciudadanía vuelva a votar con la certeza de que decisión vale.

– Auditoría de los últimos procesos electorales, y del Tribunal Supremo Electoral.

-Limpieza del padrón electoral. (“No es admisible que estén registradas en el padrón electoral cerca de medio millón de personas que no existen en el registro civil.”)

– Redefinición de las circunscripciones electorales.

-Auditoría del Censo Nacional de 2012, (“cuyos datos no concuerdan con los del registro biométrico.”)

Todos estos puntos estuvieron en la raíz de las últimas elecciones y nadie se atrevió a encararlos seriamente. El planteamiento ciudadano es un llamado a discutirlos y resolverlos amplia y honestamente de cara a país; probablemente hay o habrá otros, y eso no inocula la necesidad de una respuesta urgente a las dudas sobre la pulcritud del sistema electoral. Ignorarlo puede volver una farsa de la representación de las eventuales nuevas autoridades. No es posible construir con cimientos postizos o bajo sospechas de que están mal erigidos.

Planteamientos similares ocurren en casi todos los países dominados por el llamado Socialismo del Siglo XXI, una manera amortiguada del Socialismo Real que, en Europa y con características que nadie olvida, predominó el siglo pasado.

Un común denominador de esos regímenes es el afán vital de conservar el poder por encima de normas que les permitieron escalar. También en Venezuela hay sospechas de una cantidad ficticia de electores que, empero, ahora sería insuficiente para evitar una derrota de quienes están en el gobierno. Se trata de  un dilema muy grave pues aumentar el supuesto número excesivo de votantes es volver la trampa tan visible que ni las propias autoridades podrían defenderla. Eso puede explicar la reticencia del tribunal electoral venezolano a convocar formalmente a las elecciones legislativas previstas para este fin de año. El mayor atisbo de fecha lo dio un calendario deportivo de béisbol, que puso feriado el 12 de diciembre a causa de las elecciones aún no convocadas.

Por experiencias recientes, la única manera de ganar democráticamente a las fuerzas detentoras del poder es con victorias incuestionables, con goleadas que no admitan duda alguna.  Cuando los resultados resultan equilibrados, las representaciones de esos regímenes tienden a imponerse. Tal vez ha sido así en tiempos no muy remotos para otras corrientes, pero ahora la ciudadanía tiende a observar los procesos electorales con  más cuidado, gracias a una mayor información y transparencia traídas por las formas modernas de comunicación.