tendencias

Ante el desenlace

Posted on

América Latina parece estar al fin en un ciclo democrático firme al cabo de décadas de divagar entre autoritarismos y tentativas de perfeccionar sus niveles precarios de progreso y convivencia. Este  año quedó instalada la convicción de que meses más o meses menos, irán desapareciendo bajo el oleaje democrático los gobiernos que adoptaron, con mayor o menor intensidad, el sistema que hace un cuarto de siglo emergió del Foro de Sao Paulo. Este foro fue el techo de los remanentes del socialismo real que durante casi todo el siglo pasado aplicó su voluntad con fusiles, prisiones, torturas  y campos de concentración  en la vasta geografía donde se había impuesto Rusia durante  la II Guerra Mundial.  Muchos eran viudos del Muro de Berlin, que tuvieron cobija y medraron en media docena de países del continente apuntalados por un hambre de cambio que no había tenido respuesta adecuada.

El socialismo real latinoamericano entró en una agonía acelerada cuando Argentina decidió desembarazarse del Kirchnerismo. Fue un paso de coraje, apoyado  en la madurez y realismo de líderes del movimiento peronista que percibieron que su país estaba en un callejón sin salida y dieron fuerza a la opción más inmediata de derrotar al candidato oficialista en las elecciones generales de hace un año.  Mauricio Macri transita hoy un camino minado en todos los frentes.

Muchos ven el cambio operado en Argentina como resultado de la probidad de una porción importante del Poder Judicial que ha permanecido independiente al cabo del decenio kirchnerista. Controlar a jueces y fiscales ha sido fundamental para los regimenes socialistas ¨light¨. Las limitaciones al uso de la policía política característica de los regímenes comunistas fue en parte compensada por la obsecuencia de los operadores de la justicia con los intereses del gobierno.   El rompecabezas económico es más difícil. Hasta ahora, sin embargo, ha conseguido prevalecer el sentido común ante formas de administración dispendiosas, posibles en tiempos de bonanza de precios que multiplicaban el valor de las exportaciones. Como ese momento único para los exportadores de materias primas se acabó, el gobierno argentino ahora camina por un sendero de austeridad que no tiene alternativa.

Brasil  demostró también que puede ocurrir un cambio de ruta sin acabar con la institucionalidad democrática.  El enjuiciamiento de la ahora ex mandataria Dilma Rousseff y la salida del PT del gobierno ha sido el golpe más duro para las izquierdas latinoamericanas desde la disolución de la Unión Soviética. Las críticas frecuentes contra el gobierno de Michel Temer recalcan que la salida de la presidente fue un desconocimiento de la voluntad de los 54 millones de brasileños que votaron por ella hace dos años. No es tan simple, pero  los que basan sus críticas en ese argumento olvidan que esa misma cantidad de votos correspondió también a Temer, que fue electo como vicepresidente.

Con poder y decisiones equivalentes a las de un Primer Ministro, José Serra, considerado como el  más izquierdista  de la socialdemocracia brasileña, ha asumido la política exterior del gigante latinoamericano con una determinación pocas veces vista. Sus decisiones han dejado claro que Itamaraty  no es el mismo y que ha acabado el tiempo de las complacencias de Brasil con sus vecinos vocingleros. No ha necesitado ser persuasivo para actuar al lado de sus socios en Mercosur y darle la voz de alto a Venezuela, ahora al borde de su exclusion del grupo del que tanto quiso ser parte, por razones geopolíticas más que económicas. Horizontes económicos fueron el origen de  Mercosur.  Chávez pretendía convertir al bloque en una plataforma política que apuntalase su proyecto continental socializante, antagónico a Estados Unidos y con puentes hacia Cuba.

Aturdido ante el ultimatum, Maduro dijo a sus simpatizantes en Caracas que si Mecosur  cerrase la puerta a Venezuela, ésta entraría por la ventana. Tiene plazo hasta el 1 de diciembre para cumplir todas las normas comerciales del grupo y convencerlo que respeta los derechos humanos, lo que equivale a  la libertad de decenas de presos politicos, entre ellos sus enemigos politicos más destacados.  Nada hace prever que los desplantes de Maduro vayan a causar temor en el bloque, lo que lleva a  afirmar que Venezuela está a nueve semanas de ser expulsada.

La lucha de los venezolanos por rescatar todas sus libertades es vista por como un capítulo heroico que puede figurar entre las mejores contiendas democráticas de la historia continental.  Sin más espacio para moverse en el continente, es una incógnita saber cuál será la actitud de Bolivia y Ecuador en cuanto Maduro y su partido salgan del escenario.

Con José Serra al timón de la política externa brasileña y con el gobierno boliviano empeñado en distanciarse de quien no debería, los analistas creen que está en riesgo de pasar al archivo una de las líneas sobre las que pudo haber trabajado con mayor esmero la diplomacia nacional. Por su condición de vecino y líder continental, Brasil es el único con capacidad real para impulsar la marcha boliviana hacia la modernidad.  Pelearse con él es distanciarse de la unica carta valiosa que Bolivia tendría a su alcance en el juego difícil del desarrollo.

(*) https://haroldolmos.wordpress.com

 

 

 

 

 

Los testigos deben callar

Posted on Actualizado enn

Bajo persistentes objeciones a las preguntas a los testigos, el Juicio del Siglo (terrorismo, alzamiento armado y división de Bolivia tras derrota del ejército) ha tenido este mes uno de los períodos más tensos desde el estallido del caso con el asalto policial al Hotel Las Américas de Santa Cruz hace más de cinco años. Nada sugiere que las sesiones que vienen serán diferentes.
Sólo en la jornada del jueves antepasado los fiscales bloquearon por lo menos 20 preguntas y llevaron a la defensa a retirarlas de la lista de cuestionamientos con los que trataban esclarecer la trama con la presencia de uno de los testigos más locuaces del mayor proceso penal de la historia boliviana. Boris Martín Villegas Rocabado, Director de Régimen Interior cuando ocurrió el episodio que ha marcado al oriente boliviano, ha cumplido siete jornadas de testimonios desde el 20 de agosto y asegura que todavía tiene mucho para decir. Suspendida hace una semana y media por nuevos problemas de salud entre los acusados, la audiencia debe continuar este lunes.
Un momento de alta tensión ocurrió cuando el juez Sixto Fernández evitó responder directamente al cuestionamiento del abogado Alberto Morales, quien preguntaba si el tribunal compartía la posición de la acusación, que había dicho que el pliego acusatorio era una “verdad material”, uno de los elementos base para una sentencia.
“Entonces, ¿qué hacemos aquí?”, preguntó Morales, al requerir que se le expidiese una copia legalizada del pronunciamiento que consideraba parcializado del juez. El juez dijo que la acusación será valorada en una etapa posterior del juicio. Los defensores arguyeron que no se debe esperar otro momento del proceso ni una instancia superior cuando se evidencia que la acusación tiene bases falsas, como afirma el ex fiscal Marcelo Soza, quien la preparó.
En la jornada del 4 de septiembre, los fiscales bloquearon una seguidilla de cinco preguntas al testigo, entre ellas si sabía si un oficial de la UTARC, de participación destacada en esa unidad ahora disuelta, había conocido a Eduardo Rózsa Flores antes del episodio del 16 de abril de 2009. La defensa considera importante el detalle para la noción de que la versión ofrecida por las autoridades fue prefabricada para calzar con el episodio.
Tampoco avanzó la pregunta para saber con detalle quiénes elaboraron el documento de la comisión legislativa que investigó el suceso. Villegas dijo que él había trabajado en la elaboración de ese informe, piedra angular de la posición gubernamental sobre todo el episodio, y que cumplió su labor en la vicepresidencia de la república. “Mi persona participó en la elaboración de ese informe…se le dio forma jurídica. No podíamos firmar porque éramos parte del Ministerio de Gobierno”, dijo al citar a algunos diputados de la comisión que figuraron como firmantes del informe. Considerada impertinente por la fiscalía, la pregunta sobre quienes más fuera de él participaron quedó sin respuesta.
Las declaraciones del ex director Villegas estuvieron precedidas por las de otro ex abogado del gobierno, Denis Rodas, de quien el abogado defensor José Hoffman intentó sin éxito obtener detalles sobre las pericias de piezas electrónicas externas (discos duros y flash memory) cuyo contenido ha sido esencial para la acusación.
Hasta ahora han sido estériles los intentos de conferir legitimidad plena a la carta que escribió el ex fiscal Soza cuando huyó a Brasil en marzo. En ella se ha basado la que hasta ahora es la mayor acción de la defensa del general Gary Prado Salmón. La acusación, que un tiempo encabezó Soza, la considera legalmente inexistente y estos días ha reafirmado que la carta carecerá de base jurídica mientras el tribunal no la considere. El juez no ha especificado cuándo lo haría pues el documento, cuya traducción al portugués ha sido reconocida por autoridades brasileñas, debería ser legalizado por autoridades bolivianas. Los abogados del gobierno y el Ministerio Público sostienen que el ex fiscal debería ir a la embajada de Bolivia en Brasilia para solicitar la legalización. La defensa replica que hacerlo equivaldría a renunciar al refugio del que goza en el vecino país, desde donde acaba de afirmar que lo ocurrido en el Hotel Las Américas fue una masacre.
La acusación ha frenado las averiguaciones sobre el llamado “gabinete jurídico”, el supuesto organismo para gubernamental al que se atribuye el diseño de las estrategias para lidiar con conflictos en el país. Para el ex jurista gubernamental Rodas el tema parece fuego: se excusó de abordarlo alegando su propia seguridad y la de su familia, y afirmó que el 10 de abril, tras hablar con algunos legisladores, había sufrido una paliza en la prisión de Palmasola, donde está detenido. Gran parte del tiempo de Rodas en la silla de los testigos transcurrió en medio de debates sobre si podía o no podía responder a preguntas de la defensa.

Periodistas y robots

Posted on Actualizado enn

Las noticias sobre el avance de la robótica llamaban la atención cada vez menos. Inclusive la noticia de que productores de comida rápida iban a utilizar “drones” para las entregas surgió, llegó y se fue. Sin embargo, cuando hace poco The Associated Press anunció que estaba asignando a robots la tarea de procesar los informes trimestrales de las empresas con relevancia en las bolsas de valores, pareció que los periodistas estaban ante la ruptura de un límite. La base de la novedad está en un programa que convierte en información periodística los resultados de la gestión de una empresa. La AP podrá ahora procesar 14 veces más el volumen de información que antes producían los redactores. ¿Empiezan los “chips” a substituir inexorablemente el trabajo del reportero y del editor?

La noticia causó revuelo, especialmente entre los medios menos informados sobre la evolución de la robótica. Un trabajo de The New York Times expuso hace un tiempo los cambios dramáticos en la industria y comparaba la fuerza de trabajo de Philips en Holanda y de su filial en China. Miles de empleados en China tienen como rivales en Holanda a una docena de robots que trabajan tres tunos y siete días por semana.

En el mediano y largo plazo los ahorros son enormes. La robotización acelerada ha sido una de las respuestas del capitalismo al uso intensivo de mano de obra barata que incorporó a China y a la India al club de los gigantes de la economía mundial y un freno al desplazamiento de líneas productivas hacia países asiáticos. Si se puede producir en terreno propio en forma masiva y barata, ¿por qué irse tan lejos?

Lou Ferrara, vicepresidente y gerente ejecutivo de la AP, trajo la respuesta. Apartar a los redactores del trabajo sobre los informes empresariales responde a una estrategia para incorporar más fuerza inteligente al reportaje y la investigación, el alma del buen periodismo.

El paso dramatiza el avance de la inteligencia artificial, pero subraya sus limitaciones ante la inteligencia humana que la dirige. Una historia bien elaborada, compacta, con verbos precisos y adjetivos oportunos no será substituida por la interpretación mecánica de datos. Ningún programa habría equiparado la destreza de Joe McGowan, de la AP, cuando a mediados del siglo pasado, tras revisar los datos de su fuente, anunció al mundo que la tragedia del callejón de Huaylas en Perú había matado a miles y no sólo a pocas decenas. O menos a Isaac Levi, cuando inició la nota que, en 1974, plena guerra fría, cambiaba políticamente a ese país: Tanques rusos T-55 irrumpieron en las calles de Lima para sofocar una rebelión policial, etc.

En verdad, la vieja libreta de notas y la información digital, fuerzas tradicionales y modernas, se dan la mano, como en otros momentos críticos de la historia.

Bolivia y Venezuela: países para no visitar

Posted on

Sierra Leone, Kuwait, Trinidad y Tobago, Chad, Haití, Pakistán, Argelia, Rusia, Bolivia y Venezuela son los diez países que menos interés tendrán en visitar los viajeros que lean el informe de un sitio “Destinos”, del Huffington Post, uno de los más concurridos por navegadores de que buscan informaciones en la web.

Muchos países, dice la nota de presentación, carecen de la infraestructura para atraer turismo.

La nota se basa en un reporte del WEF (World Economic Forum). La introducción al informe dice que el trabajo se basa en medidas sobre la “afinidad para los viajes y el turismo” que ofrece cada país de la tierra. Y es en esa lista que Bolivia figura entre los menos amigables o con peor infraestructura.

El informe no se refiere a determinados lugares dignos de visitar, sino a qué países les interesa realmente atraer a los turistas que gustarían que los visitaran.

Antes de citar a los países menos amigables junto a fotos de bellezas atractivas para los visitantes,  subraya que en esos países los turistas podrían encontrarse ante lugares hermosos y temperaturas agradables. Pero si no fuera así -advierte- las quejas que pudieren tener llegarán a oídos sordos. La fotografía que ilustra a Bolivia es una toma del Salar de Uyuni.

“…yo no quiero morir”

Posted on Actualizado enn

Complementa y substituye versión anterior
El presidente Hugo Chávez no quería morir, pero un violento infarto lo fulminó. La noticia, difundida por The Associated Press, recorrió el mundo el jueves y agregó más conmoción a los seguidores del desaparecido líder. “No podía hablar, pero lo dijo con los labios…yo no quiero morir. Por favor, no me dejen morir”, fueron sus palabras, apenas balbuceadas y leídas de sus labios, de acuerdo a la información de un militar de la guardia presidencial.
La agencia estadounidense se anotó una primicia mundial que exhibió dramáticamente en dos líneas el angustioso impulso humano de aferrarse a la vida.
La expresión ocurrió en los estertores de la prolongada agonía del comandante. El general venezolano José Ornella Ornella, quien le dijo la frase a la AP,  agregó que el líder bolivariano “sufrió mucho con esa enfermedad”. La versión del militar remata con otra frase que ha creado ansiedad entre rivales y  seguidores de Chávez: “La historia la escribiremos y algún día alguien escribirá”.
Historia contada con rigor es lo que ha faltado a lo largo del drama del comandante. Es posible que este anuncio rompa el dique de secretismo que contuvo las noticias sobre el verdadero estado de salud del presidente desaparecido y el proceso que llevó a su muerte. Ciertamente hay muchísimos detalles que pueden surgir a partir del propósito del general de la guardia presidencial.  Es de esperar que se haya desatado una dinámica capaz de vencer el hermetismo que rodeó los últimos meses del del desaparecido comandante.
La mayor parte de los diarios angloparlantes de Estados Unidos y de Europa utilizó el despacho de la agencia noticiosa norteamericana o la citaron en la elaboración de la historia de ese extraordinario momento. En América Latina, los grandes medios tomaron la información de AP, entre ellos El Deber de Santa Cruz y Los Tiempos, de Cochabamba. En España, El Mundo recurrió a La Nación de Buenos Aires, que no atribuyó a nadie en particular el origen de la información. (Ver el enlace al final).  De allí tomarían su propia información otros diarios, incluso algunos bolivianos. En cambio, el Huffingtonpost, en su versión  en español, sí citó la fuente.
Curiosa la fortuna de un sistema noticioso que ha registrado el alfa y el omega  de un personaje de talla de Chávez. Fue el primero en anunciar el advenimiento del líder populista con la revuelta fallida de 1992 y el primero en develar para el mundo sus últimas palabras, 21 años después.
Las escuelas de periodismo y las redacciones tendrán un tema más para debatir estos días.
 

Entre la Iglesia y JR Quintana

Posted on Actualizado enn

Actualiza con nuevo párrafo al final de la entrada.

La Iglesia Católica se refirió este martes a expresiones del Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana Taborga, quien en la noche del 26 de diciembre la había acusado de “tramposa” y “latifundista” al responder al informe que a mediados del mes pasado cuestionaba la consulta “a posteriori” ordenada por el gobierno entre las comunidades del Tipnis. Esa consulta busca avalar un controvertido proyecto para construir una carretera por el lugar.

Mons. Julio María Elías, obispo de Vicariato Apostólico del Beni, dijo que Quintana Taborga es mentiroso. Fue imprecisa la declaración del hombre del primer círculo de poder del gobierno pues no solamente sobrevoló la propiedad San Marcos que el vicariato posee cerca de Gundonovia, en el Tipnis, sino que estuvo allí, habló con empleados y habitantes del lugar e hizo promesas que nunca cumplió, dijo el obispo en una carta que reprodujo en su cuenta de Twitter el periodista Andrés Gómez, del sistema de noticias Erbol.

Molesto con el informe de la Conferencia Episcopal Boliviana que puso en entredicho toda la campaña del gobierno para construir una carretera que atravesaría el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure, el ministro Quintana, entrevistado por la  Red Uno de TV (Que no me Pierda), afirmó que el vicariato beniano poseía una estancia de 5.000 hectáreas. En la carta que hoy le dirigió, el obispo lo corrigió: son 843,16 hectáreas de propiedad de extensión certificada, en la que funciona un centro de educación para los nativos del lugar. Allí existe un colegio secundario y un centro de formación agropecuaria, que podría ser un modelo para otros lugares de país y que el propio ministro visitó.

“Me extraña –dice el obispo- que el Sr. Ministro…, quien llegó a (el centro de educación) Kateri en helicóptero a mediados de mayo del 2012 y visitó algunos de los módulos, considere “San Marcos” simplemente como estancia ganadera y que pregunte a dónde va la plata. En dicha ocasión dialogó con los docentes y les prometió una cabina de ENTEL para el 16 de Junio con el objeto de poder comunicarse con sus familias a través de celulares. Dicha promesa no se ha cumplido”.
Esta tarde se ignoraba si el Ministro Quintana replicaría al obispo.

La cuestión originada en las declaraciones del ministro plantea un dilema para quienes siguen los programas noticiosos nocturnos bolivianos: ¿a quién creer? Al ministro o a la Iglesia Católica? Creo que no hay por donde perderse, pero la magnitud moral  de este entredicho sirve también como una medida para la credibilidad del ministro y de la institución que guía a la mayoría de los bolivianos.

Un hecho para reflexionar: Excepto el diario Estrella del Oriente, que publicó un breve resumen dela intervención de Quintana, ningún otro medio escrito boliviano registró la entrevista. (A propósito, ¿cuál fue la motivación noticiosa para realizarla?) Por lo menos, ninguno lo hizo, al dia siguiente o después, de la manera  encuadrada en antecedentes que permitan calibrar al acusador y al acusado y facilitar una mejor lectura del episodio importante en el mundo noticioso. No es cualquier día que una autoridad gubernamental denosta un documento de la Iglesia Católica y lo denomina “tramposo”.  Hoy, 9 de enero, veo que la mayoría informa sobre la carta del Obispo y del apoyo que le brinda a Conferencia Episcopal ante la avalancha verbal de la autoridad del gobierno.  Una información detallada no habría ignorado la mirada fija del Ministro ante las cámaras cuando, como quien anuncia un dogma, aseguraba que el vicariato del Beni poseía, según afirmaba, una estancia de 5.000 hectáreas, afirmación ahora desmentida por el obispo con una certificación del Instituto Nacional de Reforma Agraria.

La lengua es el castigo del cuerpo – VI-

Posted on Actualizado enn

Εs un tema ya trillado, y lo he abordado varias veces. Cada vez que se presenta, trae novedades.  Juzguen ustedes,  lectores. Muchos coincidirán en que esto no es diplomacia, menos aún “diplomacia de los pueblos” sino muestra de un lenguaje cuyo uso corresponde a otros escenarios mejor no describir. Repetidas por los principales canales de TV, las expresiones del Presidente Morales denotan desesperación. Deseo de llamar la atención, diría un sicólogo. La desesperación no es buena consejera. La presentadora de No Mentirás (PAT) vaciló unas fracciones de segundo antes de pronunciarla. Luego la dijo y la reiteró.  Lo propio ocurrió en los demás canales no oficiales (de éstos últimos, ingoro si dieron la información).  Lean la noticia (y si desean podrán escuchar la frase) como la trajo Erbol, el mayor conglomerado radial boliviano.

Transparencia oscura

Posted on

Ha llegado a mi correo electrónico un Proyecto de “Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública”, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Dic. 2006). Es bueno establecer o mejorar normas que favorezcan el libre flujo de la información pública. Es malo que una institución que promueve la transparencia, sea tan poco clara en la descripción de sus metas. No examiné el mérito del proyecto, sino la abundancia de palabras y los tropezones de sintaxis y gramática elemental en un documento que, por definición, es…elemental.
El primer párrafo de la exposición de motivos deja al lector frente a un alud de palabras. “A lo largo de la historia de nuestro país, el ciudadano común ha encontrado una infinidad de impedimentos y obstáculos para la obtención de información pública, incluso sobre aquella que le concierne o afecta directamente, así como aquella que le afecta de manera sectorial o grupal”. Quizá los redactores quisieron decir: El ciudadano ha librado siempre una batalla desigual cuando trata de obtener información pública, incluso sobre aquella que le interesa de manera directa. Suele impedírselo una maraña burocrática, con frecuencia protegida por normas que complican el acceso del ciudadano a informaciones que un estado democrático debería colocar fácilmente a su disposición.
El siguiente párrafo es más complicado y hay que tomar un respiro profundo y armarse de coraje antes de emprender la lectura:
“Estos obstáculos al acceso a la información si bien se han venido ejerciendo principalmente desde la administración pública, también han tenido gran participación el ámbito de sector privado, aún más con el regreso de políticas gubernamentales de carácter neoliberal que han incurrido en el abuso del poder económico, de manejo de recursos económicos de la población de manera irrestricta. Estos hechos han generado actos de corrupción y malos manejos de los recursos e intereses públicos, de manera que se han generado negocios de carácter internacional irregulares como es el caso de los contratos para la explotación de nuestros recursos gasíferos, avalados por leyes y disposiciones irregulares y que tardíamente se dieron a conocer a la luz como la anterior Ley de Hidrocarburos. Ni que decir de los Gastos Reservados, de administración directa de la Presidencia de la Republica, y de los que hicieron uso y abuso los gobiernos demodictatoriales y con los cuales se causó dolor y sangre a la población boliviana”. ¿Entendió?
Una primera observación: Faltan comas y acentos. Pero eso es detalle menor. Veamos el resto. Los obstáculos no se EJERCEN, sino se colocan. Se ejerce un derecho y se levanta o se quita, se aparta un obstáculo. Lo que viene a continuación quiere decir que esos obstáculos también son puestos por el sector privado, pero está tan mal organizado el concepto que uno se marea, más aún con el adjetivo “neoliberal” que aparece emboscado en esta “neoredacción”. Luego hay una extrapolación. Los obstáculos han provocado una corrupción que incluso llegó a las leyes sobre hidrocarburos vigentes entonces. (Como no hay una nueva ley de hidrocarburos, quiere decir que los obstáculos y las acechanzas de corrupción permanecen.) La extrapolación llega al paroxismo: “Ni qué decir de los Gastos Reservados”(¿por qué con mayúsculas?), etc. Está bien que se proteste contra la manera discrecional y oscura de manejar fondos públicos, que pertenecen, por definición, a todos los bolivianos, no a un gobierno que, en todo caso, los administra. Pero en este contexto la cuestión parece jalada de los cabellos.
Vimos sólo dos párrafos. La introducción y la ley tienen 15 páginas.

Campaña por el lector

Posted on Actualizado enn

La precisión, hermana de la certidumbre en la información que se difunde, es el pilar que sostiene la credibilidad de un medio. El lector se encuentra frecuentemente (no sólo en Bolivia) bombardeado por una sintaxis incorrecta y por palabras imprecisas que acaban fomentando un modo errático de hablar y de escribir.
El 9 de junio leía un titular: Cancillería de Brasil le habría concedido asilo al senador Roger Pinto. Primero, el LE es redundante. Nada estorba tanto a la vista como un obstáculo entre los ojos y el objeto. Es como una piedra en el camino. Luego, el condicional “habría” es impreciso. Pues si la información que viene cita una declaración de la cancillería del vecino país colocada en su página web, el condicional es innecesario. Es un hecho y no está condicionado a nada. La frase entera dice: La Cancillería de Brasil confirmó ayer que su país le concedió asilo político al senador Roger Pinto Molina (CN), quien actualmente se encuentra en su Embajada de la ciudad de La Paz, aunque el canciller David Choquehuanca desmintió que el vicecanciller Juan Carlos Alurralde haya recibido una solicitud de salvoconducto por parte de diplomáticos brasileños. Pregunto: ¿Alguien había informado que Aldurrale recibió esa solicitud? Mejor habría sido decir: “…ha concedido asilo político al senador Roger Pinto Molina y aguarda que el gobierno boliviano otorgue el salvo conducto para que el asilado pueda trasladarse a Brasil. El canciller boliviano dijo que, hasta ayer, no había llegado a su despacho la solicitud para el salvoconducto.”
Un párrafo en otra noticia ese mismo día: “Más de medio centenar de ciudadanos bolivianos viven en Brasil en calidad de refugiados desde septiembre de 2008, que cruzaron la frontera cuando ocurrió el enfrentamiento en El Porvenir, Pando, en el marco de un conflicto entre autonomistas y el gobierno”. Primera observación: Para evitar la confusión entre el sujeto (más de medio centenar) y el verbo (viven) es mejor buscar que ambos elementos concuerden y decir que “…hay más de cincuenta refugiados en Brasil desde septiembre de 2008, cuando decenas de bolivianos cruzaron la frontera a raíz de un conflicto entre autonomistas y el gobierno”.
Otro titular: Gobierno brasileño otorga el asilo para Roger Pinto. Mejor habría sido: Brasil otorga asilo a Roger Pinto. El subtítulo dice: “Medida. Es concedida la solicitud del parlamentario que lleva doce días refugiado en la Embajada de Brasil en La Paz, el canciller David Choquehuanca desconoce el informe”. Observación: Una solicitud no se concede. Se entrega, se presenta, se formula y se le da curso favorable o desfavorable, se la acepta, se la aprueba. La misma noticia trae, después, un amontonamiento de conceptos: “La Carta Magna del vecino país señala que uno de sus “principios fundamentales” es el artículo 4 que rige en sus relaciones internacionales”. Observación: No es la Carta Magna la que señala. Todos los artículos de una CPE son fundamentales. El artículo 4 rige las (no EN) relaciones exteriores de Brasil. Mejor y más simple habría sido: La Carta Magna del vecino país tiene al asilo entre los principios que rigen su política exterior.
Otra crónica del mismo día dice: “El Gobierno de Brasil ratificó ayer que concedió asilo político al jefe de la bancada opositora en el Senado, Roger Pinto, que se declaró perseguido del régimen del presidente Evo Morales. La decisión de la Cancillería Brasileña, conocida como Itamaraty, surgió horas después de que el ministro boliviano de relaciones Exteriores, David Choquehuanca, anunciara que no había recibido la notificación oficial de Brasilia”. Después de mi grito de batalla “Muera el de que”, comento que el redactor quiso probablemente decir: “El gobierno de Brasil ratificó ayer que ha concedido asilo político al jefe de la bancada opositora en el Senado, Roger Pinto, quien se ha declarado perseguido del régimen del presidente Evo Morales. Horas antes de ser oficializada en la página web de la cancillería vecina, el canciller David Choquehuanca dijo que oficialmente desconocía la decisión, que ya circulaba entre los medios informativos nacionales. No hubo una versión posterior del canciller.
El mismo día, leía un titular: “Cine Center sube costo de boletos y los propietarios lo justifican”. Yo digo: Lo extraordinario seria que no lo justifiquen.

Entre Radio Fides y el MAS

Posted on Actualizado enn

Una preocupación de los partidos, en el gobierno o fuera, es mantener y aumentar el grado de confianza que la sociedad transitoriamente les confiere. Cuando esa confianza se rompe y empieza a declinar, se produce un contagio dinámico que en poco tiempo puede erosionar sus bases de sustentación y el resultado parece estar escrito en la pared. Por eso los “pulsos de opinión” son importantes para las organizaciones políticas, que suelen tener encuestadores que les dicen constantemente las marcas de desaprobación/aprobación que aparecen en los termómetros. Esas marcas les sirven para ajustar o rectificar el rumbo.
Una encuesta de Radio Fides ha provocado malestar en el círculo más estrecho del gobierno y sus seguidores. La razón: Tres de cada cuatro encuestados desaprueban la re-elección del presidente Evo Morales para un nuevo mandato. La encuesta es un retrato, una imagen del momento en que se lo toma y, por eso, pueden ocurrir variaciones a lo largo del tiempo. La persistencia del retrato dependerá del comportamiento de las personas o instituciones objeto de la encuesta.
Algunos datos: la encuesta fue realizada en 50 barrios de la sede de gobierno entre el 28 y 29 de abril, antes de los sacudones sociales ocurridos este mes. Circunscrita a la ciudad de La Paz, la encuesta consultó a mil personas. Una de las catorce preguntas de la cartilla era: ¿Usted estaría de acuerdo con un nuevo mandato de Evo Morales?
El 75,40% estaba en contra de un nuevo mandato para el actual presidente. Sólo un 24,50% respondió a favor de un nuevo mandato y un minúsculo 0,10% (una persona de las mil consultadas) no sabía responder o se excusó de hacerlo. Algo también relevante surgió de la encuesta. En esos días, el 70,20% no confiaba en el gobierno. Sólo el 29,70% dijo que confiaba.
Como La Paz fue en casi todas las elecciones de los cinco últimos años un bastión del gobierno que contribuyó notablemente al 54% de 2005 y más del 64% en la reelección que hubo después, la imagen que emergía de la encuesta tocó nervios vivos del partido oficial, el Movimiento al Socialismo (MAS). Los resultados semejaban un Waterloo en ciernes. Sus dirigentes los rechazaron y temerariamente dijeron que eran falsos. No presentaron otras encuestas que mostrasen un escenario diferente al que trajo la encuesta de la emisora católica, de manera que abrieron una apuesta entre su propia credibilidad y la de Fides. El público decidirá a quién dar la razón.
El senador masista Eugenio Rojas dijo que la finalidad de la encuesta era “hacer quedar mal al presidente”. Como no ofreció ningún argumento técnico a favor de su tesis, se deduce que su comentario fue solo un reflejo condicionado. Se limitó a expresar la creencia de que la encuesta había sido hecha entre los médicos que esos días –aún no había llegado lo peor- marchaban en las calles contra un decreto que les imponía mayores cargas horarias.
“Esas encuestas son falsas y no comparten (representan) la realidad de la opinión de la gente, principalmente en el área rural”, dijo el diputado Antonio Molina. Nadie le aclaró que el sondeo era exclusivo de La Paz y que la urbe capital había contribuido decisivamente a los triunfos presidenciales.
Las sociedades pueden soportar durante un tiempo situaciones que le desagradan y no comparten. Ese estado de ánimo puede llevar a un momento peligroso cuando la pregunta de qué vendrá después deja de angustiar y se vuelve secundaria ante la necesidad encontrar un nuevo curso. Es el punto en que la sociedad empieza a hastiarse. Durante un primer tiempo estaba dispuesta a aceptar errores y pequeñas mentiras. Pero transcurrida con creces la época de prueba, rehúsa concordar con sus líderes y es entonces que la caminata se vuelve empinada.