Senador

Pinto sale de Brasilia y va a una hacienda

Posted on Actualizado enn

El senador Roger Pinto salió este fin de semana de Brasilia y hoy se encontraba en una hacienda del estado central de Goias, informó la Agencia Brasil. La salida del legislador de la capital brasileña busca evitar la politización del caso, dijo la agencia, al citar como fuente al abogado defensor Fernando Tiburcio Peña. El abogado dijo que los esfuerzos de la defensa del legislador se concentrarán en mantener la discusión en un nivel jurídico y técnico. El  cambio ocurrió mientras en Bolivia se especulaba que Pinto estaría barajando la posibilidad de refugiarse en otros países. AB dice que el senador permanecerá en el interior de aquel estado hasta que el gobierno brasileño defina su situación. Algunos párrafos de la información de AB, en el artículo de su reportera Renata Giraldi:

–“El senador está bien de salud y confiado que en breve su situación de asilado político será definida por el gobierno brasileño. Él quiere que se garanticen sus derechos como asilado. Pero lo que nos preocupa ésla politización del caso que puede perturbar el debate técnico y jurídico”, dijo el  abogado.

–El abogado recordó que el art. 6 de la  convención sobre  asilo territorial de 1954, firmada r Brasil, se garantiza la libertad, incluso de expresión y de desplazarse. La convención considera al asilado como perseguido. Tuburcio dice que ese es el caso de Pinto Molina, que alega que sufre amenazas de las autoridades bolivianas.

–Tiburcio agregó que se espera que en los próximos días el gobierno de Brasil defina el estatus de refugiado y conceda oficialmente el asilo político a Pinto. De inmediato, dijo el abogado, el legislador pretender ir al estado de Acre, donde se encuentran su mujer y sus hijas.

–Entrevistado por AB, el senador boliviano negó que estuviese involucrado en delitos financieros y dijo que es “perseguido político” por defender el derecho de la oposición de tener voz en Bolivia. Para las autoridades bolivianas, la salida de Pinto hacia Brasil fue una fuga.

–El presidente Evo Morales pidió la “devolución” de Pinto. El Ministerio de Relaciones Exteriores informó hoy (domingo) a la Agencia Brasil que no había recibido documento alguno del gobierno de Bolivia requiriendo el retorno del parlamentario. Hasta el viernes, el  senador había permanecido en casa de su abogado en Brasilia.

En un atolladero

Posted on Actualizado enn

El gobierno boliviano estaba esta noche  en un atolladero. Brasil confirmó oficialmente,  con un pronunciamiento del Ministerio de Defensa, que a fines de noviembre de 2011 el avión en que viajaba el titular de esa cartera, Celso Amorín, fue inspeccionado por autoridades bolivianas sin autorización de Brasil. El acto generó en su momento una enérgica protesta brasileña y una severa admonición a Bolivia contra esa actitud “abusiva”.  La portavoz del gobierno  boliviano había dicho ayer lunes que era “una tomadura de pelo” la versión sobre esa inspección, originada en la versión de un blog y hoy ampliada por el  diario financiero Valor.  Una expresión parecida tuvo el canciller. Esta noche, a ninguno  se le escuchó hablar del tema. Daba la impresión de que el gobierno había sido sorprendido con los pantalones a la altura de las rodillas y enfocado con las luces de la versión oficial brasileña.

¿Por qué, entonces, tanta bulla con la intención de  un diplomático español de inspeccionar el avión presidencial en Viena, donde el 2 de julio el avión presidencial estaba varado?  España pidió oficialmente disculpas al gobierno, pero el canciller David Choquehuanca dijo este martes que el pedido era insuficiente y que el gobierno lo examinaría el miércoles, al igual que otros recibidos en torno a la interdicción al avión presidencial. El gobierno  quiere saber quién  impartió la orden del bloqueo del avión. Hay ansiedad por saber los resultados de ese  examen, que tiene hora marcada: a partir de las 05:00.

Con la información del Ministerio de la Defensa de Brasil tambalean los cimientos éticos del reclamo boliviano en la porción relativa a la intención de un diplomatico español que quería inspeccionar la principal aeronave nacional. ¿Por qué sería aceptable inspeccionar un avión  oficial brasileño y no así un boliviano?

El avión presidencial acabó aterrizando de  emergencia en Austria tras informar que experimentaba problemas con su sistema de control de combustible. Estuvo durante 13 horas en Viena y el mandatario  boliviano consiguió contornar la iniciativa del embajador español en Austria que quería personalmente ingresar al avión. No hubo inspección alguna. En el caso del avión del ministro brasileño sí la hubo, pero Brasil consiguió mantener el incidente en un ámbito  discreto.

Ese episodio ocurrido hace casi dos años parecía confinado al  olvido, hasta que dos diputados de Convergencia Nacional –Luis Felipe Dorado y Adrián Oliva- lo trajeron a la mesa de actualidades al divulgar en Bolivia la  versión que traía  un blog (Diario do Poder)  y después el diario financiero Valor. En su edición del martes, el periódico tituló: “Bolivia inspeccionó el avión de Amorím en busca de opositor”.

Horas después, el Ministerio de Defensa brasileño salió al paso de la versión y aclaró:

“Hubo, en el segundo semestre de 2011, acciones de autoridades bolivianas que configuraron violaciones a la inmunidad de aeronaves de la  Fuerza Aérea Brasileña, una de ellas involucrando al avión que trasladó al ministro de Defensa en viaje oficial a La Paz al fines de octubre de 2011”.

“El ministro brasileño de Defensa nunca autorizó esa inspección; los episodios ocurridos en 2011 fueron objeto de una nota de reclamación de la  Embajada de Brasil en La Paz a la cancillería boliviana; en el documento, la  embajada informó que la repetición de esos procedimientos abusivos llevaría a la  aplicación, por parte de Brasil, del  principio de la reciprocidad;  desde el envío  de esa nota, la Fuerza Aérea Brasileña no registró nuevos episodios de  inspecciones en sus aeronaves por parte de autoridades bolivianas”.

La actitud cautelosa de Brasil ante los episodios que culminaron con  la inspección del avión de su ministro en Santa Cruz podría ser explicada por el deseo de dar un arreglo diplomático al asunto y mantenerlo en un bajo perfil.  Amorím fue canciller bajo todo el  gobierno de Lula y sabe de las reglas del comportamiento para calmar el fuego cuando las llamas empiezan a quemar.

No solamente el gobierno boliviano está en un enredo. La nota compacta de Brasil puede reflejar impaciencia con actitudes de La Paz (su embajador fue acusado ser portavoz de la oposición boliviana por la aceptación del  pedido de asilo diplomático del senador Roger Pinto, y la cancillería brasileña de haber asumido una conducta imprudente). Es plausible pensar que la cuestión aún no está zanjada.

Nota: Edité esta entrada para separar la inspección del veto al avión presidencial por parte de Francia, Italia, España y Portugal. Son dos episodios en la historia grande. Hice también  ajustes en la redacción.

¿Sin rumbo?

Posted on Actualizado enn

Vista desde el llano, la conducta del gobierno parece la de alguien que perdió el rumbo.
Algunos casos: Con el TIPNIS está en un avispero. La “consulta post” (como acertadamente la llama Erbol), no funcionó. No alcanzó sus objetivos mínimos. La mayoría de los nativos rechaza a los “postconsultores”. Y el plazo que el gobierno se dio a sí mismo para hablar con los nativos vence el 7 de septiembre. El mismo gobierno se dio el plazo pues fue el gobierno el que preparó la ley y la envió al Poder Legislativo para que, como ya es costumbre, le dé curso “sin cambiar una sola letra”. Con el plazo pisándole los talones, ha enviado una nueva propuesta para ampliarlo por dos meses más. Legisladores (del partido de gobierno, se entiende) han planteado una contra-propuesta. Que la consulta posterior sea indefinida. Es decir, per secula seculorum. El territorio viviría bajo una postconsulta indefinida. Como no hay certidumbre sobre cuánto tiempo le llevará al gobierno postconsultar a todas las comunidades, mejor perpetuarla. Así, en algún momento se postconsultará para no postconsultar más. El riesgo es que aquellos a los que favorece la postconsulta –a los colonos cocaleros- continúen avanzando sus cocales. Entretanto, la postconsulta que el gobierno juró que resultaría en un sí estruendoso, se ha vuelto un sí quejumbroso. Está detenida desde hace dos semanas. Habrá novedades pues el gobierno quiere un sí a-lo-Jalisco: o gana o arrebata.
Otro caso: El juicio contra los medios informativos se está volviendo un boomerang. La postura del gobierno raya en el ridículo. No tiene defensa. Nadie sabe dónde estuvo la “tergiversación”. ANF repite sin cesar la frase célebre del presidente y la TV la repone en sus noticieros. El riesgo es que quede registrada como el ejemplo de una forma de hablar para confundir que no debe ser aprendida en las escuelas.
Senador Pinto: La actitud del gobierno se parece a aquella frase anglosajona de querer comer la torta pero querer tenerla intacta. No se pueden cumplir los dos deseos a la vez.. No se puede tener una relación normal con Brasil y no otorgar salvoconducto al senador.

Gasolina al fuego

Posted on Actualizado enn

Es el titular de una nota del diario financiero brasileño Valor al reproducir las declaraciones de la Ministra de Información, Amanda Dávila, quien dijo que “el gobierno boliviano no cederá ante la presión (que atribuye al Embajador de Brasil) que está asumiendo una vocería (¿?) política y no un papel diplomático, como tiene que ser”.
La declaración se descarriló del marco en que un alto funcionario debe mantener al referirse a quien representa a cualquier país. Mucho más si el representante es de un país con el que Bolivia debe mantener la relación más cordial. No solamente por los lazos económicos y la dependencia boliviana de Brasil. Nuestro vecino es también garante de la integridad territorial de Bolivia.
Un amigo en Santa Cruz me dice que la Presidente del Senado Gabriela Montaño fue más audaz. Por Radio Fides exhortó al diplomático brasileño a “no hacer quedar a su embajada como un refugio de delincuentes comunes…nosotros creemos que hay que evaluar la calidad de información que pueda estar brindando el embajador”. (Quizá es el momento para una impresión  extraordinaria del Manual Carreño, de buenos modales, y repartirla masivamente. No sería necesario  actualizarla).
Valor informa que las palabras de la ministra provocaron indignación entre los diplomáticos brasileños y que esta situación amenaza con agriar la relación bilateral, “estremecida desde que Brasil resolvió otorgar asilo político al senador opositor Roger Pinto”. Agrega que diplomáticos brasileños han dicho a Valor que se les ha comunicado que el salvo conducto ha sido negado. El anuncio oficial aún no ha sido hecho, dice.
En contra ruta de las declaraciones de la ministra, el portavoz de Itamaraty, Tovar Nunes, dijo, citado por Valor, que “Brasil no ve razón alguna para interpretar las declaraciones del embajador como presión en ningún nivel”. Al referirse a las declaraciones de la ministra, agregó: “Tenemos una relación directa con el gobierno boliviano, que no se da a través de la prensa. Tomamos nota, como una declaración reproducida por la prensa, no como un pronunciamiento oficial del gobierno boliviano”. La frase de deberá ser examinada con cuidado por las autoridades.

Las relaciones boliviano-brasileñas están en uno de los niveles más bajos de la historia. Al embajador boliviano Jerjes Justiniano, quien debe encargarse de restaurar la relación bilateral y a la vez conseguir una “retractación”de la revista semanal Veja por su reportaje (La república de la cocaína),  le aguarda una tarea de Sansón.

¿Habrá encuentro privado Evo-Dilma?

Posted on Actualizado enn

Una pregunta que ronda algunas cabezas en círculos diplomáticoss se refiere a si el presidente Morales, prematuramente de viaje a Argentina, buscará allí el contacto que, por lo que se sabe, no tuvo la semana pasada con la presidente de Brasil Dilma Rousseff. Seguramente el tema de la entrevista lo tiene Ud. a flor de labios: el asilo al legislador pandino Roger Pinto.

Conviene que el presidente Morales tome en cuenta que este momento es muy delicado para la diplomacia regional tras lo ocurrido en Paraguay. Desde columnas importantes de la prensa, la presidente vecina es fuertemente criticada por la actitud de Brasil frente a Paraguay. Es uno de los países que no reconoce al gobierno de Federico Franco (al igual que Bolivia) y fue quien, en principio, sugirió que Paraguay podía ser marginado de MERCOSUR. Esa posición de la mandataria es cuestionada como raras veces, en un país donde su diplomacia generalmente merece apoyo interno unánime. Por eso, parece dudoso que Itamaraty esté dispuesto a comprar un pleito adicional como el que representaría considerar el planteamiento boliviano de revertir la decisión de conceder asilo político al senador.

No ayudaron a la causa del gobierno boliviano las declaraciones de autoridades nacionales sugiriendo que es Brasil el que querría explicar a Bolivia el porqué de la concesión del asilo. El derecho de asilo exime a Brasil de cualquier explicación y es importante subrayar que no es un riesgo pequeño querer prolongar la indefinición sobre el asilo al legislador.

Más decibelios

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales ha asegurado que en Bolivia “no existe persecución política sino delincuentes políticos”, al expresar, al igual que la mayoría de sus subordinados, contrariedad por la decisión de Brasil de otorgar asilo al senador pandino Roger Pinto. El calificativo que ha utilizado es el mismo con el que, hace 35 años, el general Hugo Bánzer Suárez, llamaba a los bolivianos exiliados cuyo retorno era exigido como un paso para superar la dictadura y reinstaurar la democracia. “Delincuentes políticos” eran muchos, desde Juan Lechín Oquendo y Marcelo Quiroga Santa Cruz hasta Walter Guevara Arze, Hernán Siles Zuazo y quizá algunos de los que apoyaron al actual mandatario en los albores de su carrera sindical y política. Casi todos volvieron bajo una amnistía general irrestricta que el gobierno dictó, presionado interna y externamente.
El presidente dijo también que “…quien quiere escaparse a otros países sabe que ha cometido delito y por eso quiere escaparse”. Habló esta mañana en el Palacio de Gobierno cuando aún persistía el eco de las afirmaciones que el día anterior habían tenido el Vicepresidente García Linera, el Fiscal General Mario Uribe y que agitaron el ambiente de las relaciones con Brasil, sede de la que probablemente es la diplomacia más madura de América Latina. El vicepresidente dijo que el asilo que se ha concedido al senador Pinto era “desatinada”. La expresión fue quizá algunos decibelios más fuerte que la utilizada por el fiscal Uribe, quien había afirmado que la medida a favor del legislador entorpecería la veintena de procesos que le sigue el gobierno.
Uno esperaba mayor cautela del presidente, pues su palabra es final, no tiene apelación. El primer mandatario no precisó cuándo el gobierno extenderá el salvoconducto para que el asilado pueda viajar a su nuevo destino. “…El tema del salvoconducto no entiendo legalmente”, fue parte de su respuesta, de acuerdo con Erbol. Anunció, sin embargo, que enviará documentación a las autoridades brasileñas para que valoren la posición del gobierno. La pregunta es obvia: Sólo ahora?  El legislador pandino está en la embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo.

El asilo para el senador Pinto

Posted on Actualizado enn

El diario Valor, de Sao Paulo, informa hoy que el gobierno brasileño ha decidido otorgar asilo político al senador Roger Pinto, en una medida que echa por tierra los alegatos contra el legislador y ensombrece el papel de la justicia en Bolivia. Una de las razones expuestas por el senador Pinto para pedir protección del vecino país es que la justicia en Bolivia no es confiable ni imparcial. Pinto está refugiado en la sede diplomática brasileña desde el 28 de mayo.

Firmado por Fabio Murakawa, de su redacción central, la versión dice (traducción del blog):

El gobierno brasileño decidió otorgar asilo político al senador boliviano Roger Pinto, quien está refugiado en la Embajada de Brasil en La Paz desde el 28 de mayo. Líder del bloque opositor convergencia Nacional, Pinto es  perseguido políticamente política por denuncias contra el gobierno de Evo Morales sobre corrupción y participación de funcionarios públicos en el narcotráfico.

Oficialmente, Itamaraty dice que a;un analiza el pedido hecho por Pinto a la presidente Dilma Rousseff, pero representantes del gobierno brasileño ya informaron a las autoridades bolivianas que la decisión está tomada, de acuerdo a informaciones obtenidas por Valor.

Pese a que la concesión de asilo puede ser interpretada como reconocimiento de que existe persecución política en Bolivia, el gobierno no pretende decirlo de manera explícita. Pero Valor fue informado que la decisión del gobierno brasileño se basa en que hay señales de parcialidad de la justicia y cercenamiento de la defensa en algunos de los procesos contra el senador. Temerosos de estremecer las relaciones bilaterales, los diplomáticos brasileños discuten con sus pares bolivianos el momento y la forma mejores para hacer el anuncio. También negocian la concesión de un salvoconducto para que el senador pueda dejar la embajada rumbo al aeropuerto sin ser apresado.

Hay una orden de detención de Pinto porque en el día en que llegó a la sede diplomática brasileña debía presentarse a un tribunal de cobija para deponer en uno de los cuatro procesos por corrupción a los que debe responder –los otros 16 son por desacato. Autoridades brasileñas han dicho al senador que un avión de la fuerza Aérea Brasileña será desplazado para traerlo a Brasil. Pinto pidió que se lo llevase a Brasilia, donde tiene muchos amigos senadores como Sergio Petecao (PSD), de Acre, vecino a Pando, su tierra natal. “Tiene miedo de quedarse en la frontera. Allí es presa fácil (para asesinos)”, dijo Petacao a Valor, al informar que no tiene confirmación de que Brasil otorgará el asilo solicitado. El avión podría hacer escala en Rio Branco, donde la madre, la mujer y una hija y un nieto del senador llegaron la semana pasada. La familia, tras cruzar la frontera y solicitar también asilo, dijo que un grupo de simpatizantes del presidente Morales había amenazado con quemar la casa del senador en Pando.

Oficialmente, el gobierno boliviano dice que aún no ha recibido información sobre la decisión brasileña de otorgar asilo y asegura que respetará la decisión que se tome. “Es posible que Brasil haga un anuncio sobre el asilo. Esa es una decisión soberana de ese país y nosotros la respetaremos. Pero hasta ahora no hay nada”, dijo la Ministra de Información Amanda Dávila a los medios locales.

Entre bastidores el gobierno de La Paz continúa tratando de evitar que se conceda del asilo. Todavía existe el temor de que el gobierno boliviano no conceda el salvoconducto lo que llevaría a la embajada en La Paz a una situación parecida a la de Tegucigalpa en 2009. El entonces presidente hondureño Manuel Zelaya permaneció durante más de cuatro meses en la embajada brasileña, luego de haber sido depuesto por un golpe. “Si no hubiera salvoconducto, él está dispuesto a quedarse en la embajada para siempre”, dijo una fuente próxima al senador.

Valor supo que Brasil no pretende hacer ningún anuncio hasta que el salvoconducto sea concedido, para no dar la impresión de que quiere presionar al gobierno boliviano, pero tampoco va a esperar indefinidamente a que esa situación se resuelva.

Entre el cordel de Cocarico y el corazón de Surco

Posted on Actualizado enn

El gobernador de La Paz César Cocarico, del partido de gobierno, sugirió esta semana que los opositores opuestos al “proceso de cambio” sean colgados al estilo 21 de julio de 1946. El Senador oficialista Fidel Surco explicó la iniciativa de su compañero de ruta como resultado de “palabras salidas del corazón”. Es decir, que el colgamiento de los políticos de oposición es algo que está muy en el fondo del corazón de dirigentes como Cocarico y Surco. Las palabras de ambos no podían haber ocurrido en peor momento: empiezan a llegar funcionarios de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para asistir a la Asamblea General en Cochabamba, desde el domingo. Sus expresiones reflejan un nivel salvaje de concepción de la política. Para muchos funcionarios de la organización hemisférica las dos expresiones deben haber resultado novedosas.

El gobernador Cocarico profirió su llamado a favor del colgamiento ante  una multitud en su reducto de El Alto. La frase que desencadenó la convocatoria del gobernador provino de  Samuel Doria Medina; fue dicha a principios de mayo en Santa Cruz. Erbol la reprodujo en su información de este jueves por la noche noche.  Textual:  “En El Alto escuché criterios de la COR (Central Obrera Regional), de la Fejuve (Federación de Juntas Vecinales), UPEA (Universidad de El Alto)…que eran muy duros en sus calificativos con el gobierno; alguno incluso dijo que si seguía el gobierno así lo iban a colgar al presidente Morales, como a Villarroel”.

Es posible que el gobernador Cocarico haya recapacitado sobre sus expresiones pues este jueves por la noche los principales noticieros de la TV trajeron sus disculpas.    “Creo que fue  un lapsus lo del día de ayer y por eso a toda la población en general quiero pedir disculpas (…); yo por el contrario soy hombre de derecho,  creo en la democracia (…) por lo tanto de ninguna manera puedo estar soliviantando a los compañeros para que hagan justicia por propia mano”, dijo, citado por Erbol.

No se supo cuál fue la explicación “de corazón” que habría dado el senador Surco.

El bochorno de las dos expresiones se agregó al asilo del senador Roger Pinto, cuya actitud coloca al gobierno en una vitrina. Las reacciones de las autoridades respecto al refugio del legislador han sido tangenciales, sin abordar el tema central (intolerancia política) que originó su pedido al gobierno brasileño. El senador afirma ha sido amenazado en cada instancia de los 20 procesos que le siguen los fiscales por otras tantas denuncias que ha formulado sobre corrupción y narcotráfico. Su más reciente se refirió a las denuncias supuestamente provenientes del general René Sanabria, en una carta manuscrita salida de la prisión en Estados Unidos y de la que no se ha vuelto a hablar. El ex jefe policial, parte del círculo gubernamental más estrecho hasta su detención en Panamá hace poco más de un año, dijo en ese manuscrito que altas autoridades del gobierno conocen de las personas involucradas en negocios ilícitos de drogas y reclamó que fuesen identificadas.

El pedido de asilo del senador jefe de  la oposición en la Cámara Alta quedó dramatizado este jueves con una noticia que corrió por todos los medios: la policía descubrió en la jornada 154 laboratorios de elaboración de cocaína. El día anterior el número había sido de 91. Las dos cifras representan un total de 245 “fábricas” o laboratorios artesanales de producción de la droga ubicados en sólo dos días en el Chapare, el área de acopio de “materia prima” (hojas de coca) para elaborar el alcaloide. Los hallazgos son un récord de todos los tiempos y subrayan el crecimiento del fenómeno de la droga en Bolivia. La magnitud refuerza la crencia de que todo el Chapare, al lado del TIPNIS, es un descomunal  laboratorio de drogas. Eso dice volúmenes sobre la campaña de los colonos en el TIPNIS en favor de la carretera que rechazan los nativos.

El senador Pinto también reclama una amnistía para todos los bolivianos que han salido al exilio bajo el gobierno actual.

Lo ocurrido esta semana configura un menú desagradable para las autoridades que deben rozarse con la crema y nata de la diplomacia continental.

Un refugiado a la hora incómoda

Posted on Actualizado enn

El senador pandino Roger Pinto, de Convergencia Nacional, se encuentra desde este lunes en la Embajada de Brasil como refugiado político, mientras el Comité Nacional de Relaciones Exteriores de la cancillería del vecino país califica su pedido de asilo. El senador, uno de los legisladores que con mayor frecuencia ha denunciado supuestos casos de corrupción y de vínculos con el narcotráfico por parte de funcionarios del gobierno del presidente Evo Morales, dijo que optó por esa extrema medida ante el acoso de que es objeto por parte de autoridades que le han iniciado una veintena de procesos localizados en La Paz, Santa Cruz, Sucre y Cobija.
“No me queda otra alternativa frente al acoso y la persecución inclemente a la que fui sometido durante todo este tiempo por parte el gobierno de Evo Morales”, dijo el legislador en una carta que leyó su colega Adrián Oliva, del mismo partido, en el Palacio Legislativo. La carta era una copia de la que el senador Pinto dirigió a la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, solicitando refugio político del vecino país.
El senador dijo que las autoridades habían desatado una persecución para acallarlo y cada vez que realizaba una denuncia por corrupción o narcotráfico se le abría un proceso tramitado por el Poder Judicial. Al tomar la decisión de buscar refugio tenía una veintena de procesos con acusaciones que van desde desacato hasta sedición, dijo.
Otros parlamentarios de la oposición que han presentado denuncias contra funcionarios gubernamentales también están bajo una lluvia de procesos, pero el senador pandino parece ser el que acumula un mayor número. La actitud del legislador involucra a la justicia, cuya probidad es puesta en tela de juicio al señalar que había descubierto que una juez de Pando fabricaba pruebas en la frontera con Brasil para abrirle un proceso y encarcelarlo. La racha de procesos ha obligado al senador a desplazarse de una ciudad a otra y volver a La Paz para cumplir su función legislativa  como una bola en mesa de billar, dijo uno de sus colegas.
“He sido víctima de constantes amenazas de muerte, como también se ha amenazado a mi familia”, dice el senador en su carta. “La presión hoy es insostenible; ya no se trata de mi libertad sino de mi vida y de ni familia; el odio político quiere cobrar nuevas víctimas”.
No había una respuesta inmediata del CONARE de Brasil, que generalmente demora en el otorgamiento de la condición requerida por el legislador. Pero su refugio ocurre a pocos días del inicio de la Asamblea general de la Organización de los Estados Americanos, del 3 al 5 de junio entrante, lo que convierte la actitud del senador en una piedra más en el zapato del gobierno, que querría que la reunión hemisférica transcurriese sin contratiempos políticos ni sociales. Los marchistas delTerritorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que están en marcha hacia La Paz, consiguieron que la Secretaría general de la Organización se comprometiese a concederles una audiencia para denunciar, han dicho, que el gobierno vulnera los derechos de los pueblos indígenas.

Es raro que Brasil rechace conceder asilo o la condición de refugiado a quienes fundamentadamente solicitan protección. En junio de 2009 concedió asilo a 118 bolivianos, en su mayoría de Pando, que buscaron refugio por razones políticas. Concedida la protección, los frefugiados pueden trabajar o recibir asistencia del estado brasileño. El canciller Antonio Patriota dijo que su despacho observa de cerca la situación que enfrenta la diplomacia de su país, que este martes era reflejada en casi todos los diarios brasileños.

El diario financiero Valor subraya que la situación es delicada para los dos países, en momentos en que tienen en las manos “una extensa aenda negativa que deben resolver”. Entre los nudos por desatar, los diarios del vecino país señalan el caso de más de 400 vehículos robados en Brasil y luego traídos a Bolivia, y la situación de la empresa constructora OAS, a la que el gobierno boliviano entregó las obras para  la controvertida carretera cuyo diseño original atraviesa el TIPNIS contra la cual  marchan  indígenas del lugar.

La decisión tomada porel senador puede ser el inicio de  un movimiento a favor de una amnistía general irrestricta que restablezca los derechos democráticos de todos cuantos han tenido que salir del  por razones políticas.
La semana no luce tranquila para el presidente Morales ni para su canciller David Choquehuanca.