Resultados

Reflexiones rápidas tras una elección

Posted on Actualizado enn

El triunfo de Adrián Oliva sobre Pablo Canedo dibuja una realidad: los tres departamentos económicamente más fuertes están bajo control opositor. Independientemente del resultado final que  emerja de Beni, Tarija, La Paz y Santa Cruz posesionarán este mes a gobernadores de oposición. Tarija lleva una ventaja adicional: es la región que concentra casi toda la producción de gas natural, el producto rey de las exportaciones nacionales.

En el análisis de los resultados es imposible ignorar el empeño del presidente Morales para conseguir la victoria para su candidato en Tarija. La derrota ha sido de una magnitud tal (38% vs 62%, dijeron las encuestadoras) que ningún dulce compensará la amargura de haber perdido el Kuwait boliviano.  Hasta cerca de la medianoche,  Alex Ferrier colgaba de un peñasco en tanto que Carlos Dellien aseguraba que había ganado. El margen, sin embargo, era demasiado estrecho, menos del uno por ciento, un típico “too close to call”, en la terminología electoral anglófona.

El cuadro que ahora proyectaba el “factor Tarija” estaba lejos de ser halagador para el oficialismo. Dos hechos mostrarun mmaduez democrática: Canedo concedi’la victoria a Oliva temprano. El vencedor dijo que deseaba trabajarcon el presidente, in bloquear sus inciativas para Tarija.:

El presidente jugó toda su fuerza en los dos departamentos donde hubo el desquite. Su participación personal, (la oposición ha dicho que fue más allá  de las normas),  lo lleva a tener que asumir también la derrota. Este 3 de mayo ha confirmado que ningún líder traslada sus simpatías, así intervenga directamente a favor de sus ahijados.

La factura que le acaba de pasar Tarija puede ser demasiado alta para el precio que el  presidente habría estado dispuesto a pagar. Representa, también, una lección para el partido de gobierno. Tiene a su cargo el poder porque su  líder es Evo Morales, de indudable popularidad. El oficialismo no ha conseguido trascender hasta adquirir personalidad propia como “masismo” y no como “el partido del presidente”.    Lo mismo vale para funcionarios y legisladores que ocupan funciones sin fuerza autónoma. Tienen esas funciones solo en cuanto son seguidores del presidente o gozan de su simpatía.

El tema es vertebral y estará en el ojo de todos los análisis derivados de la elección que acaba de cumplirse.

Frente a las heridas

Posted on Actualizado enn

En medio de  incidentes provocados por descontentos con las tendencias de las circunscripciones electorales, continuaba este fin de semana el conteo de votos con una premisa aceptada claramente por todos: el  partido de gobierno perdió y sus autoridades deben trabajar inclusive con candidatos que no querían ver como vencedores. La incertidumbre que cubrió los resultados para la gobernación de Beni fue un coletazo de la decisión inédita de la Corte Electoral de anular de un plumazo al principal partido de oposición y a todos sus candidatos.

Todavía ruborizado por la magnitud de su decisión, el TDE beniano caminaba como sobre campo minado antes de contar cada voto del millar de las comunidades del Tipnis que aún faltaba.  El resultado anunciado al mediodía del viernes dejó una amplia sensación victoriosa, en especial para el candidato marginado Ernesto Suárez y el nuevo delfín de su partido Carlos Dellien. Ambos lograron la hazaña del desempate en una de las campañas electorales  más controvertidas y más exiguas de la historia: sólo en un par de días o “en cuatro horas efectivas”, según Suárez.   Al candidato gubernamental Alex Ferrier le faltó menos del 0,5% para una victoria plena que evite el desempate.

El mensaje venido de Chuquisaca no era claro este fin de semana, pues el resultado final deberá esperar hasta el domingo que viene, cuando el tribunal departamental habrá decidido sobre una excepción del MAS, renuente a aceptar la posibilidad de una segunda vuelta para  gobernar el departamento.

Aún espera la mano tendida de Soledad Chapetón al Primer Mandatario desde que su victoria se volvió inobjetable. El viernes, la alcaldesa electa deleitó a la audiencia de los principales canales televisivos exhibiendo modos sencillos e ideas claras y bien articuladas, en una lección nacional de lo que produce el empeño por una mejor educación, aun bajo las privaciones comunes a muchos hogares bolivianos.

Por lo general, las victorias tienen muchos padres mientras que las derrotas suelen ser huérfanas. El Alto era considerado por el MAS como su propia casa y la derrota en el mayor municipio de todo el altiplano encontró sólo dos explicaciones oficiales. La primera fue un error causante de gran confusión, pues partía de la creencia que la derrota habría resultado del machismo de los alteños. La explicación no reparaba que quien venció es mujer.  La segunda fue otro traspié, al responsabilizar de la derrota a la corrupción, sin ofrecer mayores especificaciones y sin aclarar por qué la admisión fue tan tardía.

En la pugna por la alcaldía de Cobija, el triunfo de Luis Gatty Ribeiro, por Pando Unido y Digno,  ha sido también un logro notable, en un departamento donde la presencia del gobierno ha sido indisputada todos estos años. De la otra esquina, Iván Canelas, del MAS, ganó la gobernación de Cochabamba con holgura. Pero el partido de gobierno perdió la lucha por alcaldía, que ganó  José Maria Ley, del Movimiento Democrático Social, el partido emergente fundado por Rubén Costas. Sólo en Potosí el partido de gobierno pudo ganar la gobernación y la alcaldía de la capital. En Oruro también tuvo que dividir honores.

Mientras son aguardados los resultados finales de estas elecciones toma vigor la pregunta sobre si el ciclo político que empezó a delinearse hace más de una década sobre la región latinoamericana ahora empieza a declinar.

Son visibles las manifestaciones de inconformidad  en países regidos por corrientes de signo político similar a la que rige en Bolivia. En el vecino Brasil las señales que ensombrecen al gobierno del PT son fuertes. La presidente Dilma Rousseff tiene el nivel de aprobación más escuálido bajo el PT: 12% de acuerdo a una de las más recientes encuestas, en línea con la debilidad de su economía. Los fenómenos económicos suelen expresarse como en dominó: el movimiento de una pieza condiciona a la siguiente.  En Argentina, la contracción del PIB puede llegar  este año del 1,3%, lejos del 7% que se asoma en Venezuela pero gigante para el vecindario de Bolivia.

A las nuevas autoridades les tocará administrar gobernaciones y municipios en una época de austeridad, un adjetivo repasado con poca frecuencia en los últimos tiempos.

(*) https://haroldolmos.wordpress.com

Sabor de la derrota

Posted on Actualizado enn

Las resultados no oficiales de las elecciones departamentales y municipales apuntaban la noche de este domingo el camino hacia una Bolivia de rostro políticamente diferente, con la mayoría de los candidatos oficialistas derrotados por una marea de votos de una oposición variada que resistió a las amenazas del gobierno de sabotear a las autoridades no alineadas con el oficialismo. De La Paz a Cobija y de Tarija a Santa Cruz una derrota oficialista de magnitud lucia inevitable.
La victoria opositora cobró dimensiones de desastre para las filas gubernamentales dentro de su mayor reducto: El Alto, a menos de una decena de kilómetros en línea recta desde el Palacio de Gobierno, en La Paz, el corazón político del país. La ciudad, a 4.000 metros sobre el nivel del mar, ha sido centro decisivo de gran parte de la luchas políticas bolivianas en las últimas tres décadas. La oposición ganó también la gobernación del departamento y el municipio de La Paz.
En un esfuerzo por prevenir un Waterloo político (la derrota  decisiva de Napoleón ante las fuerzas inglesas en 1815), el presidente Morales había demandado un par de días antes a sus partidarios de El Alto que le dieran la victoria y les advirtió que una derrota en la mayor urbe altiplánica del continente sería un mensaje negativo con amplias repercusiones. No lo escucharon o quienes lo hicieron no pudieron contener la avalancha que se venía el domingo. En la noche, los conteos no oficiales asignaban a la opositora Soledad Chapetón, el 55% de los votos, una distancia más que holgada respecto al 31% atribuido al candidato del MAS. El sabor para el  gobierno era aún más amargo con el hecho de que la joven venecedora fue promovida por la Unidad Nacional, de su  archienemigo Samuel Doria Medina.
El presidente no habló en la noche del domingo. La tarea la asumió el vicepresidente Álvaro García. Con expresión sombría, el segundo mandatario dijo que el Movimiento al Socialismo había ganado un número significativo de concejalías y que algunos de sus candidatos no habían sido apropiadamente escogidos. La explicación planteaba una cuestión grave para la militancia y los dirigentes del MAS.
En la cuenta negativa del partido de gobierno estaban también las gobernaciones de Tarija y Santa Cruz, respectivamente con el ex legislador Adrián Oliva y el veterano Rubén Costas, quien en el conteo rápido ofrecido por las redes de TV logró un contundente 56%. Al triunfo de Costas se sumaba el de Percy Fernández, que parecía también tener la reelección asegurada.
En Beni, ganaba el municipio de Trinidad un militante opositor (el MNR, con un estrecho 2%) en tanto que para resolver la disputa por la gobernación surgía una posible segunda vuelta en mayo. Los dos resultados fueron logrados en medio de la confusión que trajo al departamento el marginamiento repentino del ex gobernador y nuevamente candidato al cargo Ernesto Suarez, junto a 227 candidatos de su partido, Unidad Demócrata, purgado de la carrera electoral.
Otro desempate lucia probable para la gobernación de Chuquisaca. Solo en Potosí el partido de gobierno ganado la carrera por el municipio de la ciudad y la gobernación del departamento. En Oruro, el oficialismo ganó la gobernación pero perdió la ciudad. En Pando, visto como una plaza oficialista segura, se repitió la misma ecuación. El mismo fenómeno ocurría en Cochabamba. Al ex portavoz del gobierno Iván Canelas se le atribuía una victoria una victoria cómoda para la gobernación del departamento pero la ciudad parecía rumbo a un alcalde opositor.
A partir del lunes se abre una etapa de examen y debate sobre la elección. Los resultados oficiales provendrán de la Corte Nacional Electoral en la primera quincena de abril.

Resultados del censo según el INE

Posted on Actualizado enn

En plena guerra fría, en la década de 1950, la ahora disuelta Unión Soviética, anunciaba que allí se había inventado la televisión, que empezaba a inundar los hogares en todo el mundo. El problema era que nadie le creía, ni los propios rusos.  Los datos divulgados este miércoles han echado dudas no sólo sobre los resultados sino sobre la palabra del gobierno. A principios de año, el presidente Evo Morales había anunciado datos preliminares que asignaban a Santa Cruz la condición de departamento más poblado. El INE le da ahora oficialmente ese lugar a La Paz. Creo que los paceños trepidarían si tuvieran que jurar que el INE tiene las cifras correctas.

Los resultados son muy diferentes de los que anunció el presidente. Cochabamba  (-180.000) y  Santa Cruz (-121.000) habitantes son los que tienen la mayor reducción en las cifras oficiales. La Paz (-36.000) Chuquisaca (-26.000) y  Tarija (-26.000) son otros perdedores al por mayor. Beni está en la categoría perdedora menor (-4.000). Los que crecen en las cifras oficiales son Potosí (+25.000), Oruro (+4.000) y Pando (+1.000). Las alzas son insuficientes para cubrir las disminuciones. Entonces, ¿qué hacer? La torta total fue reducida y así la población decreció en 362.000. De 10.387.000 que éramos en las cifras preliminares que ofreció el presidente Morales, ahora somos, (a la fecha en que fue realizado el censo) 10.027.000.

El censo ya fue controvertido y sus resultados lo son ahora más. Un empadronamiento es algo común en la mayor parte de los países del mundo. En Bolivia ha sido como un doloroso alumbramiento. La criatura ha nacido bajo signos de duda.

Cuadro divulgado por Agencia de Noticias Fides (ANF) con los resultados que presentó el INE esta mañana:

TABLA COMPARATIVA POR HABITANTES

CENSO 2001

PRELIMINARES (ENERO 2013) 

DATOS OFICIALES  (JULIO 2013)

 La Paz

 2.349.885

 2.741.554

 2.706.351

 Santa Cruz

 2.029.471

 2.776.244

 2.655.084

 Cochabamba

 1.455.711

 1.938.401

 1.758.143

 Potosí

 708.695

 798.664

 823.517

 Chuquisaca

 531.522

 600.728

 576.153

 Oruro

 392.769

 490.612

 494.178

 Tarija

 391.226

 508.757

 482.196

 Beni

 362.521

 425.780

 421.196

 Pando

 52.525

 109.173

 110.436

 TOTAL

 8.274.325

 10.389.913

 10.027.254