Referéndum

Alrededor del 21 de febrero

Posted on

Las fuerzas oficialistas que encabeza el presidente Morales se preparan para una segunda fase de la estrategia para desconocer la prohibición de una re3 (re-re-reelección) zanjada en el referendum del año pasado. Tras no lograr el martes una movilización contundente en el aniversario de la consulta del 21 de febrero del año pasado, los analistas creen que el oficialismo ha quedado en un sendero deslucido y salvo sorpresas deberá continuar en una ruta empinada y espinosa para revertir la antipatía que provoca la re3.
Todas las concentraciones oficialistas suelen estar marcadas por el escepticismo, pues hace mucho que dejaron de ser termómetro de respaldo o de simpatía. Cargan la sospecha odiosa de que muchos de sus participantes son obligados y que se consideran humillados al tener que asistir a actos con los que en conciencia discordan. El referendum del año pasado confirió a la antipatía por la re3 un sello nacional de legalidad y, para los observadores, los esfuerzos para neutralizarla lucen como un disparo en el pie oficialista.
El próximo paso de la estrategia re3, dicen, sería la renuncia presidencial seis meses antes de los comicios de 2019 o un debate legislativo sobre la modificación de la CPE. Ambas opciones subrayan las sospechas gigantes que de ellas emergen entre quienes observan la vida política nacional. En el fondo, puede tratarse de extender en el tiempo los beneficios del poder más que de garantizar las supuestas bondades de una causa. En todo caso, en Bolivia y en otras latitudes, los líderes pueden temer la perspectiva de verse desprovistos de la coraza del poder y en algún momento enfrentar a la justicia, muchas de cuyas impropiedades ellos ayudaron a forjar.
El ejemplo más reciente es el de Alejandro Toledo, ahora con paradero desconocido y perseguido por la justicia peruana acusado de recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. En ese mismo círculo de la fortuna revertida están Cristina Fernández, en Argentina, y Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil.
Solo una generación atrás está el gran destape en los ex países socialistas, donde se implantó el Gulag del que líderes del Socialismo Siglo 21 copiaron algunos métodos y sacrificaron mucho en aras de un proceso que decían que acabaría en un Edén, ahora cada vez más desdibujado. Cubanos y venezolanos pueden describirlo mejor.
Para algunos de los líderes que resisten normas democráticas es una pesadilla recordar el destino del dictador rumano Nicolás Ceausescu, quien presidió el régimen más represivo de Europa del Este durante la Guerra Fría y acabó en la Navidad de 1989 junto a su esposa Elena frente a un pelotón de fusilamiento inspirado en las mismas normas legales que su regimen estableció.
Por todo lo leído y escuchado estos días, puede concluirse que la reaparición fugaz en las pantallas de televisión de la ex pareja del presidente Morales no fue ninguna ayuda para despejar las dudas y el bochorno que cundieron en todo el país el año pasado. El gobierno decidió bautizar la jornada como ¨El día de la mentira¨, en tanto que los que rechazan la re3 le dieron una significación cívica: Jornada ciudadana. Los propugnadores de la primera no repararon en una premisa fundamental en toda frase propagandística: evitar su distorsión fácil. Quienes transformaron el lema en ¨la mentira del día¨ encontraron una formula embarazosa para los defensores de la re3.
Los 20 minutos de la presentación -declaración individual, no entrevista- con un formato reprochable mostraron para muchos un caso de servidumbre humana y nada cambiaron la percepción mayoritaria de una mujer aplastada por el poder y víctima de sus propias veleidades.

Alarmas encendidas

Posted on

Las sospechas estadounidenses de que los nexos del gobierno venezolano con regímenes árabes eran un campo fértil para terroristas tomaron cuerpo hace dos años cuando un ciudadano iraquí resultó con múltiples pasaportes de Venezuela. El individuo tenia un prontuario relacionado con Hizbolah, la organización islamita tildada de terrorista y cuyos vínculos con la legación venezolana y su gobierno llegaban los más altos niveles.
Hace poco más de una semana, la cadena televisiva CNN en Español puso en el aire un reportaje (¨Pasaportes en la sombra¨) sobre un presunto tráfico de pasaportes venezolanos que tendría por eje a Irak. El trabajo hacía temer que algunos hubiesen llegado a manos terroristas, que con ellos tendrían pase libre a una treintena de naciones. Un par de días después, Nicolás Maduro cancelaba las señales de la cadena internacional, en un severo ajuste de las clavijas que atenazan la libre expresión en la tierra de Bolívar y Sucre y expresan la intolerancia de los gobiernos del socialismo del Siglo XXI hacia los medios informativos.
El bloqueo de señales vino precedido de un alud de denuncias contra el primer vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami (siete semanas en el cargo), y de la decision del gobierno estadounidense de designarlo oficialmente como narcotraficante, sancionarlo suspendiéndole la visa a Estados Unidos y confiscando sus propiedades en ese país. Poco antes, Donald Trump había recibido a Lilian Tintori, la esposa del opositor encarcelado Leopoldo López, cuya libertad inmediata demandó en un tweet. Sentenciado sin poder presentar pruebas de descargo, López cumple dos años de confinamiento en una prisión militar. En las mismas horas, Trump conversó con el presidente argentino Mauricio Macri sobre la situación venezolana.
Los observadores notan que la seguidilla no augura nada bueno para Maduro y su régimen, ahora con el ejército como su sostén principal. Las encuestas más recientes le otorgan una aprobación inferior al 10 por ciento. Los analistas subrayan que ningún régimen puede sostenerse así por mucho tiempo, menos aún sentado en bayonetas.
Debe suponerse que las cancillerías tienen las luces de alarma encendidas, en especial las que todavía visten la camiseta del Socialismo del Siglo XXI. El panorama aconseja una nueva mirada hacia los medios y revisar prejuicios que los declaran enemigos a primera vista. En nuestro caso, esta nueva mirada debe incluir el respeto pleno a los acontecimientos democráticos, en especial a la voluntad emanada de consultas populares. El 21 de febrero marcó una decision nacional y buscar desconocerla arguyendo que ¨fue un error¨o ¨nunca debió haberse convocado a referéndum¨ es un desatino peligroso.