MUD

Esos no volverán

Posted on

Hubo desconcierto en las filas oficiales venezolanas cuando hace tres meses el Consejo Nacional Electoral (CNE) de su país autorizó recolectar firmas del 1% de los inscritos en el padrón electoral para iniciar al camino al referéndum revocatorio de Nicolás Maduro.  El desconcierto fue mayor cuando, en una geografía donde el Socialismo Siglo XXI cree tener todo el fervor popular, los partidarios de remover al mandatario y a su partido reunieron, en un par de días, las 196.000 firmas requeridas, una demostración irrefutable del apoyo que los movía.

Al finalizar la recolección, tenían siete veces aquel total. Recién la semana pasada, el CNE validó esas firmas y anunció el siguiente paso esencial: los revocadores deberán reunir un quinto de todo el padrón electoral, es decir unos cuatro millones firmas. Apenas horas después, los revocadores de la Mesa de Unidad Democrática requirieron autorización formal para reunir y presentar todas esas firmas.  El consejo tiene tres semanas para dar luz verde y plazos para la nueva recolección. El CNE (el gobierno) se guía por instinto de conservación y no exhibe ningún interés en acelerar el paso.

Con las encuestas que colocan a Maduro sobre el piso, la oposición está segura de que, en el paso final, al que espera llegar hasta el 10 de enero, tendrá una ventaja superior al 70% de votos y comenzará una nueva historia. Para muchos observadores, eso es lo que el régimen venezolano no quiere: ser apartado por un golpe de votos después de haber alcanzado el poder con aluviones de sufragios ahora extinguidos.

La agonía de Maduro proyecta la del socialismo marxista que resiste salir del gobierno en un país donde creía tener todo para hacer realidad, sin ejércitos de ocupación ni guerras mundiales, lo que no logró la inmensa Rusia.

Pocas veces en la historia de las democracias un país ha tenido que enfrentar tantas dificultades para desembarazarse de un mal gobierno. El rubor inicial por la posibilidad de sucumbir ante quienes lo quieren fuera ha dado paso a demoras cínicas para alargar el calendario.

La tenacidad de Maduro y su partido en aferrarse a un sistema terminal nace de saber que perder el gobierno equivale a una rendición incondicional histórica. ¿Alguien que tenga juicio creería que los venezolanos volverían a votar por un partido o por líderes que los llevaron al desastre?

La lógica sugiere que pasará siquiera un par de generaciones antes de pensar en cualquier forma de socialismo de inspiración marxista, y quizá nunca más en el que aún vive Venezuela. Podría decirse, en parafraseo irreverente del poema inmortal de Bécquer: Esas (esos), no volverán.

Una nueva realidad

Posted on Actualizado enn

 

Venezuela dio el domingo un viraje gigantesco cuando una mayoría abrumadora de electores rechazó a los candidatos oficiales a la Asamblea Nacional y optó por dirigentes opositores. Por primera vez parece al alcance de la mano la posibilidad de corregir el rumbo del gobierno que instauró el comandante Hugo Chávez al cerrar el siglo pasado. Al acercarse el resultado final, la Mesa de Unidad Democrática había consolidado las condiciones legislativas para colocar una camisa de fuerza en uno de los regímenes que muy pocos dudarían en clasificar entre los más autoritarios del continente.

Las jornadas que han precedido a la debacle han sido las contiendas más crispadas de la vida democrática venezolana moderna,  parte esencial de una historia reciente de tensiones, violencia y de cambios en la composición política, económica y social de la nación petrolera.  Con un eco que retumba en todo el continente, los clarines tocan la retirada en la nación fundadora del Socialismo del Siglo XXI y surge con vigor la perspectiva de suprimir sus aspectos más crueles, liberar a los presos políticos y devolver credibilidad  a la justicia. El telón de fondo principal es la pregunta que angustia a la mayoría de los hogares: ¿Cómo aliviar a corto plazo las colas y normalizar el abastecimiento de alimentos esenciales?

La Mesa de Unidad Democrática ganó en todas las circunscripciones de Caracas, donde el oficialismo se presumía invencible. La victoria abarcó el centro donde había votado Nicolás Maduro, y ratificó el llamado del himno nacional venezolano: “ …seguid el ejemplo que Caracas dio¨. Los resultados del Consejo Nacional Electoral  muestran que los mayores centros agrícolas e industriales no necesitaron del llamado. El oficialismo fue noqueado en casi todos. Incluso el intemperante Diosdado Cabello quedó en segundo lugar en su propio distrito y accedió a un escaño por lista. Un dato dice mucho: La MUD logró el triple de legislaturas uninominales (candidaturas individuales) respecto al oficialismo.

A las 24 horas, en una reunión con dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela, Maduro anunció  el reaglutinamiento de las fuerzas oficiales para relanzar a su gobierno. El esfuerzo lucía como una autopsia para examinar las causas del deceso.  Las causas las habían dicho los electores que votaron hastiados de la escasez, la carestía de la vida, la represión, la inseguridad, el narcotráfico, la delincuencia, la incapacidad administrativa y la asombrosa corrupción. Y sobre todo, cansados de un lenguaje violento de confrontación reproducido sin retoques del socialismo real y sus similares fascista y nazista durante más de 15 años. Maduro simplificó la derrota en cinco palabras: ¨Circunstancialmente ha triunfado la contrarrevolución¨ y admitió el triunfo opositor. Para su desaliento y perplejidad, le llovieron felicitaciones de todos lados.

Es inevitable encontrar similitudes con la Polonia de hace algo más de un cuarto de siglo, cuando Solidaridad capitalizó el descontento con la  represión, los racionamientos y la extrema vida austera que los polacos debían soportar. En la primera oportunidad para expresarse en libertad votaron en aluviones contra el régimen y entregaron a la oposición que aquel movimiento representaba todos salvo un escaño del Sejm, la Cámara Baja. Lo mismo ocurrió en el senado, donde el régimen comunista consiguió conservar apenas una de 100 representaciones. Los aires rebeldes se esparcieron por los países comunistas y pronto abarcarían a toda la Unión Soviética, que acabó disuelta al cabo de 72 años de dominio. Los dirigentes polacos, y luego los rusos y todos los europeos del este del viejo continente, también se preguntaban por qué. La aspiración de igualdad de derechos había acabado instalando una clase en la que unos, los de la nomenklatura del partido, eran más iguales que el resto.

El propósito hacer de Venezuela otra Cuba nunca logró afincarse, pero estos años los dos países han sido carne y uña. No se vislumbra un alejamiento drástico entre ambos, aunque Cuba está en una ruta que contrasta con la fuerte retórica anti-norteamericana de Maduro.

La mayoría de los análisis coincide en que el triunfo de la MUD fue regido por la convicción  de que votar por los candidatos del gobierno era votar para seguir con lo mismo y acentuar la desesperanza que cunde en el país que durante gran parte del siglo XX había sido tierra de promisión, incluso para decenas de miles de exiliados de otras latitudes.  Es célebre la confesión de García Márquez que en Venezuela vivió ¨feliz e indocumentado¨ y que a veces se afeitaba utilizando agua mineral de Escocia.

La que dio el triunfo legislativo a la MUD fue la Venezuela de la inconformidad, que también había encumbrado a Chávez años antes descontenta con el destino de los torrentes de petrodólares que al país ingresaban sin alterar la división entre los que tenían y los que no tenían. Era obsceno y manifiesto el contraste entre los rancheríos que circundaban las grandes ciudades y sus segmentos modernos, Igual que ahora, después de tres lustros chavistas, con factores agravantes que irritan a todos: mayor criminalidad y escasez aguda de casi todo lo esencial.

En un mundo entrelazado como nunca, los fenómenos de un país repercuten sobre sus vecinos. Marcan una tendencia de las sociedades.  Pretender desconocerlo equivale a querer cubrir el sol con un dedo.

 

El extraño silencio de los vencedores

Posted on

Una amiga venezolana me hizo llegar un artículo de Américo Martin, un hombre de izquierda y actualmente activo columnista, con un blog en el que aparece, junto a otros, el trabajo que podrán ver a continuación. Recomiendo leer a quienes desean un análisis lúcido de lo ocurrido en Venezuela el 7 de octubre.

“Imposible” es una palabra que usan los débiles para vivir en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo. “Imposible” no es un hecho, es una opinión. “Imposible” no es una declaración, es un reto. “Imposible” es potencial. “Imposible” es Temporal, “Imposible” no es nada. Muhammad Alí

1 Aun cuando creo que el presidente Chávez ganó la elección, su ventaja sobre Capriles no es la que campaneó el CNE.

Esa victoria es algo extraña en sus consecuencias. Debió dar lugar a reacciones oficialistas que no se aprecian con claridad. Comenzaré pues con un par de preguntas: 1) ¿Por qué el 8 de octubre los vencedores no salieron a festejar el triunfo que pregonaron? Raro en\verdad. Las calles oscuras, vacías, tanto en urbanizaciones de sectores A-B-C como en barrios y poblados C-D. Si recordamos la campaña electoral, esa no reacción encaja en los actos inducidos del gobierno, su intermitencia, su por lo general modesta concurrencia, en comparación con las oleadas humanas espontáneas que salían al paso de Capriles, a razón de dos o tres por día. 2) Si se ufanaban de contar con una amplia ventaja, ¿por qué efectivos del Plan República y los fascios del chavismo depredaron Centros de Votación, presionaron a los sufragantes, impidieron el cierre de mesas, se apropiaron de la lista de los que aún no habían votado y tuvieron eldesparpajo de conducirlos en carros oficiales bajo amenaza, a votar por el comandante? No son, convengamos, las reacciones que se esperan de un ganador pero sí de quien no estando seguro de vencer le tuerce el brazo al adversario.

2 Está bien, no es mi intención denunciar un fraude. Las actas se corresponden con los votos, aunque estos hayan sido a ratos arrancados a la fuerza. Del que se viene hablando es del fraude de “Estado”, el estructural, el de un cuadro electoral que no hubiera aceptado ningún candidato en nuestro hemisferio. Con el bárbaro predominio de medios, el ventajismo desenfadado, el uso corrupto de los recursos públicos, la utilización de locales del Estado y de la fuerza militar, la compra abierta de personajes y pequeños grupos en subasta, la tolerancia del CNE al descaro de las interminables cadenas para que el Presidente, cerrado el plazo, hiciera publicidad electoral. Todo eso y más ocurrieron para favorecer a Chávez. Al conocerse el boletín del árbitro surgieron protestas indignadas pero el punto es que estas condiciones viles ya las conocíamos y sin embargo, después de ponderar como es debido la situación, decidimos entrar en las elecciones, organizarnos y votar. Esa decisión fue salvadora.

Si atendiendo a los fatalistas no hubiéramos sufragado la MUD quizá hubiese pasado a mejor vida, la oposición estaría atomizada y envuelta en violentos intercambios de acusaciones, y la consolidación de la voluntad totalitaria sería un hecho. En cambio, no sólo hay un mar de votos, sino un programa de gobierno solvente, una dirección experimentada y un líder que la personifica. ¡Difícil es construir un liderazgo! ¡Difícil destruirlo! No obstante asombra el enloquecido empeño de minarlo.
3 Minuciosos estudios se han hecho para demostrar fraudes y algo más: la imposibilidad matemática de vencer al gobierno. En el fondo del escenario lo que se asoma es un profundo pesimismo, un fatalismo derrotista, que no puede explicar por ejemplo por qué la molienda del fraude fue derrotada en Táchira y Mérida y que la oposición hubiese crecido sustancialmente respecto a las presidenciales de 2006, bastante más por cierto que el gobierno. Son números impresionantes que seguramente fueron más, si pensamos en la agresión que se descargó sobre centros electorales mal protegidos, con participación de las milicias.
Esos hechos están documentados y si pudieran no dar para afirmar que le quitaron la victoria a Capriles, sí que revelan que el potencial opositor es todavía mayor que el anunciado.

La obsesión de demostrar la “invencibilidad” de Chávez ha replanteado el tema de la abstención, fantasma jurásico que siempre sale. Habrá quien diga que en esas condiciones “no votará”. Apelaría a un suicidio seguro para prevenir una derrota improbable. Como el tipo que se corta la mano para poner el brazo al nivel del paltó que le queda corto.

Aquí no queda sino entrar con todo el brío del mundo al reto de las regionales de diciembre. El gobierno confía en la influencia que las presidenciales tendrán en ellas. Efecto “derrame” que llaman. Pero aun admitiendo esa fortaleza, fortalezas mayores presentan las candidaturas democráticas. Si aquellos fueron escogidos a dedo, éstos lo fueron por el pueblo; los del gobierno son el brazo largo del ejecutivo contra la descentralización, los de la oposición son el escudo protector de estados conscientes de que están en peligro si los invasores logran sentar sus reales en regiones importantes.

Es muy llamativo el tema de la división de candidaturas. Se suponía que el dedo era omnipotente, pero en siete estados ha sido desobedecido. Ese fraccionamiento oficialista debe favorecer la victoria democrática en lugares claves como Bolívar, Mérida y otros. Si Chávez va a meterse en el juego, deberá recordar que no es candidato y que si no pudo guardar el ritmo de Capriles en función de su aspiración personal, tendría por delante la tarea ardua de correr detrás de 24 Correcaminos. Devolver el golpe causaría un impacto de efecto disolvente en un oficialismo que no se sintió especialmente a gusto el 7-O puesto que le ahorraron al país esperables explosiones de entusiasmo, tan frecuentes en tiempos mejores.

Vamos pues a las elecciones regionales con la tenacidad del boxeador que se eleva del suelo para derrotar al rival. Caer y levantarse, es la clave del pugilismo, decía el gran Muhammad
Alí.
Y mire que tenía razón.