Morales

Un nuevo vendaval

Posted on

A menos de ocho meses del naufragio de la causa marítima en la Corte Internacional de Justicia, el país empieza a batallar ante un nuevo vendaval diplomático, con la presentación de alegatos y contraalegatos en torno a las aguas del Silala, que corren a más de 4.000 metros de altura en las tierras áridas y frías de la región fronteriza con Chile. Bolivia consideró históricamente esas aguas como un manantial dentro de territorio boliviano, en tanto que Chile, al asomar la disputa sobre la soberanía del curso, empezó a denominarlas como río, cuyo recorrido empieza en Bolivia para seguir un curso descendente y conformar el que llama “río internacional”. Para los bolivianos no fue la naturaleza, sino desvíos artificiales construidos por Chile en el recorrido de las aguas que durante muchos años alimentaron la maquinaria a vapor de los ferrocarriles del norte chileno, los que le dieron su configuración actual.

Chile elevó la disputa ante la Corte Internacional de Justicia hace tres años, cuando todavía arreciaba la zanjada el 1 de octubre del año pasado con el dictamen de que Chile no está obligado a negociar con Bolivia una salida al mar. El paso chileno vino tras el anuncio de autoridades del Gobierno boliviano de que se disponía a presentar una demanda ante la corte mundial. Chile no esperó y se adelantó. El pasado miércoles 15 entregó su réplica a Bolivia, que había contestado la demanda inicial con una contra-demanda. Nuestro país podrá replicar dentro del plazo que le fije la CIJ y, a partir de ahí, se juegan los descuentos, en un proceso que presumiblemente se extenderá hasta el próximo año.

La “ronda Silala” ha creado ansiedad entre diplomáticos bolivianos, algunos temerosos de que el país no esté lo suficientemente preparado como para emprender la nueva batalla. Ellos se consideraron sorprendidos por la demanda chilena, precipitada, según creen, por la ligereza de altas autoridades mucho antes de que acabase el pleito mayor.

La ansiedad creció ante declaraciones descuidadas del presidente Morales, quien en una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno hace unos días, dio a entender que Bolivia podría perder el nuevo pleito. Esa sensación surgió cuando subrayó que más agua entra a Bolivia desde la cordillera chilena que la que se va al vecino país por el Silala. “Mejor es dialogar”, dijo, y enigmáticamente agregó: “Ustedes imaginarán cómo serán los resultados”.

Para muchos, el presidente intentaba curarse en salud, pero sin medir la magnitud de su palabra como jefe de Estado. Una cosa es que haya sectores de opinión temerosos de los resultados del “pleito Silala” y tengan ideas semejantes, y otra es que el jefe del Estado las deje deslizar.

Óscar Ortiz, senador y candidato emergente de Bolivia dice No, cargó contra el Gobierno y anunció una ofensiva que empezaría con una interpelación legislativa oral al canciller “por el desastre de octubre y lo que puede pasar con el Silala”. “Nos están llevando a un nuevo desastre en La Haya”, previno.

Como es comprensible, el Gobierno también debe estar ansioso. Siente la diferencia entre los ánimos que circulaban antes del 1 de octubre y los que se sienten estos días, así como lo valioso de la enseñanza popular de no cantar glorias antes de la victoria o, quizá mejor, a lo irlandés: La lengua fue hecha para estar detrás de los dientes.

Anuncios

Tipnis: Un nuevo capítulo

Posted on

En pocos días más será  conocida la sentencia de un tribunal internacional en torno a acusaciones al gobierno del presidente Evo Morales, sindicado de violar ¨los derechos de la Madre Tierra¨. Todo apunta hacia una ratificación de la condena a los programas de colonización y la apertura de una carretera por  el corazón del lugar, cuyas obras fueron suspendidas hace ocho años ante la resistencia tenaz de los nativos y  pobladores del lugar que denunciaron la obra como un atentado contra la naturaleza y la forma de vida de sus pobladores.  

La ruta estaba proyectada para unir zonas fértiles de Beni y Cochabamba, pero para los lugareños era algo mucho más que eso: las obras facilitarían la expansión de las zonas dedicadas a la coca y, de hecho, promocionarían la cocaína. El fenómeno tiene raíces más profundas, que abarcan el desempleo,  la educación y la falta de oportunidades para vastos segmentos de la población boliviana. Pero un resultado inmediato se las obras sería aquel.

Los trabajos emprendidos por el gobierno, apoyados por colonos llegados al lugar, derivaron en una violenta represión de la fuerza policial en los claros de Chaparina, cerca de San Borja, cuando una marcha de cientos de pobladores del lugar se encaminaba hacia La Paz para exigir la suspensión de las obras de una carretera que partiría por la mitad el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure. Una marcha similar años atrás había llevado a la creación del Tipnis como parque nacional y área protegida.

De repente, cuando en el  lugar acampaban mujeres y niños, fueron emboscados y atacados por la policía. Hubo decenas de heridos, golpeados e  intoxicados con gas  lacrimógeno, mientras otras decenas huyeron hacia selva.  La fecha quedó marcada en la memoria de los  pueblos indígenas: 25 de septiembre de 2011.

Imágenes del ataque y de pobladores golpeados, amordazados y esposados, recorrieron el mundo y la percepción que había respecto al gobierno empezó a cambiar. Los trabajos fueron  parcialmente suspendidos pero para los pobladores quedó claro que el lugar, una de las zonas más fértiles de Bolivia, no gozaría nunca más de la seguridad que tuvieron los pobladores de antaño, ni el gobierno podría proclamarse defensor de la madre tierra y sus habitantes originarios sin que las imágenes de la represión en Chaparina lo interpelasen.

Chaparina fue un divisor de aguas en la relación gobierno-pueblos indígenas. Todavía más. Para muchos fue un un campanazo de alarma sobre el avance agresivo de las áreas destinadas a la hoja de coca y el peligro que representaba para zonas fértiles en el despoblado centro y nororiente boliviano.

A fines del año pasado, organizaciones del Tipnis denunciaron, en una reunión en la ciudad alemana de Bonn, que los derechos de la madre tierra eran todavía transgredidos por el gobierno, apoyados en la anulación de normas que protegían el lugar y que permitían obras sin estudios sobre el impacto que tendrían sobre el ambiente.

Un grupo  especializado vino a Bolivia en agosto para ver en el lugar las denuncias que habían  presentado delegados del Tipnis. El informe del grupo fue básico para la sentencia emitida por el tribunal, cuya lectura tendrá lugar este jueves.

Conclusiones resumidas del informe  han sido divulgadas mundialmente. Los miembros del tribunal han sostenido que hay una ¨evidencia suficiente¨ de deforestación en el llamado Polígono Siete, el área del Tipnis donde se concentran mayormente los sembradores de coca; la expansión de los sembradíos y la amenaza que se cierne sobre los ecosistemas de la zona, y multiples peligros para el medio ambiente en toda la región.

La lectura de la sentencia del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza será el capítulo más reciente de la epopeya de los pueblos indígenas por consolidar su dominio sobre sus tierras ancestrales. El acto ocurrirá a solo un par de días de la proclamación del presidente Morales para una nueva reelección.

Las ceremonia tendrá lugar en en el auditorio Julio Tumiri de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, en La Paz.

Como en ¨Las mil y una noches¨

Posted on Actualizado enn

Cuando hace unas semanas  el presidente Evo Morales dijo que admiraba las telenovelas turcas, sorprendió a gran parte de la audiencia en la ceremonia en la sede del gobierno turco. Algunos se sonrojaron. ¿Era una expresión sincera pero sin cuidado por las normas  protocolares o solo un halago innecesario a su anfitrión, al presidente turco Recep Tayyip Erdogan? En cualquier escala era una situación embarazosa que se agregaba a la serie que el presidente acumula desde que llegó a  la presidencia hace casi 14 años.

En un escenario distinto y con una audiencia informada, la admiración que el presidente Evo Morales expresó sobre las telenovelas turcas habría provocado simpatías. Porque al mencionar las telenovelas turcas  podría haber estado refiriéndose al crecimiento exponencial que ese sector turco ha tenido estos años. En poco más de una década, las telenovelas turcas han desplazado a las de Brasil, México y Argentina que antes reinaban supremas en horarios privilegiados de las emisiones televisivas del continente.  El público en esta región del mundo hacia las telenovelas turcas solo crecre.

De acuerdo a los recuentos de la entrevista divulgados por la prensa boliviana, el anfirión, presumiblemente sorprendido, apenas sonrió y gesticuló un ¨gracias¨.

Pregunté a una amiga sobre el entusiasmo que parece existir con las telenovelas de aquel país para que el presidente las hubiera mencionado en una visita de estado, y me dijo sin ambages que ella y la empleada que le ayuda en tareas domésticas no pierden un capítulo, generalmente en los horarios estelares de TV. ¨A la hora programada, corremos y nos sentamos frente a la TV y no hay quien nos mueva¨, dijo.

Turquía ahora ocupa el segundo lugar en las exportaciones mundiales de ese rubro, solo después de Estados Unidos. Fruto de sus telenovelas transmitidas en más de 60 países, Bolivia entre ellos, Turquía embolsilló el año pasado entre 350 y 500 millones de dólares. 

Cifras aparte, hubo quienes en la audiencia esperaban que el Presidente Morales mencionase también algo menos mundano y aludiese a algúna obra destacada de la literatura turca, con un ejemplar que figure entre los obsequios al dignatario y anfitrión. No hubo  siquiera una mención  a Orhan Pamul, Premio Nobel de literatura en 2006 y ahora uno de los grandes exponentes de la literatura turca.

Todo habría quedado para el próximo encuentro, quizá en La Paz o en Santa Cruz, en una continuación del capítulo, como lo habría hecho Schehrazade para entretener al sultán y ganar una noche más de vida.

Fue una una notoria omisión atribuíble a los asesores del presidente, que puede haber estado correcto al profesar admiración por las obras televisivas de Turquía pero, que desprovista de otros ejemplos y de toda mención a la literatura turca, se volvió una referencia impropia. O, cuando menos, incompleta, pues tampoco habló de ¨estrellas¨ del espectáculo televisivo turco como ¨Cuestión de Honor¨, ¨Esposa Joven¨, ¨Tormenta de Pasiones¨ o la quinta esencia de las obras de esa región del mundo, ¨Las mil y una noches¨, todas citadas en referencias de la internet al espectáculo telenovelesco turco.

Antes llenas de sexo, rock & roll y escenas picantes, desde hace  algunos años la industria  televisiva turca reorientó el timón y ahora muchos se quejan que las telenovelas han tomado una cultura de violencia.

Puede ser solo una coincidencia, pero el cambio también ocurrió cuando las exportaciones turcas empezaron a destacarse en otro rubro, contra el que hay apuntadas reservas morales en todo el mundo, pero inmensamente más rico e impulsor de tecnologías sofisticadas, empleo  y de ganancias millonarias: el sector militar. Las exportaciones turcas de este rubro le han permitido ingresos de unos 1.700 millones de dólares anuales en el ultimo bienio, nada mal para la décimo séptima economía mundial.

La mayor crítica en Bolivia  vino de la diputada de oposición Jimena Costa. ¨Tenemos un Presidente que le gusta viajar. Pero eso no es política exterior¨. ¨Esta es una constatación, dijo, que Evo Morales no gobierna. Porque entre los viajes y partidos de fútbol, si además tiene tiempo para ver novelas turcas, queda claro que no le queda tiempo parta gobernar¨.

Como casi siempre, no hubo comentarios de las autoridades a esa crítica.

El Deber, 28 de abril de 2019

  • P.S.La consistencia y honor a lo afirmado obligan a líderes y personalidades de una sociedad. Hace siete años, este blog registraba afirmaciones del presidente en las que decía que una de las causas primarias de los divorcios, que destrozan matrimonios y arruinan familias, eran las telenovelas y el trago. Lo dijo Erbol, que hizo pública la afirmación el 16 de junio de 2011. Si un día cambia a las personas, imaginen siete años (a partir de entonces) en la Presidencia.

(jho) https://haroldolmos.wordpress.com

La persistencia irlandesa

Posted on Actualizado enn

El décimo aniversario del ataque al hotel Las Américas y la muerte brutal del boliviano-croata Eduardo Rózsa Flores y dos de sus compañeros en un grupo al que el gobierno le atribuía fines subversivos, pasó sin mucha bulla en Santa Cruz, salvo crónicas especiales de los medios escritos. Pero Irlanda destacó la fecha y un editorial del Irish Times, el diario irlandés más influyente, reflejó lo que puede aguardar a los responsables del violento episodio.

Nada hace pensar que la familia de Michael Dwayer, rematado en el suelo con un balazo al pecho que le partió el corazón, vaya a desistir en su empeño declarado de colocar en el banquillo de un tribunal internacional a los que resultaren culpables.

¨Aunque han pasado 10 años desde que Michael Dwyer fue muerto por la policía boliviana, las circunstancias que rodearon su muerte aún permanecen en el misterio¨, dijo el martes  el editorial del diario que cubrió con mayor amplitud y rigor los incidentes relacionados con el episodio.

Dice el comentario: Gracias a los esfuerzos persistentes de la familia del joven, por entonces con menos de 30 años, ¨una cosa puede darse por cierta: la versión oficial de lo ocurrido en el Hotel Las Américas de Santa Cruz, como originalmente dijeron el presidente boliviano Evo Morales y su poderoso Vicepresidente Álvaro García Linera, ha resultado ser demostradamente falsa¨.

El diario dice que la familia ha reunido un material impresionante, tanto forense como de testigos oculares, que han destruido la credibilidad de las autoridades bolivianas respecto a la incursión policial que resultó en la muerte de Michael Dwyer bajo ejecución sumaria,  y los hechos que condujeron a ese final.

Además de Rózsa y Dwayer, también murió el  rumano Arpad Magyarosi, tan joven como el irlandés. Salvaron la vida Mario Tádic, boliviano-croata, y Elöd Toaso, húngaro. Tras estar presos por seis años, salieron en libertad condicional pero en cuanto se les presentó la oportunidad fugaron de Bolivia. Toasó está escribiendo un relato de sus años preso, incluso sobre la justicia boliviana, en la que ha dicho no creer en absoluto.  Tádic, cochabambino pero con nacionalidad croata,  bajo cuyas banderas luchó en la Guerra de los Balcanes y fue condecorado, vive entre Croacia y Chile.

La publicación agrega: La ejecución sumaria de Dwyer  ha sido ensombrecida por el debate sobre qué hacía en Bolivia y  las compañías con  las que anduvo. Pero estas son consideraciones secundarias de cara a la evidencia de que las fuerzas de seguridad tuvieron muchas oportunidades de arrestarlo en vez de dispararle a quemarropa directo al corazón para luego ocultar el hecho con la versión de que había muerto en un tiroteo.

Los Dwyers entregaron sus evidencias al funcionario oficial de las Naciones Unidas que investiga ejecuciones extra judiciales sumarias. Después de un examen de los hechos,  concluyó que había evidencias suficientes para sostener que se había tratado de una ejecución extrajudicial. El funcionario emitió denuncias ante las autoridades bolivianos, el nivel más alto de denuncia disponible. La Comisión Interamericna de Derechos Humanos también revisó las evidencias recogidas por los Dwyers y dictaminó que el estado boliviano tenía que responder. El gobierno de Morales, recalca la nota,  respondió criticando la integridad de la comisión.

La Paz, dice el comentario, continua escondiéndose detrás de un proceso derivado del asalto policial. Sostiene que no puede abrir las puertas a una comisión internacional investigadora, un compromiso hecho por Morales durante su visita oficial a Irlanda en 2015, mientras el proceso en curso no llegue al final.

El comentario subraya que el llamado ¨caso terrorismo No. 1¨ ha derivado en una farsa y no muestra signos de estar próximo  al final. Ahora luce  como una farsa  que durante una década ha neutralizado  a la que una vez fue una robusta oposición a Morales en Santa Cruz.

La tumba de Rózsa

Posted on

Casi nada cambió en diez años. En el cuarto nivel del bloque de nichos de la familia Antelo Landívar del Cementerio general de Santa Cruz reposaba un ramito de margaritas aún frescas, escondidas entre claveles  que, con hojitas verdes, se imponían en el modesto florero de metal a cuyo lado se destacaba, en letras negras bien diseñadas, el nombre del huésped en cuya memoria fue depositado: Eduardo Rózsa Flores. Diez años atrás, el nombre estaba garabateado sobre el estuco fresco, que ahora lucía pintado con firmeza, al parecer desde hacía pocos días .

Eso era toda la memoria del personaje de muchos mundos y muchas lenguas, que ahora tendría 60 años, al que se acusa de haber pretendido encender una conflagración para derrocar al gobierno de Evo Morales y dividir Bolivia. El arrojado combatiente de la Guerra de los Balcanes, recordado con aquel adjetivo por los pocos amigos que le quedaban en Bolivia, donde vivió toda su infancia hasta los diez años, y los que ganó en Chile durante algún tiempo antes de que sus padres se radicaran en Hungría, escapando de la dictadura militar del general Pinochet.

El carácter impulsivo de Rózsa parece retratarse en sus palabras cuando departía con algunos de sus amigos en Santa Cruz y le contaron que Morales se había reunido días antes con todo su gabinete en una lancha en el Lago Titicaca: ¨De haber sabido antes, ¡le enviaba un par de hombres rana y volaban todos…!¨

También parece sepultada en la bruma la versión, reforzada por el propio presidente Morales ante sus colegas en una reunión en Cumaná, a pocas horas del episodio, que estaba en marcha una conspiración para matarlo y que él había dejado la orden de detener la operación y a los conspiradores pues el espionaje de su gobierno  había detectado que ¨querían escapar¨. Uno de los pocos que no creyó en la versión fue Barack Obama, a cuyo país Morales incorporaba en la conspiración. Incrédulo, lo escuchó decir que Estados Unidos no participaba en conspiraciones. La frase de Morales es tenida por los opositores del gobierno como una confesión.

Pero a partir de ahí la acusación derivó en elementos nada creíbles: una balacera de media hora cuando las evidencias posteriores demostraron que habría haber durado cuando mucho un par de minutos. Lo que sí quedó impreso en la memoria fueron los gritos desesperados dentro del hotel y los pedidos de clemencia a toda voz que escucharon dos huéspedes brasileños que rápidamente salieron del hotel para tomar, aun de madrugada, el avión comercial que los llevaría rumbo a su país. Fue en esos instantes que se cree que Rózsa fue acribillado. Así moría la leyenda que él mismo había personificado en una película premiada en un festival cinematográfico, hasta ahora la versión más difundida sobre la vida del combatiente de los Balcanes. También a partir de ahí se volvió cada vez más difícil para el gobierno convencer de la veracidad plena de la versión conspirativa.

El canciller irlandés de entonces Michael Martin, fue invitado por el presidente Morales a venir a Bolivia para verificar la tesis defendida por el gobierno de que un grupo armado había atacado a la policía. La invitación duró pocas horas antes de ser anulada por el propio gobierno. Pero la versión del ataque sobre la policía fue poco a poco desvirtuada y con el tiempo la version invirtió papeles: quien atacó fue la policía. Los supuestos atacantes fueron sorprendidos mientras dormían, de acuerdo con dos sobrevivientes del grupo capitaneado por Rózsa, y algunos de ellos estaban desnudos, condición improbable para lanzar un ataque armado.

Diez años después del episodio, la parte jurídica no ha llegado al final. Algunos de los 39 acusados consiguieron la libertad tras declararse culpables de las acusaciones que les hacía el gobierno. Pero otros se resisten a aceptar las acusaciones y han dicho que mantendrán esa posición hasta final. Los abogados estiman que la fase de sentencia no ocurriría antes de un año ni antes de  las elecciones de  octubre, cuando los acusados esperan que el proceso contra ellos logre tomar otro rumbo.

La tumba de Rózsa  yace solitaria al centro del cementerio. Algunos pinos próximos le brindan algo de sombra al conjunto de nichos. Pero al atardecer de un sábado como el pasado, había muy pocas personas fuera del personal de mantenimiento.

¨No ha venido mucha  gente¨, dijo el guardia, al explicar la soledad que reinaba en el principal camposanto cruceño. ¨Pero la tumba de Rózsa está limpia y mantenida¨.

En un aniversario

Posted on Actualizado enn

El país conmemora estas  horas 140 años de la gesta heroica de Eduardo Abaroa, cuando está todavía por dilucidarse qué pasó  durante los cinco años que llevó la gestión encaminada por el presidente Evo Morales en busca de una solución para el enclaustramiento geográfico boliviano. La gestión zozobró en el 1 de octubre pasado, un hecho que pocos dudan en calificar como el mayor fracaso de la política exterior boliviana que el gobierno instauró bajo la que denominó ¨diplomacia de los pueblos¨.

Nadie duda, salvo el propio presidente y algunos de sus más cercanos colaboradores, que la gestión quedó sellada en esa fecha, cuando la Corte Internacional de Justicia decidió contra todos  los alegatos nacionales y dictaminó que Chile nunca adquirió el compromiso de negociar una salida al Pacífico para Bolivia. Los observadores concuerdan en que las consecuencias de esa derrota diplomática serán sentidas por muchos años y que será necesario contar con nuevos interlocutores antes de intentar cualquier nueva aproximación sobre el tema.

El aniversario de la gesta de Abaroa ocurre en el momento de mayor aislamiento político boliviano en América del Sur. Esto quedó manifiesto el viernes cuando Bolivia, país cuyos diplomáticos proclaman como  ¨país de contactos¨ por su posición geográfica en el centro de América del Sur, no estuvo al lado de  los  países que suscribieron el acta de creación de Prosur (todo el continente excepto Venezuela, Uruguay y Bolivia) con el que se pretende substituir a Unasur. Este ultimo organismo, ahora desfalleciente, fue creado a principios de la década bajo inspiración del comandante venezolano Hugo Chávez. El hecho de que el acta hubiese sido suscrita en Santiago y que su proponente principal fuera el presidente Sebastián Piñera, dice mucho para Bolivia y la línea política que sigue el gobierno del presidente Morales, equidistante de los que ahora forman Prosur.

En una región hasta hace poco dominada por el populismo de izquierda, el nuevo organismo obliga a sus integrantes a imponer la ¨plena vigencia de la democracia, de los respectivos ordenamientos constitucionales, el respeto del principio de separación de poderes del Estado, y la promoción y protección, respeto y garantía de  los derechos humanos y las libertades fundamentales¨. Los comentaristas subrayaban que la pastilla resultaría demasiado tóxica para los dirigentes alineados en el Socialismo del Siglo XXI, del que Venezuela y Bolivia son militantes solitarios en sudamérica.

A los siete países representados por sus presidentes, se sumó el Embajador de Guyana en Santiago, en un hecho que también fue un recado para Venezuela, que con Guyana tiene un viejo pleito pendiente por el territorio del Esequibo (dos tercios de Guyana).

El fracaso en la Corte Internacional de Justicia deberá obligar a Bolivia en redefinir sus líneas básicas de política exterior. La iniciativa de abrir debate la tomó esta semana el ex presidente Jaime Paz Zamora (1989-1993), al decidir viajar a Ilo, el puerto peruano sobre el Pacífico, donde Bolivia goza de un Puerto libre cedido bajo su gobierno, con seis kilómetros de longitud. Paz Zamora es candidato presidencial por el Partido Demócrata Cristiano y la decisión del ex presidente de conmemorar allí la gesta de Abaroa, y de inmediato viajar a Santa Cruz para sobrevolar los puertos fluviales de Puerto Busch y Puerto Aguirre,  subrayan el la intensidad que tendrá la política exterior en la campaña presidencial que empieza a aflorar.

(*) https://haroldolmos.wordpress.com

La huella venezolana

Posted on

La alarma de los medios nacionales ante la convulsión que vive Venezuela proviene del  temor de estar viendo el futuro próximo de Bolivia al insistir en el Socialismo del Siglo XXI como guión rector del gobierno del presidente Evo Morales.

Los analistas admiten que las condiciones de los dos países son diferentes y que Bolivia dista mucho de las dificultades en que está Venezuela, económica, social y políticamente. Para comenzar, el factor geopolítico confiere a la Patria de Bolívar un valor excepcional, frente al mar Caribe, a un lado cercano de Estados Unidos, a un paso del Canal de Panamá y con bolsones de petróleo en su interior suficientes para cientos de años. La similitud ideológica  de los dos gobiernos , sin embargo, provoca malestares.  

Para muchos en Bolivia no ha sido tranquilizador ver al país tan cercano del gobierno venezolano como si los uniera el mismo destino. A eso se suma la convicción de que Bolivia nada puede hacer para cambiar la ruta del destino venezolano. Lo más que puede pretender es aminorar la sensación de soledad absoluta del régimen madurista en el continente sudamericano.

Son muchas las interrogantes ante esta hermandad. ¿Respaldaría Bolivia la represión contra quienes intenten ingresar con ayuda humanitaria a territorio venezolano? Hay sondeos de opinión que dicen que la oposición al régimen de Nicolás Maduro abarca al 80% de la población venezolana. El gobierno de Bolivia luce, entonces, al lado de un presidente repudiado como ningún otro en la historia de ese país. Esa cercanía no es ninguna receta saludable cuando el país avanza raudo hacia la largada para las elecciones presidenciales de octubre.

Maduro condenó la resolución del Grupo de Contacto creado el jueves para acompañar la crisis, procurar un encuentro entre las partes beligerantes y encaminar una solución no violenta a la crisis. La clave del rechazo de Maduro en esas resolución fue la mención, que suena a anatema para regimenes autoritarios, a elecciones auténticamente libres y supervisadas.

Con esas premisas, Maduro se sentiría maniatado y sin maneras de modificar cómputos, se encaminaría a  una derrota segura. Ante esa perspectiva, dijo que la exhortación de los países contactantes estaba parcializada con la mayoría que se opone a su gobierno. Fue una afirmación que ningún gobierno  independiente suscribiría. Bolivia se cuadró al lado de Maduro y no firmó  la resolución del grupo, en el que había visto una salida posible del atolladero en que se encuentra su socio principal en el Socialismo del Siglo XXI. Elecciones verdaderamente libres son anatema para regímenes autocráticos.

Brasil, parte del Grupo de Lima que vio con desagrado el surgimiento del Grupo de Contacto ahora vilipendiado, dijo que la emergencia de este grupo solo servía para dar oxígeno a Maduro. El canciller Ernesto Araujo desdeñó la iniciativa y anticipó que no prosperaría. Su vaticinio fue un gol imparable, dado el resultado conocido en la tarde del viernes.

Este fin de semana un ingrediente explosivo atizó el fuego. Tras las sanciones impuestas por Estados Unidos, con repercusión especial sobre la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa no tendría capacidad de producción de combustibles ni siquiera para un día completo de abastecimientos. La notificación, conocida por informes de la producción de la empresa, acentuó la angustia de cientos de miles de consumidores que desde siempre han considerado un derecho el poder contar con combustibles baratos y en abundancia. En criterio de muchos analistas, la nueva privación es una chispa peligrosa para un ambiente volátil.

Tal Cual Digital informó que para el viernes, PDVSA contaba con apenas 20.000 barriles de gasolina de 95 octanos, apenas una gota para los cientos de miles de vehículos que circulan por las avenidas y carreteras del país. La empresa, según el periódico, no contaba ni con un litro de gasolina de 91 octanos, la calidad más popular. Al ritmo de las necesidades del país, la falta de combustible se sentiría en pocas  horas.

El peligro que emergía de esta crisis de abastecimientos era ser una paralización general del país en muy poco tiempo, a menos que rusos y chinos encuentren vías para llegar hasta los surtidores de combustible. Nada hacía presumir, al cierre de la semana, un aflojamiento de las tenazas que aprisionan al vecino país.