lEONARDO lOZA

Ofrendas en vivo

Posted on

El día internacional de la Mujer aún no empezaba a asomar cuando el país tomó nota de las declaraciones de un dirigente del partido oficial que, en un discurso público, instaba a un ministro a pasar  la noche en el Chapare y, a cambio de algunas horas en la región, le ofrecía señoritas como señuelo para entusiasmarlo. No se conocen detalles de la reacción del ministro ante tan pública y sorpresiva oferta. Pero para muchos, por lo menos para los militantes del Movimiento al Socialismo que presenciaban el episodio, no pareció extraordinario ofrecer prendas ¨en vivo¨ a una autoridad como reconocimiento a sus servicios.

La oferta del dirigente Leonardo Loza, a quien se atribuye un liderazgo prominente en la región, fue un flaco servicio a su partido y a sus líderes, pues lo ocurrido puso de manifiesto la calidad primaria del dirigente y descubrió el temor de gran parte de la ciudadanía de que el incidente no podría no ser un caso aislado sino expresivo de cómo tratan a la mujer algunos sectores convencidos de que la humildad de orígenes ampara la ausencia de pudor y de buenas maneras. Y, sobre todo, que para esos sectores la mujer puede ser sujeto de trueques y premiaciones a ciertas autoridades como ofrenda por supuestos buenos servicios.

El partido de gobierno optó por enviar el caso a una comisión de ética y disciplina. Muchos temen que allí desaparecrerá bajo la complicidad y condescendencia de otros dirigentes, como ha ocurrido en casos similares. La noticia recorrió muchos países, pues en este caso adquiría mayor relevancia por ocurrir a pocas horas de los festejos del Dia Internacional de la Mujer. En Bolivia, las noticias sobre esos festejos compitieron con la indignación que causó la oferta del dirigente.

En La Paz, el senador Oscar Ortiz, candidato presidencial por Demócratas, presentó una denuncia penal contra Loza por proxenetismo confeso. ¨Es un secreto a voces que esta práctica (de ofrendar mujeres como premio) existe, de que se utiliza a mujeres de las comunidades campesinas para agradar a jefes partidarios y al jefe de gobierno¨, dijo. En el caso causante de titulares en muchos lugares, el ofertante ponía como premio a alguna ¨Miss Federación, Miss Cholita Federación¨ (de productores de coca), que probablemente sin saberlo estaba garantizada como premio para la autoridad a la que se urgía permanecer unas horas más en el Chapare. Ortiz, al pedir a la Fiscalía General tomar cartas en el escándalo, subrayó que las jovencitas que ostentasen ese título  tendrían ahora dañada su integridad moral.

El legislador imputado explicó que lo que dijo había sido solo una broma que no volvería a repetir. Su explicación encontró solidaridad  inmediata entre colegas solícitos de su partido. La diputada Juana Quispe dijo que las expresiones de Loza habían sido dichas como una broma a tono con las fiestas de Carnaval. ¨No se ha entendido muy bien su broma, pero ya se ha disculpado¨, aseguró.

El incidente evocó las coplas que años atrás algunos dirigentes del partido gobernante cantaron al presidente, también en el marco del carnaval. En una de ellas se cantaba un estribillo que decía que el presidente tenia un buen corazón y que a las ministras les quitaba los calzones.

Pese a lo embarazoso, el tema no es exclusividad de personalidades políticas bolivianas asumir actitudes contrarias al pudor y buenas costumbres. El ex Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi tenia el hábito de pellizcar los glúteos de sus empleadas. Episodios como las confesiones del ahora ex presidente Bill Clinton con la pasante Mónica Lewinsky en el Salón Oval de la Casa Blanca fueron escándalo mundial. Solía decirse que el ex jerarca chino Mao Tse Tung recibía los homenajes similares a los que ofrecía el dirigente cocalero, pero en la escala de la demografía del gigante asiático. El ingrediente que distinguió a los casos bolivianos fue la oportunidad en la que ocurrieron: vísperas del Dia de la Mujer.