Iriarte

De Gregorio Iriarte: Lo más perfecto es el amor

Posted on Actualizado enn

En la fiesta de hoy, la de mayor significación entre los cristianos, he recibido un mensaje del sacerdote oblato Gregorio Iriarte. En Bolivia, como en otras partes del mundo ibérico, hay más devoción en el Viernes Santo que en la Pascua. Es el ritual que algunos llaman de “religión dolorista”, que festeja más la muerte que la resurrección. El mensaje, que comparto con Uds. es de esperanza y alegría:
MENSAJE PASCUAL lleno de amistad, amor y felicidad para todas mis amistades:
Lo más importante y lo más perfecto en la vida de las personas
y en la vida de nuestra sociedad es el AMOR:
En efecto, vemos que
– La autoridad sin amor se vuelve tiranía.
– El trabajo sin amor se vuelve esclavitud.
– La amistad sin amor se vuelve engaño.
– La oración sin amor se vuelve hipocresía.
– El matrimonio sin amor se vuelve convivencia.
– La limosna sin amor se vuelve asistencialismo.
– El hogar sin amor se vuelve hospedería.
– La comunidad sin amor se vuelve asociación.
– La educación sin amor se vuelve instrucción.
– El culto a Dios sin amor se vuelve beatería.
– La justicia sin amor se vuelve rigorismo.
– Éxito sin amor se vuelve arrogancia.
– La obediencia sin amor se vuelve legalismo.
– La fe sin amor se vuelve fatalismo.
– El apostolado sin amor se vuelve proselitismo.
– La esperaza sin amor se vuelve utopía.
– La riqueza sin amor se vuelve avaricia.
– La política sin amor se vuelve corrupción.
– La vida sin amor se vuelve algo sin sentido.
San Pablo nos dice que la perfección personal está en el amor, ya que la fe y la esperanza pasarán pero lo que queda en este mundo y en la otra vida es el amor: “Ahora nos quedan tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero lo más grande de todo es el AMOR. (1 Cor.13 1-14)

El secreto de la Felicidad – II-

Posted on

De Gregorio Iriarte (O.M.I.), comparto con Uds. estos pensamientos que nos autoafirman, muy apropiados para el comiienzo de año.
-0-.

– La felicidad empieza en el interior de tu corazón y consiste
en un estado de armonía contigo mismo.
– La felicidad es una opción tuya y la puedes lograr en
cualquier momento.
– Tú eres el reflejo de tus propios pensamientos: deja de pensar de ti y
aprende a ser amigo de ti mismo.
– El verdadero ideal no está en ser perfecto, sino en ser un poco
mejor cada día.
– Debes sentirte siempre agradecido de lo que eres.
– Sólo puedes tener paz en tu interior si tú mismo te la proporcionas.
– Para lograr armonía en tus relaciones con los demás, primero debes
lograr la armonía dentro de ti mismo.
– Tus pensamientos son los que te hacen sentirte feliz o desdichado y
tú eres el único que los puede controlar.
– Si eres capaz de cambiarte a ti mismo, el mundo cambiará contigo.
– Cuanto más te conozcas a ti mismo serás mucho mejor.
– La sonrisa es muy importante para desarrollar la autoestima.
– La vida tiene derecho a sorprendernos: aprende a vivir el presente
sin traumas del pasado y sin excesivas expectativas del futuro.
– Mientras tengas resentimientos y odios no llegarás a ser feliz.
– El perdón es muy importante pues te libera a ti mismo del rencor.
– Trata de entender a las personas que te rodean:_quiérelas como son
sin querer cambiarles.
– Los verdaderos amigos/as son aquellos que te aceptan sin juzgarte y
sin querer cambiarte.
– La persona que es capaz de cambiar sus propios pensamientos puede cambiar el destino de su vida.
– Hay que tener aspiraciones elevadas, expectativas moderadas y
necesidades pequeñas.
– El más importante de los bienes personales después de salud es la
paz interior.
– Dios no ha creado fronteras entre la personas: tu objetivo debe ser
amistad con todo el mundo.
– No pongas el ideal de tu vida en recibir honores sino en merecerlos.
– Piensa que estás llamado a transformar el mundo comenzando por
transformarte a ti mismo.
– Tú puedes intentar ser como otras personas pero nunca debes
pretender que los otros sean como tú.
– Solo en la medida en que te vayas desprendiendo de tu “ego”
podrás alcanzar la verdadera serenidad interior.
– Dios nos ama en cuanto somos “seres humanos” y no en razón de
nuestros méritos o buen comportamiento.
– Para vivir plenamente necesito sentirme amado en forma
incondicional por Dios y por quienes me rodean.
– La calidad del amor siempre está relacionada con el nivel de
gratuidad.