Internet

Pequeña guia para desmontar noticias falsas

Posted on Actualizado enn

De Fernando Núñez-Noda – Tomado de El Nacional de Caracas, 4 de febrero

El poder para combatir la información falsa está en cada ciudadano, pero hay poderosos factores, dentro y fuera de nosotros, que hacen la tarea más difícil de lo que creemos. La información falsa suele ser muy atractiva y viral. Un estudio del Instituto de Tecnología de Massachussetts concluyó que las noticias falsas tienen 70% más de probabilidad de ser compartidas que las ciertas. Vean cuán permeables y peligrosas son.

Ahora, para que el ciudadano pueda enfrentarlas necesita técnicas y recursos. Comparto esta pequeña colección de anotaciones que puede ser útil y efectiva para ese fin. Las recomendaciones están apuntadas al consumo noticioso en sitios web y plataformas de social media o mensajería, pero pueden aplicarse por extensión a medios impresos, radio y otros no digitales.

Mi ego se cree más que yo

Este es un principio ridículamente simple de expresar, pero nada sencillo de aplicar: Hay que aplacar el ego. Muchas veces el afán de figuración de nosotros los usuarios hace que rebotemos cualquier cosa que nos llegue sin mirar a los lados. Hay una compulsión implícita en el acto de compartir información: es fácil, nos da cierta notoriedad y, casi siempre de buena fe, creemos estar haciendo un bien público.

Pues no. Al menos 50% de la información en Internet y redes es falsa. Otras mediciones y opiniones elevan ese porcentaje. Cuando me llega información defectuosa de una persona (o sospechosa de serlo) pierdo confianza en ella hasta nuevo aviso. Toda información posterior viene con un sello de duda muy difícil de levantar. No cedan a la tentación de dar un “tubazo” porque pueden dárselo a su propia credibilidad… y eso no puede ser bueno para ningún ego.

NOTA: Tampoco se vale eso de “la mandé para ver si alguien lo confirmaba o negaba”. Si no va acompañado de una explícita advertencia, la mayoría lo tomará como una noticia auténtica y la cadena seguirá incólume. De hecho, aun con advertencia se suele tomar como un dato cierto.

Dudo, luego existo

Es bueno crearse una directriz mental y actitudinal en forma de algoritmo: “Al ver una pieza de información cuya veracidad no puedo determinar → ¡Espera y revisa!”.  

Es decir, duden de todo, absolutamente de todo que no venga de una fuente de comprobada confiabilidad. Con disciplina, con rigor, e incluso al mejor cazador se le puede ir la liebre. Así que guarden un resquicio de duda también para las “buenas fuentes”.

El ABC de la verificación

Hay preguntas que podemos hacernos antes de dar por cierta una pieza de información y, sobre todo, compartirla.

¿Cuál es la fuente? 

¿Es anónima? ¿Dicen que se lo dijeron? Si se lo envió alguien conocido, pregúntele. Si antes de ese alguien conocido hay anonimato, casi con seguridad es falsa. Si las fuentes son blogs desconocidos, amateurs, que solo copian información de otras fuentes y tienen una marcada tendencia a buscar clics a toda costa… estamos en terrenos desconfiables. Ni qué hablar de los audios anónimos de un supuesto militar, desde un sótano mientras escucha los aviones partir con los chavistas que se escapan.

¿Es una noticia? ¿Es de género profesional periodístico? 

Las noticias profesionalmente redactadas contestan las cinco preguntas claves: qué ocurrió, cuándo y dónde, quiénes están involucrados y por qué. Puede o no incluir un cómo. La noticia debe tener fuentes: testigos, organizaciones que atienden el caso, el mismo que la reporta, y todo esto de forma verificable. La noticia suele ser puntual, orientada a hechos, sin trazas de opinión (excepto si son expresadas por una fuente). Su redacción es neutra, no hace juicios de valor. Un titular profesional es descriptivo, no sensacionalista.

¿Presenta pruebas forenses? 

La prensa profesional, cuando reporta un hecho, le da contexto con evidencias: documentos verificables, declaraciones grabadas, fotografías, videos, audios. En otras palabras, pruebas que pudieran presentarse en una corte de ley en un país con sistema judicial confiable (obviamente no Venezuela en este momento). Asuma una actitud escéptica, no lo crea si no lo convence con evidencias. ¿Son verificables las evidencias? ¿Son plausibles? ¿Están abiertas a la confirmación? ¿Si usted fuera miembro de un jurado, las daría por ciertas? Si el medio no es conocido, si el autor tampoco y las fuentes son anónimas… la probabilidad de certeza es muy baja.

¿Tiene resonancia en medios reconocidos, en Google News? 

Vaya a Google News o cualquier otro buscador de noticias, copie el titular de la noticia y vea si esa u otra similar tiene presencia en los resultados. Si hay otros medios reconocidos que la reportan, es una noticia auténtica y no una fabricación. Ya eso es bastante.

(Vale decir que Google Search también puede hacer la tarea, pero Google News es más preciso).

¿Tiene conversación solo en redes y entre el público en general? 

Si la “noticia” solo rueda en redes como Twitter o Whatsapp, publicadas y rebotadas por cuentas personales, es casi con seguridad un rumor sin fundamento. No la rebote hasta que sea validada por fuentes confiables. Si lo que rueda es un rumor, una pieza de información sin estructura periodística, escrita o dicha en lenguaje coloquial, encienda las alarmas de la desconfianza.

¿Sesgo político o ideológico? 

Toda persona tiene derecho a preferencias políticas, culturales, deportivas, etcétera, y expresarlas abiertamente, pero una noticia se supone que es “neutral”, no favorece o condena, solo describe o reporta una realidad. Cuando usted vea sesgo o preferencia, desconfíe. No significa que una noticia tendenciosa sea falsa por sí misma, pero lo cierto es que la mayoría de las noticias con sesgo son parcial o totalmente falsas o, al menos, incompletas. Por ejemplo, esconden datos que perjudican su matriz de opinión, exageran defectos de un contrario y usualmente fabrican “datos” para que se ajusten a sus intenciones.

¿Qué credibilidad tienen los medios que la presentan? 

Si la noticia no está reseñada en medios conocidos y confiables, hay que desconfiar. ¿Conoce usted esos medios? ¿Tienen apariencia y contenidos profesionales? Vaya a Google News y escriba el nombre del medio en el buscador. Si no aparece, ya ese es un indicio. Examine el medio que lo contiene: ¿Son visibles los representantes y/o autores? ¿Se identifica la organización que edita el medio, sus editores y personal? ¿Hay visos de tendenciosidad, manipulación? ¿Hay estímulo a la emocionalidad?

¿Hay al menos un tipo reconocido de noticia falsa o contenido problemático? Un periódico o revista confiable genera contenido propio, de agencias o colaboradores identificados.

Más sobre grados de confianza a los medios 

Otra estrategia es cotejar los diagnósticos y predicciones que hace un medio contra los resultados. Si expone lo que en la práctica ocurre y si permite predecir con un buen grado de asertividad, el medio merece nuestra confianza. 

Ojo con las fechas

A veces “el notición” es una noticia vieja revivida por alguien que no lo sabía.

Buscar en redes

Repita las búsquedas en Facebook, Twitter, Whatsapp, foros tipo Reddit. Si encuentra una noticia débil en referencias, repetida exactamente igual en blogs o posts de social media, es muy probable que sea una noticia tendenciosa o deficiente falsamente amplificada. Mejor no compartirla hasta comprobarla.

Una lista de emisores confiables

Visite cuentas de social media de reconocida confiabilidad (tome en cuenta que hasta ellos se pueden equivocar, pero no todos a la vez), solo para ver si la han compartido o comentado. Las cuentas certificadas son las más confiables. Pregúnteles o llame a un amigo.

Imágenes

En Google Chrome uno coloca el cursor sobre una foto, clic en el botón derecho del ratón y en el menú que aparece haga clic en “Buscar foto en Google”. Le dirá todas las apariciones de la foto que registra el buscador. Podrá verificar si corresponde a lo que dicen que es y la fecha de publicación.

La orden judicial, por favor

Posted on Actualizado enn

El juez Sixto Fernández, a cargo del Juicio del Siglo, con acusaciones de terrorismo y separatismo, previa capitulación del ejército, dio curso este lunes a una sugerencia de los abogados del Ministerio Público y del gobierno, para incorporar por internet al general (r) Gary Prado Salmón a las audiencias. Pero no tomó en cuenta  un detalle importante: Que los técnicos que fuesen al domicilio del militar para la instalación correspondiente debían estar munidos de una orden juidicial pues iban a ingresar a un domicilio privado.

Cuando la esposa del militar, María del Carmen de Prado, se asomó al portón de ingreso a su domicilio para verificar la orden judicial para ingresar al domicilio, los técnicos dijeron que no la tenían. Sin otra cosa que hacer,  volvieron a las oficinas de Entel de donde los habían enviado. La cuestión deberà ser tratada este martes..

La venia que dio el juez a la iniciativa del Ministerio de Gobierno en la sesión de la mañana del lunes dio lugar a un intenso debate, como ocurre en casi todo cuanto ocurre en el juicio oral que tiene a Santa Cruz como escenario desde hace más de dos años y medio. (Son seis años y cuatro meses desde el asalto al Hotel Las Américas).  Pero cuando tocó decidir al tribunal en conjunto, al que se suman Elena Gemio (juez técnica) y  las jueces ciudadanas Anastasia Callisaya y Sonia Mamani, el dictado del juez Fernández para ¨internetizar¨ la audiencia tuvo aval pleno.

El uso de internet con protocolos de voz e imagen por parte del Poder Judicial en Bolivia bastante incomún.  Los abogados del ministerio de gobierno dieron al ¨Skype¨ como el protocolo único o más adecuado. No es así. Todos los grandes proveedores incluyen su protocolo de voz (yahoo, hotmail, gmail, por ejemplo). Por lo general su instalación no requiere de otras personas además del propio usuario.

El motivo para buscar auxilio de la internet se debe a que el general boliviano, que venció a Ernesto Ché Guevara y dio al ejército boliviano una de las dos victorias decisivas de su historia, convalece se una cirugía que le practicaron los médicos a causa de la parálisis que sufrió hace 35 años cuando estaba en misión para reimplantar el orden en una zona convulsionada de Santa Cruz. La más reciente audiencia ocurrió hace casi 20 días y una prolongación por otras dos semanas conspiraría contra el juicio. Si la ausencia del militar tuviera que prolongarse, la opción sería separarlo del juicio, una opción ya mencionada por la defensa y resistida por la acusación. Pero sin Gary Prado Salmón el juicio, ya debilitado gravemente desde los juicios abreviados de principios de año y por graves dificultades probatorias, perdería sentido. Eso explica la actitud de los fiscales y del tribunal para buscar todas las posibilidades para que el juicio no se extinga…de manera natural.

P.S. A propósito, no hubo orden judicial para la intervenciòn policial al Hotel Las Américas ni estuvo fiscal alguno presente. Ese detalle no ha sido subsanado hasta ahora.  En la intervención murieron tres personas, acribilladas a balazos por quienes invadieron el local.

De diario a semanario

Posted on Actualizado enn

Agobiado por la escasez de papel, penurias económicas interminables y las presiones de un gobierno poco permeable a las críticas, el diario venezolano Tal Cual, fundado por el ex  guerrillero Todoro Petkoff, cerró sus puertas a fines de febrero con la promesa de volver encarnado en un semanario.  Fue el epílogo de un medio lanzado al comenzar el Siglo XXI  como voz  independiente desde la izquierda, dispuesta a hablar de frente y sin filtros, “claro y raspao”, como se dice en la tierra de Bolívar. Con ese título, expresión de “un compromiso con decir lo que pensamos, moleste a quien moleste” su editorial de despedida fue un monumento de altivez y de ironía: “Aquí nadie esta amargado: nos encanta quedarnos sin trabajo, porque tendremos más tiempo para hacer cola en los supermercados”. Enseguida venía un epitafio: “Este diario ha sido un periódico pobre, pero nunca un pobre periódico”.

Tal Cual nació cuando en muchos lugares del mundo la prensa escrita arriaba banderas ante la arremetida de internet. Fue necesario acortar los textos sin piedad y reponer la riqueza de las palabras bien escogidas para enfrentar la imagen que, esta vez, se expandía por las pantallas de las computadoras y competía avasalladoramente con la escritura. Tal Cual aplicó la reingeniería que siguió: preferencia por los textos breves y  frases bien hilvanadas en busca de conservar la lealtad de su público menguado. Aquel paso rafirmó la primacía de las palabras sobre las imágenes, y de los textos bien escritos  sobre el desorden que suele prevalecer en aquéllas.

Petkoff participó en las guerrillas pro-cubanas de los años de 1960. Fue preso y con otros compañeros escapó por un túnel que ellos mismos excavaron. Renunció al Partido Comunista protestando por la invasión rusa a Checoslovaquia y en 1971 fundó el Movimiento al Socialismo. El año es importante para determinar de dónde partió el nombre. Desde entonces se volvió un demócrata a carta completa.  En Princeton, el año 1976, me dijo que había dejado de colocarle adjetivos a la democracia y que ésta era simplemente democracia. Nada de formal ni de burguesa ni de socialista.   Ya respetable ex legislador y ex ministro, fuerte crítico de la corrupción en los partidos y tenaz opositor al dogmatismo marxista-leninista, inclusive de la Cuba castrista que un tiempo defendió, Petkoff lanzó Tal Cual luego de incursionar en varios medios en los que dejó una huella sin bozales.

A los 83 años, con el apoyo de sus colaboradores, se apresta a un nuevo desafío.

Vendedores de ilusiones y otros

Posted on Actualizado enn

Creía que quienes procuran sorprender a incautos vía internet habían sido asfixiados por la difusión planetaria de sus tretas cada vez más desprestigiadas. Pero los cazadores de inocentes suelen retomar la ofensiva al aproximarse fiestas como la Navidad, en las que el comercio despliega sus vitrinas y con las mejores de sus técnicas persuasivas procura crear necesidades. Con el terreno abonado para estimular la compulsión por fortunas instantáneas, estos sabuesos lanzan el anzuelo de una herencia o un patrimonio millonario que desean volver efectivo y que los supuestos beneficiarios no logran hacerlo por normas del país en que residen. Entonces, en un mensaje vía correo electrónico, ofrecen una tajada de una millonada inexistente y quien muerde el anzuelo puede acabar entregando su número de cuenta bancaria y datos confidenciales que de otra manera no liberaría. Con esa información, los timadores se apropian de la cuenta y la vacían sin haber expuesto ni un centavo de sus bolsillos.
Las técnicas para captar inocentes suelen presentar un drama desgarrador: una niña que no puede cobrar una fortuna que le dejó su padre y la necesita con urgencia para una cirugía que le salvará la vida. Cualquier treta vale. La mayoría suele provenir, supuestamente, de algún país africano y el correo puede estar escrito en cualquier idioma, pues las trampas no tienen barreras con lengua alguna. La más reciente versión que conozco habla de un padre envenenado por sus socios durante una misión de negocios. Uno de los hijos del infortunado millonario alega que el progenitor logró dejar en una cuenta bancaría local bajo su nombre varios millones de dólares. La nota del huérfano contiene un llamado de humildad enternecedora para que se le facilite una cuenta bancaria en el exterior para transferir el dinero. El cuentacorrentista debe ser piadoso y convertirse en su custodio legal pues él es aún menor de edad. Algo más: el joven adoptará como residencia el país de quien le extienda la mano.
El engaño debe haber surtido efecto en más de una ocasión. De otra forma, no se explica la persistencia, salvo que, dentro de la ley de posibilidades, alguno de los millones de receptores muerda el anzuelo.
Pero el secreto para eliminar los riesgos de estas molestias es borrar el correo y no atribuirle ninguna importancia. Hacerle el juego al remitente del mensaje es una invitación a que le vacíen su cuenta sin remedio.
Conviene advertir que la temporada, en el mes en que también se celebra el Día de Inocentes, es propicia para el engaño o la farsa. Hay que estar atento con la propaganda política. No se sorprenda si tratan de hacerle creer que el ambiente para los negocios en determinado país que uno probablemente conoce es inmejorable; que las inversiones extranjeras allí están por llover, especialmente en el sector petrolero; que las reservas de petróleo o de gas pronto alcanzarán niveles tan buenos que serán capaces de soportar cualquier proyecto industrial; o también que las relaciones de ese país con sus vecinos y otros más allá nunca fueron mejores, incluso para resolver los problemas más complicados. Con pleno respeto a la Declaración de los Derechos Humanos -los derechos humanos este mes también tienen su cumpleaños- ese país es, naturalmente, una taza de leche, próximo a Suiza, con un comportamiento ciudadano adecuado a un sistema judicial a prueba de toda duda. En ese país no existe el “cuánto hay pa’ eso” que caracteriza negocios en otras latitudes. Si sospecha cuál es el país aludido, Ud. puede estar en lo cierto.