Gómez

Angustias venezolanas

Posted on Actualizado enn

El drama que vuelve a vivir Venezuela con la revelación del presidente Hugo Chávez sobre el recrudecimiento del cáncer que padece , y su viaje a La Habana para someterse a una cuarta operación quirúrgica, evoca la zozobra que vivían los venezolanos en los días previos a la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, “El Benemérito”, ocurrida el 17 de diciembre de 1935. El misterio cubrió los pormenores de la enfermedad, agonía y muerte del dictador, uno de los más feroces de la historia latinoamericana: trabajó por las oligarquías, destruyó a la oposición, amarró al poder judicial y apagó la libertad de expresión. Gómez creía ser la reencarnación de Bolívar y hay historiadores que sostienen que el círculo de poder que lo rodeaba ocultó su fallecimiento para que coincidiera con la fecha de la muerte del Libertador, el 17 de diciembre.
El nuevo traspié del mandatario evidencia que su salud ya era grave cuando decidió lanzarse de lleno a la campaña por la reelección y que los comicios fueron adelantados de diciembre a octubre para permitirle una faena proselitista que, de otro modo, no habría conseguido llevar a cabo. Además, el presidente había asegurado que estaba curado. No dijo la verdad, al igual que todos sus asesores que mantuvieron a oscuras la gravedad de la salud del líder bolivariano.
Ahora crece la sensación de que el mandatario, político pura-sangre, hizo el esfuerzo supremo de retornar a Caracas por un día para dar un espaldarazo a sus candidatos a las 23 gobernaciones que estarán en juego este domingo. Y también para anunciar la proclamación de Nicolás Maduro, el vicepresidente y canciller, por quien pidió que se vote en caso de que tuviesen que ser convocadas nuevas elecciones presidenciales si él no pudiese reasumir el cargo el 10 de enero.
La oposición ha dicho que en Venezuela no impera una monarquía y que si fuera necesario designar un sucesor, corresponderá a los venezolanos elegirlo. Las normas legales dictan que se convoque a nuevas elecciones en 30 días en caso de impedimento de la máxima autoridad.
El eventual relevo, sin embargo, puede no ser tan fácil. En las fuerzas chavistas ha empezado a correr la idea de que si Maduro es ahora presidente en ejercicio, puede serlo también durante todo el próximo período presidencial que debe empezar el 10 de enero. La oposición dice que no hay tal y que Chávez debe primero jurar a su nuevo mandato para luego designar a su gabinete, y al vicepresidente.
En su editorial de este lunes en Tal Cual Digital, la publicación que dirige, el líder socialista Teodoro Petkoff, describió el momento que vive Venezuela: “Está vidrioso”.

Chávez se aproxima a Juan Vicente Gómez

Posted on Actualizado enn

El presidente Hugo Chávez se inscribió este lunes para participar en las justas electorales del 7 de octubre, en busca de un nuevo mandato de seis años. De ganar y llevar a término todo el nuevo período, el mandatario venezolano se aproximaría a los 27 años que gobernó Juan Vicente Gómez, el mayor déspota de la historia venezolana. Si consigue materializar la hazaña, el líder venezolano llevaría en el poder 18 años. Aún le quedarían otros nueve para igualar al «Benemérito», como se hacía llamar Gómez. Sería, sin embargo,quien mayor tiempo habría gobernado Venezuela después de Gómez. Curiosamente, para quienes conocen la historia de ese país, el generalísimo nació el mismo día de Bolívar: un 24 de julio. Y oficialmente murió el 17 de diciembre de 1935, el mismo día de la muerte del Libertador. Algunos historiadores dicen que murió un días antes y que su entorno íntimo aplazó el anuncio de su muerte para que coincidiera con la de Bolívar. Su muerte se produjo a los 78 años. El presidente Chávez tiene 57. Su rival Henrique Capriles aún no ha cumplido 40 años.
Capriles se había inscrito un día antes, -ayer domingo- con una manifestación de simpatizantes que los informes de la capital venezolana dijeron que fue la más numerosa desde las que rodearon el golpe de estado que apartó temporalmente a Chávez de la presidencia hace diez años.

La oficialización de la candidatura de Chávez tuvo también un gran número de asistentes,  pero los informes que recibo dicen que la multitud era menor a la que tuvo Capriles. El mandatario lució en buena forma, discurseó como en sus buenos tiempos, denuestos contra Capriles incluídos, y exhibió condiciones que no corresponderían a las que se le atribuye por causa del cáncer de que padece. Cuánto tiempo podrá mantener ese ritmo, era una incógnita sobre la que que nadie se atrevía a especular.  Al menos públicamente.