Gobernador

Asamblea Cívica blinda a Costas

Posted on Actualizado enn

Miles de personas portando banderas verde y blanco se volcaron sobre el estadio Ramón Tahuichi Aguilera este viernes para  exigir respeto a la voluntad popular ante tentativas que atribuyen al partido gubernamental de despojar al gobernador Rubén Costas del cargo que ganó en elecciones hace dos años.

En un ambiente festivo,  bailes y cantos de por medio, la primera Asamblea Ciudadana del país decidió recolectar firmas para un referéndum nacional que suprima la posibilidad que ahora existe de que las autoridades electas sean suspendidas sin un previo juicio de responsabilidades.

La decisión, aprobada por repetidos “si” que resonaron en el escenario deportivo, parece marcar el comienzo de movilizaciones en todo el país en torno a planteamientos semejantes y puede haber rescatado la iniciativa política hasta ahora monopolizada por el partido de gobierno. Estaban presentes dirigentes cívicos de otras regiones, visiblemente de Tarija y del Beni.

“Estamos cansados de la confrontación. Estamos cansados de la tiranía. Queremos vivir en libertad”, dijo Roly Aguilera, del equipo de gobierno de la gobernación cruceña.

El acto cívico de esta tarde pareció también anunciar la reocupación del Comité pro  Santa Cruz del escenario de grandes luchas cívicas del que hasta ahora parecía marginado. La Asamblea Ciudadana, una figura democrática contemplada en la CPE, fue vista como un triunfo de ese comité.  Su presidente, Herland Vaca Diez, cerró la asamblea anunciando que la resolución aprobada sería enviada a la legislatura departamental para ejecutarla.

El gobernador Costas lució feliz, levantó a niños en los brazos, dio abrazos y apretó manos, y dijo que la iniciativa tendía a esparcirse por todo el país, como ocurrió con los cabildos que llevaron a la elección directa de gobernadores y a las autonomías departamentales. El referendum deberá ser nacional y disponer cambios en la Ley Marco de Autonomías.

También estaban presentes delegados juveniles de cuando menos cuatro países (Paraguay, Nicaragua, Panamá y Chile) que observaron el desarrollo de la  asamblea, lo que parecería indicar una coordinación continental para participar del  movimiento ciudadano de esta tarde.

La multitud había empezado a aglomerarse en el centro deportivo desde poco después del mediodía.

Con excepción de Costas, quien tiene una veintena de procesosen su contra, todos los gobernadores opositores han sido apartados de sus cargos. La asamblea cívica de esta tarde manifestó su decisión de blindar al gobernador,  acusado por fiscales del  gobierno por los gastos incurridos en la realización de un referéndum que votó por los estatutos que confirieron autonomía al departamento más poblado y con mayor riqueza de Bolivia.

Al lado del presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Herland Vaca Diez, estaban dirigentes cívicos de Cochabamba y Beni, y la plana mayor de la cúpula cívica que departamental. La asamblea contó con representaciones de todas las provincias y poblaciones importantes del departamento y por su magnitud y sus planteamientos se convirtió en un desafío político mayor para el gobierno del presidente Evo Morales.

Una de las primeras  propuestas aprobadas por la multitud sugirió la recolección de firmas en todo el departamento para convocar a un referéndum que dé lugar a reformas de la ley marco de autonomías. La ley vigente es considerada como una limitación de la autonomía que la región se proponía alcanzar cuando propuso esa modalidad administrativa luego adoptada para todo el país.

Los legisladores departamentales del partido de gobierno quieren apartar a Costas apoyados en una norma que permite la suspensión de una autoridad electa bajo la simple indicación de un fiscal; los legisladores que apoyan al gobernador dicen que la Constitución dispone que ninguna autoridad puede ser suspendida si antes no ese comprueba el supuesto delito en un juicio. Argumentaciones semejantes llevaron a la separación de los gobernadores de Beni, Tarija y del alcalde de Potosí, que militaban en filas opositoras al gobierno.

Los oradores reclamaron respeto para la región y para su economia, amenazada por recurrentes trabas, desde la limitación para sus exportaciones hasta el cierre temporal de Puerto Aguirre, la salida al Atlántico que tiene ahora Bolivia y por la que pasa más del 30% de las exportaciones del país.

Entre el cordel de Cocarico y el corazón de Surco

Posted on Actualizado enn

El gobernador de La Paz César Cocarico, del partido de gobierno, sugirió esta semana que los opositores opuestos al “proceso de cambio” sean colgados al estilo 21 de julio de 1946. El Senador oficialista Fidel Surco explicó la iniciativa de su compañero de ruta como resultado de “palabras salidas del corazón”. Es decir, que el colgamiento de los políticos de oposición es algo que está muy en el fondo del corazón de dirigentes como Cocarico y Surco. Las palabras de ambos no podían haber ocurrido en peor momento: empiezan a llegar funcionarios de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para asistir a la Asamblea General en Cochabamba, desde el domingo. Sus expresiones reflejan un nivel salvaje de concepción de la política. Para muchos funcionarios de la organización hemisférica las dos expresiones deben haber resultado novedosas.

El gobernador Cocarico profirió su llamado a favor del colgamiento ante  una multitud en su reducto de El Alto. La frase que desencadenó la convocatoria del gobernador provino de  Samuel Doria Medina; fue dicha a principios de mayo en Santa Cruz. Erbol la reprodujo en su información de este jueves por la noche noche.  Textual:  “En El Alto escuché criterios de la COR (Central Obrera Regional), de la Fejuve (Federación de Juntas Vecinales), UPEA (Universidad de El Alto)…que eran muy duros en sus calificativos con el gobierno; alguno incluso dijo que si seguía el gobierno así lo iban a colgar al presidente Morales, como a Villarroel”.

Es posible que el gobernador Cocarico haya recapacitado sobre sus expresiones pues este jueves por la noche los principales noticieros de la TV trajeron sus disculpas.    “Creo que fue  un lapsus lo del día de ayer y por eso a toda la población en general quiero pedir disculpas (…); yo por el contrario soy hombre de derecho,  creo en la democracia (…) por lo tanto de ninguna manera puedo estar soliviantando a los compañeros para que hagan justicia por propia mano”, dijo, citado por Erbol.

No se supo cuál fue la explicación “de corazón” que habría dado el senador Surco.

El bochorno de las dos expresiones se agregó al asilo del senador Roger Pinto, cuya actitud coloca al gobierno en una vitrina. Las reacciones de las autoridades respecto al refugio del legislador han sido tangenciales, sin abordar el tema central (intolerancia política) que originó su pedido al gobierno brasileño. El senador afirma ha sido amenazado en cada instancia de los 20 procesos que le siguen los fiscales por otras tantas denuncias que ha formulado sobre corrupción y narcotráfico. Su más reciente se refirió a las denuncias supuestamente provenientes del general René Sanabria, en una carta manuscrita salida de la prisión en Estados Unidos y de la que no se ha vuelto a hablar. El ex jefe policial, parte del círculo gubernamental más estrecho hasta su detención en Panamá hace poco más de un año, dijo en ese manuscrito que altas autoridades del gobierno conocen de las personas involucradas en negocios ilícitos de drogas y reclamó que fuesen identificadas.

El pedido de asilo del senador jefe de  la oposición en la Cámara Alta quedó dramatizado este jueves con una noticia que corrió por todos los medios: la policía descubrió en la jornada 154 laboratorios de elaboración de cocaína. El día anterior el número había sido de 91. Las dos cifras representan un total de 245 “fábricas” o laboratorios artesanales de producción de la droga ubicados en sólo dos días en el Chapare, el área de acopio de “materia prima” (hojas de coca) para elaborar el alcaloide. Los hallazgos son un récord de todos los tiempos y subrayan el crecimiento del fenómeno de la droga en Bolivia. La magnitud refuerza la crencia de que todo el Chapare, al lado del TIPNIS, es un descomunal  laboratorio de drogas. Eso dice volúmenes sobre la campaña de los colonos en el TIPNIS en favor de la carretera que rechazan los nativos.

El senador Pinto también reclama una amnistía para todos los bolivianos que han salido al exilio bajo el gobierno actual.

Lo ocurrido esta semana configura un menú desagradable para las autoridades que deben rozarse con la crema y nata de la diplomacia continental.

Y luego no quedó ningún indiecito

Posted on Actualizado enn

De los nueve indiecitos –eran diez en la famosa novela Ten Little Indians de Agata Christie- todos han ido cayendo en una red uno tras uno; al principio, todos pensaban salvarse de la mano criminal que los acechaba. Al final, todos caen, de una forma u otra, pero misteriosa, a lo largo de una cena en una mansión. Esta mundialmente famosa novela de misterio se parece a lo que ha ido aconteciendo con los gobernadores bolivianos de oposición. Eran tres hace un año. Han ido cayendo uno a uno, y todos han creído que iban a salvarse. El año pasado, fue el gobernador de Tarija, Mario Cossío, ahora asilado en Paraguay. El final, como toda novela de misterio, es inesperado. Veremos qué ocurre en “nuestra” novela.

El año está por cerrarse con la caída de Ernesto Suárez, acusado de malversar fondos públicos por comprar, sin cumplir meticulosamente todos los  burocráticos trámites, un generador de energía eléctrica para San Borja, la población beniana que, junto a Rurrenabaque, ganó  renombre al oponerse al traslado de los prisioneros del Tipnis, cuando ocurrió la represión de la marcha indígena el 25 de septiembre. En contacto con el programa televisivo Que No Me Pierda, conducido por Enrique Salazar, el líder beniano dijo que en su departamento estaba en curso “un golpe de estado” y aseguró que continúa siendo gobernador.

Como sustituto fue designado  Haissen Ribera, asambleísta del MNR, aliado circunstancial del partido de gobierno, informó la página web de El Deber.

La destitución de Suárez ocurrió en medio de una accidentada sesión del concejo municipal. La demanda para destituir al prefecto gobernador electo con amplia mayoría provino del partido de gobierno, que había perdido las elecciones.

Ahora sólo queda en pie Rubén Costas, de Santa Cruz. En torno a él gira el misterio de la pieza final de ajedrez político que se ha venido jugando en Bolivia. En el mismo programa, una autoridad cruceña anunció que este sábado, antes del mediodía, Costas dirigirá un mensaje al país.

El informe de Erbol, la red radial que congrega a unas 300 emisoras, ofrece la siguiente versión de lo ocurrido esta noche, que puede ser leída aquí.