Cruceños

Tiempos de zozobra

Posted on Actualizado enn

Lo ocurrido esta noche en Santa Cruz puede marcar una señal aguda de los tiempos que vive el país, convulsionado como pocas veces bajo el gobierno del presidente Evo Morales. No pasaban muchas horas de la represión desencadenada por la policía de La Paz sobre mujeres que apoyaban al TIPNIS y a las mujeres marchistas y su precario campamento frente al edificio de la vicepresidencia cuando miles de cruceños hicieron ondear sus banderas verde y blanco en el centro de la ciudad y se concentraron en la plaza principal para brindar respaldo al gobernador Rubén Costas.

El gobernador, amenazado con una imputación por una supuesta malversación de fondos públicos para realizar el referéndum que aprobó los estatutos autonómicos vigentes y ante una probable suspensión como autoridad departamental, desafió a la lluvia, quitó el paraguas que le ponían sobre la cabeza sus ayudantes y gritó a la multitud que los fiscales “serviles” del gobierno “se equivocan”. “Cuidado, cuidado”, dijo. “El león está despierto”.

Fue un desafío como raras veces se planteó al gobierno del Movimiento al Socialismo estos años. El presidente Morales daba por descontado hace tres días que Costas sería sustituido y arriesgó, incluso, un gesto generoso (?) al decir que telefonearía a los asambleístas de su partido para que no aprovechen la circunstancia para elegir a un partidario del gobierno sino, más bien, a un dirigente del partido Verdes, que eligió al gobernador.

Los más altos funcionarios del gobierno hicieron fila para apoyar la apuesta del presidente por la destitución de Costas. En Santa Cruz se manifestaron miles de cruceños, muchos venidos desde las provincias, para apoyar al gobernador, el único todavía en funciones de los que fueron electos desde agrupaciones opositoras. Todos los demás han sido destituidos por supuestos delitos y presiones de los partidarios del Movimiento al Socialismo. (Creo que, en el fondo, se trata de un «hambre por «pegas». Alquien puede decir los n;umeros en que han aumentado las planillas de las empresas nacionalizadas?)

El mano a mano ocurre cuando el gobierno central está en la peor fase de un infierno astral. No es sólo el TIPNIS o las disputas entre mineros, ni del fraccionamiento de su partido ni su frágil política exterior. Ocurre cuando encuestas independientes parecen indicar que ha ingresado en un tobogán de impopularidad. El apoyo que tendría en estas últimas semanas no pasaría del 30%, menos de la mitad del poercentaje que lo reeligió para un segundo mandato.
Las cartas están dadas y la partida está en curso. Mucha gente espera que el acoso gubernamental sobre las autoridades elegidas que le hacen sombra se manifieste también tras hechos notoriamente irregulares. Costas siguió el mandato del cabildo más numeroso realizado en Bolivia hasta 2008. Elcabildo costó unos 10  millones de bolivianos. En cambio, nadie aprobó la compra al contado de  un fábrica de papel de casi 15 millones de dólares (diez veces el costo del cabildo) que no funciona. El país fue estafado. Tampoco nadie desde dentro del gobierno se ha pronunciado sobre la compra irregular, igualmente al contado, del avión presidencial de casi 40 millones de dólares, 26 veces el costo del cabildo. No es que un error cubra otro error, pues Costas ha dicho que está dispuesto a defenderse y que demostrará su inovencia, pero gran parte del país desconfía de la imparcialidad de la justicia boliviana. Vale una pregunta, como hace 2000 años: Quo vadis?

Un paso peligroso

Posted on Actualizado enn

Los fiscales que buscan imputar al gobernador cruceño Rubén Costas están jugando con fuego. Los ánimos del país están crispados y una chispa puede provocar incendios que ciertamente nadie en juicio sano quiere. El gobernador es acusado por haber ordenado la erogación de los fondos necesarios para el referéndum que aprobó los estatutos para el gobierno departamental con una mayoría récord: más del 84%, porcentualmente el doble de lo que obtuvieron todos los jueces electos el año pasado, en la elección en la que los votos nulos y blancos arrasaron. El referéndum había sido mandato del cabildo más numeroso de la historia boliviana hasta entonces: un millón de personas, en los registros informativos..
Desde La Paz, el presidente Morales dio por cierta la destitución de Costas, el único gobernador de oposición de los cinco que ganaron las elecciones de hace tres años que todavía permanece en funciones. Más: dijo que telefonearía a sus seguidores del MAS para que el sustituto sea un concejal de los Verdes que eligieron a Costas. De Santa Cruz le respondieron: Cree que está a cargo de un sindicato, no de un país, y en un momento crítico para la democracia quiere digitar a su gente por teléfono. El gobernador Costas reiteró su acusación contra el presidente: Es un presidente golpista. Y advirtió: “Yo no me iré de Santa Cruz. Estaré al lado de mi pueblo”.
El contralor Gabriel Herbas Camacho dijo, también desde La Paz, que la inversión en el referéndum no siguió las normas legales porque el concepto de autonomía de los departamentos aún no estaba inscrito en las leyes nacionales. (El argumento del contralor Herbas Camacho no es sólido pues hay antecedentes de gastos del estado que no siguieron las normas necesarias de fiscalización. Uno de los casos más recientes ha sido la contratación de la fábrica de papel que, sin seguir el procedimiento de licitación, fue adjudicada directamente, con una inversión de unos 14 millones de dólares de los que ahora nadie ha respondido. No hay fábrica y la inversión ha sido casi diez veces la del referéndum.)
En la Plaza 24 de Septiembre un grupo de mujeres inició una vigilia, en tanto que militantes de los Verdes se mantenían alertas. El presidente del Comité Cívico Herland Vaca Díez dijo, desde el mismo lugar y al lado del gobernador: “Basta con la tiranía de los fiscales”. Convocó a las organizaciones cruceñas de todo el departamento a estar alertas.
Mi pálpito es: No creo que se llegue a defenestrar al gobernador. El paso es demasiado arriesgado y sería una «victoria de pirro», pues catalputaría al gobernador a una condición de figura nacional que podría ser invencible en la urnas de 2014.
El destino político del gobernador era esta noche tema que probablemente rondaba las sobremesas de todos los hogares cruceños.

Edith Tóásó: “Ellos (¿?) saben la verdad”

Posted on Actualizado enn

Edith Tóásó, hermana de Elöd Tóásó, el ciudadano húngaro preso en el penal San Pedro desde abril de 2009, aseguró que hay opositores al gobierno del presidente Evo Morales que conocen quiénes fueron los que contactaron y trajeron a Bolivia a Eduardo Rózsa Flores y al grupo que lo acompañaba. “Ellos saben la verdad, pero son unos cobardes porque no salen a aclararla”, dijo a un reportero del diario El Deber que habló con ella en Hungría.

Que yo recuerde, la declaración de la hermana del detenido, contenida en uno de los reportajes de un suplemento especial que el diario publicó este domingo sobre el caso Hotel Las Américas, es la primera en la que una persona próxima a uno de los involucrados en ese episodio menciona a “miembros de la oposición” (en 2009) como responsables de haber traído al grupo a Bolivia. La hermana del detenido mantiene un blog en la internet (en húngaro, con peticiones en inglés y castellano ) y procura recolectar firmas a favor de la libertad de su hermano, que lleva 38 meses en la prisión. El parlamento húngaro se ha pronunciado estos días reclamando la libertad de Tóásó y ha pedido que los países europeos adopten una actitud dura con el gobierno boliviano.

El suplemento es uno de los mayores esfuerzos informativos de un medio escrito  boliviano en torno al caso, uno de los más controvertidos de la historia de este país.

En la información con el título de “Rózsa vino con la promesa de comandar una policía” se lee el siguiente párrafo:
“Edith Tóásó, hermana de Elöd Tóásó, detenido desde abril de 2009 en la cárcel de San Pedro por el caso Rózsa, protesta contra el gobierno por la acusación contra su familiar, pero también contra algunos miembros de la oposición y por los que trajeron a los europeos que cayeron en el Hotel Las Américas. “Ellos saben la verdad, pero son unos cobardes, porque no salen a aclararla”, dice en relación con algunos de los cruceños que contactaron a Rózsa y cuya identidad se mantiene en reserva”.

De la frase se deduce que la hermana del detenido está convencida que hubo cruceños que trajeron al combatiente de los Balcanes a Bolivia, pero desconoce la identidad de esas personas. Esos contactos son piedra angular en todo el intrincado caso, que el gobierno dice, sin haberlo comprobado, que se trató de una tentativa de alzamiento armado y de un movimiento separatista. Pero hasta ahora ninguna de esas acusaciones ha logrado sustentarse con pruebas.

La alusión a Santa Cruz como punto inicial de la iniciativa para que Rózsa viniese a Bolivia también aparece en las palabras de Linda Szászvari, la novia del combatiente húngaro-boliviano-croata. De acuerdo a la misma nota en El Deber, Szávaszvari “asegura que en 2007 alguien de Santa Cruz lo contactó para invitarlo a ser político de un grupo. Lo llamaron dos veces pero no pudo partir porque sufrió un infarto del que se recuperó durante ese tiempo en su casa”.

Al parecer, la novia no aclaró de qué tipo de infarto se trató pero se supone que fue leve para permitirle una recuperación en su propia casa. La información dada por la novia precisaría también que Rózsa no vino a Bolivia ese año.

El trabajo informativo cita a un amigo de Rózsa – Bálint Nagy-, de quien registra la siguiente declaración: “Eduardo estaba apalabrado para ser el comandante de la policía de Santa Cruz y se alistaba para recibir el apoyo y el voto del ‘Parlamento’ de Santa Cruz. Él fue a conformar una policía…Su prioridad era un plan de protección y de defensa de Santa Cruz… Sin embargo, al llegar se encontró con una situación diferente a la que le dijeron y se enojó mucho. No era la situación que había preparado en su plan, relató Bálint Nagy”.
El juicio oral a los 39 imputados en el caso, sucesivamente demorado y aplazado por la justicia boliviana, está marcado para tener lugar en Santa Cruz a partir del 23 de julio.