Costas

Frente a las heridas

Posted on Actualizado enn

En medio de  incidentes provocados por descontentos con las tendencias de las circunscripciones electorales, continuaba este fin de semana el conteo de votos con una premisa aceptada claramente por todos: el  partido de gobierno perdió y sus autoridades deben trabajar inclusive con candidatos que no querían ver como vencedores. La incertidumbre que cubrió los resultados para la gobernación de Beni fue un coletazo de la decisión inédita de la Corte Electoral de anular de un plumazo al principal partido de oposición y a todos sus candidatos.

Todavía ruborizado por la magnitud de su decisión, el TDE beniano caminaba como sobre campo minado antes de contar cada voto del millar de las comunidades del Tipnis que aún faltaba.  El resultado anunciado al mediodía del viernes dejó una amplia sensación victoriosa, en especial para el candidato marginado Ernesto Suárez y el nuevo delfín de su partido Carlos Dellien. Ambos lograron la hazaña del desempate en una de las campañas electorales  más controvertidas y más exiguas de la historia: sólo en un par de días o “en cuatro horas efectivas”, según Suárez.   Al candidato gubernamental Alex Ferrier le faltó menos del 0,5% para una victoria plena que evite el desempate.

El mensaje venido de Chuquisaca no era claro este fin de semana, pues el resultado final deberá esperar hasta el domingo que viene, cuando el tribunal departamental habrá decidido sobre una excepción del MAS, renuente a aceptar la posibilidad de una segunda vuelta para  gobernar el departamento.

Aún espera la mano tendida de Soledad Chapetón al Primer Mandatario desde que su victoria se volvió inobjetable. El viernes, la alcaldesa electa deleitó a la audiencia de los principales canales televisivos exhibiendo modos sencillos e ideas claras y bien articuladas, en una lección nacional de lo que produce el empeño por una mejor educación, aun bajo las privaciones comunes a muchos hogares bolivianos.

Por lo general, las victorias tienen muchos padres mientras que las derrotas suelen ser huérfanas. El Alto era considerado por el MAS como su propia casa y la derrota en el mayor municipio de todo el altiplano encontró sólo dos explicaciones oficiales. La primera fue un error causante de gran confusión, pues partía de la creencia que la derrota habría resultado del machismo de los alteños. La explicación no reparaba que quien venció es mujer.  La segunda fue otro traspié, al responsabilizar de la derrota a la corrupción, sin ofrecer mayores especificaciones y sin aclarar por qué la admisión fue tan tardía.

En la pugna por la alcaldía de Cobija, el triunfo de Luis Gatty Ribeiro, por Pando Unido y Digno,  ha sido también un logro notable, en un departamento donde la presencia del gobierno ha sido indisputada todos estos años. De la otra esquina, Iván Canelas, del MAS, ganó la gobernación de Cochabamba con holgura. Pero el partido de gobierno perdió la lucha por alcaldía, que ganó  José Maria Ley, del Movimiento Democrático Social, el partido emergente fundado por Rubén Costas. Sólo en Potosí el partido de gobierno pudo ganar la gobernación y la alcaldía de la capital. En Oruro también tuvo que dividir honores.

Mientras son aguardados los resultados finales de estas elecciones toma vigor la pregunta sobre si el ciclo político que empezó a delinearse hace más de una década sobre la región latinoamericana ahora empieza a declinar.

Son visibles las manifestaciones de inconformidad  en países regidos por corrientes de signo político similar a la que rige en Bolivia. En el vecino Brasil las señales que ensombrecen al gobierno del PT son fuertes. La presidente Dilma Rousseff tiene el nivel de aprobación más escuálido bajo el PT: 12% de acuerdo a una de las más recientes encuestas, en línea con la debilidad de su economía. Los fenómenos económicos suelen expresarse como en dominó: el movimiento de una pieza condiciona a la siguiente.  En Argentina, la contracción del PIB puede llegar  este año del 1,3%, lejos del 7% que se asoma en Venezuela pero gigante para el vecindario de Bolivia.

A las nuevas autoridades les tocará administrar gobernaciones y municipios en una época de austeridad, un adjetivo repasado con poca frecuencia en los últimos tiempos.

(*) https://haroldolmos.wordpress.com

Entrevista a Rubén Costas: Versión ampliada

Posted on Actualizado enn

Para los lectores de este blog, la siguiente es la versión de una entrevista con el gobernador Costas el viernes. Una versión resumida fue publicada por Página Siete, de La Paz, en el aniversario cruceño, este martes 24.

-0- 

El gobernador Rubén Costas informó que hasta fines de año estará levantada la estructura de un Movimiento Demócrata Social que, revestido de conceptos de una democracia amplia, anclada en la honestidad y eficiencia de gestión,  ingresará formalmente al escenario político como alternativa nacional al MAS y al presidente Evo Morales. Costas cree que el gobierno y sus líderes actuales pronto serán historia.

De 58 años y uno de los gobernadores de  oposición más acosados por el gobierno de Morales, Costas es parte del pequeño núcleo de cruceños que doblegó el brazo gubernamental para implantar el sistema autonómico.

 “Para seguir luchando es necesario un instrumento político” que, entre otras metas, replique en todo el país los éxitos productivos de Santa Cruz (más del 8% de crecimiento del PIB departamental en los últimos años), ahora residencia del mayor número de bolivianos fuera de su propio departamento.  No es extraño, dijo, que el 70% de los alimentos que consume Bolivia provenga de Santa Cruz.

Ese instrumento está abierto a toda la nación, pero con excepciones pues “hay sumas que restan”. De él no podrán ser parte activa “los viejos partidos…que después de robarnos  el pasado, ambicionan nuestro presente y nuestro futuro…no volverán”.

Para caracterizar al movimiento, dijo que era fruto de la indignación con el atraso y la pobreza que prevalecen en el país como conjunto. En su criterio, existe en Bolivia un estado de ánimo favorable a un mejoramiento cualitativo económico, social y político a corto plazo. Ese estado de ánimo, que denominó de “los indignados”, se traducirá en transformaciones, al igual que en Túnez donde hace dos años prendió una chispa democratizadora que acabó con una dictadura. Síntoma de ese ambiente, dijo, fue el levantamiento en Oruro, que obligó a borrar el nombre del presidente Morales en el aeropuerto de la ciudad para reponer el del héroe de la aviación que históricamente lo identificaba. Síntomas similares, dijo, se manifiestan también en El Alto, considerado como trinchera del MAS.

Subrayó que “el primer movimiento de indignados” modernos en Bolivia surgió en Santa Cruz,  con la lucha contra el centralismo que ejercita el gobierno desde La Paz (a su vez “prisionera del centralismo”). Ese sentimiento cívico derivó en la elección de alcaldes, gobernadores y, por último, en la autonomía.

A la “pregunta del millón” sobre si será candidato presidencial respondió con una lista de opciones para las que NO será candidato. La primera fue la alcaldía de Santa Cruz.  

Electo gobernador con una holgada mayoría, identificado profundamente con su tierra, sus costumbres y su historia, además de invertir la mayor parte de su tiempo en las provincias, Costas ha viajado por todo el país, “mi patria querida Bolivia”,  para sembrar la semilla de la que asegura que es una idea unitaria y democrática. Resultado de sus desplazamientos es una articulación con movimientos cívicos (Únete, de Quillacollo, es de los más recientes) y políticos recién germinados a lo largo y ancho del país. Mencionó un raudal de nombres que comparten ideas similares: Carmelo Lenz, Ernesto Suárez, Jaime Barrón, Sabina Cuéllar, Moisés Shiriqui, Bernard Gutiérrez, Ángel Mamani (autor de un graffitti en Oruro que decía: Evo Cumple, Chávez manda, que hizo que  lo llevaran preso). No fue posible anotar a todos,  pero recalcó que de sus encuentros con esos y otros líderes ha emergido su convicción de que el gobierno y el partido del presidente Morales languidecen. “Nunca hubo tanta corrupción” ni tantos ingresos para el estado, ni el narcotráfico creció tanto.

Por sus palabras, estos tiempos son muy diferentes a los de hace cinco años cuando por esta misma fecha un cerco campesino amenazaba Santa Cruz. Como líder opositor y coordinador del ya desaparecido Conalde (Coordinadora Nacional Democrática)  “tuve que engullir sapos y culebras” e intentar disminuir las tensiones que se extendían por todo el país.

Por entonces, también empezaban a pulular los juicios que se le instauraron y la insistencia del ahora ex fiscal del caso terrorismo Marcelo Soza por llevarlo a La Paz en un mano-a-mano que el gobernador venció. Se lo acusaba de ser uno de los cerebros del supuesto plan que para matar al presidente (curiosamente, el propio Costas estaba incluido en la lista de magnicidios) y lanzar una guerra de secesión.  El gobernador denunció constantemente la versión del gobierno y dijo que se trataba de un “plan siniestro” para perseguir y neutralizar a la dirigencia cívica cruceña.  Entre otros juicios, enfrentó la acusación de malversar de 10 millones de bolivianos gastados en el referéndum que consolidó la autonomía. La propia población pagó una porción importante para atajar la acusación.

“Pasó el turbión”, subrayó. “Pero no por eso voy a cambiar de caballo (de posición)… Ya se ve la otra orilla”.

(En esos momentos empezaba la ceremonia inaugural de la Feria Exposición, en la que se lucía el presidente Morales con empresarios y autoridades locales y el gobernador de Santa Cruz era la estrella ausente. Escudriñada, la frase explicaba su ausencia, pero un asesor próximo al mandatario departamental me dijo que por tradición el gobernador va a la feria en el día de Santa Cruz, este martes, y que ir antes sería inapropiado.)

NI IZQUIERDA NI DERECHA: GESTION

Costas evitó ubicarse en la izquierda o en la derecha, categorías minimizadas desde el colapso soviético, y más bien se identificó con una “posición de eficiencia en la gestión”. Sus logros más visibles han sido, dijo, la infraestructura del departamento: Electricidad (cerca del 100% en todo el departamento o 5.000 kilómetros de tendido de la red eléctrica, frente a un 47% cuando asumió las riendas departamentales;  6.300 kilómetros de carreteras frente a 3.000 (“una chatarra”) al comenzar su gestión; contención de los ríos, inclusive canalizaciones del rio Piraí, y unos 1.200 pozos de agua (“un derecho en Santa Cruz”, cerca de cubrir a la totalidad de la población). “Los que decían que la autonomía era para ‘oligarcas’, para los ricos y privilegiados quedaron con la voz silenciada. Todo esto se ha construido en el área rural”.

Destacó que estos logros fueron posibles gracias a la autonomía que, si no sirve para mejor la calidad de vida de la gente,  “¿para qué sirve?” Si no hay buena gestión, subrayó, ¿“para qué sirven estos pluris y multis que nos han metido?”.

En el marco de la buena gestión se ubican sus encuentros frecuentes con otras autoridades, entre las que se destaca el alcalde de La Paz, Luis Revilla. Los contactos de ambos en La Paz o en Santa Cruz han generado la idea de un matrimonio político en ciernes. Pero Costas lo descartó y dijo que esos encuentros se guían sólo una combinación de gestión y de amistad. El jefe del Movimiento Sin Miedo, Juan del Granado, ha optado por marchar solo, actitud que Costas criticó pero que dijo respetar. Del Granado tenía previsto venir a Santa Cruz y celebrar una reunión con el líder cruceño, pero “hubo un impasse” que no describió y que frustró el encuentro. Después, del Granado declaró que no se contaminaría con gente de derecha. Con el gobernador recordándole que había cogobernado con Evo Morales, pronto la posibilidad de ese encuentro se hizo añicos. 

El memorándum de 1904

Posted on Actualizado enn

<p>El gobernador de Santa Cruz cree que el documento fundacional del Movimiento Demcrático Social que anuncia para noviembre, será  el equivalente a un nuevo “Memorándum de 1904”,  el  documento a la nación escrito por dirigentes cruceños postulando el desarrollo del oriente boliviano para superar la mutilación que Bolivia había sufrido con la guerra del Pacífico.  Elaborado por la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz, fundada un año antes, el documento es una las más lúcidas tesis geopolíticas bolivianas y la mejor del oriente boliviano. No hay documento sobre la historia y aspiraciones de Santa Cruz que no lo mencione con orgullo. Para la mayoría de los políticos cruceños informados el documento es un ABC.

Es casi desconocido en el occidente.

El viernes, el Presidente Morales dijo que el Vicepresidente le había informado que en 1904 “como homenaje a los cruceños se había planteado un memorándum por cuatro cruceños que reclaman mayor atención del Estado para integrar Santa Cruz al mercado nacional.” En la inauguración de la Feria Exposición propuso otro memorándum para convertir a la región en el centro productivo alimenticio nacional.

Costas asume liderazgo por “Bolivia Democrática”

Posted on Actualizado enn

Nuevo encabezamiento con detalles del  discurso

El gobernador Rubén Costas asumió esta noche un liderazgo por “Bolivia democrática” y al afirmar que el gobierno “está matando la democracia” y que ahora “toda Bolivia ruge y nada ni nadie podrá acallarla” anunció una cruzada contra intentos totalitarios que atribuyó al gobierno del Movimiento al Socialismo.

Con voz enronquecida, la autoridad regional urgió a la multitud  reunida para apoyarlo a organizarse políticamente. “Necesitamos una  mejor organización política como nunca”, dijo. No había detalles sobre cómo se materializaría esa nueva estructura, que emergería como alternativa al gobierno del MAS.

(Pero esta noche, en el  programa Que No Me Pierda, reiteró sus convicciones democráticas, que las exhibió profundas, y reiteró que tiene 21 juicios en una cadena judicial cuya meta es eliminarlo civilmente. “A mí no me van ma llevar preso. No son tontos,” dijo al señalar que su arresto equivaldría a elevar su figura política a una condición nacional que haría tambalear las opciones oficialistas. Reiteró que considera al juez a cargo de los procesos “un servil”.  Saludó a su hermano Humberto, quien se encuentra en el  exterior, acusado por el gobierno de ser parte del trillado complot que se atribuye a Eduardo Rózsa, y a su madre que, dijo, acaba de cummplir 80 años.  Y recalcó que la provisión de energía eléctrica en el departamento de Santa Cruz ha pasado de cubrir al 48% de la población a más del 80%. Dijo también una frase que todos los analistas probablemente anotaron: Soy candidato, soy candidato de mi pueblo, a seguir luchando por nuestra gente.” Comento: Muy pronto el gobierno del presidente Morales podrá calcular mejor al líder que este 20 de julio parecía emerger. )

“Nuestra resistencia hará renacer una nueva esperanza para Bolivia”, dijo ante miles de personas que se congregaron este viernes en la Plaza 24 de Septiembre, la referencia principal de Santa Cruz. La multitud, arengada por los principales líderes del departamento, desafió al gobierno, a los fiscales y asambleístas departamentales del partido oficial del gobierno empeñados en apartar a Costas de la gobernación. Los  asistentes ratificaron la vocación autonómica del departamento, que dio origen al movimiento autonomista que ahora ha cuajado en toda Bolivia.

“Quieren (los dirigentes del gobierno) concentrar todo el poder político. ¿En qué país democrático puede un fiscal obligar a los asambleístas a votar en un sentido determinado?”

Costas dijo que el país levantado por el MAS “se está derrumbando, azotado por la corrupción y el narcotráfico” y acusó al presidente  Morales de escudarse en un poder judicial derrotado en las elecciones judiciales del año  pasado, cuando la mayoría de los votó nulo o en blanco.

Con las banderas de Bolivia y de Santa Cruz que flameaban cubriendo de verde, blanco, rojo amarillo y verde gran parte de la plaza y calles adyacentes, cruceños de todas las provincias y representaciones de todo el país se congregaron para respaldar al gobernador, que hace dos años ganó la elección departamental con el 67% de la votación, lejos del candidato oficialista e entonces Jerjes Justianiano.

Flanquearon al gobernador sobre el tablado ubicado en una esquina de la plaza personajes emblemáticos de Santa Cruz de estos días, entre ellos  el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Herland Vaca Díez, y el senador German Antelo; legisladores de la región y el gobernador renunciante del Beni, Ernesto Suárez Sattori. Fue una manifestación de unidad en momentos en que la región cree percibir que el estado que preside el presidente Morales quiere imponer su voluntad sobre la  región y colocar en el gobierno departamental a algún dirigente más afín a sus intereses. Hace un par de semanas el presidente Morales dijo que llamaría “por  teléfono” a los dirigentes de su partido en Santa Cruz para instruirles a que elijan a un miembro del partido “Verdes”, de Costas, en reemplazo del gobernador. Hasta ahora han  sido apartados del gobierno departamental que ganaron en elecciones  los  gobernadores de Tarija y Beni, además  de varios alcaldes que se impusieron por el voto pero fueron apartados de sus cargos por dirigentes oficialistas, entre ellos el potosino René Joaquino.

La concentración ocurrió a sólo un día del aplazamiento de la reunión de asambleístas que debía votar por la suspensión de Costas. No hubo el número  mínimo de asambleístas para sesionar, para desazón de los asistentes oficialistas. Aún no hay fecha para una nueva sesión.

Costas es acusado por haber gastado hace cuatro años 10 millones de bolivianos (1,4 millón de dólares) en el referéndum que votó abrumadoramente (84%) a favor de los estatutos autonómicos del departamento. El referéndum fue refrendado al año siguiente por la CPE aprobada en un cuartel de Sucre. El documento constituyente fue reconfirmado en el plebiscito de 2009.

El oficialismo sostiene que ese gasto fue ilegal. Las autoridades cruceñas dicen que el plebiscito regional fue correcto. Y la concentración de esta tarde tuvo como motivación el reclamo de la región para que se respete el voto ciudadano.

Tras esta demostración de fuerza hay grandes dudas de que los  asambleístas se atrevan a desoírla. O que el gobierno ignore lo que ha ocurrido esta tarde.

Tiempos de zozobra

Posted on Actualizado enn

Lo ocurrido esta noche en Santa Cruz puede marcar una señal aguda de los tiempos que vive el país, convulsionado como pocas veces bajo el gobierno del presidente Evo Morales. No pasaban muchas horas de la represión desencadenada por la policía de La Paz sobre mujeres que apoyaban al TIPNIS y a las mujeres marchistas y su precario campamento frente al edificio de la vicepresidencia cuando miles de cruceños hicieron ondear sus banderas verde y blanco en el centro de la ciudad y se concentraron en la plaza principal para brindar respaldo al gobernador Rubén Costas.

El gobernador, amenazado con una imputación por una supuesta malversación de fondos públicos para realizar el referéndum que aprobó los estatutos autonómicos vigentes y ante una probable suspensión como autoridad departamental, desafió a la lluvia, quitó el paraguas que le ponían sobre la cabeza sus ayudantes y gritó a la multitud que los fiscales “serviles” del gobierno “se equivocan”. “Cuidado, cuidado”, dijo. “El león está despierto”.

Fue un desafío como raras veces se planteó al gobierno del Movimiento al Socialismo estos años. El presidente Morales daba por descontado hace tres días que Costas sería sustituido y arriesgó, incluso, un gesto generoso (?) al decir que telefonearía a los asambleístas de su partido para que no aprovechen la circunstancia para elegir a un partidario del gobierno sino, más bien, a un dirigente del partido Verdes, que eligió al gobernador.

Los más altos funcionarios del gobierno hicieron fila para apoyar la apuesta del presidente por la destitución de Costas. En Santa Cruz se manifestaron miles de cruceños, muchos venidos desde las provincias, para apoyar al gobernador, el único todavía en funciones de los que fueron electos desde agrupaciones opositoras. Todos los demás han sido destituidos por supuestos delitos y presiones de los partidarios del Movimiento al Socialismo. (Creo que, en el fondo, se trata de un “hambre por “pegas”. Alquien puede decir los n;umeros en que han aumentado las planillas de las empresas nacionalizadas?)

El mano a mano ocurre cuando el gobierno central está en la peor fase de un infierno astral. No es sólo el TIPNIS o las disputas entre mineros, ni del fraccionamiento de su partido ni su frágil política exterior. Ocurre cuando encuestas independientes parecen indicar que ha ingresado en un tobogán de impopularidad. El apoyo que tendría en estas últimas semanas no pasaría del 30%, menos de la mitad del poercentaje que lo reeligió para un segundo mandato.
Las cartas están dadas y la partida está en curso. Mucha gente espera que el acoso gubernamental sobre las autoridades elegidas que le hacen sombra se manifieste también tras hechos notoriamente irregulares. Costas siguió el mandato del cabildo más numeroso realizado en Bolivia hasta 2008. Elcabildo costó unos 10  millones de bolivianos. En cambio, nadie aprobó la compra al contado de  un fábrica de papel de casi 15 millones de dólares (diez veces el costo del cabildo) que no funciona. El país fue estafado. Tampoco nadie desde dentro del gobierno se ha pronunciado sobre la compra irregular, igualmente al contado, del avión presidencial de casi 40 millones de dólares, 26 veces el costo del cabildo. No es que un error cubra otro error, pues Costas ha dicho que está dispuesto a defenderse y que demostrará su inovencia, pero gran parte del país desconfía de la imparcialidad de la justicia boliviana. Vale una pregunta, como hace 2000 años: Quo vadis?

Un paso peligroso

Posted on Actualizado enn

Los fiscales que buscan imputar al gobernador cruceño Rubén Costas están jugando con fuego. Los ánimos del país están crispados y una chispa puede provocar incendios que ciertamente nadie en juicio sano quiere. El gobernador es acusado por haber ordenado la erogación de los fondos necesarios para el referéndum que aprobó los estatutos para el gobierno departamental con una mayoría récord: más del 84%, porcentualmente el doble de lo que obtuvieron todos los jueces electos el año pasado, en la elección en la que los votos nulos y blancos arrasaron. El referéndum había sido mandato del cabildo más numeroso de la historia boliviana hasta entonces: un millón de personas, en los registros informativos..
Desde La Paz, el presidente Morales dio por cierta la destitución de Costas, el único gobernador de oposición de los cinco que ganaron las elecciones de hace tres años que todavía permanece en funciones. Más: dijo que telefonearía a sus seguidores del MAS para que el sustituto sea un concejal de los Verdes que eligieron a Costas. De Santa Cruz le respondieron: Cree que está a cargo de un sindicato, no de un país, y en un momento crítico para la democracia quiere digitar a su gente por teléfono. El gobernador Costas reiteró su acusación contra el presidente: Es un presidente golpista. Y advirtió: “Yo no me iré de Santa Cruz. Estaré al lado de mi pueblo”.
El contralor Gabriel Herbas Camacho dijo, también desde La Paz, que la inversión en el referéndum no siguió las normas legales porque el concepto de autonomía de los departamentos aún no estaba inscrito en las leyes nacionales. (El argumento del contralor Herbas Camacho no es sólido pues hay antecedentes de gastos del estado que no siguieron las normas necesarias de fiscalización. Uno de los casos más recientes ha sido la contratación de la fábrica de papel que, sin seguir el procedimiento de licitación, fue adjudicada directamente, con una inversión de unos 14 millones de dólares de los que ahora nadie ha respondido. No hay fábrica y la inversión ha sido casi diez veces la del referéndum.)
En la Plaza 24 de Septiembre un grupo de mujeres inició una vigilia, en tanto que militantes de los Verdes se mantenían alertas. El presidente del Comité Cívico Herland Vaca Díez dijo, desde el mismo lugar y al lado del gobernador: “Basta con la tiranía de los fiscales”. Convocó a las organizaciones cruceñas de todo el departamento a estar alertas.
Mi pálpito es: No creo que se llegue a defenestrar al gobernador. El paso es demasiado arriesgado y sería una “victoria de pirro”, pues catalputaría al gobernador a una condición de figura nacional que podría ser invencible en la urnas de 2014.
El destino político del gobernador era esta noche tema que probablemente rondaba las sobremesas de todos los hogares cruceños.