Costa Rica

Otra vez ¨Por ahora¨, Maduro

Posted on

La vulnerabilidad bajo la que se mantiene el régimen de Nicolás Maduro, al que apoya el de Bolivia, quedó patente esta semana, con el alzamiento popular que desnudó el sometimiento del régimen respecto a quienes  lo sostienen: los militares, y a quienes los orientan desde Cuba. La embestida no  consiguió  llegar al epílogo y durante el resto de la semana continuaba instalada en las cancillerías la pregunta sobre la capacidad del régimen de soportar nuevas ofensivas.

Salvo la rebelión de principios de siglo que apartó temporalmente de la Presidencia a Hugo Chávez, el régimen no había enfrentado un alzamiento  con participación militar en acciones atrevidas. Oficiales rebeldes actuaron  en coordinación con el líder opositor y presidente interino  Juan Guaidó para liberar a una de las piezas políticas más valiosas de Maduro cuando pusieron en libertad  a Leopoldo López , el politico de Voluntad Popular que encabezó las manifestaciones populares de 2014.

La mayoría de los analistas subraya el silencio de más de 12 horas que mantuvo Maduro ante la rebelión que amenazaba con engullirlo. Solo se pronunció cuando estaba seguro de que saldría airoso de la prueba. Por ahora.

Haber liberado a López fue un golpe de efecto mayor pero la oposición, comenzando por Guaidó, no logró capitalizar esa acción. Maduro y los sectores de inteligencia que garantizan su permanencia en el Palacio de Miraflores actuaron de inmediato, pues ya parecían tener un plan para hacerlo. Es, incluso, probable que toda la trama hubiese estado controlada desde su concepción por los servicios de espionaje que lo apuntalan. Ha quedado  la sensación de que las piezas de la operación eran digitadas pot quiene están a cargo de la seguridad del regimen: Cuba y sus aliados del Medio Oriente. Dicen los analistas que de haber seguido  el camino de dar golpes calculados al régimen, Maduro habría perdido la partida pues más militares se habrían insubordinado hasta producir un quiebre de la unidad su alrededor.

En la nueva jugada mayúscula régimen de Maduro demostró que aún tiene de su lado  a la mayoría de los militares o que los tiene controlados. Fuentes de inteligencia insisten que éstos están condugidos y apoyados por los efectivos cubanos posicionados en Venezuela como piezas de control, conscientes de que con Maduro también se juega el destino de su país.

Dicen también los analistas que lo ocurrido estos días golpea fuertemente la confiabilidad de las fuerzas armadas como garantía de un régimen de derecho.

Esta verificación impondría un cambio de la doctrina militar que ha prevalecido en toda la región durante décadas. En Venezuela, la conducción principal del país es atribuída al régimen de Cuba, guiado por la necesidad de mantener su dominio sobre la rica nación petrolera. El objetivo de agarrar las riendas de control sobre Venezuela ha sido una vieja ambición geopolítica y económica de La Habana.

 Informes de diversas fuentes aseguran que Venezuela, pese a las angustias de su economía, ha seguido suministrando petroleo subsidiado a Cuba. Hasta hace pocos años, entregaba 115.000 barriles diarios, ahora reducidos a la mitad con la caída de la  poducción venezolana. Con todo, se trataría de varios  cientos de millones de dólares anuales que Cuba no podría pagar sin fuertes subsidies como los que le otorga Venezuela. Viene al dedillo la expresión de estar ante un acto de vestir a un santo desvistiendo a otro.

En cualquier parte, encoger el poder militar o anularlo traería traería ahorros considerables para metas fundamentales como  la educación y la salud.

Las normas legales en el continente suelen considerar a las fuerzas armadas como los garantes supremos de las libertades, pero el ejemplo de Venezuela evidencia que, como está concebida, la instuitución militar, no es ninguna garantía para ese fin.

Más bien, provoca envidia la fórmula de Costa Rica, donde una revolución a fines de 1948 suprimió al ejército y acabó con la inestabilidad política que agobiaba al país. Los recursos militares recibieron una dirección diferente y ahora es uno de los paises más prósperos  del continente.

Los analistas creen que un cambio drástico de dirección de las brújulas nacionales puede aproximarse con la reconducción en Venezuela, que parece cada vez más cercana a pesar de las ofensivas fallidas para doblegar a Maduro. Por eso, no es extraña la presencia de Rusia y China en el conflicto sudamericano, con el propósito de consolidar cabezas de playa en la región.

El riesgo es que eso derive en un conflicto mayor, pues Estados Unidos percibe que en esta partida se juega su papel de potencia dominante, al que no esta dispuesto a renunciar.

(jho) https://haroldolmos.wordpress.com

FA.AA, beneficio y costo

Posted on Actualizado enn

Un artículo de Ovidio Roca (tomado de su blog en wordpress.com)

Por la experiencia de la mayoría de los países latinoamericanos se constata que a la final el Ejército, las armas, son las que definen el rumbo del país y su estabilidad y mientras el Gobierno cuente con su protección podrá mantenerse indefinidamente en el poder. En consecuencia los gobernantes buscando el apoyo de las fuerzas armadas y al margen de los recursos onerosos del presupuesto estatal para su equipamiento y sostenimiento, les otorgan entre otros privilegios el monopolio del lucrativo negocio de controlar la frontera y todos los tráficos: coca, droga, armas, minerales, alimentos, combustible, etc.

Un analista de Crisis Group, explica que en Venezuela: “A los militares ya no les interesan los cargos burocráticos porque en los Ministerios ya no hay dinero”. Entonces, la línea política de los incentivos económicos se gestiona a través de otras líneas rentables: la petrolera con PDVSA, la minera con Camimpeg y la administración de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS), pero principalmente el comando del narcotráfico para lo cual manejan un cartel propio, el Cartel de los Soles.

Los venezolanos y ahora con apoyo de las instituciones democráticas internacionales, están peleando para librarse de la dictadura castrochavista protegida por el Ejército. Hasta ahora Juan Guaidó el Presidente Constitucional Encargado para lograr su apoyo ha ofrecido a los militares que abandonen al Dictador, impunidad y perdón, pero ellos demandan que se le garantice también mantener sus privilegios y lo afanado durante este largo periodo de latrocinio chavista.

En los países democráticos el ejército, la armada y la fuerza aérea, existen por mandato constitucional para la defensa de la independencia y soberanía de la nación, pero como vemos solo sirven para entronizar las dictaduras. Por su parte las fuerzas armadas justifican su existencia pues, supuestamente, garantizan la integridad del país ante una amenaza externa y por eso es que se les otorga el monopolio de las armas; entonces la pregunta obligatoria es: ¿si esta fuerza no tiene la menor posibilidad de superar cualquier amenaza externa y solo sirven para oprimir al pueblo; se justifica su razón de existir?

Lo razonable es por tanto, concebir que la seguridad del país y de la sociedad es algo más que un problema de defensa militar ante amenazas externas y más bien ser entendida como el conjunto de condiciones que hacen posible la sostenibilidad y el desarrollo del país y del pueblo en democracia y esto significa seguridad jurídica, economía sana, educación, institucionalidad y respeto a la misma, y vale la pena reafirmar que si un país no tiene una economía solvente, evidentemente no puede tener unos buenos servicios de inteligencia, una buena diplomacia y no puede tener seguro y contento a su pueblo.

Un otro asunto es el rol de la Policía, la institución civil encargada de garantizar la seguridad de los ciudadanos y enfrentar las bandas delincuenciales y de narcotraficantes cada vez más agresivas. Se trata de una guardia armada bajo mando civil y no militar lo que tiene muchas ventajas, pues en lugar de tener un ejército como institución permanente y “con espíritu de cuerpo” es mucho más seguro y controlable tener una guardia bajo mando civil. Esta Policía, esta guardia civil y armada, con formación profesional, con ética personal y de servicio a la comunidad y por supuesto bien pagada, debe ser fortalecida y profesionalizada con las técnicas más modernas de inteligencia, de logística y con el mejor equipamiento de represión para prevenir y combatir el crimen.

Como la desmilitarización de un país conlleva el traspaso y la garantía de soberanía a un actor externo, a un régimen internacional, se considera que a un país pequeño le conviene más para la defensa de su integridad contar con una Cancillería del más alto nivel y Diplomáticos capaces que manejen estas situaciones internacionales difíciles en lugar de gastar dinero y esfuerzos en unas fuerzas militares que no jugarían ningún rol efectivo.

Costa Rica en 1948, inteligentemente eliminó el ejército y actualmente es el país más próspero, menos corrupto, más democrático y más seguro de Centro América. “No quiero un ejército de soldados, sino de educadores”; con estas palabras el 1 de Diciembre de 1948 el Presidente de Costa Rica, en aquel entonces José Figueres, abolió el ejército.

Por lo que recuerdo, la población boliviana nunca tuvo simpatías por las fuerzas armadas, las hallaban inútiles, costosas y abusivas con el pueblo llano, sobre todo en periodos dictatoriales. Recuerdo de mi infancia rural que algún camba hablando del ejército decía: se levantan temprano para hacer nada o prepararse para los desfiles; no producen nada más que gastos y lo peor es cuando los gobiernos dictatoriales, militares y civiles, los usan para someter y amedrentar al pueblo. Deberíamos coincidir parafraseando a Figueres que: “No necesitamos un ejército de soldados, sino de educadores”.

Condena a Paraguay es ahora cuesta arriba

Posted on Actualizado enn

Tras el griterío que proclamaba que en Paraguay se había registrado un “golpe” ahora surgen voces menos estridentes que anticipan que por lo menos una de esas voces –la de Brasil- puede imponer orden en el bullicio que  estaba cundiendo. Dos editoriales que leo en la prensa del vecino país me hacen pensar que la actitud de Brasil en las próximas reuniones de MERCOSUR y UNASUR, será moderada y que no se llegará al extremo de expulsar al socio fundador de esas organizaciones. Una moderación de Brasil tiene fuerza para influenciar a Chile, Colombia y Costa Rica entre otros, a adoptar posturas semejantes, y dejar aislados a los proponentes de la línea más dura: Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Con el título de “Paraguay Soberano” Folha de S. Paulo dice que pese al cercenamiento del derecho de la defensa, el juicio al ahora ex presidente Fernando Lugo fue constitucional y “es abuso de los países vecinos pretender imponer sanciones”.
El comentario subraya que la decisión de la Corte Suprema paraguaya de rechazar la noción de que el fulminante proceso de enjuiciamiento fue inconstitucional echa por tierra las pretensiones de invalidar la asunción del vicepresidente Federico Franco. A eso se añade la decisión del Tribunal Electoral de rechazar una anticipación de las elecciones presidenciales, previstas para abril.
Subraya también que la constitución paraguaya no norma el tiempo a conceder a un presidente enjuiciado para su defensa sino que su alejamiento lo deciden dos tercios del Senado. Por el alejamiento de Lugo votaron más de nueve décimos de los legisladores en las dos cámaras.

Luego tiene frases dignas de la mayor atención: “Elegido con una plataforma izquierdista el ex obispo católico conducía un gobierno populista y errático, perjudicado por la conducta personal del mandatario…” “Pero el motivo principal del derrocamiento fueron los efectos desastrosos de la crisis económica de Paraguay, cuyo Producto Interno Bruto encogerá este año un 1,5%…”
“Por afinidad ideológica –mayor en el caso de Argentina y menor en el de Brasil y Uruguay- los demás gobiernos de Mercosur decidieron suspender la presencia del vecino en la reunión de la organización que culminará el viernes, cuando examinarán posibles sanciones contra el gobierno de Asunción”.

Luego argumenta: “Ese comportamiento es injustificable, Las cláusulas democráticas previstas por Mercosur y por a Organización de los Estados Americanos (OEA) se aplican a violaciones flagrantes del orden constitucional, Aunque el proceso contra Lugo sea criticable, las instituciones paraguayas han funcionado de acuerdo a las leyes paraguayas”.
Y concluye: “Con una historia triste de injerencia en la política interna de Paraguay… lo mejor que Itamaraty puede hacer es callarse y respetar la soberanía de su vecino”.

El diario carioca O Globo subraya que ante la compleja situación en Paraguay, lo mejor es la serenidad, distante del escalonamiento verbal de bolivarianos y chavistas. Fuerza de la teoría del “golpe parlamentario”, Brasil tiene enormes intereses en Paraguay, como la energía de Itaipú y una amplia comunidad de “brasiguayos”  responsables del crecimiento agrícola paraguayo.

El comentario subraya la similitud de lo que ocurre con Paraguay con la que se dio en Honduras hace tres años y agrega que Brasil siguió la misma línea de Venezuela y otros países de posición radical. Ahora, dice, la situación es más crítica pues Paraguay es de interés estratégico para Brasil. Asegura que aun si el juicio hubiese durado semanas, Venezuela, Honduras, Ecuador y Bolivia habrían dicho que se trataba de un “golpe”.

Concluye: Los casos de Honduras y Paraguay que instituciones celosas de su misión “Itamaraty en particular, no dejen pasar sin análisis las manipulaciones que Venezuela, Ecuador y Bolivia –para citar los notorios- hacen del Congreso y del Poder Judicial  a fin de destrozar lo que resta de democracia en sus regímenes por medio de instrumentos apenas formalmente democráticos”.