China

La geopolíticade apertura en crisis

Posted on

Con permiso del autor, transcribo una reseña muy interesante sobre acontecimientos que colocan en vilo a toda la arquitectura comercial forjada en los últimos tres cuartos de siglo.

Por Jorge V. Ordenes-Lavadenz*

De las explosiones de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki en 1945 nació en concepto de comunidad global contra el terror de una guerra con armas atómicas. Los 60 millones de muertos de la segunda guerra mundial también tuvieron su efecto en los seres humanos que a través de sus gobiernos optaron por la cooperación que dio pie a la creación de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y otras instituciones multilaterales que impulsaron la gestación de una serie de corrientes de intercambio sin precedentes en la historia del mundo.

La invención del chip en 1958 permitió el desarrollo vertiginoso de los medios de comunicación al punto de que en 1961 ya se hablaba de la “aldea global” fortalecida a partir de septiembre de 1969 con la creación de la red Internet. La caída del muro de Berlín en noviembre de 1989 y el final de la guerra fría gestaron alivio y esperanza de que los totalitarismos tanto de izquierda como de derecha habrían de ser dizque asunto histórico.

La globalización tuvo su mayor apogeo en el ámbito político-económico-comercial: Tratado de Roma (1953) que conformó la Unión Europea, Alianza para el Progreso (1961), Acuerdo de Cartagena (1964), Pacto Andino (1969), Los Tratados de Schengen (1985), Maastricht (1991), Comercio de América del Norte, NAFTA, (1994), Comercial de los Pueblos (2006), MERCOSUR y docenas de tratados bilaterales que fomentaron el comercio internacional en algunas regiones pero no en todas.

Así, entre 1981 y 2002, el porcentaje de personas que vivían con menos de dos dólares al día en Asia de Este, Pacífico y China disminuyó del 84,8 % a 40,7 % ; en América Latina disminuyó del 29,6% a tan solo el 23.%; y en África Subsahariana aumentó del 73,3% al 74,9% lo que todavía significa un fracaso de la globalización comercial con respecto a los países pobres. A Propósito, el saldo comercial de Bolivia con el exterior, de enero a diciembre de 2015, arrojó un déficit de US$509 millones; 2016 ya sabemos que arrojó un déficit aún mayor, de US$935 millones. Mejorar es una obligación… pero habrá que ver cómo se logra una mejor institucionalización del país.

El problema del momento y sobre todo desde la reciente elección del presidente de EE.UU. es que las fuerzas capitalistas entronadas en la derecha política recalcitrante hablan de cerrar fronteras y coartar la marcha del comercio internacional incluyendo el movimiento de personas que, por ejemplo con Brexit, temen, no siendo ingleses, no poder seguir trabajando en el Reino Unido. La derecha francesa habla de un “Frenxit”, etc.

La idea es comprar menos en el exterior para producir más en el país es una aberración. En EE.UU. la oferta política que se viene: dar empleo interno y castigar a las empresas que abran e incluso mantengan fábricas en el exterior, hizo, por ejemplo, que la compañía estadounidense Ford cancelara recientemente una importante inversión de fabricación de automóviles en México. Se trata de un ejemplo de intimidación gubernamental que da por tierra con la idea de globalización que tanto ha servido para sentar las bases de la cooperación internacional a través del derecho. Ha costado mucho concretar tratados de comercio que den resultados, y cuesta aún más mantener resultados y mejorarlos disminuyendo el desempleo y el subempleo.

Si el Occidente del planeta se ofusca ante la tentación de soluciones falsas, nacidas de desilusiones fraguadas y angurria política, los pilares institucionales e intelectuales en los que ha venido descansando el orden internacional desde la segunda guerra mundial quizá se debiliten y hasta se quiebren. Ignorar las historia del mundo es volver al pasado que ha costado superar, en buena medida, en base a la globalización.

*Miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua

Anuncios

Las olas de la derrota

Posted on Actualizado enn

Versión revisada al mediodía del domingo 28 de febrero.

Desde que el presidente Evo Morales admitió hace tres semanas que había tenido una relación amorosa con una joven todavía adolescente, de la que en 2007 nació un bebé, el país entero está viviendo bajo un aluvión informativo. El presidente dijo que poco después de su nacimiento el bebé, ¨para nuestra mala suerte ha fallecido¨. Unos con sorpresa, algunos con indignación y una gran cantidad de seguidores con indiferencia, la cuestión se ha vuelto este fin de semana un escándalo mayúsculo que coloca al primer mandatario ante una pregunta que repercute en todo el país: ¿Mintió cuando dijo que el bebé, que el 30 de abril cumpliría nueve años, había muerto?

Pilar Guzmán, tía de la pareja pasajera del presidente, con quien estuvo envuelto entre 2005 y 2007, según su propia declaración, ha dicho que no, que el niño vive y está en La Paz. La afirmación podría ser escuchada este domingo por la tarde de la voz de la propia madre, cuando está anunciada la audiencia cautelar para Gabriela Zapata Montaño después de la cual un juez deberá decidir si la envía a prisión o dispone su libertad.

La joven de 29 años, cuyos certificados de estudios superiores son objeto de controversia,  fue llevada a declarar el viernes tras ser arrestada cerca de su domicilio, uno de los más lujosos del sur de La Paz. Estaba en un Mercedes impecable y se la detuvo para que declarase ante un juez por sospechas de enriquecimiento ilícito. La firma China CAMC Engineering de la que era representante comercial en Bolivia hasta hace solo unos días, obtuvo en poco más de dos años contratos del estado por unos 500 millones de dólares. La joven, muy locuaz y cortante en sus raras declaraciones después del estallido del ¨affaire¨, había dicho  que no declararía nada relacionado con su vida privada. Eso incluía su relación con el presidente. La tarde de este sábado, su tía hizo saber que en horas más hablaría con la prensa para contar ¨su verdad¨.

Una ministro desconcertada ha planteado que Gabriela Zapata presente al niño para probar  de que éste estaría vivo. La misma ministro  había recalcado horas antes que el presidente, al decir que el fruto de sus amoríos con la joven había muerto, solo había referido la información que se le dio. Muchos opinan que en las circunstancias en las que se desenrolla quizá el peor culebrón de tiempos recientes, la idea de presentar al niño es descabellada. La de que el presidente solo repitió lo que le dijeron carece de cualquier asidero.

El periodista que destapó el caso, Carlos Valverde, dirige el programa televisivo nocturno de reportajes y comentarios ¨Sin Letra Chica-Todo por Hoy¨ y ha denunciado repetidas veces que es acosado por autoridades incómodas con su estilo desembozado y mordaz.

El escándalo representa uno de  los mayores desafíos de Morales al cabo de más de 10 años de gobierno. El domingo 21 sufrió la primera derrota electoral cuando, en un referéndum, la mayoría de los bolivianos se opuso a su intención de candidatearse de nuevo a la presidencia al terminar su mandato actual  en 2019. Sin mayor entusiasmo, Morales concedió la victoria sus opositores y dijo, en una broma de alcance no entendido de inmediato, que quienes votaron No a la reelección que buscaba, en verdad habían dicho ¨No…te vayas Evo¨.

Desde la derrota del domingo el presidente ha estado errático. A dos días de haber perdido, desafió a sus opositores a un referéndum y  al admitir abochornado que había perdido solo una batalla y no la guerra, dio marcha atrás respecto a su futuro y arrancó de sus planes la idea plácida de volver al Chapare a su cato de coca y cocinar (inclusive invitó a una periodista a unirse a su proyecto y cocinar para un restaurant que abriría). Era como sugerir un nuevo partido al día siguiente de haber perdido, y abandonar de una vez por todas la  idea del retorno.

El resultado del referéndum fue visto por la mayoría de los analistas como expresión categórica del rechazo  del país a la corrupción, uno de los males más graves que acosan a los regímenes del Socialismo del Siglo XXI. Venezuela, Brasil y ahora Bolivia ejemplarizan el descontento con un sistema por el que se podía avanzar ¨sin miedo de ser feliz¨.

El gobierno boliviano asegura que la base de todo el entripado en torno a Evo es una conjura de ¨la derecha¨ y de la Embajada de Estados Unidos. Hay muchos que no creen en la hipótesis conspirativa.

La tía de la joven empresaria esbozó un hipótesis: ¨Al haber perdido ese referendo han buscado… cómo limpiarse y están utilizando a una mujer que la están tratando como una delincuente y es muy doloroso lo que están haciendo con ella.¨, según registra Página Siete. Esta tarde, la juez ante la que declaró decidió enviarla en prisión preventiva a la cárcel de mujeres en Obrajes, al sur de La Paz.

(La audiencia estaba prevista para las 15:00, pero empezó tres y media horas antes. A las 12:30 la juez dispuso prisión preventiva para la joven. No había disponibles de innediato detalles sobre cómo transcurrió la audiencia.)

En el referéndum que el presidente perdió, votó contra la intención reeleccionista una gama amplia de dirigentes conocidos de izquierda a los que identificar con corrientes de derecha carece de sentido. Entre quienes le negaron el voto figuran muchos de los que estuvieron a su lado en los primeros años de su gobierno.

El caso es más que embarazoso para un presidente que tiene entre sus dictados el no mentir, de la trilogìa ¨ama sua, ama llulla, ama kella¨, no seas ladrón, no seas mentiroso, no seas flojo. Sus consecuencias amenazan con extenderse  e ir más allá de lo que el régimen de Morales estaría dispuesto a conceder.

Los observadores creen que el escándalo causa desagrado también en China, el principal financista de las inversiones que el régimen de Morales programa para los próximos años. El ¨affaire¨ ha puesto en juego muchos elementos vitales en la vida boliviana. Disipar el ambiente y volver a dar credibilidad al presidente se vuelve una tarea cuesta arriba.

 

 

Demografía china

Posted on Actualizado enn

Registro

El día en que China anunció la política demográfica que autoriza a las parejas a tener hasta dos niños, corrió el rumor de que muchas vacas de Europa, América y Oceanía se desplomaron sobre sus pastizales, desmayadas por la impresión.

Cada año vendrían al mundo unos tres millones de bebés que se agregarían a los 17 millones  anuales que han nacido bajo la política de un niño por pareja, vigente  desde 1979.

Hasta ese año, el gobierno chino alentaba la natalidad con miras a atender sus requerimientos de mano de obra y avanzar en sus planes de producción y exportación. Luego percibió que no podría crecer como quería sin controlar la demanda que sofocaba planes agrícolas e industriales. Entonces impuso la norma draconiana: un solo bebé.

Con el nuevo paso chino, anunciado hace dos semanas, los informes estadísticos muestran que está abierto el camino legal para que cerca de 90 millones de mujeres puedan tener hasta dos bebés.

Los cálculos demográficos no siempre reflejan toda la realidad. Depende de cómo se los mire. De esa enorme cantidad, la mitad tiene entre 40 y 50 años, lo que limita sus posibilidades de maternidad.

La nueva política natalicia sigue a la desaceleración de la economía. Los índices del 9-12 por ciento de crecimiento revolucionaron al mundo y generaron la exuberancia del comercio vista este siglo. Eso ya es pasado, pero aún en 5-7 por ciento, el índice de crecimiento de China es extraordinario. No lo sienten así los países cuyas exportaciones fueron frenadas. De Brasil a México, pasando por Uruguay y Bolivia, todo el continente siente la retracción.

Las implicaciones de la decisión china son de una escala más vasta que la que señalan los números y encajan en planes de largo plazo. Repercuten sobre sectores como la alimentación, la salud, la educación, la vivienda y el empleo, en una dinámica estimulante del crecimiento.

Un retorno chino a tasas demográficas más elevadas puede anticipar una mayor demanda de materias primas, pero las estadísticas también llaman al realismo. Eso no ocurrirá de golpe.

Dicen los estudiosos que pasarán siquiera 15 años para que sea manifiesto el efecto de la mayor presión demográfica. Para entonces, es probable que India haya tomado la bandera de país más poblado del mundo (1.374 millones vs 1.310 millones este año, de acuerdo a datos de Naciones Unidas). El ritmo demográfico de India es más del doble del chino y pronto tomará la delantera. Esa es una señal a la que la diplomacia de todo el mundo trata de prestar atención máxima. Las vacas también, pues con el crecimiento de la India es probable que en pocos años sufran un desmayo mayor.

Reveses del petróleo

Posted on

La caída de precios del petróleo parece aún lejos de tocar fondo y tiene en vilo a la mayoría de los productores, algunos con más ansiedad que otros, todos presos de un interrogante: ¿Qué hacer para frenar y revertir el curso?

Con la economía sofocada por el costo de las sanciones que la han impuesto los países occidentales por la anexión de Ucrania y que agravan el desplome de los precios, Rusia apunta hacia un factor no ortodoxo que hace 60 años detuvo a las tropas alemanas a las puertas de Moscú: el invierno. Vladimir Putin vaticinó esta semana que el frío de la temporada hará lo que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no logró en su reunión de noviembre. “El invierno está llegando y estoy seguro que el mercado volverá a equilibrarse a principios o mediados de año que viene”, dijo en una reunión de petroleros hace unos días. Poco después reconoció que el encogimiento de precios era grave. “Nos daña, pero no es fatal”, dijo, citado por el Washington Post.
El viernes que acaba de pasar, el pronóstico del líder ruso todavía aguardaba signos meteorológicos más contundentes mientras la caída no daba tregua sólida. Los precios continuaron dentro de la franja de 60-70 dólares por barril, insostenible para los productores, excepto los del Golfo Pérsico liderados por Arabia Saudita. Los traspiés de la materia prima más codiciada y más volátil han sido un revés para muchos que esperan que Rusia retome el camino de la guerra fría, perdida cuando se vino abajo el Muro de Berlín hace 25 años. En los ingresos que le proporciona el petróleo se asienta un 45% del presupuesto ruso, que para equilibrarse necesita un promedio de 100 dólares por barril, lejos de los precios actuales.
Para Venezuela, cuya posición geográfica envidiable la coloca distante de inviernos rigurosos, la odisea de los precios parece insoportable. Ningún analista se atreve a presagiar un fin inmediato de la oscuridad sobre posibles salidas pacíficas y a corto plazo para la crisis en la que está sumergida. Todos coinciden en que el apretón de precios puede resultar más grave que lo que el gobierno prevé. El promedio de los crudos venezolanos de exportación llegó esta semana a menos de 62 dólares el barril (Tal Cual Digital), casi la mitad de lo que necesita para cubrir sus gastos. Pueden estar en camino dos recetas que el gobierno de Nicolás Maduro ha evitado hasta ahora: una drástica devaluación para aproximar el cambio oficial de 6,3 bolívares por un dólar al de más de 160 bolívares en el mercado negro. La segunda es elevar el precio de la gasolina, intacto desde hace más de dos décadas. Las dos medidas lucen inevitables pero el gobierno las esquiva, en una apuesta cuya resolución puede llegar en poco tiempo.
En nuestro vecino Brasil, Petrobras está en dificultades para equilibrar su plan quinquenal, que ha previsto una suma colosal siete veces el PIB anual boliviano, gran parte en exploración. Un informe de Valor Económico, de Sao Paulo, dice que la empresa necesita que el precio promedio del petróleo sea de 105 dólares el barril, también distante de los niveles vigentes, que estimulan la importación y desaniman la inversión.
El ganador más visible de la crisis, cuyo detonante ha sido la afluencia torrencial de petróleo de Estados Unidos (esquistos bituminosos), es hasta ahora China. Su crecimiento económico empieza a declinar y en 2015 representará un aumento de “solo” el 7,5%, un nivel codiciado por el resto del mundo. La economía china acaba de sobrepasar en volumen a la de Estados Unidos y la factura que paga por sus importaciones de petróleo luce con valor de liquidación.
Bolivia debe seguir con atención el curso de los precios, que condicionan los del gas natural que vendemos a Brasil y Argentina. El remedio para una baja de precios debería ser exportar más y refinar más. Ambas opciones son limitadas por el nivel de reservas, que representan una docena de años de explotación a niveles vigentes. Exportar más o refinar más equivale a reducir la duración de esas reservas. Se trata de un dilema que podría romperse solo con una intensificación drástica de la exploración en busca de más reservas. ¿Qué hacer?

Periodistas y robots

Posted on Actualizado enn

Las noticias sobre el avance de la robótica llamaban la atención cada vez menos. Inclusive la noticia de que productores de comida rápida iban a utilizar “drones” para las entregas surgió, llegó y se fue. Sin embargo, cuando hace poco The Associated Press anunció que estaba asignando a robots la tarea de procesar los informes trimestrales de las empresas con relevancia en las bolsas de valores, pareció que los periodistas estaban ante la ruptura de un límite. La base de la novedad está en un programa que convierte en información periodística los resultados de la gestión de una empresa. La AP podrá ahora procesar 14 veces más el volumen de información que antes producían los redactores. ¿Empiezan los “chips” a substituir inexorablemente el trabajo del reportero y del editor?

La noticia causó revuelo, especialmente entre los medios menos informados sobre la evolución de la robótica. Un trabajo de The New York Times expuso hace un tiempo los cambios dramáticos en la industria y comparaba la fuerza de trabajo de Philips en Holanda y de su filial en China. Miles de empleados en China tienen como rivales en Holanda a una docena de robots que trabajan tres tunos y siete días por semana.

En el mediano y largo plazo los ahorros son enormes. La robotización acelerada ha sido una de las respuestas del capitalismo al uso intensivo de mano de obra barata que incorporó a China y a la India al club de los gigantes de la economía mundial y un freno al desplazamiento de líneas productivas hacia países asiáticos. Si se puede producir en terreno propio en forma masiva y barata, ¿por qué irse tan lejos?

Lou Ferrara, vicepresidente y gerente ejecutivo de la AP, trajo la respuesta. Apartar a los redactores del trabajo sobre los informes empresariales responde a una estrategia para incorporar más fuerza inteligente al reportaje y la investigación, el alma del buen periodismo.

El paso dramatiza el avance de la inteligencia artificial, pero subraya sus limitaciones ante la inteligencia humana que la dirige. Una historia bien elaborada, compacta, con verbos precisos y adjetivos oportunos no será substituida por la interpretación mecánica de datos. Ningún programa habría equiparado la destreza de Joe McGowan, de la AP, cuando a mediados del siglo pasado, tras revisar los datos de su fuente, anunció al mundo que la tragedia del callejón de Huaylas en Perú había matado a miles y no sólo a pocas decenas. O menos a Isaac Levi, cuando inició la nota que, en 1974, plena guerra fría, cambiaba políticamente a ese país: Tanques rusos T-55 irrumpieron en las calles de Lima para sofocar una rebelión policial, etc.

En verdad, la vieja libreta de notas y la información digital, fuerzas tradicionales y modernas, se dan la mano, como en otros momentos críticos de la historia.

El rugido interior del dragón

Posted on Actualizado enn

Todo el mundo admira el crecimiento espectacular de China, el gigante sobre el cual se atribuye a Napoleón Bonaparte, quizá incorrectamente, haber dicho que cuando despertase haría temblar al mundo. Más que temblores, China causa asombro por su rápido crecimiento, de tasas anuales del 10 o más por ciento, que le han permitido multiplicar su producto interno en pocos años y desplazar a países que se creía que fuesen fortalezas económicas: Inglaterra, Francia, Alemania, Japón. Todos perdieron posiciones para el gigante amarillo. Y ahora, desde principios de principios del 2011 que acaba de irse, es la segunda. Se cree que no es exagerado pensar que en diez años, o tal vez menos, sobrepasará a Estados Unidos.

Dos preguntas asaltan a los analistas: 1) ¿Tendrá China la habilidad de inventar necesidades, de crear gran parte de los artefactos patentados a diario en Estados Unidos y colocarse adelante en la capacidad de innovación? 2) ¿Qué pasará si el interior del gigante también despierta? Para  la primera pregunta ya hay una respuesta: hace pocos días cundió la noticia de que China registró en 2011 más innovaciones que Estados Unidos. Algunos escépticos subrayan que  una cosa es patentar y otra producir con calidad. Pero así fue también hace un par de décadas, cuando la calidad de los productos chinos era vista con un recelo que poco a poco ha ido desapareciendo. Ahora, su meta es diseñar y producir en China en la misma magnitud en que produce y vende al mercado mundial.  Para la segunda, hay una gran interrogante. Si  China asombra por su desarrollo industrial, también asombra por las brechas inmensas entre los que tienen y los que no tienen. Poco se habla de los cientos de millones (400, según una reciente información en The New York Times), de salarios miserables y niveles de subsistencia que están en la base del desarrollo industrial chino y de su capacidad para conquistar mercados vendiendo barato. Un ejemplo: Hace unos 25 anos, una camisa “social” costaba unos 45 dólares. Pocos años después, gracias al libre mercado y a la escala de producción china, una camisa similar costaba 18 dólares.  La masa humana que está en la primera escala del sorprendente crecimiento chino equivale a más de dos veces la población de nuestro vecino gigante Brasil, o unas cuarenta veces la de Bolivia.

Hace algunas semanas, las tensiones entre la China próspera de la costa y la atrasada del interior se manifestaron en el pueblo pesquero de Wukan, no muy distante de la región moderna. Los habitantes de Wukan salieron  a protestar e hicieron noticia en todo el mundo por sus reclamos contra los emprendimientos urbanísticos que reducen sus áreas exiguas de cultivo. Cuatrocientas hectáreas habían sido cedidas a una empresa pesquera para  un criadero de peces y mariscos, con lo que el área de sobrevivencia de los habitantes de la región se reducía aún más. El gobierno ha intervenido a favor de los agro-pescadores, pero hay que subrayar un dato revelador: ocho de cada diez millonarios chinos hicieron fortuna en la construcción urbana. Incidentes como los de Wukan se repiten continuamente en la China rural. Estimaciones  independientes mencionan unas 10.000 protestas por año, muchas de ellas provocadas por proyectos inmobiliarios que reducen las áreas de cultivo.

China es un gigante industrial. Pero sus bases aún son frágiles. Y si esas bases no son fortalecidas, el rugido de su interior también se sentirá por todo el planeta.