Autonomia

Espejismo

Posted on

Pasada más de una década de las cruzadas cívicas que movilizaron a cientos de miles de cruceños para ganar espacios en la gestión de su propio destino, la autonomía departamental es todavía una quimera.  Los pasos para vivir bajo ese sistema se han convertido en un juego de pretensiones que van desde el Estado que jura haber establecido un régimen de esa naturaleza hasta sus ejecutores que pretenden desenvolverse bajo un sistema autonómico. La realidad suele imponerse a los espejismos  y el Ministerio creado para orientar la autonomía acabó reducido a principios de este año a un viceministerio del Ministerio de la Presidencia.

Una relación de ese proceso y su estado actual fue presentada hace poco con ¨Las autonomías centralizadas – El caso boliviano: ¿qué pasó y qué hacer?¨ (Plural, 122 páginas), de Juan Carlos Urenda, uno de los institucionalistas mejor versados del país.  El título curioso de la obra subraya el oximoron de autonomía y centralismo y parece un toque de clarín para una retoma de la larga marcha hacia la autonomía que las autoridades centrales consideran cuestión resuelta. La descripción que presenta el autor sobre cada recodo del curso seguido para la aplicación de la autonomía es como una vivisección de una de las mayores aspiraciones cruceñas.

Su dominio de los  temas institucionales llevó al Presidente Morales, durante una de las reuniones infructíferas de prefectos con el mandatario en 2008, a pedirle que fuera su asesor cuando aún era poca el agua que había corrido bajo el puente de la historia nacional reciente. El pedido se extinguió en esa misma reunión, pues ambos eran extremos contrapuestos desahuciados de converger sobre una misma senda.

La recopilación del autor  recuenta los pasos emprendidos para aplicar normas autonómicas clásicas, desde la descentralización administrativa hasta el manejo de recursos que corresponderían a los departamentos y que el Estado absorbe casi por completo. ¨El sistema fiscal boliviano es claramente centralista y así no puede haber autonomías de verdad¨, concluye el autor. Una sola muestra: del 11% que el departamento arrancó del poder central como regalías petroleras,  casi el 80% queda bajo la administración del estado central. Ni qué hablar de la educación, parte de cuya gestión es atributo de todo régimen autonómico. Urenda recuerda que bajo la ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez el sistema educativo ha quedado bajo la égida del poder central de manera absoluta.

Recorrer la obra de Urenda puede resultar para muchos lectores como deshojar una cebolla: cada lámina produce lágrimas.

Asamblea Cívica blinda a Costas

Posted on Actualizado enn

Miles de personas portando banderas verde y blanco se volcaron sobre el estadio Ramón Tahuichi Aguilera este viernes para  exigir respeto a la voluntad popular ante tentativas que atribuyen al partido gubernamental de despojar al gobernador Rubén Costas del cargo que ganó en elecciones hace dos años.

En un ambiente festivo,  bailes y cantos de por medio, la primera Asamblea Ciudadana del país decidió recolectar firmas para un referéndum nacional que suprima la posibilidad que ahora existe de que las autoridades electas sean suspendidas sin un previo juicio de responsabilidades.

La decisión, aprobada por repetidos “si” que resonaron en el escenario deportivo, parece marcar el comienzo de movilizaciones en todo el país en torno a planteamientos semejantes y puede haber rescatado la iniciativa política hasta ahora monopolizada por el partido de gobierno. Estaban presentes dirigentes cívicos de otras regiones, visiblemente de Tarija y del Beni.

“Estamos cansados de la confrontación. Estamos cansados de la tiranía. Queremos vivir en libertad”, dijo Roly Aguilera, del equipo de gobierno de la gobernación cruceña.

El acto cívico de esta tarde pareció también anunciar la reocupación del Comité pro  Santa Cruz del escenario de grandes luchas cívicas del que hasta ahora parecía marginado. La Asamblea Ciudadana, una figura democrática contemplada en la CPE, fue vista como un triunfo de ese comité.  Su presidente, Herland Vaca Diez, cerró la asamblea anunciando que la resolución aprobada sería enviada a la legislatura departamental para ejecutarla.

El gobernador Costas lució feliz, levantó a niños en los brazos, dio abrazos y apretó manos, y dijo que la iniciativa tendía a esparcirse por todo el país, como ocurrió con los cabildos que llevaron a la elección directa de gobernadores y a las autonomías departamentales. El referendum deberá ser nacional y disponer cambios en la Ley Marco de Autonomías.

También estaban presentes delegados juveniles de cuando menos cuatro países (Paraguay, Nicaragua, Panamá y Chile) que observaron el desarrollo de la  asamblea, lo que parecería indicar una coordinación continental para participar del  movimiento ciudadano de esta tarde.

La multitud había empezado a aglomerarse en el centro deportivo desde poco después del mediodía.

Con excepción de Costas, quien tiene una veintena de procesosen su contra, todos los gobernadores opositores han sido apartados de sus cargos. La asamblea cívica de esta tarde manifestó su decisión de blindar al gobernador,  acusado por fiscales del  gobierno por los gastos incurridos en la realización de un referéndum que votó por los estatutos que confirieron autonomía al departamento más poblado y con mayor riqueza de Bolivia.

Al lado del presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Herland Vaca Diez, estaban dirigentes cívicos de Cochabamba y Beni, y la plana mayor de la cúpula cívica que departamental. La asamblea contó con representaciones de todas las provincias y poblaciones importantes del departamento y por su magnitud y sus planteamientos se convirtió en un desafío político mayor para el gobierno del presidente Evo Morales.

Una de las primeras  propuestas aprobadas por la multitud sugirió la recolección de firmas en todo el departamento para convocar a un referéndum que dé lugar a reformas de la ley marco de autonomías. La ley vigente es considerada como una limitación de la autonomía que la región se proponía alcanzar cuando propuso esa modalidad administrativa luego adoptada para todo el país.

Los legisladores departamentales del partido de gobierno quieren apartar a Costas apoyados en una norma que permite la suspensión de una autoridad electa bajo la simple indicación de un fiscal; los legisladores que apoyan al gobernador dicen que la Constitución dispone que ninguna autoridad puede ser suspendida si antes no ese comprueba el supuesto delito en un juicio. Argumentaciones semejantes llevaron a la separación de los gobernadores de Beni, Tarija y del alcalde de Potosí, que militaban en filas opositoras al gobierno.

Los oradores reclamaron respeto para la región y para su economia, amenazada por recurrentes trabas, desde la limitación para sus exportaciones hasta el cierre temporal de Puerto Aguirre, la salida al Atlántico que tiene ahora Bolivia y por la que pasa más del 30% de las exportaciones del país.

Costas asume liderazgo por “Bolivia Democrática”

Posted on Actualizado enn

Nuevo encabezamiento con detalles del  discurso

El gobernador Rubén Costas asumió esta noche un liderazgo por “Bolivia democrática” y al afirmar que el gobierno “está matando la democracia” y que ahora “toda Bolivia ruge y nada ni nadie podrá acallarla” anunció una cruzada contra intentos totalitarios que atribuyó al gobierno del Movimiento al Socialismo.

Con voz enronquecida, la autoridad regional urgió a la multitud  reunida para apoyarlo a organizarse políticamente. “Necesitamos una  mejor organización política como nunca”, dijo. No había detalles sobre cómo se materializaría esa nueva estructura, que emergería como alternativa al gobierno del MAS.

(Pero esta noche, en el  programa Que No Me Pierda, reiteró sus convicciones democráticas, que las exhibió profundas, y reiteró que tiene 21 juicios en una cadena judicial cuya meta es eliminarlo civilmente. “A mí no me van ma llevar preso. No son tontos,” dijo al señalar que su arresto equivaldría a elevar su figura política a una condición nacional que haría tambalear las opciones oficialistas. Reiteró que considera al juez a cargo de los procesos “un servil”.  Saludó a su hermano Humberto, quien se encuentra en el  exterior, acusado por el gobierno de ser parte del trillado complot que se atribuye a Eduardo Rózsa, y a su madre que, dijo, acaba de cummplir 80 años.  Y recalcó que la provisión de energía eléctrica en el departamento de Santa Cruz ha pasado de cubrir al 48% de la población a más del 80%. Dijo también una frase que todos los analistas probablemente anotaron: Soy candidato, soy candidato de mi pueblo, a seguir luchando por nuestra gente.” Comento: Muy pronto el gobierno del presidente Morales podrá calcular mejor al líder que este 20 de julio parecía emerger. )

“Nuestra resistencia hará renacer una nueva esperanza para Bolivia”, dijo ante miles de personas que se congregaron este viernes en la Plaza 24 de Septiembre, la referencia principal de Santa Cruz. La multitud, arengada por los principales líderes del departamento, desafió al gobierno, a los fiscales y asambleístas departamentales del partido oficial del gobierno empeñados en apartar a Costas de la gobernación. Los  asistentes ratificaron la vocación autonómica del departamento, que dio origen al movimiento autonomista que ahora ha cuajado en toda Bolivia.

“Quieren (los dirigentes del gobierno) concentrar todo el poder político. ¿En qué país democrático puede un fiscal obligar a los asambleístas a votar en un sentido determinado?”

Costas dijo que el país levantado por el MAS “se está derrumbando, azotado por la corrupción y el narcotráfico” y acusó al presidente  Morales de escudarse en un poder judicial derrotado en las elecciones judiciales del año  pasado, cuando la mayoría de los votó nulo o en blanco.

Con las banderas de Bolivia y de Santa Cruz que flameaban cubriendo de verde, blanco, rojo amarillo y verde gran parte de la plaza y calles adyacentes, cruceños de todas las provincias y representaciones de todo el país se congregaron para respaldar al gobernador, que hace dos años ganó la elección departamental con el 67% de la votación, lejos del candidato oficialista e entonces Jerjes Justianiano.

Flanquearon al gobernador sobre el tablado ubicado en una esquina de la plaza personajes emblemáticos de Santa Cruz de estos días, entre ellos  el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Herland Vaca Díez, y el senador German Antelo; legisladores de la región y el gobernador renunciante del Beni, Ernesto Suárez Sattori. Fue una manifestación de unidad en momentos en que la región cree percibir que el estado que preside el presidente Morales quiere imponer su voluntad sobre la  región y colocar en el gobierno departamental a algún dirigente más afín a sus intereses. Hace un par de semanas el presidente Morales dijo que llamaría “por  teléfono” a los dirigentes de su partido en Santa Cruz para instruirles a que elijan a un miembro del partido “Verdes”, de Costas, en reemplazo del gobernador. Hasta ahora han  sido apartados del gobierno departamental que ganaron en elecciones  los  gobernadores de Tarija y Beni, además  de varios alcaldes que se impusieron por el voto pero fueron apartados de sus cargos por dirigentes oficialistas, entre ellos el potosino René Joaquino.

La concentración ocurrió a sólo un día del aplazamiento de la reunión de asambleístas que debía votar por la suspensión de Costas. No hubo el número  mínimo de asambleístas para sesionar, para desazón de los asistentes oficialistas. Aún no hay fecha para una nueva sesión.

Costas es acusado por haber gastado hace cuatro años 10 millones de bolivianos (1,4 millón de dólares) en el referéndum que votó abrumadoramente (84%) a favor de los estatutos autonómicos del departamento. El referéndum fue refrendado al año siguiente por la CPE aprobada en un cuartel de Sucre. El documento constituyente fue reconfirmado en el plebiscito de 2009.

El oficialismo sostiene que ese gasto fue ilegal. Las autoridades cruceñas dicen que el plebiscito regional fue correcto. Y la concentración de esta tarde tuvo como motivación el reclamo de la región para que se respete el voto ciudadano.

Tras esta demostración de fuerza hay grandes dudas de que los  asambleístas se atrevan a desoírla. O que el gobierno ignore lo que ha ocurrido esta tarde.