Dia de caos

Posted on Actualizado enn

Sucre vivió una jornada tensa este viernes. Y también el resto del país. Los sucrenses, en cuyas calles hubo barricadas y fogatas, manifestaron su indignación con la supresión de los debates de la Asamblea Constituyente de su demanda para reasumir la condición de capital plena de Bolivia que ostentaba hasta hace poco más de un siglo. Hubo un Cabildo Abierto que resolvió dar un plazo hasta el 23 de este mes, el próximo jueves, para que los asambleístas recoloquen en los debates el reclamo por la “capitalidad plena”. Qué vendrá después no es muy claro, pero hay que prepararse para un número creciente de huelguistas de hambre, marchas callejeras y nuevas tensiones. El sistema político boliviano está ante una de sus crisis más agudas. Los frenos del vehículo no responden adecuadamente y no se ve luz al final del túnel. Hoy, grupos de universitarios tomaron la Prefectura del departamento y permanecían allí atrincherados hasta el anochecer. Los comités cívicos de cinco departamentos (Santa Cruz, Pando, Beni, Tarija y Cochabamba) extendieron su apoyo al reclamo de Chuquisaca y preparaban presiones sobre la asamblea para que rectifique la decisión que afecta a Sucre. Habrá repliegue del gobierno y de su partido,  el MAS? Chuquisaca, por lo visto en el cabildo, no retrocederá. El resultado puede ser el cierre, cuando menos temporal, de la Asamblea. Algunos asambleístas, según noticias de la TV, han abandonado Sucre porque no se sienten más seguros. Y hasta ex presidentes de la República manifestaron preocupación por la espiral de confrontación en que la parece atrapado el país. “Ahora el MAS y el gobierno saben que no había sido tan fácil redactar una nueva Constitución Política del Estado”, dijo con sarcasmo el ex presidente Jaime Paz (1992-96). El gobierno no parece mayormente inquieto. El presidente Evo Morales inauguró un espacio deportivo y jugó un partido de fútbol completo.

Anuncios

Falsos empadronadores

Posted on Actualizado enn

Agosto 17, 2007

Hasta algunas casas de la zona sur de Santa Cruz han llegado estos días personas aparentemente enviadas por el Ministerio de Educación con el propósito de averiguar cuántos letrados e iletrados moran en una determinada vivienda. Un ama de casa me contó que la empadronadora se presentó como maestra de escuela y de plano, formulario en mano, le dijo lo que quería averiguar. La dueña de casa rehusó proporcionar dato alguno y se impacientó diciendo que no tenía por qué responder a preguntas de esa naturaleza, menos a una desconocida. La empadronadora le dijo: “La entiendo, señora, pero nos han asignado esta misión como tarea para cumplirla esta tarde. Le aseguro que no estoy feliz haciendo lo que hago y no importa si no me responde. Yo considero que ya cumplí mi tarea.” Enseguida mostró el formulario, que traía el membrete de aquel ministerio, saludó a la entrevistada y se fue. El procedimiento es completamente irregular y el episodio recuerda el que ocurrió a principios de año, cuando a los niños de algunos colegios cruceños se les pedía información sobre la casa en que vivían, número de habitaciones, automóviles, etc. La contrariedad que eso provocó entre los padres de familia desactivó el problema. Es bueno que el estado disponga de un dato tan básico como el de letrados e iletrados en áreas urbanas. Pero esa información surge de los censos oficiales que periódicamente ocurren en el país. No ha habido ninguna información oficial sobre este nuevo supuesto censo, de cualquier manera irregular, y vale la pena estar alerta, incluso por razones de seguridad.

Procurase una lista

Posted on Actualizado enn

Diario, 16 de Agosto, 2007

¿Quiénes votaron por la exclusión del tema de la capitalidad? ¿Y de qué partido son? La lista es indispensable para determinar quienes votaron contra el mandato de sus regiones. Probablemente sea información reservada. Pero ahí están los buenos detectives periodistas para conseguirla. A propósito, no vi que algún medio explicase a fondo las consecuencias políticas de la votación, que ha encendido una mecha que el gobierno no consigue apagar.

CUARTO CRECIENTE

Posted on Actualizado enn

Diario, 16 de agosto de 2007

“Estamos ante las puertas del infierno.” La declaración gritada del senador beniano y movimientista Guillermo Richter, la noche de este miércoles en Sucre, equivale a un principio de epitafio para la Asamblea Constituyente. El Movimiento al Socialismo (MAS) puso ayer en marcha el rodillo compresor de su mayoría y acordó cercenar de las deliberaciones de la asamblea el tema de la capitalidad. Sucre, y Chuquisaca, han roto con el gobierno y lo desafían con manifestaciones y huelgas de hambre cuyas chispas pueden prender en otros departamentos . Ahora es posible hablar de ¨cuarto creciente¨ cuando se mencione a la Media Luna. De hecho, ésta deja de ser media y al tener a Chuquisaca de su lado (o al apoyar en bloque a Chuquisaca) se vuelve tres cuartos. Ahora son cinco los departamentos desafectos al gobierno del presidente Evo Morales. Si al Beni, Santa Cruz,  Pando, Tarija –y ahora Chuquisaca- se le suma el descontento contra el gobierno en Cochabamba, manifestado en silbatinas y sonoros abucheos en Urkupiña, el gobierno camina sobre una cuerda floja. Potosí (no muy confiable para el gobierno), Cochabamba (aún menos confiable, y con las heridas abiertas a causa de los disturbios de enero) y La Paz solos no garantizan estabilidad para esa caminata.

Con la decisión de anoche, La Paz -y su demanda por conservar su condición de capital política de Bolivia-, ha unido su destino al del MAS y al del gobierno. La victoria de anoche puede haber sido un disparo en el propio pie, un triunfo pírrico cuyos costos no demorarán mucho en aparecer.

El laberinto de la ampliación o la ampliación del laberinto

Posted on Actualizado enn

A fines de julio de 1990 la embajadora estadounidense April Glaspie presentaba credenciales ante Saddam Hussein cuando el líder iraquí preguntó a la diplomática sobre la posición de Estados Unidos ante la disputa de Irak con Kuwait. Las transcripciones conocidas sobre ese diálogo registran la siguiente respuesta: “Nosotros no tenemos opinión en los conflictos árabes, tales como la disputa entre ustedes y Kuwait… ” Las palabras de la diplomática están consideradas entre los grandes gaffes que precipitaron el conflicto que todavía perdura. Todo por una mala comunicación.

De este tipo de fallas por ambigüedad está llena la historia. En toda comunicación de decisiones, nada es redundante y todo debe ser meridianamente claro.

El año pasado, el congreso boliviano deslizó un artículo ambiguo en la convocatoria a la Asamblea Constituyente y surgió una disputa de más de ocho meses sobre cómo serían votados los artículos de la nueva Carta Magna. Y hace pocos días, extendió el período de trabajo de la asamblea con una ley redactada en tal forma que puede prestarse a interpretaciones seguramente lejos de la cabeza de quienes la aprobaron. Su lenguaje es impreciso y capaz cuando menos de demorar una llegada feliz al final del espinoso camino hacia nuevas reglas constitucionales.

Por ejemplo, miren el artículo primero:

1) En caso de que todos los artículos sean aprobados en detalle por el voto de los dos tercios de los miembros presentes (y si el número de los presentes es escasamente el mínimo? No deberían estar presentes todos los asambleístas?), el texto final de la Nueva Constitución Política del Estado será aprobado mediante el voto (a favor o en contra? O será que se lo aprobaría con el simple acto de votar, independientemente de si es un voto a favor o en contra? ) de dos tercios del total de los miembros de la Asamblea Constituyente. Ese texto se remitirá al Presidente de la República de conformidad a la Ley de Convocatoria…

Una mejor redacción podría haber dicho

En caso que todos los artículos sean aprobados en detalle por el voto favorable de dos tercios de los miembros presentes, el texto final de la NCPE deberá ser aprobado con el voto afirmativo de dos tercios del total de los miembros de la AC. Ese texto será remitido al Presidente de la República de conformidad a la Ley de Convocatoria de la AC.

O miren el artículo segundo:

1) Al concluir su trabajo y en caso de disenso las comisiones elaborarán dos informes, uno por mayoría, aprobado por mayoría absoluta de los miembros, y otro por minoría
que será la segunda propuesta más votada a condición de que ésta no sea presentada o apoyada por constituyentes pertenecientes a la bancada responsable de la propuesta de mayoría.

Más claro habría sido:

Si hubiere disenso, las comisiones presentarán dos informes al concluir sus trabajos: Uno por mayoría, que deberá haber sido aprobado por la mayoría absoluta de sus miembros, y otro por minoría, que corresponderá al de la segunda propuesta más votada. Los constituyentes que favorezcan un informe estarán excluidos de toda forma de participación en el otro. En consecuencia, el segundo informe no podrá ser presentado ni apoyado por constituyentes de la bancada responsable de la propuesta de mayoría.

Los ejemplos podrían continuar. Pero donde la ley ingresa en un terreno oscuro es cuando empieza mencionar plazos.

Por ejemplo, dice que el referéndum dirimidor (que decidirá sobre los temas álgidos, desde la visión de país hasta la plurinacionalidad) será convocado en hasta 120 días después de la publicación del proyecto de nueva constitución. Son cuatro meses más y con ellos podemos llegar al 14 de abril.

El artículo sexto acentúa las dudas sobre la extensión de los trabajos constituyentes cuando dice que “el Congreso Nacional remitirá los resultados finales del Referendum Dirimidor a la Directiva de la Asamblea Constituyente, la que convocará a sesiones de manera inmediata para que los artículos dirimidos en la consulta popular sean incorporados al texto”, etc.

No había sido ampliada sólo hasta el 14 de diciembre? Con qué poder se reunirán los (ex) constituyentes para incorporar los artículos surgidos del primer referéndum?

De la oscuridad se pasa a un campo minado cuando se establece que la AC que dejó de funcionar el 14 de diciembre aprobará “en un plazo no mayor a 30 días” computables a partir de su convocatoria, el nuevo texto a ser sometido al referéndum final. Y así entramos al 14 de mayo. Esta fecha es aún incierta, pues el plazo de 30 días depende de la fecha de la convocatoria.

Lo que es cierto es que, a estas alturas, la cabeza del lector, sometida a un bombardeo de fechas y plazos, ya habrá perdido el norte, y probablemente se mueve sin brújula en un laberinto oscuro.

Hay más. El artículo octavo establece que al concluir el proceso de aprobación y de incorporación de las nuevas normas emergentes del referéndum dirimidor, “la Presidencia de la Asamblea Constituyente remitirá el texto final… al Poder Ejecutivo, el que convocará a Referéndum Constituyente, a ser realizado en un plazo no mayor a ciento veinte días computables a partir de la publicación del Decreto de Convocatoria”.

La pregunta sobre si seguirá vivo hasta aquí (mediados de mayo de 2008) el mandato extendido de los constituyentes, es aclarada sólo en la “disposición final primera” que estipula: “Las y los Constituyentes…conservan su mandato hasta la entrega del texto final de la Nueva Constitución Política del Estado para el Referéndum Constituyente.”

De hecho, entonces, las tareas de los asambleístas no acaban en diciembre. Acaban en mayo, al entregar al gobierno el texto a ser sometido al referéndum final.

Entonces, la extensión es o no es sólo hasta diciembre? Por lo visto, no. Las deliberaciones concluyen en diciembre, pero la Asamblea tendrá tareas tal vez hasta mediados de 2008.

Parada de la discordia

Posted on Actualizado enn

El gobierno del presidente Evo Morales parece dispuesto a llevar a cabo el desfile mixto campesino-militar (en ese orden) el próximo martes. La concentración puede resultar en un gran fiasco para quienes la organizaron, con el supuesto propósito de ganar prestigio para el gobierno y afirmar la unidad boliviana. Nada de esto aflora a pocos días del acontecimiento. El gobierno no gana políticamente ni un ápice ni la unidad del país se ve fortalecida. Al contrario. Por todo lo visto y oído desde el anuncio del desfile, se tratará de la manifestación cívica más controvertida de los últimos años y la más repudiada por los inconsultos anfitriones.

En las dimensiones bolivianas, Santa Cruz representa la California de este país. Sumaba en 2002 el 30,3 % de toda la riqueza que produce Bolivia. El analfabetismo, que en todo el país era del 13,28 % hace un par de años, en Santa Cruz era casi la mitad: 7,26%. Y el volumen de las recaudaciones nacionales será este año en Santa Cruz probablemente superior al 40% del total registrado en 2004. Su población representará el 30% de los bolivianos en 2010 (3,1 millones de habitantes), con menos pobres (38 %) que el resto del país (58%). De la población cruceña actual, casi el 40% corresponde a inmigrantes. (“Santa Cruz es el crisol de Bolivia. Aquí se está formando la nueva nación”, dice sin ambages Isaac Sandoval Rodríguez, un cruceño notable.) Los datos, registrados por la página web de CAINCO (www.cainco.org.bo), podrían continuar en cascada para demostrar la condición exitosa de Santa Cruz, explicativa del porqué el gobierno ve con recelo y codicia política a esta región. Un punto importante ayuda entender todo el cuadro: este departamento lidera los movimientos autonómicos departamentales, que el gobierno detesta pues escapan de su control y le son adversos.

Hay alguna justificación para realizar ese desfile campesino-militar aquí y ahora? No encuentro ninguna. Sería, guardando proporciones, como realizar una parada militar con soldados norteamericanos en My Lai o en Ciudad Ho Chi Minh (Saigón). Pues muchos en el gobierno parecen ignorar (o no quieren saber) que hace casi 50 años hubo una masacre en Santa Cruz protagonizada por grupos de campesinos (así se los llamaba) de Ucureña. No hay novela costumbrista cruceña de los últimos años que no transite por ese escenario salvaje que contribuyó a marcar, hasta ahora con tinta indeleble, la relación entre cruceños y collas . Era obvio que el anuncio de que vendrán indígenas de poncho rojo –cual milicias, así no sean precisamente de Ucureña- evocaría aquel episodio. Además, ocurre en el momento menos oportuno: cuando la tensión gobierno-departamentos autonomistas crece y el desplazamiento de unidades campesino-militares suena a provocación. En política, nada suele ser casual. Pero si se pretendía irritar y amedrentar al movimiento autonomista el resultado puede ser un boomerang. El desafío acentúa el sentimiento autonomista de esta región y estimula una mayor solidaridad de los departamentos que sustentan similar posición. Además, la iniciativa para que otras organizaciones se sumen al desfile en ambiente festivo puede ahogar cualquier otra motivación no cívica.

En todo caso, esta parada promete ser un hecho novedoso entre las cosas raras que vienen ocurriendo en Bolivia en los últimos tiempos. Si, como se dice, desfilarán las 36 etnias bolivianas, debería convocarse a concurso entre los fotógrafos que tomen las mejores imágenes de algunas tribus tan minúsculas que en cualquier año de estos podrían desaparecer. Tendrían en sus cámaras verdaderos tesoros fotográficos. Imagínense si aparece alguno de los ocho guasaragues que se cree que aún sobreviven, o si algunos de los 32 pacahuaras de las espesuras de Beni y Pando salen de su hábitat para venir a desfilar en Santa Cruz. Los antropólogos deberían estar bajo alerta rojo y preparando maletas para venir a Santa Cruz. Se encontrarían ante una situación que jamás volverían a ver. En realidad –y lo digo con todo el respeto que esas etnias merecen- la imagen de representantes de tribus en peligro de extinción desfilando en El Trompillo sería algo digno de ver (y probablemente de impedir). Para los espectadores sería un paseo fulgurante por la historia de quienes han vivido hasta ahora en edades remotas y que de repente, por un acaso, aparecen ante nuestros ojos, quizá sin haber sido siquiera consultados. En todo caso, sería un hecho único y una prueba de genialidad boliviana.

(*) Harold Olmos, periodista boliviano (haroldolmos@hotmail.com) fue director de la Associated Press en Venezuela y Brasil

Sucre vs. La Paz

Posted on Actualizado enn

July 23, 2007

The city of Sucre has scheduled for Wednesday, 7/25, its own Cabildo, a public assembly earmarked to reaffirm what its citizens consider the city´s right to get back the state institutions it lost to La Paz in a civil war at the end of the 19th century. That includes the executive and legislative branches.

La Paz did its own rally last Friday, 7/20. It was the largest public gathering ever in Bolivian history__ more than 1 1/2 million people went to the streets and concentrated mostly on El Alto. The rally reaffirmed the political capital shall remain in La Paz. It also called for national unity, implying that Sucre´s demand and those supporting it were against national integrity. “The (political) venue does not move,” was the battle cry.

The government was impressed. President Evo Morales congratulated organizers and ordered his party, the Movement Toward Socialism, not to support Sucre´s demand at the Constituent Assembly.

Now Sucre is coming up with its own rally. With a population of just 300.000, this central southern city is not expected to match La Paz´s. But the point it brought up has irritated the government as the Constituent Assembly approaches the end of its term August 6 without finishing the new Bolivian chart. Sucre´s demand seems to represent the smoking gun proving some flaws in the assembly, including the view that it was “all plenipotentiary and originary,” meaning it was almighty and could deal with anything. It cannot, according to the government. It has a put a sort of veto to tackle the capital question. La Paz´s cabildo, with implicit government support, said the assembly ought to remove the debate over the location of Bolivia´s political capital. And it threatened with an indefinite department-wide stoppage if removal is not official by August 6.

Sucre´s move is haunting the government and the assembly itself. The government has lost hold of Sucre, an early regional supporter of Evo. The loss of this support increases opposition against Evo __ at least on his attitude regarding the city where the three estate branches should be located. It means more sympathy toward the so call half-moon, media luna, whose ranks span over four departments (Santa Cruz, Tarija, Beni and Pando, or 60% of the national territory.)