Sin entrelíneas

Posted on

El Cardenal Julio Terrazas volvió a lanzar, este domingo, un mensaje de paz y, sin medias tintas, dijo: “El pueblo está esperando que le hablemos de la esperanza, no de las tragedias ni de las maldades. Está esperando palabras de vida, de verdad, que nos lleven a realizarnos…” Su mensaje sale al paso de muchas actitudes y de muchos discursos que hemos testimoniado en las últimas semanas.

Cabeza de una grey que congrega a más del  80 por ciento de los bolivianos,  las palabras del Primado deberían ser inscritas visiblemente en los escritorios de los dirigentes del gobierno y los que lo apoyan, así como en los de la oposición.  El mensaje del cardenal es una palabra a favor del desarme de los espíritus envalentonados.  Tal vez habría que parafrasear  a Mafalda:  Paren de mirar por el espejo retrovisor de cinco, diez o quinientos o mil años.

Anuncios

Del Papa Benedicto XVI

Posted on Actualizado enn

“Las auténticas culturas no están cerradas en sí mismas ni petrificadas en un determinado punto de la historia, sino que están abiertas, más aún, buscan el encuentro con otras culturas, esperan alcanzar la universalidad en el encuentro y el diálogo con otras formas de vida y con los elementos que puedan llevar a una nueva síntesis en la que se respete siempre la diversidad de las expresiones y de su realización cultural concreta.  (Aparecida, Brasil, Mayo de 2007)

Revocada la renuncia irrevocable

Posted on Actualizado enn

El Sr. David Sanchez ha revocado su renuncia irrevocable. La había presentado la semana antepasada cuando la tensión prevaleciente en Sucre, con campesinos que convergían sobre la capital constitucional alzada con su demanda de capitalídad plena, hacía temer un desenlace aún más violento y, quizá, sangriento. El Sr. Sánchez vuelve a ocupar su sillón de Prefecto tras haberse reunido con el Presidente Evo Morales. No ha habido ningún detalle que permita atisbar por qué el Prefecto dio a su decisión una vuelta de180 grados. Pero lo cierto es que su figura estuvo ausente en los momentos más dramáticos vividos por Sucre en los últimos días. Cuando muchos bolivianos hacían suya, adaptándola a Sucre, la frase de John F. Kennedy ante el recientemente (1961) levantado muro de Berlín -“Yo soy berlinés”, o en su caso “Yo soy sucrense”-, el Sr. Sánchez decidió que no podía continuar enfrentado entre el pueblo que lo eligió y el partido de gobierno, por el cual fue electo. Fue una actitud digna. El gobierno no quería oírlo. Ahora el Sr. Sánchez vuelve atrás, y el gobierno también. Las consecuencias del cambio aún están por verse. De momento, puede especularse que ese pingpong de actitudes ha contribuido a que la aún paralizada Asamblea Constituyente también revoque una decisión que sus autoridades decían irrevocable y se disponga a debatir el reclamo pleno-capitalino de Sucre. Al insistir ante Sánchez para que desirrevocabilice su renuncia, el gobierno debe haber barajado la posibilidad de que una elección para nuevo prefecto en Chuquisaca le traiga una derrota insoportable.  Ahora se vuelve a cero y empieza una nueva vuelta. Con nubarrones parcialmente despejados  y posibilidades de encauzar debates de una manera civilizada. Es posible que el primer saque venga de La Paz.

Vale la pena leer

Posted on Actualizado enn

En las últimas semanas me han llegado varios correos que advierten sobre los riesgos apocalípticos de una reforma educativa a-la-venezolana que se estaría gestando en Bolivia. Descubrí luego el siguiente artículo, que puede alimentar la controversia.

http://webarticulista.net.free.fr/wa200711091724+Elizabeth-Burgos+Luis-De-Lion+reforma-educativa+adoctrinamiento.html

Bonanza pobre

Posted on Actualizado enn

Entre los dichos relativos a las estadísticas, hay uno de autor desconocido que llama mi atención por su sarcasmo provocador: “Las estadísticas pueden probar cualquier cosa, inclusive la verdad”.

Un informe de la Fundación Milenio hace unos días debería colocar bajo alerta roja a todas las instituciones gubernamentales que trabajan con la economía. El diagnóstico que se lee en las cifras es preocupante y debería provocar una respuesta de las autoridades. En verdad, acciones más que respuestas verbales.

Hasta hace poco, muchos creían que si en política el país estaba turbulento, en el frente económico estaba con el cielo despejado. No era cierto. Los datos de Milenio nos muestran una realidad que el gobierno habría preferido ignorar.

Es verdad: Bolivia está dentro de un círculo virtuoso que transita por la mayor parte del mundo. Esto se traduce en valores crecientes para sus exportaciones, menos por lo hecho para merecerlo que por el apetito insaciable de materias primas y alimentos causado por el rápido crecimiento de las economías asiáticas, especialmente de China e India. Exportamos menos aunque recibimos más. Es uno de esos fenómenos que rara vez acontece, pues se trata de una excepción. Pero el momento en que los precios retomen su nivel de equilibrio puede agarrarnos con los pantalones en las rodillas.

Es por lo menos irónico repasar los temores que hace pocos años suscitaba el crecimiento de China. Lester R. Brown, el presidente de WorldWatch Institute, una de las instituciones que con mayores estudios ha aportado al desarrollo económico y su relación con el medio ambiente, se preguntaba angustiado hace una década: “¿Quién alimentará a la China?” Creo que la respuesta la están dando los propios chinos, por un lado, y los países en vías de desarrollo, por otro, especialmente los de América Latina. Las regiones agrícolas de nuestros vecinos Brasil y Argentina están bajo presión para cubrir la demanda asiática.

De alguna manera, esa demanda se manifiesta también en Bolivia. Pero los mayores ingresos que registra el país tienen origen sólo en los mejores precios, no porque hubiésemos aumentado la producción ni mejorado la productividad. En los últimos años, los volúmenes de nuestras exportaciones, concentradas en hidrocarburos, minerales y soya, tienden al declive. El informe Milenio nos dice que las exportaciones de soya cayeron un 27,4% del primer trimestre de 2004 al mismo período de 2007. Y no es solamente el caso de la soya. El volumen de casi todas nuestras exportaciones está en bajada. Incluso –y especialmente- las de hidrocarburos: 15,3% menos en el mismo período.

Crecemos menos que todos nuestros vecinos en la región: 4,2% frente al 4,3% de Brasil, 5,8% de Chile, 7,5% de Perú, 8% de Argentina, 8,1% de Colombia y 8,8% de Venezuela. Milenio concluye: Estamos empobreciendo la bonanza.

Bolivia tendría que crecer mucho más, pues debido a su pobreza crónica parte de una situación de desventaja muy grande. Pero no hay crecimiento sin inversión. Ni un crecimiento sólido sin un gran impulso a la educación.

A la baja en los volúmenes de producción se agregan dos fenómenos preocupantes: la valorización paulatina del peso boliviano, que disminuye la competitividad de las exportaciones, y la inflación. Con el primero nos estamos disparando a nuestros propios pies. Con el segundo nos colocamos la cuerda al cuello. Tuvo que venir un proceso violento de inflación de renombre (negativo) mundial para que los bolivianos aprendiesen el valor de la estabilidad de la moneda e hiciesen de ella un credo. Nadie quiere repetir la experiencia de las filas interminables, de la escasez y del encogimiento brutal de los salarios. Ni nadie quiere volver a escuchar que “la patria se nos muere”.

El último informe del Instituto Nacional de Estadísticas es un campanazo: 1,6% de inflación en agosto y 8,12% en un año. Pronto podríamos romper la barrera del 10% e ingresar a los dos dígitos. Hay un guante lanzado al cuadrilátero.

Cede el turbión

Posted on Actualizado enn

La Corte Superior de Distrito de Sucre ha emitido su fallo, que probablemente sea ratificado por el Tribunal Constitucional (el mismo cuyos tribunos el gobierno quería enjuiciar): la Asamblea Constituyente debe restituir a sus debates el tema de la capitalidad plena demandada por Sucre. De pronto el gobierno se ha visto ante tres derrotas claves: Renunció irrevocablemente el prefecto de Chuquisaca, electo por el Movimiento al Socialismo; el Senado no dio paso al enjuiciamiento de los cuatro jueces del Tribunal Constitucional que habían bloqueado los nombramientos judiciales efectuados por el Presidente Evo Morales a fines del año pasado, y ahora una corte dice que la Constituyente actuó mal cuando el 15 de agosto enterró la cabeza en la arena para no tocar el tema de la capitalidad. Las fuerzas del gobierno anuncian ahora que impugnarán la decisión que las paró en seco. Más vale que no lo hagan. Sería recomenzar el fuego. Entretanto, los tambores de guerra que sonaban en Sucre se han callado, las huelgas de hambre se han suspendido y la calma parece restablecerse al cabo de semanas turbulentas. La Constituyente está suspendida por 30 días, aunque ahora es posible que vuelva a funcionar… pero su primer tema al frente probablemente será la cuestión de la capitalidad, que ahora tiene a La Paz sobre ascuas.

Hay una lección en todo esto: los modelos y las experiencias no se repiten. Hugo Chávez pudo moldear una constituyente tras su elección abrumadoramente favorable, ayudado por una oposición descabellada que le pavimentó el camino. El MAS en Bolivia, y el presidente Morales, pensaron que la experiencia podía repetirse. No ha sido así. Ahora parecen tener la marea en contra y revertir la tendencia no será fácil. Después de muchas semanas de turbiones, la que empieza está más calma.

Constituyente hibernante

Posted on Actualizado enn

La Asamblea Constituyente ha sido puesta en receso durante un mes, con la esperanza  que hasta  entonces estén superadas las dificultades que la colocaron en el umbral de un colapso irreversible. Como en los casos de hibernación, en que unos pocos multimillonarios han decidido que sus restos permanezcan hibernados  a temperaturas próximas al cero absoluto (-273º) mientras la ciencia trabaja para curar los males que provocaron su partida –que ellos esperaron  fuese temporal- de esta vida. En esas esperanzas juega mucho el azar. La espera puede ser de meses, años, décadas, quien sabe si de siglos. En el caso de la AC no hay señales ni remotas de que los males que llevaron a su deceso temporal (¿?) serán superados en 30 días. Para comenzar, hay quienes dentro de la propia Asamblea quisieran que la partida fuese definitiva.  

Algunas preguntas claves para los próximos 30 días (acaba de pasar uno): ¿Renunciará el MAS a su visión de país plurinacional, comunitario, libre, independiente, soberano,  democrático, social,  descentralizado, con autonomías territoriales, cuyo debate sobre su pasaje de la verborragia incomprensible a la práctica estuvo entre las causas que atascaron las ruedas de la Constituyente? O ¿aceptará sumiso el mandato legal de los dos tercios para todas las decisiones constituyentes?  O ¿dejará de regatear la cuestión de las autonomías departamentales? ¿Insisitirá en la reelección presidencial indefinida? ¿Seguirá oponiéndose a que la Asamblea trate el tema de la capitalidad plena que reclama Sucre para sí?   Y  la oposición ¿dejará de ver un paso siniestro  en toda movida del MAS? En otras palabras: ¿se restablecerá la mutua confianza?

Si lo consiguen, los de la platea aplaudirán hasta ampollarse las manos. Yo me reservo una razonable dosis Santomasiana de duda.