Uncategorized

Cambios que tocan la puerta

Posted on Actualizado enn

Las entradas más recientes sobre la importancia de las elecciones en Brasil el 5 de octubre hacen innecesaria una mayor explicación. El programa oficial de la candidata Marina Silva  es una señal roja para las tendencias proteccionistas en el Mercosur y un campanazo de alerta para los regímenes de tendencias autoritarias: no tendrán al lado a un Brasil complaciente con su comportamiento respecto a los derechos humanos ni al deterioro de la democracia. Ese tiempo se acaba y es posible imaginar las expresiones de gusto o disgusto que provoca entre los personajes políticos principales de la región. Marina Silva propone una “democracia de alta intensidad” que anticipa una actitud militante a favor de los derechos democráticos a través de su política exterior.  

 Entre otras cosas y tomado de su programa, gracias a un amigo de Brasilia, el programa (página 40) promete:

 -Adoptar los instrumentos necesarios para que Mercosur asuma un papel proactivo en la negociación de acuerdos bilaterales y regionales.

– Acelerar las negociaciones para una pronta conclusión de un acuerdo de asociación, sobre bases equilibradas entre Mercosur y la Unión Europea.

– Proponer una política de aproximación de Mercosur con la Alianza del Pacífico.

– Promover el fortalecimiento gradual da Unasur como organización de cooperación de políticas regionales de defensa, seguridad pública, combate a los crímenes transnacionales y protección del medio ambiente.

-Desarrollo energético y de transportes de baja emisión de carbón, promoción de la salud pública, educación de calidad, desarrollo de las ciencias, la tecnología y la innovación.

-Reafirmar el respeto a la cláusula democrática como condición para la participación en los esfuerzos regionales de integración, lo que implica respeto al pluralismo y a la independencia y equilibrio de poderes, a la alternancia en el poder y  garantías a las libertades fundamentales.  

-Adoptar una posición proactiva en las negociaciones sobre el cambio climático, con una lectura dinámica del concepto de “responsabilidades comunes, pero diferenciadas”.

-Asumir in mayor protagonismo en la implementación de las convenciones resultantes de la Conferencia Rio-92, tanto respecto al clima como a la biodiversidad.

-Adoptar una agenda positiva para las relaciones con Estados Unidos.

-Actualizar las posiciones adoptadas por Brasil en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y en el tratamiento de los conflictos regionales.

P.S. No encontré ninguna mención al G77, aunque sí al G20, grupo mucho más restringido en el que Brasil se mueve a gusto.

Anuncios

Veto al voto

Posted on

La principal organización de campesinos de Bolivia ha anunciado que se propone controlar a sus afiliados,  gran parte de los cuales vive en las áreas rurales del país, para que voten verticalmente por los candidatos del partido de gobierno. Bajo ese razonamiento,  quien en las elecciones del 12 de octubre vote por el presidente Evo Morales (opción cuya legalidad es aún discutida), lo hará también por el candidato del partido en todas las circunscripciones electorales. Una forma ciega de voto cascada.  

La instrucción causa inquietud entre quienes creen que el voto es una manifestación suprema de la libertad individual y juzgan que condicionarlo es vetar un derecho elemental. En la otra esquina, los defensores de ese control dicen que se trata de una manifestación de la vida comunitaria que debe ser respetada.  En una reciente declaración el Vicepresidente García Linera defendió la iniciativa como un “control moral”, expresión de la que denominó como “democracia comunitaria”  enmarcada en la Constitución.

La práctica de controlar el voto no es nueva. Existía desde la instauración del voto universal, hace más de 60 años. Hay, incluso, algunas ocurrencias en elecciones recientes, cuando algunos votantes fueron acompañados hasta la caseta de emisión del voto por supuestos asesores que ayudarían en ese ejercicio democrático.  Ahora se la presenta como un mandato forzoso de sindicatos adscritos al partido de gobierno.

Sobre llovido mojado. El anuncio se suma a la sensación de inevitabilidad que parece ganar espacio al aproximarse las elecciones el 12 de octubre. De esa sensación, mal augurio para las cimientos colectivos de democracia, son responsables en gran medida los dirigentes que discrepan de la necesidad de enfrentar los comicios con una fórmula unitaria capaz de abrir una alternativa válida, incluso para un período difícil como el que empieza a asomar, con nuestros vecinos en dificultades económicas (Brasil para de crecer y, con la “avalancha Marina”,  es posible un cambio en el timón brasileño,  mientras Argentina tiene el  cuello amenazado por una inflación agobiante, segunda en la región después de la de Venezuela).  Si ellos se resfrían, nosotros corremos el riesgo de una pulmonía, dice un adagio.

Con las perspectivas de voto controlado, fuerzas políticas dispersas y un afán hegemónico manifiesto, es como si el país entrara a una tormenta que arrecia sin paraguas protector. 

Desafíos

Posted on Actualizado enn

El racionamiento biométrico que pretende implantar en Venezuela el presidente Nicolás Maduro y la oleada que, con http://https://haroldolmos.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=12124&action=edit amenaza desbancar al gobierno del PT en Brasil, se han erigido estos días como el mayor desafío para la cadena de países bajo regímenes socialistas del Siglo 21. La protesta venezolana se hizo escuchar el jueves con pitazos y batir de cacerolas que han recordado al gobierno heredero de Hugo Chávez que aún tiene al frente a una porción formidable de la población de su país. Más cerca de nosotros, los sondeos le han dicho al de Dilma Rousseff que tiene muchas cuentas por saldar a favor de brasileños descontentos con los resultados del doble sexenio de gobierno del Partido de los Trabajadores.

La insatisfacción en Venezuela con los racionamientos de agua y electricidad creció con la intención de aplicar un control biométrico sobre las compras, especialmente de productos esenciales, una situación hace poco tiempo inconcebible. La única forma de racionamiento que se conocía era la existente en Cuba y en los países tras la Cortina de Hierro antes de la caída del Muro de Berlín.

Mientras el país parece encaminado hacia elecciones legislativas de fines de 2015, es improbable una disminución a corto plazo de la polarización en la que ha caído la sociedad venezolana. Con una gestión administrativa desastrosa que ha colocado a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en su peor crisis desde la nacionalización de hace 40 años (al igual que en otras latitudes, se desconocen las cifras de la industria) la producción ha declinado y los ingresos, todavía multi-billonarios, han sido insuficientes para la voracidad del estado. Afectado por una aguda indisponibilidad de dólares, muy pronto el gobierno podría enfrentar la perspectiva desagradable de romper la excentricidad de una gasolina hiper-barata que cuesta miles de millones de dólares subsidiar (el país consume unos 500.000 barriles diarios de petróleo) y de provocar nuevas devaluaciones del bolívar.

El camino de Dilma Rousseff para la reelección parecía expedito hasta el estallido de protestas callejeras de una magnitud y furia sin precedentes en Brasil. El malestar no se apagó ni con el mundial de fútbol de junio y julio. La emergencia de Marina Silva, ayudada por la solidaridad que causó la muerte trágica del candidato socialista Eduardo Campos el 13 de agosto, ha colocado a la “tercera vía” a las puertas de gobernar.

Tenaz luchadora por el medio ambiente, la dirigente socialista ha triplicado el porcentaje que asignaban las encuestas al Partido Socialista Brasileño hace sólo tres semanas. Los sondeos en curso, cuyos resultados serán conocidos durante la semana que empieza, dirán si persiste la tendencia, que ha dejado en tercer lugar al socialdemócrata Aécio Neves y ahora pisa los talones de una Dilma Rousseff acosada por incómodas perspectivas electorales como nunca estuvo su partido desde el primer triunfo de Lula da Silva en 2002. Si Marina registrase un estancamiento, la noticia no sería festejada por el partido de gobierno. Es improbable que las simpatías captadas por la ambientalista se vuelquen hacia Dilma. Es, más bien, probable que el apoyo que tienen los socialdemócratas converja hacia Marina.

Con el PT gobernando, el “chavismo” ha contado cuando menos con guiños de asentimiento para gran parte de sus políticas, incluso para el ingreso de Venezuela al Mercosur. No es seguro que los guiños sean tan seguidos con eventual gobierno de Marina. Los analistas creen que una corriente distinta al mando de la mayor economía del continente sería un serio traspié para los más radicales del socialismo del siglo 21.

Quienes fuera de Brasil tendrían mayores razones para festejar una eventual victoria de la ecologista brasileña serían los habitantes y los defensores del Tipnis. La carretera generadora de violencia en esa región del centro boliviano fue un tiempo financiada por un banco estatal brasileño y había sido criticada por el candidato presidencial socialdemócrata de hace cuatro años, José Serra. La llamó “transcocalera”.

Para quienes analizan lo que ocurre en nuestro vecindario y lo extrapolan a nuestro propio patio, va un dato: En el debate entre candidatos hace una semana, Marina Silva dijo que estaría feliz si, de ganar la contienda del 5 de octubre, pudiera tener a Serra como uno de sus ministros.

Ahí viene Marina

Posted on Actualizado enn

 El ex presidente norteamericano Richard Nixon dijo una vez que por donde fuera Brasil por allí iría América Latina. Eran las últimas semanas de 1971 y el ex presidente norteamericano brindaba por su huésped en ese momento, uno de los dictadores del régimen militar que comandó el destino del país vecino durante casi dos décadas.  Mientras hubo dictadura en Brasil, en el resto del continente se afirmaron los regímenes de fuerza. Cuando se reinstauró la democracia, ésta cundió firme entre sus vecinos. Cuando asomó Lula da Silva, los regímenes de izquierda se fortalecieron bajo características variadas y, en algunos casos, reacios a aceptar naturalmente una esencia de la democracia: la alternancia en el poder.

Una encuesta divulgada hace una semana en Brasil remeció las creencias que hasta pocos  días antes predominaban. La actual presidente Dilma Rousseff dejaba de ser favorita para ganar en la primera vuelta del domingo 5 de octubre y en el desquite sería vencida por la ecologista María Osmarina Silva de Souza, destacada ambientalista ex dirigente del Partido dos Trabalhadores, de Luiz Inacio Lula da Silva, y ahora con la bandera del Partido Socialista Brasileño.  Marina, simplemente así, como se la conoce en Brasil, emergía con un sorprendente 21% de las preferencias, encima de Aécio Neves (20%), hasta entonces el segundo favorito después de Dilma (43%).

El porcentaje que le otorgó la encuesta no era desconocido para Marina. Ya estuvo cerca en las elecciones presidenciales de 2010, cuando alcanzó 19,33% de los votos válidos de la primera vuelta, con el respaldo de cerca de 20 millones de brasileños. Dilma y el socialdemócrata José Serra disputaron la final, que ganó la actual mandataria.

El porcentaje de hace unos días no resultó de la pérdida de simpatías para Dilma o Neves sino de una disminución drástica de indecisos que se volcaron hacia el nuevo fenómeno electoral brasileño.  Los nuevos sondeos son aguardados con expectativa creciente pues la lucha en curso, de consolidarse la tendencia a favor de Marina, podría efectivamente reflejarse en los porcentajes de los dos favoritos.  Favorecerían a Marina los cansados con 12 años de gobierno del PT, que tuvieron una fuerte expresión en las manifestaciones callejeras activas hasta las primeras fechas del reciente mundial de fútbol. Las encuestas no han determinado con certeza qué candidato opositor cosecharía ese descontento, si Neves o Marina. En una de sus primeras declaraciones, la candidata opositora dio una señal nítida contra el continuismo que predomina en naciones vecinas: si llegase a ganar, sería presidente por un solo período.  

La candidata socialista tiene un camino empinado cuesta arriba y cualquier vaticinio es todavía prematuro.  De su lado cuenta con la solidaridad que ha despertado la muerte del líder de la “tercera vía” Eduardo Campos, cuando la avioneta en que viajaba el 13 de agosto se estrelló cerca de Sao Paulo. Si esa solidaridad crecerá o se debilitará, es algo que nuevos sondeos podrían detectar pronto. Pero tiene como haber principal su propia lucha política que la proyectó desde los siringales del Acre, donde nació (Rio Branco) en 1958. Su defensa del medio ambiente le dio renombre internacional y su figura, menuda y de apariencia frágil, se volvió una muralla contra la devastación de la floresta y  la utilización de las aguas de los ríos amazónicos en presas hidroeléctricas, un tema sensible en Bolivia, cuya región amazónica sufrió desastres naturales devastadores este año.

Un gobierno ambientalista en Brasil sería también un mensaje a favor del Tipnis (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure), el tema que llenó los horarios estelares de la TV y acaparó los titulares de los medios impresos hasta hace poco tiempo. Sólo una semana antes de los comicios generales en Bolivia, los que habrá en el gigante vecino dentro de mes y medio serán seguidos con atención cuidadosa por todo el continente, presumiblemente por todo el mundo. El volumen de su economía está entre los primeros del planeta y el peso gravitacional de sus inclinaciones repercute sensiblemente entre sus vecinos.   

Cristóbal Colón

Posted on

Con este título, viene un artículo del diplomático Ramiro Prudencio Lizón, que reproduzco con autorización del autor.

-0-

Esta semana se conmemora un nuevo aniversario del descubrimiento de América, extraordinaria hazaña realizada el 12 de octubre de 1492, por el Almirante don Cristóbal Colón.

El descubrimiento de nuestro continente ha sido el suceso que más ha transformado el mundo.  El cambio de la Edad Media a la Moderna se debe mucho más a dicha proeza que a la toma de Constantinopla por los turcos.

Con la epopeya colombiana fueron logrados, además, dos fundamentales acontecimientos: primero, la confirmación de la esfericidad de la Tierra; y segundo, la apertura de una nueva ruta marítima, el océano Atlántico.  Desde entonces, el mar Mediterráneo dejó de ser el eje del mundo civilizado.  El centro del comercio pasó de las ciudades italianas a las naciones que tenían fácil acceso al Atlántico; primero a España y Portugal, y luego sucesivamente, a los Países Bajos, Francia e Inglaterra.

Otro gran descubrimiento del Almirante fue la Raya, es decir, la línea del cambio de ruta de la aguja imantada (la brújula).  Durante la travesía de su primer viaje, observó que a cien leguas de las islas Azores, la brújula se desviaba del noreste al noroeste.  La Raya es la línea cero de nuestros mapas magnéticos, la línea de nula inclinación magnética, o la que separa las zonas de declinaciones magnéticas de signos oriental y occidental.

Precisamente, en base a esa revelación, el Papa Alejandro VI emitió la “Bula Inter Caetera”, el 28 de junio de 1493, donde se determinaba la demarcación de las posesiones portuguesas y españolas en la Raya, o sea, en una línea de polo a polo distante a cien leguas al occidente de las islas Azores y del Cabo Verde.

Se puede decir que el viaje colombino no sólo modificó el conocimiento geográfico del mundo sino que también el modo de pensar del ser humano.  El Renacimiento italiano inició un proceso mental crítico frente a los estudios tradicionales, pero fueron los grandes descubrimientos geográficos iniciados por Colón los que consolidaron este nuevo pensamiento.  A medida que se llegaba a nuevas tierras, crecían nuevas generaciones para quienes Aristóteles, Platón y Santo Tomás de Aquino no eran ya la verdad absoluta, sino que ésta tenía que encontrarse mediante la experiencia y la investigación científica.

Muchos latinoamericanos, sobre todo de nuestro país, lamentan el descubrimiento de América, por considerar que este acontecer determinó el hundimiento de las culturas  del continente y la explotación de los pueblos originarios. Pero si no hubiesen sido Colón y los españoles nuestros descubridores y conquistadores, lo habrían realizado gentes de otras naciones, quizás con espíritu más racista, y que no se hubieran mezclado con los indígenas, como ha sucedido en América del Norte.

Pero la vinculación entre Europa y América debía darse tarde o temprano pues el mundo europeo de la época de Colón ya estaba tenía conocimientos científicos y técnicos, como la brújula, el astrolabio, la pólvora, el cañón, el timón y la vela móvil, que le facultaba para efectuar grandes descubrimientos y conquistas en el resto del orbe.

Ahora bien, si hubo una violenta invasión del continente, también existió la parte positiva de la conquista española: la creación del nuevo hombre americano, fruto de la mezcla con las razas nativas; la gran cultura mestiza colonial;  la generalización de la hermosa lengua castellana que sirve para vincular a gran parte de los hombres que viven al sur del Río Grande;  y, por último, la introducción del cristianismo, y con él, la obligación de solidarizarse con sus semejantes y de respetar y dignificar a la mujer.

En consecuencia,  deberíamos recordar no sólo con simpatía sino con admiración la extraordinaria gesta de Cristóbal Colón que cambió el curso de la historia del mundo y sobre todo, del continente americano.  Y deberíamos tener siempre presente que el día 12 de octubre no sólo se recuerda el día de España, sino también el de la hermandad cultural hispánica, base de la unión permanente entre los Estados de habla castellana con la Madre Patria, cuna de nuestra cultura, tradición, idioma y religión.

Bicentenario memorable

Posted on Actualizado enn

Vendrán muchos aniversarios y otros festejos, pero el de este 24 de septiembre será inolvidable para la gente que lo vivió. El ambiente era festivo en casi todas las esquinas hasta el tercer anillo de la ciudad, y en las instalaciones de la Feria Exposición el júbilo era general. Al sonar las 12 campanadas que marcaron la medianoche y el comienzo del día del bicentenario, hubo cohetería, champañas, el himno cruceño en el Parque El Arenal, que se dice que es la “Fontana di Trevi” cruceña y que en esos momentos escenificaba la ceremonia principal, con un desfile acompasado al ritmo clásico de Europa medieval. La presidían el alcalde Percy Fernandez y el Gobernador Rubén Costas, ambos esbozando la sonrisa más amplia que los labios les permitían. En esta competencia de estirar los labios, Fernández llevaba ventaja. Bailó con la nueva reina del carnaval cruceño, Catherine Villarroel, mientras en todo el departamento flotaba un elevado sentimiento cívico raras veces sentido en la región. No por nada, se trataba de celebrar 200 años del grito libertario que la llevó a ser parte constitutiva de lo que hoy es Bolivia. Y toda la región recibió la fecha feliz.

Si hubo algún propósito en estos últimos años de disminuir el espíritu cruceñista de la gente, el tiro salió por la culata. Santa Cruz vivió intensamente su ser cruceño en esas horas. Pocas veces se había levantado tanto su orgullo en sí misma. Ese sentimiento fue visible a lo largo de toda la noche y del día siguiente. Desconozco el grado de civismo que prevaleció en los departamentos que también celebraron su bicentenario en los últimos tiempos, probablemente similar al de aquí.   Pero en lo que se refiere a Santa Cruz, puedo afirmar que se trató de un acontecimiento singular.

Los medios contribuyeron a crear esa atmósfera con sus programas alrededor de la Feria Exposición y los periódicos con los suplementos especiales que prepararon para la fecha. Los cuatro diarios principales –El Día, El Deber, El Mundo y Estrella del Oriente tuvieron cuerpos especiales dedicados a la región que el lector pudo disfrutar a lo largo del extenso fin de semana. Podrán ser guardados para que, en los años venideros, las nuevas generaciones vean cómo celebró Santa Cruz sus 200 años.

Inclusive  los inconvenientes protocolares durante la sesión de honor de la asamblea, en la que el vice-Presidente no logró ser atendido en su solicitud de ser el último en hablar –lo hizo el gobernador Costas- quedaron relegados ante la magnitud del evento.

La semana que empieza traerá de vuelta los problemas cotidianos, incluso los 28-32 grados centígrados Santa Cruz vueltos más intensos por el desborde de los incendios forestales. Vendrá también la política barata y las pugnas políticas. Pero para la gente sencilla quedará el sabor de una jornada para recordar por mucho tiempo.

Lo que dijo el Vaticano

Posted on Actualizado enn

Para quienes la desconozcan, la siguiente es la versión del Ufficio Stampa (centro de prensa del Vaticano) sobre la visita del presidente Evo Morales al Papa Benedicto XVI el pasado dia 17:

Hoy lunes, 17 de mayo de 2010, el Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Su Excelencia, el señor Juan Evo Morales Ayma, ha sido recibido en audiencia por Su Santidad Benedicto XVI y, sucesivamente, se ha encontrado con Su Eminencia el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, a quien acompañaba Su Excelencia Monseñor Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados.
Durante los coloquios, desarrollados en un clima de cordialidad, ha habido un fructuoso intercambio de opiniones sobre temas relativos a la actual coyuntura internacional y regional y sobre la necesidad de fomentar una mayor sensibilidad social para la tutela del ambiente.
Se han analizado a continuación algunos aspectos de la situación del país sudamericano, en particular la colaboración entre la Iglesia y el Estado en materia de educación, sanidad y políticas sociales en defensa de los derechos de los más débiles.