Sucre

La fuga de Sánchez

Posted on Actualizado enn

El diario El Mercurio, de Santiago, trajo una versión sobre la odisea del ex prefecto chuquisaqueño David Sánchez para salir de Bolivia. Un amigo me la hizo llegar y se la encuentra en el siguiente sitio

Y la renuncia terminó en renuncia

Posted on Actualizado enn

Pobre ex Prefecto de Chuquisaca, Don David Sánchez. Se vio acorralado entre quienes lo eligieron –el pueblo de Chuquisaca- y quienes lo hicieron candidato al cargo y mandaban sobre él: su partido, el MAS. Escogió al partido, luego vio que le había dado las espaldas a su electorado y renunció irrevocablemente. Pues ni el presidente Evo Morales quería recibirlo y el gobierno lo desdeñaba. Pero el propio presidente, días después, lo convenció de no irse. Y volvió a al cargo. Demasiado tarde. Su pueblo ya no lo aceptaba.

Y ahora que optó por el exilio, inédito, en su caso, el gobierno anuncia que habrá un reemplazante para él. Ver para creer.

David Sánchez es alguien a quien todo periodista gustaría de entrevistar. Él estaba en el fragor de la lucha, le pedía a gritos al gobierno que la policía no maltratase a los estudiantes que protestaban contra el traslado de la asamblea a una zona fuera del perímetro urbano de Sucre. Gritaba contra la violencia y reclamaba calma. Ya era tarde y quienes menos le prestaban oídos eran el gobierno y la policía. Vivió impotente la impotencia de Sucre por doblegar incluso a los chuquisaqueños asambleístas pertenecientes al MAS, menos aún a todo el bloque oficialista que creía estar en la obligación de dar a luz un texto constitucional de cualquier manera. Ciertamente tiene mucho para contar.

David Sánchez fugó, pues su vida en Sucre era ya imposible. Hasta su casa había sido incendiada. El programa televisivo de Carlos Valverde dijo que cuando la violencia arreciaba en Sucre, Sánchez había intentado ingresar al liceo castrense donde se reunía la constituyente oficialista a puertas cerradas. Quería pedir la suspensión de cónclave. No lo dejaron.

Ahora la cancillería peruana confirma, según la televisión, que Sánchez está en Perú y que su caso es evaluado para definir si se le otorga condición de refugiado.

Pero el caso es aún más penoso: salió del país clandestinamente, nadie lo detectó (suerte para él), escribió su renuncia, esta vez realmente irrevocable, declaró por la TV cuando aún estaba clandestino en Bolivia…Y ahora el gobierno oscila entre creerle o designar al substituto para de ahí convocar a nuevas elecciones.

El caso es también vidrioso para el MAS: ya no tiene prefecto, debe convocar a comicios departamentales y presumiblemente perderlas.

Constitución tuerta y coja

Posted on Actualizado enn

La Constitución aprobada por los asambleístas del gobierno del presidente Evo Morales esta madrugada nace herida de muerte. Hay denuncias no solamente de la oposición sino delas propias filas oficialistas, que afirman que ha sido llevada a cabo, en varios momentos críticos, sin el quórum exigido de 128 asambleístas. Es una invitación al desacato. No dejó ni una sola puerta abierta para recibir al otro país que, por ahora, la contesta expresándose en masivas huelgas de hambre. Ni siquiera dio esperanza alguna a Sucre y su demanda de capitalidad plena, pues el documento no mencionó la cuestión para evitar, a último minuto, que los constituyentes diesen rienda suelta a la batahola que empezaba a armarse.

El cónclave sesionó rodeado de milicias mineras y campesinas. Para algunos constituyentes, llegar hasta el lugar requirió del cuidado de quien atraviesa un campo minado. Los asambleístasdel gobierno no querían que se repitiese la situación de Sucre, que los llevó a trasladar la sede a Oruro, a pesar de la ley que señalaba que las deliberaciones serían en la ciudad de Sucre. 

Las dos docenas de constituyentes opositores que se hicieron presentes al comenzar el proceso de aprobación en detalle de los 411 artículos de la Carta Magna acabaron retirándose en la madrugada, impotentes para introducir ninguna modificación substancial en el texto.

A los presentes no les importó, ni hubo verificación de quórum en momento alguno, una regla elemental.

El presidente Morales puede gobernar hasta 15 años si ese documento es sancionado en referéndum. El documento autoriza solamente una reelección, pero a partir del mandato vigente, que es de cinco años. Es decir, Evo Morales puede cumplir tranquilo su actual término, volver a ser electo y luego optar por la reelección. Claro, tendría que ganar esas elecciones.

Poco a poco se irá difundiendo lo engendrado por esta posible Carta Magna esperpento, por sus vicios y la forma en que fue conducida la que parecía la mejor oportunidad de Bolivia para re-encontrarse y forjar un nuevo pacto nacional.

Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija tienen una posición muy clara: No la reconocen y el próximo día 15 se proponen aprobar su propio estatuto autonómico.

Las heridas de Bolivia como entidad, se han acentuado al punto cercano a la bifurcación que los que adoran hablar con términos de vialidad anticiparon.

Este proyecto es tuerto y cojo. Su convocatoria no fue hecha con las 24 horas de la antecedencia minima que prevé la norma legal, y el texto fue distribuido sólo dentro del recinto de la Universidad Técnica de Oruro, donde se desarrolló el capítulo final. Probablemente para algunos asambleístas su lectura habría sido aburrida. Pero esos son apenas botones de muestra.

Sus últimos instantes fueron patéticos, reveladores de la formación de un gran número de los constituyentes que dieron a luz la Carta Magna que será sometida a consulta a los bolivianos, probablemente en marzo o abril.

Se leía una resolución preparada por la directiva para eximir de culpa a…la propia directiva respecto a un proceso iniciado en Sucre contra sus siete miembros. Muchos constituyentes no sabían cómo votar, no por razones de conciencia jurídica sino porque, simplemente, era como si se les hablase en griego. Algunos miembros de la directiva se esmeraron en explicar que la resolución era para no ser enjuiciados ellos, los siete de la directiva, y lo hicieron como explicando a niños de escuela primaria. Hubo varias tentativas infructuosas de votación. Hasta que la directiva, la propia presidenta, exasperada, dijo: “Hay que votar Sí”, para que se anule todo el proceso. Todo el mundo presente, entonces, levantó la mano por el sí.

Uno no puede menos que preguntarse sobre la habilidad de los asambleístas para pronunciarse sobre asuntos más complejos.

Hubo un tema en el que todos se mostraron de acuerdo: mantener los sueldos de los constituyentes hasta la aprobación en referéndum del texto de esta madrugada.

Ayuno creciente

Posted on Actualizado enn

La gente en ayuno voluntario desde la noche del lunes en cuatro de los nueve departamentos tiene un censo que suma cientos y cientos de participantes, lo que convierte al ayuno en el más grande movimiento de su clase en los 25 años de vida democrática boliviana. De acuerdo con Branko Marincovic, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, cerca de 400 ayunan sólo en Santa Cruz.

El movimiento es una lucha “por la democracia y respeto pleno a la ley”, me dijo Cynthia Nallar Antelo, cuando, junto a otras tres mujeres, reposaba en los colchones de una carpa dentro de la principal plaza de Santa Cruz. “La razón, dijo, debe volver a imperar en Bolivia”.

La razón debe ser uno de los productos que más escasean en la Bolivia de estos días. Hace tres semanas, el partido oficial MAS aprobó unilateralmente el proyecto para una Carta Magna. Era el borrador de un solo lado: 408 artículos.

Pero uno de los episodios más extraños ocurrió cuando los asambleístas del MAS se reunieron sigilosamente y a puertas cerradas en una escuela militar. Alrededor de la sede oficial, la población de Sucre, donde se desarrollaba la asamblea, había cientos de personas enrdecidas porque el gobierno había decidido retirar del proyecto de carta la demanda de Sucre para convertirse en capital plena de Bolivia.

Entonces, puesto que el tiempo se agotaba y la protesta crecía (había centenas de heridos y, como se supo después, tres muertos) los asambleístas del gobierno decidieron aprobar la carta con una buena porción de subtítulos sólo leídos. Es decir, a ciegas. Cuando un asambleísta preguntó por qué, el vicepresidente Roberto Aguilar le dijo:”No te preocupes. La lectura es sólo una formalidad”.

Tras aprobar el borrador, los 138 asambleístas (de un total de 255) se evaporaron. Escaparon de Sucre. Se dice ahora que volverán a reunirse la semana que viene en Oruro para dar el visto bueno final al documento. Se había inicialmente considerado un pequeño pueblito en el Chapare, la región de plantaciones de coca, como el lugar apropiado para esta fase. El lugar, en verdad, reviste mucho simbolismo, pues concuerda con el borrador que eleva la coca a la condición de “patrimonio cultural” de Bolivia (art.385).

El pasado miércoles el presidente Evo Morales declaró que aceptaría un referéndum que decida su permanencia en el poder. Pero al día siguiente, un ayudante dijo que si el es contra el presidente, el aceptará el resultado solamente si la desaprobación es superior a los votos que obtuvo cuando ganó la presidencia en diciembre de 2005, tras recibir 1.544.374 votos, o el 53,7%. Fue el mayor porcentaje desde que Bolivia retornó a la democracia en 1982, pero la nueva regla hizo que mucha gente levantara las cejas preguntando: Los datos de población han cambiado desde entonces. Ha nacido más gente y más han entrado a la edad de votar.

Uno tiene que aceptar que la fórmula es, por lo menos, novedosa para un plebiscito. Es decir, si hubiese alta abstención, Morales tendría asegurada la reconducción del mandato. Es como si en una pelea boxística de revancha, el detentor del título quisiese imponer condiciones: tú me ganas solamente si me noqueas en menos número de vueltas que las que yo utilicé para noquearte. Absurdo, ¿verdad?  Uno se pregunta qué dirían los organismos internacionales que supervisan la puereza delos actos electorales.

Morales dijo el miércoles por la noche que estaba pronto a someterse a la aprobación o rechazo de la gente. “Si el pueblo dice, ´Evo debe irse´ yo no tengo problema. Yo soy demócrata”, dijo en su mensaje televisado.

Se esperaba que el anuncio diluyera el ambiente pesado que se cernía sobre el país, con una creciente oposición contra el gobierno indígena en Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, Chuquisaca y Cochabamba. La huelga de hambre, uno delos focos que canliza la oposición algobierno de Morales, se desarrolla en los primeros cuatro.

Morales anunció que “en las próximas horas” enviaría al congreso un proyecto de ley para instaurar el referéndum. Los nueve prefectos aceptaron el desafío, en el que ellos estaban incluidos. (Morales, al parecer, espera que el referéndum le quite del paso a algunos de los prefectos de los cuatro departamentos donde está en curso la huelga de hambre y donde mayor es la oposición a su gobierno. Está equivocado. Las encuestas muestran a esos prefectos con mayor volumen de aprobación respecto a cuando fueron electos.)

Pero hasta el viernes por la noche la propuesta no había sido conocida. Estaba fuertemente envuelta en el misterio.

El portavoz presidencial Alex Contreras reafirmó que para que el presidente se retire, los votos en contra deberían ser mayores que los que obtuvo hace dos años.

“Eso no tiene sentido”, dijo Nallar Antelo. “El siempre juega con mañas. No le creemos más desde hace rato, pues miente todo el tiempo. El referéndum revocatorio no debe tener condiciones. Hay muchas variables poblacionales desde la elección de 2005. Sólo Santa Cruz tiene 110.000 votos más desde entonces. Lo que está haciendo Morales es tratar de mostrarse ante el mundo como un demócrata. Pero es no es verdad. Ahora su rostro real está claramente emergiendo”.

Los nueve prefectos que han aceptado el desafío también esperaban por la anunciada ley para el referéndum.

De repente en Bolivia: Referéndum revocatorio

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales anunció esta noche un paso político inesperado (y políticamente arriesgado): el jueves, dentro de pocas horas, enviará al Congreso un proyecto de ley para convocar a un referéndum revocatorio de mandato que involucre al Primer Magistrado y los prefectos que gobiernan los nueve departamentos de Bolivia.

En un mensaje por TV Morales dijo que de esa manera quería que el pueblo resolviese la disputa entre su gobierno, rodeado de conflictos y con el campo de maniobra reducido pero aún con una fuerte popularidad, y quienes se le oponen. “Mañana mismo”, dijo que enviaría el proyecto.

La más reciente convocatoria al diálogo con los prefectos departamentales fue aceptada por sólo dos (Oruro y Potosí) de nueve. Se ignoraban los resultados de ese diálogo, que debía tener su primera cita este miércoles. 

El anuncio de Morales ocurrió al final de reiteradas acusaciones contra los prefectos y movimientos cívicos que se han puesto contra su forma de conducir a este país.

Esa forma de gobernar tuvo su climax cuando, a puertas cerradas y en una academia militar en Sucre, los constituyentes de su partido, el Movimiento al Socialismo, aprobaron apresurados una Carta Constitucional propia y luego salieron precipitadamente de la ciudad conmovida por manifestaciones contrarias al gobierno. Hubo por lo menos tres muertos y se calcula que los heridos fueron más de 100. (Se habla de hasta 300).

Uno de los episodios rocambolesescos de esa sesión ocurrió cuando los jefes constituyentes del gobierno decidieron que el proyecto fuese aprobado con la sola lectura del índice de una parte importante de sus capítulos.

Entre los artículos del proyecto hay uno que confiere a la coca la condición de “patrimonio cultural” y la considera  “factor de cohesión social” en Bolivia. Otro pone en vigencia la llamada “justicia comunitaria” paralela a la justicia ordinaria. También establece la reelección indefinida del Presidente y del Vicepresidente, como el presidente venezolano pretendía en un proyecto que el domingo fue derrotado en un referéndum. El proyecto de constitución “originaria y fundacional” es, más bien, un proyecto sin paralelo conocido por sus  rarezas y lenguage con frecuencia incomprensible.

La oposición parecía dispuesta a tomarle la palabra, como una manera de iluminar el túnel político oscuro en que se encuentra Bolivia, con centenares de personas en huelga hambre en Santa Cruz, Tarija, Pando y Beni, los cuatro departamentos que conforman la llamada Media Luna.

Los huelguistas reclaman que el gobierno dé un paso atrás en su proyecto constitucional y en la reducción de recursos a los departamentos (otra medida controvertida del gobierno) para cubrir un bono destinado a personas mayores de 60 años.

El prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, recordó esta noche en una entrevista por televisión que no es la primera vez que Morales anuncia un referéndum revocatorio. Lo hizo a principios de año, tras graves disturbios en Cochabamba, cuando miles de plantadores de coca convergieron sobre la ciudad para exigir la renuncia del prefecto de ese departamento. En defensa del prefecto y contra la ocupación de Cochabamba salieron a las calles también miles de personas. Estalló la peor conmoción civil en esa ciudad hasta entonces. Resultado: Un estudiante muerto y un campesino (a cuyo cadáver extrañamente no se le permitió autopsia) y decenas de heridos.

“Nunca presentó el proyecto de ley”, dijo al calificar el paso del presidente como “un desafío desesperado”.

La decisión de Morales me parece un salto en el vacío. Los bolivianos aguardaban un referéndum sobre un proyecto de nueva Constitución Política, y no uno para revocar mandatos.

De ir adelante la iniciativa, Morales  contaría, de momento, con el respaldo firme solamente de Oruro, Potosí,  las regiones campesinas de La Paz y de Cochabamba y, obviamente, de los plantadores de coca.

Casi ciertamente serían reconfirmados los prefectos que se le oponen, pues todos ellos gozan de amplia popularidad en sus distritos. El prefecto de Chuquisaca, considerado como aliado del gobierno, difícilmente sería ratificado, por causa del desgaste resultante de la violencia de Noviembre.

Con una inflación que ya entró los dos dígitos (11,34%anualizada a octubre) y que promete cerrar el año encima del 12%, esta será una Navidad muy atípica para los bolivianos.

Punto sin retorno

Posted on Actualizado enn

 Al  aprobar ”en grande”, en otro lugar y a solas el proyecto de constitución que se propone poner a consideración de los bolivianos, el gobierno del Presidente Evo Morales ha dado un paso sin retorno.  Bolivia ahora es ahora una nación enfrentada.  La bola de nieve de la avalancha también parece incontenible. Los discursos de la jornada no ofrecen ningún atisbo de que alguien quiera ceder. El gobierno ha desdeñado inclusive la idea de una actitud mediadora dela Iglesia Católica.

De un lado, aparecen seis departamentos (Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, Cochabamba y Chuquisaca). De otro el gobierno, La Paz, Oruro y Potosí.

Los prefectos de cinco departamentos (Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Cochabamba) han reiterado hoy que desconocerán la ley fundamental que emerja de ese proyecto gubernamental. Este lunes, los prefectos tomaron la palabra del presidente y le reclamaron convocar a un referéndum revocatorio del mandato, del presidente y de ellos mismos. Santa Cruz anunció un paro general este miércoles y rindió homenaje a la ciudad de Sucre.

En la tarde, Santa Cruz realizó una “asamblea de la cruceñidad” y en la plaza principal su dirigente cívico, ante una multitud de miles de personas que un locutor calculó en 20.000, Branco Marincovick adviritió: “No acataremos una constitución gestada en un cuartel militar”. Bajo un cartel gigante que decía “Se acabó la paciencia”, el líder cruceño y otros, incluso representantes de Chuquisaca, declararon “mártires de la democracia” a los civiles que murieron en los enfrentamientos el sábado y el domingo en Sucre al grito de “Evo matón, te espera la prisión”.

(La cuestión del cuartel debe ser verificada. Ha sido un tema constante en las últimas horas.  Dentro del ambiente crispado que vive Bolivia,  hay que investigar qué es La Glorieta estos días. Me dicen que no es un cuartel  sino sólo un liceo militar. Quizá colegas de la red en Sucre puedan ilustrarnos.)

El presidente Morales, en La Paz, encabezó una marcha de indígenas para presionar al congreso por mantener tal cual una ley a favor de la tercera edad.  Me sorprendió que no hiciera mención a los acontecimientosen Sucre. La red Unitel de TV mostró imágenes con destrozos causados por ataques de campesinos, dijo la presentadora. También mostró imágenes de personal descendiendo escaleras para huir de la violencia.

Sucre estuvo en relativa calma, pero sus barrios y su comité cívico organizan su propia seguridad cotidiana, pues la policía se retiró el domingo tras la muerte de uno de sus efectivos. (Aún no ha aparecido el cadáver. Primero se dijo que el oficial había sido linchado. Después, que había sido lanzado a un barranco.)  Sucre es hoy una urbe sin defensa institucional que los vecinos, solos, quieren subsanar, siquiera temporalmente.

El entierro de las víctimas se realizó en medio de gritos contra el presidente, según imágenes de la TV. Y curiosamente muchos de los asistentes eran gente “del pueblo”, como se dice, que probablemente votaron por la elección del presidente Morales.

Algo más: Sucre no tuvo bancos este lunes. El comandante de la policía envió una carta a la Asociación de Bancos de Bolivia sugiriendo alas instituciones “adoptar las medidas más aconsejables”, según lectura del documento hecha en la red televisiva PAT por el periodista Carlos Valverde en su programa informativo.  Con la fuga de gran parte de los presos del penal San Roque, los bancos optaron por la más inmediata solución: cerraron. La información mostró las puertas cerradas de algunos bancos.

Esta noche vencía un plazo de los transportistas en todo el país para normalizar el aprovisionamiento de combustibles. Como ese aprovisionamiento normal no está a la vista, el próximo paso parece inevitable: paro nacional de ese sector.

Es como una avalancha de acontecimientos que no se detiene. Un punto sin retorno.

Estampida de presos en Sucre tras avalancha antipolicial

Posted on Actualizado enn

Una turba de presos escapó del Penal San Roque, de Sucre, tras el repliegue de la policía, que fue acosada desde el exterior del establecimiento por grupos de manifestantes que protestaban contra la policía. La protesta antipolicial se originaba en la represión que sufrieron ayer grupos de manifestantes iracundos con la actuación de las fuerzas del orden cuando reprimieron a quienes protestaban contra la instalación de una asamblea constituyente oficialista, el sábado.

La policía se vio impotente para frenar a los manifestantes y abandonó la penitenciaría, algunas de cuyas instalaciones fueron  parcialmente incendiadas. Después, su comandante ordenó que la tropa saliera de la ciudad.

La Agencia Boliviana de Informaciones (ABI) reportó que el  Comandante General de la Policía Nacional había informado que el policía Jimmy Quispe había muerto “tras ser linchado por una turba de manifestantes en Sucre”.  El jefe policial informó también de otros tres policías heridos. (Dos días después, el 27 de noviembre, se supo que el policía ESTA VIVO. Estaba herido en un barranco y consiguió llegar hasta Potosí. Hasta el miércoles 28 los detalles de cómo ocurrió el episodio eran desconocidos).

Con esa información, hay por lo menos tres muertos oficialmente confirmados desde el estallido de los disturbios el sábado, cuando el MAS y el gobierno decidieron cruzar el Rubicón, como Julio César, y abrir las compuertas para la ola más violenta de incidentes de 22 meses de gobierno de Evo Morales.  Los heridos en el lado civil son más de un centenar.

Evo: nueva Constitución

En un mensaje al país en la tarde, el presidente Morales abordó lo ocurrido en dirigió un mensaje al país . “Algunos grupos delincuenciales de la ciudad de Sucre  llaman a confrontaciones entre bolivianos”, dijo y aplaudió a los llamados “movimientos sociales” que, según dijo, garantizan una nueva constitución para Bolivia. Anticipó que la nueva carta -aprobada con la sola lectura de sus subtítulos-  será reconfirmada en el referéndum que deberá ser convocado. Este paso debería darse sólo después que el nuevo texto sea debatido y aprobado “en detalle” por los constituyentes. No estaba claro si este paso sería omitido. 

El presidente resumió también con flashes el contenido del proyecto aprobado anoche: autonomías departamentales e indígenas estarían garantizadas, al igual que el combate a la corrupción, con investigación de fortunas sospechosas (Texto en http://abi.bo)  

 Se desconocía hasta la noche la forma del denunciado linchamiento del policía. Pero tras ese episodio se ordenó el repliegue de la tropa policial, “por falta de garantías de parte de la población”.

Sin guardia alguna en el penal, los presos aprovecharon para escapar. Según la directora de penitenciaría, Daisy Aguilar, había 133 presosen el penal y casi todos habrían escapado, informó a la emisora Fides hablando directamente con los reporteros de la emisora en Sucre. 

La emisora también informó que habría otro manifestante civil muerto en los disturbios que estallaron cerca del medio día del domingo. El cadáver de la presunta víctima estaba en la morgue.   Por la radio se pedía que la gente que sintiese la falta de algún pariente, se aproximase al local para intentar reconocer a la presunta víctima.  Poco después se decía que la víctima había sido identificada y que su nombre era Juan Carlos Serrudo.

Imágenes de televisión mostraron a tres supuestos policías que habrían sido capturados por los manifestantes. Estaban descamisados y se los obligaba a gritar a favor de la autonomía, dijo la televisión.

Al mediodía, en el aeropuerto de Santa Cruz, el diputado opositor Carlos Klinsky me dijo que su organización Podemos había contabilizado “cinco muertos” desde ayer.

La emisora Fides dijo que cerca de cientos de policías se habían retirado de la ciudad tras estallar la violencia, que al cabo de  más de dos horas continuaba sin control.

Sólo dos horas antes, había redactado el siguiente informe, que ahora quedó sobrepasado por los nuevos acontecimientos.

Calma aparente

Sucre amaneció desierta. Sus calles vacías, decían esta mañana por la radio, parecían expresar el sentimiento de impotencia de sus habitantes ante la fuerza militar y policial que blindó el cuartel de las Fuerzas Armadas donde se reunieron los constituyentes oficialistas para aprobar “en grande” la constitución que quieren someter a consideración del pueblo boliviano.

Detalles narrados por periodistas y por algunos de los constituyentes oficialistas destacan un hecho anecdótico. Esa constitución aprobada “en grande” fue votada bajo los títulos de sus diversos capítulos. No hubo lectura de artículos. Simplemente de titulares de los capítulos.

Es como si Ud. quiere comprar una vajilla y le entregan el cajón en el que dice vajilla. Ud. Desconoce la marca, de dónde proviene, la calidad de las piezas;  tampoco sabe si todas están enteras o si algunas están rotas. Nada. Compró solamente en base al título del cajón: vajilla. Es el escenario ideal de cualquier comerciante inescrupuloso: un cliente que paga, no pregunta y no reclama. Puede hasta entregar sólo cuencas de vidrio y probablemente ninguno de los compradores reclamará. Pues a estas alturas, 15 horas después de aprobado el documento con 136 votos de quienes alzaron la mano aprobatoria sin analizar el contenido, nada se sabe de artículos que eran considerados cruciales: visión de país y autonomías, para citar dos. Por lo menos cuatro departamentos  (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) han dicho que no cumplirán reglamento alguno emanado de una reunión en un cuartel.

Al avanzar el día, decenas de personas emprendían la marcha hacia La Glorieta, el local del colegio militar en cuyas instalaciones se reunieron los constituyentes oficialistas.

La jornada violenta de ayer causó la muerte de un joven abogado. Curiosamente, su madre es una mujer del pueblo, vestida de pollera, tal como se la vio anoche mientras gritaba impotente “justicia”. Un primer balance decía que los heridos en las dos últimas jornadas superaban los 100, entre ellos dos jóvenes. Cada uno tuvo una mano amputada.  Un tercero tenía parte de la masa encefálica al descubierto a causa de un balazo.

En Santa Cruz y Cochabamba hubo vigilias de solidiaridad con Sucre en plazas públicas.

 Las emisoras radiales también informaron de la llegada de un avión Hércules venezolano a Trinidad, la capital del departamento del Beni. El avión habría traído carga, que fue transportada en siete camiones, dijo la emisora Panamericana. Se ignora  el contenido del cargamento. A las 11:20 otro avión, de la Fuerza Aérea Boliviana, aterrizó en el aeropuerto de Santa Cruz. Lo confirmó el Centro de Informaciones del  aeropuerto. Traía, dijo, a la Ministra de Educación, GuadalupeCajías, quien tenía previsto distribuir un bono que se asigna a los niños de escuela primaria.

Este  domingo muestra una tranquilidad sólo aparente.                             

  

  

Sucre campo de batalla:”Hay un finado…”

Posted on Actualizado enn

Los disturbios han continuado durante casi todo este sábado en Sucre. La red televisiva independiente PAT acaba de informar (Hs. 20:00) que como resultado de los enfrentamientos ha muerto una persona, identificada como Gonzalo Durán Carrazani, abogado. Probablemente, según informes que llegaban a esa estación, habría muerto también una estudiante, pero no había ninguna confirmación oficial.

La muerte de un manifestante, en una zona a un kilómetro de donde se reunían los 145 asambleístas oficialistas, fue anunciada oficialmente por un alto funcionario de la prefectura de Sucre, quien irrumpió en sala de los constituyentes para informar sobre la primera baja de la violenta jornada, dijo el canal televisivo Notivisión, independiente. “Algunos constituyentes pidieron entonces un receso inmediato de la asamblea”, dijo la locutora que transmitía desde Sucre.  Y agregó: “La presidenta (Silvia Lazarte) dijo: Hay un difunto. Que de Dios Goce. Nosotros tenemos que continuar”.

No logré confirmar directamente la frase ni ví algún otro medio que la hubiese registrado y me agradaría oir/leer la versión de algún colega de la red.  (En la mañana del domingo, otra emisora radial televisiva, Megavisión, la confirmó. En vez de finado, dijo difunto, pero el contexto de frialdad glacial de la frase era el mismo). Por fin, la directiva del cónclave acusó la presión que representaba la noticia y que había colmado el ambiente y accedió a un cuarto intermedio de 15 minutos.

(Poco después, los constituyentes oficialistas aprobaron “en grande” la constitución que quieren proponer a los bolivianos. De 145 iniciales, cuando se votó había sólo 138 asambleístas, de los cuales dos votaron en contra. La aprobación “en grande”  significa el asentimiento en bloque de los postulados. Después, todos los artículos deben ser analizados y aprobados en detalle, antes  de someterlos a referéndum. El plazo para cumplir esos pasos vence el 14 de diciembre. Es el primer caso de una constitución boliviana aprobada en principio dentro de una instalación militar. Tras esta aprobación, la deliberación fue suspendida y se ignoraba cuándo reanudaría.)  

Afuera, los manifestantes estaban enardecidos. Según los informes televisivos, la multitud de civiles que protesta contra la asamblea, que desde ayer se reúnen las instalaciones de un liceo militar y bajo protección de las Fuerzas Armadas, resistía al fuego de gases lacrimógenos lanzados por la policía y al final de la tarde había conseguido que las fuerzas del orden se replegasen.

“Es el pueblo de Sucre el que combate frente a la policía , el ejército y campesinos llegados del interior del país,” dijo un manifestante al canal Notivisión.

Más tarde, un programa televisivo de entrevistas informó que grupos de manifestantes marchaban hacia el cuartel militar para “tomarlo” y expulsar a los constituyentes allí reunidos. Otra emisora informaba que las luces de la pista  del aeropuerto de la ciudad habían sido activadas, al parecer para permitir operaciones de aterrizaje. El director del programa de entrevistas dijo que  “el pueblo de Sucre lucha ahora cerro a cerro para tomar La Glorieta” (el nombre del cuartel de la academia militar donde se reunía el cónclave). La televisión mostraba decenas de piras en las laderas de los cerros. 

Otros acontecimientos:

-El Primado de la Iglesia Católica, Cardenal Julio Terrazas, exhortó a deponer la violencia y trabajar por la paz. Pero un vocero oficial replicó que el gobierno no necesitaba mediadores.

-El Defensor del Pueblo (cargo institucional) pidió desde Africa del Sur, donde se encontraba, que la asamblea suspendiese de inmediato sus deliberaciones para dar curso a un período diálogo y reconciliación. No hubo comentarios del gobierno.

-El Comité pro Santa Cruz, uno de los ejes de resistencia al gobierno, dirigió notas a la OEA, ONU y la Santa Sede denunciando la espiral de violencia y diciendo que el gobierno del presidente Evo Morales “es dictatorial”. La denuncia también define el texto aprobado como “la constitución de la muerte”. El  jefe del partido opositor Podemos, Jorge Quiroga, llamó a la OEA a que envíe una misión observadora a Bolivia.

– Grupos de civiles se congregaron en lugares públicos de Cochabamba, al centro de Bolivia, y en Santa Cruz, en una vigilia de respaldo a Sucre. El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, demandó la renuncia de Morales y le dijo que Santa Cruz no lo deseaba en esta ciudad y que toda la región desobedecería las normas que emanasen del cónclave. (Morales tenía planes de venir, pero fueron suspendidos por el mal tiempo, informó la agencia oficial ABI).

La noche de este sábado se anuncia larga. El curso violento que toman los acontecimientos en Sucre puede llevar a desenlaces imprevistos.

Aguas picadas

Posted on Actualizado enn

Noviembre 20

Mientras la Asamblea Constituyente agonizaba, al mediodía de este 20 de noviembre estaban en curso en Sucre enfrentamientos entre campesinos del partido de gobierno  y activistas que defienden la causa de la “capitalidad plena”.  No había noticias de bajas ni detalles sobre los choques, pero en el trasfondo de las transmisiones radiales se escuchaban gritos enardecidos de los bandos en pugna. El cónclave está en un callejón sin salida a la vista.  No ha logrado aprobar ni un solo artículo de la nueva Carta Magna, tras 450 días de funcionamiento.  El intento de redactar una nueva constitución para “refundar” Bolivia ha perdido relevancia ante los ojos de segmentos numerosos  de bolivianos. Hablar del tema en cualquier ambiente es abrir paso a la molestia y la irritación.   

-0-

 Están en curso los últimos esfuerzos para extraer a la Asamblea Constituyente de su condición de cuerpo en hibernación.  El plazo original de 30 días, impuesto a principios de septiembre para ver si en ese lapso se descubrían fórmulas para curar los males que obligaron a someterla al congelamiento, venció en octubre. Pasó octubre y noviembre se acaba.  Hoy era otro día decisivo para esta asamblea, que nació acunada al clamor de “cambio” (término utilizado inflacionariamente en los últimos años y con frecuencia sin claridad alguna) que reclamaban muchos bolivianos y que hasta ahora ha sido un monumental fiasco. Antes que esbozar un mapa para la Bolivia del siglo 21 ha sido promotora de desencuentros y de antagonismos cada vez más radicales. Pretender que en pocas horas se habrá  secado el pantano en el que se atascaron los constituyentes (capitalidad, el tema mayor y talón de Aquiles del gobierno y su partido) es casi una ilusión.  Las aguas políticas bolivianas están otra vez embravecidas.  Los constituyentes trabajan (¿?) horas extraordinarias para evitar un naufragio que en esta “hora 25” se asoma cada vez más visible a la vuelta de la esquina. Pero los esfuerzos de la jornada fueron infructíferos. No se llevó a cabo la reunión plenaria que debía realizarse en la tarde.  La AC, pues, continúa “constipada”  por la “capitalidad”. El gobierno asegura (lo dijo el Ministro de Coordinación Gubernamental) que el 14 de diciembre expira fatalmente el plazo para redactar una nueva Carta Magna.       

Raíces

Posted on Actualizado enn

Cuando Juscelino Kubitschek se lanzó a construir Brasilia, en la década de 1950, muchos lo creyeron loco. Sacar la capital de Brasil de Rio de Janeiro y llevarla a las planicies desoladas y áridas del interior parecía un salto demasiado audaz, incluso estéticamente. Pero no se desanimó. Persistió en su locura, hoy una urbe moderna, de arquitectura atrevida y deslumbrante. Pero, sobre todo, un polo de desarrollo en el centro de Brasil. Sus más de dos millones de habitantes (la ciudad fue diseñada sólo para medio millón) han conferido una extraordinaria vitalidad económica a una inmensa región. Brasilia ha sido la palanca que empujó las fronteras económicas de su país y fortaleció la agro-industria, hoy entre las más competitivas del mundo.

¿A qué viene todo esto?  Es sólo una forma de demostrar las dificultades del dictamen paceño de que la sede no se mueve. Las sedes de los países sí se mueven (Abuja, en Nigeria, es otro ejemplo), según los intereses, los recursos y las fuerzas que empujan el cambio. Puede argumentarse que los ejemplos son inadecuados: Brasil está entre las 12 economías mayores del mundo (y que Brasilia le costó una inflación de más de 40 años) y Nigeria es un país repleto de ingresos petroleros.  Cierto.  Pero en ambos casos el cambio fue posible y produjo un considerable dinamismo en regiones de escaso o ningún crecimiento económico. Abuja es hoy la ciudad que más crece en África.

Otra pregunta: ¿Será éste el caso de Sucre? Puede que no, pero hay que reconocer que existen fuerzas tectónicas que sacuden también a La Paz y que no dejarán de manifestarse sólo por el conjuro del slogan de que la sede no se mueve. La Paz tiene mejores argumentos.

El problema, sin embargo, parece ser otro que supera la escala de la simple discusión de la capitalidad.

Gustavo Fernández, el ex canciller del 25-1-1 en la exitosa votación sobre la cuestión marítima en la Asamblea de la OEA de 1979,  contribuye a echar luces alrededor del tema en un reciente trabajo, publicado por “Pulso”.   Su tesis central es que los sacudones que padece Bolivia, inclusive la disputa La Paz vs. Sucre, resultan de una estructura emergente de poder económico y, en consecuencia, político.

La Paz capital resultó de la declinación de la minería de la plata y su emergencia como polo que articulaba mejor la economía del país, a través del eje Potosí-La Paz, substituto del de Potosí-Lima de la colonia. Ese eje dominante, dice Fernández, recibió un golpe fatal en la década de 1980, con el colapso de la minería (la fuente prebendalista de todos los gobiernos hasta entonces) y el alumbramiento acelerado del polo agro-industrial que se gestaba en el oriente. Este polo, al que se agrega ahora el polo gasífero que representa Tarija, tiene la ventaja de encontrarse en una de las grandes áreas de desarrollo agro-industrial para un mundo insaciable de alimentos (y de energía). Esta región, motorizada por Brasil, está articulada sólidamente con la economía global y en camino a sobrepasar la que encabezan las pampas de Argentina y Uruguay. (Ese dinamismo fue notablemente impulsado por la creación de Brasilia.) Con El Mutún e industrias asociadas que deberán emerger, se tiene un cuadro de la magnitud de la fuerza tectónica del sur-norte-oriente boliviano que se contrapone a la preponderancia de La Paz, dice Fernández, y jaquea su poder político.

Un dato citado por Fernández avala la conclusión de que “el eje económico de Bolivia ha cambiado”. “En 1980, destaca, el occidente de Oruro, Potosí y La Paz exportaba el 70% del total nacional en minería y productos no tradicionales; el restante 30% provenía de lo que hoy conocemos como la “media luna”. Desde 2006, esa relación se ha invertido: la “media luna” exporta el 70% del total nacional en minería y productos no tradicionales, y occidente el otro 30%.”

Otro dato del estudio: La exportación per cápita de  la “media luna” es de US$ 1.100, y la de occidente menos de tercio de ese total: $323.

No sorprende, entonces, que las migraciones internas hubiesen apuntado raudamente hacia Santa Cruz, cuya población se triplicó desde 1950 para pisarle los talones a La Paz (28,4% vs. 25,6% del total boliviano). Hace medio siglo la relación era 31,5% para La Paz y  9% para Santa Cruz. “La gente”, dice Fernández, “se movió de los centros mineros de Los Andes a las zonas agrícolas de las tierras bajas”.

La minería andina se ha recuperado estos últimos años pero, como subraya Fernández, por primera vez en siglos no es más el eje económico dominante de Bolivia. Han surgido otros centros de poder.

Ahí radica, por lo visto, el mayor desafío puesto ante La Paz. Es un problema que el gobierno del presidente Evo Morales no consigue resolver pues creo que al parcializarse con La Paz ha aumentado las resistencias a la causa paceña.