Seguridad

¿De dónde viene el dinero?

Posted on Actualizado enn

En siete meses con el mando argentino, el presidente Mauricio Macri ha ganado unanimidad en el combate contra la corrupción y reafirmado la ruta de su gobierno para marcar diferencias con sus predecesores. De inmediato, los más afectados pertenecen al círculo político más estrecho del gobierno de la ex presidente Cristina Kirchner, incluso su hija Florencia, en una danza de millones que tiene asombrada a la sociedad argentina.

Desde junio, los argentinos ven desfilar imágenes e informaciones sobre bóvedas de un convento donde un ex ministro de Obras Públicas, en el sigilo de la madrugada, buscaba esconder, con ayuda de dos religiosas, 8,9 millones de dólares apiñados en bolsas de tejido resistente.

A esa avalancha se sumaron estos días las cajas de seguridad a nombre de Florencia Kirchner en la sucursal del Banco de Galicia que guardaban más de cuatro millones de dólares (algunas versiones señalan que había más de seis millones de dólares).  En sus primeras declaraciones, Florencia Kirchner dijo que el dinero provenía de una herencia de su padre, el fallecido presidente Néstor Kirchner. Con esa suma, las supuestas herencias provenientes del ex mandatario superarían los 20 millones de dólares. Las primeras interrogantes inquirían sobre del origen de semejante cantidad de dinero para un líder ingresos antes de asumir la presidencia eran los de una persona de clase media.

Los episodios multimillonarios apretaron más las clavijas sobre Cristina Kirchner, bajo sospechas desde la muerte extraña hace año y medio del fiscal Alberto Nisman cuando investigaba supuestos nexos de Irán en el peor atentado terrorista ocurrido en Argentina, el de la AMIA. Hace 22 años estalló un coche bomba en la sede de la asociación mutual israelita, conocida por sus siglas AMIA, en Buenos Aires, y mató a 85 personas, entre ellas seis bolivianos. Nisman era el fiscal que más había avanzado en la investigación.

Con sus propios bienes congelados por la justicia, las dificultades que cercan a la ex presidenta Kirchner aumentaron esta semana con la apertura de las cajas bancarias de Florencia Kirchner, y crecieron los millones sobre cuyos orígenes hay curiosidad creciente en una gran porción de argentinos. Entre los más curiosos del continente, la pregunta más frecuente entre los argentinos es estos días de dónde viene todo ese dinero.

Con sus propios bienes indisponibilizados bajo orden de un juez, muchos creen que el cambio de brújula en el destino de la ex mandataria apunta a llevarla a la cárcel, una posibilidad que carecía de sentido hace solo un año. Pero desde que Macri ganó la elección presidencial en octubre, su suerte cambió.

En esa perspectiva, gris para cualquier dirigente con mando político que no admite rivales, puee explicarse al menos parte de la resistencia del presidente venezolano Nicolás Maduro a fijar fecha este año para un referéndum capaz de apartarlo del poder al que su partido llegó hace cerca de dos décadas. Sobre el régimen alicaído de Maduro pesan acusaciones no solo de violar derechos humanos en una escala rara vez sufrida en el continente sino de haber dilapidado fortunas faraónicas bajo un proyecto que tiene a su economía de rodillas. Encuestas citadas por la oposición que dicen que cerca de 11 millones de venezolanos estarían dispuestos a votar para echarlo del gobierno. Esa cantidad puede representar entre 60% y 70% del universo votante.

Sin muchos lugares dispuestos a cobijar a los eventuales nuevos ¨ex¨, la inquietud entre los jerarcas venezolanos solo tiende a crecer.

Militares en retiro: Peligros para nuestra seguridad

Posted on Actualizado enn

Militares en retiro han expresado preocupación por los tropiezos de la diplomacia boliviana en los últimos días y sin filtros de ningún tipo dicen que la seguridad de Bolivia peligra.

Un comunicado, del que ofrece una versión resumida el sitio hoybolivia.com dice que la Asociación de Oficiales Generales y Almirantes Pasivos afirma que los peligros nacen de “los constantes desaciertos” que atribuyen al gobierno del presidente Morales, pues fue “su flamante Ministra de Defensa, Cecilia Chacón Rendón”,  la que invitó “en forma inconsulta” al Ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidian a venir a Bolivia”.

Consulté a militares retirados que viven en Santa Cruz y me dijeron que el documento probablemente habría sido emitido en La Paz, pues en Santa Cruz no había circulado y, consiguientemente,  no era conocido. El documento subraya que el ministro iraní es prófugo de la justicia, “buscado por Interpol debido a su imputación como autor ideológico del atentado a la AMIA de 1994, que mató a 85 personas, entre ellas un boliviano”. (Un amable lector me dice,  en «comentarios» de este artículo, que Wikipedia refiere, al informar sobre el atentado, que fueron SEIS los bolivianos muertos en ese brutal episodio).

La declaración de los militares retirados, que por lo general dejan de ejercer influencia entre sus pares del servicio activo al entrar en la fase de jubilación pero cuyos pronunciamientos suelen ser leídos por los oficiales en servicio activo, es la primera de un grupo de militares que un tiempo ejercieron mando en las Fuerzas Armadas. Pone, además, de manifiesto que las disculpas ofrecidas por el canciller David Choquehuanca a las autoridades argentinas no son contrapeso suficiente para la situación embarazosa provocada por el papelón en que se ha visto envuelta Bolivia y sus efectos sobre las relaciones con Argentina. Es fuerte la presunción de que pueden rodar algunas cabezas del equipo ministerial del Presidente Morales.

El sitio Hoybolivia.com subraya sólo que el documento le fue enviado y que los militares jubilados dicen que visitas de “oscuros personajes” como el Ministro de Defensa de Irán “no le hacen ningún bien a nuestra imagen como país pacifista,  pues los ministros de defensa de Irán y Bolivia “habrían suscrito un convenio militar, en Santa Cruz, desprestigiando el alto honor de las Fuerzas armadas con este tipo de vinculaciones,  por lo que (los militares retirados) rechazan el cumplimiento de dicho convenio”. Dicen también que lo más preocupante para las FF.AA. es que “este tipo de terroristas confesos, buscados por la justicia internacional, intervengan en el accionar de nuestra entidad armada, dando lugar a que la comunidad internacional, impulsada por el imperio de los Estados Unidos, sindique a Bolivia como país protector de terroristas con las correspondientes sanciones, en momentos en que Bolivia pretende acudir a tribunales internacionales para demandar a Chile por una salida soberana al Océano Pacífico…” Añade que la demanda boliviana ante Chile tuvo una respuesta “contundente…sin que el Ministerio de Defensa se haya pronunciado al respecto”.

El entripado diplomático no ha dejado de provocar comentarios en la prensa argentina. La crónica de La Nación sobre el tema recuerda que el ministro iraní llegó a Santa Cruz para la inauguración, el lunes, de una Escuela Militar del ALBA, la Alianza Bolivariana gestada por el presidente venezolano Hugo Chávez. El ministro iraní,  dice la nota, se reunió dos veces con el presidente Morales.

Fue al cabo de una de esas reuniones que los medios (especialmente la TV) captaron declaraciones del funcionario iraní diciendo que su país estaba dispuesto a ofrecer “todo tipo de cooperación” militar a Bolivia. La frase respondía a una pregunta de los periodistas, pero dicha por Vahidi era pólvora en medios internacionales. El ministro aclaró enseguida: “Ni nos han solicitado ese tipo de instalaciones (se refería a una pregunta sobre bases militares iraníes en Bolivia) ni nosotros hemos pensado en eso.

El presidente Morales fue citado por los medios el 1 de junio recalcando que tanto Bolivia como sus socios de ALBA “han  decidido vivir en paz porque todo conflicto armado favorece sólo a los más poderosos”.

Como responsables directos estarían los ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores, y los organizadores de la reunión de ALBA en Santa Cruz.  Pienso que el tema no acaba aquí y que volveremos a oír de él.

La reaparición y el foso de lo inexplicable

Posted on Actualizado enn

Por fin, cesó la especulación sobre el personaje conocido como “El viejo”, de la trama cada vez más oscura y con el crédito por los suelos del Hotel Las Américas. Reapareció, habló, mostró cicatrices, negó haber dicho voluntariamente lo que el fiscal Marcelo Soza y sus investigadores aseguran que dijo, y volvió a desaparecer.  Y acusó a quienes son vistos en el video divulgado el 14 de enero entregándole una suma que aseguraban que serían 31.500 dólares para que desapareciese, de haberle hecho probar efímeramente el producto del supuesto soborno más comentado de la historia boliviana, pues de inmediato, cualquiera que hubiese sido la suma, se lo quitaron.

La jornada cerró con dos hechos importantes en el nuevo capítulo de la trama: una amplia entrevista que le hizo a “El Viejo” el diario cruceño La Estrella del Oriente, leída por el periodista Enrique Salazar, (Que No Me Pierda, Red Uno) y el cuestionamiento de la presentadora de No Mentirás, Sisi Añez (PAT), al escurridizo vice ministro César Navarro, quien había presidido la comisión interparlamentaria que durante el 2009 investigó el caso.

La jornada del jueves 3 de febrero fue un duro puntapié a la base que sustenta la acusación contra 39 personas, la mayoría de Santa Cruz, pues fue con ellas que el fiscal Marcelo Soza emprendió la investigación del caso que remató en las órdenes de detención, arrestos y exilio de decenas de bolivianos.

“Al gobierno yo no le dije nada. Me hicieron firmar una declaración que ellos mismos (los agentes de la investigación) elaboraron. Ésa declaración la firmé en el aeropuerto y lo hice porque me estaba muriendo y agonizando. Además, yo no tenía abogado”, relata la versión que entregó hoy a sus lectores La Estrella del Oriente.   El entrevistador le preguntó:  ¿“Quiere decir que su declaración (a los investigadores) es falsa?”. Su respuesta: “No sé ni lo que dice ese papel. Cuando me detuvieron a las 05.00 de la madrugada de 16 de abril en Cotoca, me llevaron a La Paz encapuchado y a golpes. Cuando acordé no sabía dónde estaba. Me electrocutaron en todo el cuerpo. Tengo cicatrices hasta en la planta de los pies. No me dieron comida en una semana. Me inyectaban substancias raras y todo eso para que diga cosas que yo ni entendía. Fui torturado…cuando uno recibe palo hasta por lo que no hace, dice sí (lágrimas).” En la versión que filmó Red Uno, que persiguió el automóvil de “El Viejo” hasta alcanzarlo y poder hablar con el personaje, éste expresó temor por su seguridad.  “Si digo lo que sé, me caen”, afirmó. La declaración llenó de sospechas a quienes veían las imágenes y hubo sugerencias para que Ignacio Villa Vargas de inmediato se refugie en alguna institución segura. Algunos mencionaron, incluso, la Iglesia Católica o alguna organización de derechos humanos, y que las principales organizaciones cruceñas le brinden protección pues su testimonio sería vital durante el proceso.

«El Viejo» ratificó que estaba en gestación una conspiración terrorista-separatista. «De que se formó el grupo, se formó. Existía, Por que huyeron los otros, no lo sé», dijo. El personaje pasó por alto su propia condición: ¿Por qué fugó? Pues la misma respuesta podría aplicarse a los que se fueron de Bolivia tras sus denuncias.

La acusación que dirige el fiscal Soza tiene ahora por lo menos dos grandes obstáculos: su testigo (después fue pasado a la condición de acusado), asegura que fue torturado para la firma de la declaración que sirvió contra la mayoría de los cruceños contra los cuales ha anunciado el juicio en este trimestre, y el video del soborno al propio Villa Vargas. Con tantos ingredientes, el guiso (la trama original) ha perdido el gusto que los cocineros creyeron que tenía.

Pero la jornada nocturna tuvo otro elemento de gran atractivo y suspenso para la audiencia: la presencia en el set de “No Mentirás” del ahora vice ministro Navarro. La entrevista a Navarro, cuya contraparte fue el senador cruceño Germán Antelo,  tuvo como fondo el tema del cantante argentino Nino Bravo, Soy Libre, cuando se abordaba la situación de “El Viejo”, que andaba suelto por Santa Cruz desde hacía unos diez meses, tras retornar a Bolivia luego de siete meses en Argentina.

Navarro dijo que desconocía el destino que se habría dado al capitán Walter Andrade, una de las cabezas de la compañía que el 16 de abril invadió el Hotel Las Américas de Santa Cruz y acabó con la vida de Eduardo Rózsa Flores, Arpad Magyarosi y Michael Dwyer.

La entrevista llegó a un clímax cuando la conductora preguntó a Navarro si había la posibilidad de que se aprobase una ley que legalice los sobornos y pagos a informantes del gobierno, como pretende un proyecto de ley del gobierno y del cual se habló profusamente en las últimas horas. Navarro intentó de de eludir una respuesta directa de todas formas. La conductora le leyó la pregunta que aparecía en la pantalla tres veces. La autoridad del gobierno finalmente dijo: “Bajo este gobierno no hay gastos reservados”. Como insistentemente había puesto en tela de juicio la ética de la presentadora al exhibir preguntas que –decía Navarro- inducían de antemano las respuestas, la conductora mostró las versiones web de Erbol y Radio Fides que fundamentaban las preguntas pues reiteraban que el oficialismo procura una ley que facilite los pagos a informantes (¡!).  “Ud. tiene mucha imaginación”, le remachó al viceministro.

La jornada fue un triunfo informativo para la prensa en general y cerró con una audiencia estupefacta y con el temor de que “El Viejo” pase a ser incluido en alguna lista de “desaparecidos”.

¿Telenovela o reality show?

Posted on Actualizado enn

Los ingredientes para una telenovela en su etapa más sórdida emergieron a la luz pública a lo largo de casi toda la semana. Dirk Schmidt, un alemán que vive en Bolivia hace dos décadas, es detenido por quienes dice que han sido amigos y conocidos de la policía con los que trabajaba, pescaba y cazaba frecuentemente como supuesto funcionario de inteligencia del Ministerio del Interior. Se  lo acusa de conspiración y alzamiento armado, una acusación común en Bolivia, y es encarcelado mientras la acusación es analizada por un juez. Las autoridades superiores no creen  en sus vínculos informales con las organismos de seguridad, pese a que en la hoja de servicios que Schmidt presenta figura una contribución decisiva para desactivar algunas de las crisis más graves enfrentadas por el gobierno social-indigenista del presidente Evo Morales. La esposa del alemán, la boliviana Karina Flores Villa, presenta documentos que presuntamente avalan su nombramiento como informador directo de un vice Ministro del Interior que pocos días antes había sido destituido sumariamente sin mayores explicaciones al público. Surge, entonces, la creencia de que está en curso una lucha sorda de poder en el gobierno y que el vice ministro es una de las primeras bajas y que con él ha caído Schmidt.   Pero el Ministro del Interior niega que el alemán hubiese sido designado para cosa alguna, que los documentos exhibidos han sido forjados y que Schmidt  es un elemento peligroso, pues en su casa han sido encontradas  escopetas de caza de alto calibre y municiones.  Pero la versión oficial se tambalea y entra en  un hueco negro cuando el destituido viceministro declara que el alemán efectivamente había sido funcionario, que bajo su mando había sido un “informante” y no de hacía poco sino desde los albores del gobierno del presidente Morales. Y sobre el ex viceministro ahora pende un proceso.

El ambiente hierve de conjeturas y sigilosas conversaciones cuando entra en escena otro escándalo: el amauta Valentín Mejillones Acarapi (55),  que entregó el bastón sagrado de mando a Morales cuando fue ungido presidente en enero de 2006 entre las ruinas pétreas de Tiwanacu,  es detenido en su  domicilio en El Alto, la ciudad altiplánica desde  cuyas orillas la se domina todo el valle de La Paz. A su lado están dos colombianos que lo acompañaban. Tenía 250 kilos de cocaína líquida, la droga que hace años ha plantado los pies en Bolivia y  a la que se asigna una tajada importante  de la economía del país. El caso que envuelve a Mejillones cuestiona  los nexos de la gente próxima  al presidente más popular de los bolivianos en los últimos años, ganador de elecciones y plebiscitos por goleada. La gente se pregunta si aparece con semejante cantidad de cocaína en su domicilio el hombre que ungió a Morales en un colorido rito ancestral que los cineastas y la TV festejaron,  ¿qué puede esperarse de otros niveles? El descubrimiento y encarcelamiento de Mejillones ha acuñado un nuevo vocablo que se esparce por el país: Narco-amauta, por el nombre que se da desde tiempos inmemoriales a los indígenas sabios de una comunidad.

El gobierno, que niega que en Bolivia haya aumentado el narcotráfico aunque sí las extensiones de cultivos de coca, se halla ante un problema también moral y decide que Mejillones se juegue sólo ante la justicia. Un juez decide mantenerlo detenido en custodia mientras el caso se aclare. Para sorpresa y amargura de Mejillones ahora quieren apartarse de él muchos de quienes fueron sus amigos y colegas de oficio. La decisión del gobierno es saludada como una salida digna, pero muchos aún cuestionan su valor.  En otras ocasiones el gobierno ha prometido aplicar la ley severamente, incluso sobre quienes han sido parte del propio gobierno, pero todavía se aguarda el final: proceso legal y sentencia. Entre los casos recientes más destacados están los despidos sumarios de un presidente de YPFB, la principal empresa del país, y la de una ministra sospechosa de estar envuelta en un caso de corrupción. Raras veces un gobierno en Bolivia ha actuado contra su propia gente para castigar la corrupción. Algunos de los predecesores de Morales preferían cerrar los ojos, si no eran, simplemente, parte del mismo esquema de desfalco de fondos públicos. Pero en contraposición hay otros casos que opositores y críticos se afanan en recordar: las hermanas Juana y Elba Terán González, sorprendidas con 147,5 kilos de cocaína, aún no han sido juzgadas. Son parientes de una conocida dirigente del partido de gobierno. Hay otros conflictos que la gente recuerda periódicamente: un enfrentamiento a dinamitazos (murieron 16 personas, entre ellas dos mujeres) por la posesión de un área rica en minerales en el departamento de Potosí, hace cuatro años.  Otros conflictos sangrientos ocurrieron en Sucre, a raíz de la Asamblea Constituyente que acabó aprobando una todavía controvertida ley de leyes dentro de un cuartel; también los hubo en Cochabamba;  en Pando murió al menos una docena de personas en un violento enfrentamiento, aún no aclarado de manera convincente (una comisión de la Unión de Naciones Sudamericanas emitió un informe considerado como holgadamente favorable al gobierno sin tomar en cuenta las versiones de quienes se le oponían);  más recientemente, en Caranavi, cerca de La Paz, murieron dos personas entre grupos enfrentados por la localización de una planta de cítricos. Uno de los grupos en pugna estaba al lado del gobierno y no se sabe que haya habido una investigación independiente de lo ocurrido. Algo peor ocurrió en los “ayllus”(pequeñas comunidades indígenas) en Potosí, cerca de Chile, cuando un grupo de cuatro policías fue detenido por los llamados “comunarios” del lugar, ejecutados y enterrados boca abajo para evitar que, según la superstición del lugar, sus espíritus abandonaran el pozo en el que estaban y persiguieran a sus verdugos.  De ese incidente van dos meses y no se sabe que los fiscales ni la policía hubiesen logrado ingresar a los “ayllus” para investigar los asesinatos.

Los casos del alemán Schmidt y del  amauta Mejillones han estado diariamente en las primeras páginas de los principales diarios y no está a la vista un esclarecimiento que haga saber a los bolivianos qué pasó. ¿Qué papel jugaba Schmidt?  En una entrevista con el diario local El Día Schmidt dijo que temía que lo matasen “como al igual que Eduardo Rózsa”, el boliviano-croata apuntado como cabecilla de una supuesta banda que también supuestamente buscaba matar al presidente, desatar una campaña terrorista  y dividir al país. En un acto desesperado mientras era llevado a la cárcel este jueves, pidió a gritos que el presidente Morales intervenga. “Yo lo único que hice fue cuidar sus espaldas”, dijo. Rózsa murió en un controvertido episodio hace 16 meses en Santa Cruz y la alusión de Schmidt al caso ha reactivado especulaciones que de alguna manera el gobierno no era extraño a la presencia de Rózsa en Bolivia.  Mejillones, de su parte, asegura que fue sorprendido su “buena fe” por los dos colombianos junto a quienes fue capturado: Javier Patiño Morales y Nubia Estela Guarvizu Rico. Creía, dijo, que se trataba de fabricar jabones.  Su hijo Javier Alvaro Mejillones Mamani fue considerado cómplice y también enviado a prisión mientras se organiza el juicio. El joven Mamani estaba encargado de hacer vigilia para proteger la casa, pero no vigiló nada, pues cayó dormido bajo el sopor de una borrachera.

Y todo esto puede ser sólo el primer capítulo.

Khamenei proclama vencedor a Ahmadinejad

Posted on Actualizado enn

El líder supremo iraní Ayatollah Ali Khamenei proclamó vencedor de las elecciones del 12 de junio al actual presidente Mahmoud Ahmadinejad. «Hay una diferencia de 11 millones de votos. ¿Cómo se pueden fraguar 11 millones de votos», dijo esta mañana. Khamenei dijo que las elecciones no habían conllevado fraude, como aseguran el moderado Hossein Mousavi y sus seguidores, que desde el lunes llenan las calles de Tehran protestando contra la que consideran una elección fraudulenta que otorgó al candidato oficial el 63% de los votos y su contendor Hossein un 31%. La información viene del sistema informativo canadiense CTV.ca.

No había aún indicaciones de que las protestas, llevadas a cabo principalmente por jóvenes, fuesen a desaparecer tras el veredicto. Para este sábado estaba prevista una nueva marcha de protesta.

La declaración de Khamenei calificando la victoria de Ahmadinejad como «definitiva» prácticamente cerró las puertas a cualquier concesión a Hossein y sus seguidores, que han realizado masivas manifestaciones de protesta callejera desde el lunes. Hasta ahora hay cuando menos siete muertos. Gente armada partidaria de Ahmadinejad fue vista disparando sobre los manifestantes desde las azoteas de edificios en Tehran.

Khamenei dijo que si la diferencia hubiera sido de «100.000 o 200.000 votos, incluso de un millón, uno podría decir que un fraude podría haber ocurrido. Pero no con 11 millones de votos», de acuerdo a las citas que trajo esta noche el portal informativo del sistema estadounidense MSN. El desahucio emitido por el líder supremo durante rogativas en la universidad de Tehran abría una grave interrogación sobre si los partidarios de Hossein se atreverían a volver a las calles el sábado.

Khamenei dijo que las organizaciones noticiosas extranjeras y gobiernos de países occidentales trataban de generar una división política y caos en Irán. La prensa extranjera tiene vedada la cobertura informativa directa de los incidentes callejeros.

Nos afecta a todos

Posted on Actualizado enn

Resulta que en la madrugada del 21 de junio estalló una carga de dinamita en el edificio de un canal de televisión en Yacuiba. Eran sólo 24 horas antes que empezase la jornada electoral autonómica en Tarija. Sólo minutos después, un Rav de alquiler al parecer con papeles que atestiguarían que el arrendatario habría sido la embajada de Venezuela, chocó contra otro estacionado a sólo metros del lugar del atentado. En el Rav en movimiento estaba el subteniente George Navas Zurita, y hasta donde pueden atestiguar los documentos que llevaba, era empleado del ministerio de Defensa y parte del cuerpo de seguridad del Presidente Evo Morales. Había recibido adiestramiento especial en seguridad en Venezuela sólo pocas semanas antes y en el vehículo habia  pistolas, incluso una Jericó de 9 mm., un AK47, detonadores, explosivos C4 que sólo utiliza el ejército, filmadoras y archivadores digitales. Todo un arsenal y todo indicaria que fueron sorprendidos con los pantalones debajo de las rodillas. Diecinueve personas fueron detenidas y de inmediato comenzó un proceso investigador. Algunas fueron liberadas, dias después. Hasta aquí, la historia es archisabida en Bolivia, donde la capacidad de sorprender parece inagotable.

La forma en que se presentaron los hechos parece configurar una forma de terrorismo, crimen que la ONU ha calificado de lesa humanidad. Lo raro es la molestia del gobierno y del presidente con la investigación, a lo que se suma la negativa de las autoridades del ejército a declarar sobre el caso. Más extraña todavía parece la explicación del Comandante en jefe de las FF.AA.: No lo haré si no me autoriza el presidente Morales. ¿Por qué el presidente debe autorizarlo a comparecer ante el Senado? Parece una implicación indirecta al presidente en algo tan abyecto como un supuesto acto terrorista con el que aparecen supuestamente vinculados elementos militares!

La población consciente esté en vilo! Algo anda mal si en Bolivia pueden operar grupos capaces de cometer actos de aquella naturaleza y escudarse en la figura del Presidente de la República. Peor aún si los involucrados vienen de las filas del ejército.

Yacuiba se alzó en protesta y hace una semana todos sus medios pararon de informar durante 24 horas. Lástima que la protesta no se extendió ni se ha generalizado. Pero que un medio informativo resulte atacado exhibe la violencia contra la libertad de expresión que empieza a manifestarse cada vez con mayor fuerza y arbitrariedad en Bolivia.

Lo ocurrido en Yacuiba no debe convertirse en un hecho baladí y de rutina, pues nos afecta a todos.

P.S. (23 de Julio)  Un visitante me escribe un correo y me dice las energias de los poderes del estado deberian concentrrse en investigar este caso. Pues, dice, de confirmarse que ha habido un acto terrorista con involucramiento de funcionarios del estado, la realización de un referéndum se vuelve irrelevante ante un hecho de esa magnitud. «Estos hechos -dice- deben ser investigados y esclarecidos por Naciones Unidas, Interpol, FBI, Scotland, el juez espanol Baltazar Garzon. Todos ellos prestarían una ayuda valiosa a Bolivia si los organismos interesados -Senado, policía, etc.-  la solicitan».  

 

Riocentro

Posted on Actualizado enn

 

El nombre probablemente signifique poco para los bolivianos. Riocentro es un extenso complejo cívico en el sudeste de Rio de Janeiro. La noche el 30 de abril de 1981 había unas 20 mil personas que asistían a un festival musical. Dos miembros del ejército, desde dentro de un automóvil, manipulaban un artefacto explosivo poderoso. Objetivo: hacerlo estallar y sembrar pánico entre los asistentes, ensangrentar el lugar con un sinnúmero de víctimas y responsabilizar del atentado a la oposición. Consecuencia? Marcha atrás en la política de apertura política iniciada por el cuarto gobierno militar consecutivo, que entonces presidía el general Joao Figueiredo.

Pero, como acontece con frecuencia, ocurrió lo imprevisto. Los ejecutores, escogidos por sus cualidades terroristas, fallaron. Hicieron una mala conexión y el artefacto estalló en las faldas de un sargento, quien murió instantáneamente tras perder toda la genitalia y vaciarse los intestinos. El capitán del ejército sentado a su lado perdió una pierna y no murió. Pero se convirtió en el testigo principal del atentado criminal en curso y en poner en evidencia a sus mandantes: el sistema de seguridad de ejército.

El gobierno intentó esconder la cara y acusó al «extremismo». Sin mayor éxito, el general Figueiredo procuró cubrir a su gobierno que, a partir de ese momento, no tuvo más que seguir adelante con la cartilla de apertura democrática. Nunca más hubo atentados (el de Riocentro fue el último de una cadena de hechos misteriosos que habían conmovido a la sociedad brasileña y endurecido a quienes pretendían la dictadura perpetua.) Cuando dejó el gobierno al retornar la democracia, el general pidió ser olvidado. Y se le hizo caso. Murió rodeado del olvido de la mayoría de la sociedad brasileña.

El hecho viene a la memoria al ver los dos recientes atentados contra medios de comunicación, en Tarija, primero, y ahora en Sucre, en el que aparecen presuntamente oficiales vinculados a la seguridad del Palacio de Gobierno.

En ambos casos la motivación es la misma: afectar, puesto que frenarla es imposible, la onda expansiva que desplaza las ideas contrarias al centralismo. La onda crece: cuatro departamentos están en abierta oposición al régimen social-arqueológico que postula el gobierno con la idea del retorno al ayllu y al comunitarismo indígena, tan primitivo como impracticable en un mundo que permite la lectura de este trabajo desde cualquier lugar con conexiones a la internet. A la onda se une Chuquisaca, que se propone, según postulaba su ahora prefecta Savina Cuéllar, echar al viento su bandera autonomista en pocos meses. Después Cochabamba y quizá Potosí. Me pregunto si La Paz y Oruro se quedarán solos. (Como en aquel cuento pre caída del muro de Berlín: un guardia pregunta a otro. Si se cae el muro, qué harás? Y qué quieres?, responde. Que me quede solito?)

Una amiga me decía la semana pasada. «La Paz ya no está dormida. Empieza a reaccionar. Y verás que, al final, será la que precipite el desenlace».

Es posible. Lo cierto es que aunque las cosas se den de esa manera, es muy improbable que vuelvan a estar como lo estuvieron en el punto de partida. La Paz difícilmente podrá recuperar la posición que ostentaba antes de la llegada de Evo Morales y el MAS al gobierno. Se han puesto de manifiesto otros liderazgos, entre ellos el ímpetu y la fortaleza de la vanguardia cruceña en el país, el ascenso de Tarija; los resurgimientos de Beni y Chuquisaca (que ahora probablemente repondrá su reclamo de capitalidad plena), la toma de conciencia de Pando como polo fronterizo y la afirmación de Cochabamba como centro territorial integrador, así como el renacer de la industria minera de Potosí y Oruro, al impulso de los altos precios de las materias primas en mercados internacionales.

Falsos empadronadores

Posted on Actualizado enn

Agosto 17, 2007

Hasta algunas casas de la zona sur de Santa Cruz han llegado estos días personas aparentemente enviadas por el Ministerio de Educación con el propósito de averiguar cuántos letrados e iletrados moran en una determinada vivienda. Un ama de casa me contó que la empadronadora se presentó como maestra de escuela y de plano, formulario en mano, le dijo lo que quería averiguar. La dueña de casa rehusó proporcionar dato alguno y se impacientó diciendo que no tenía por qué responder a preguntas de esa naturaleza, menos a una desconocida. La empadronadora le dijo: «La entiendo, señora, pero nos han asignado esta misión como tarea para cumplirla esta tarde. Le aseguro que no estoy feliz haciendo lo que hago y no importa si no me responde. Yo considero que ya cumplí mi tarea.» Enseguida mostró el formulario, que traía el membrete de aquel ministerio, saludó a la entrevistada y se fue. El procedimiento es completamente irregular y el episodio recuerda el que ocurrió a principios de año, cuando a los niños de algunos colegios cruceños se les pedía información sobre la casa en que vivían, número de habitaciones, automóviles, etc. La contrariedad que eso provocó entre los padres de familia desactivó el problema. Es bueno que el estado disponga de un dato tan básico como el de letrados e iletrados en áreas urbanas. Pero esa información surge de los censos oficiales que periódicamente ocurren en el país. No ha habido ninguna información oficial sobre este nuevo supuesto censo, de cualquier manera irregular, y vale la pena estar alerta, incluso por razones de seguridad.