La Paz

Arrecia el vendaval

Posted on Actualizado enn

La de este jueves fue una jornada que el gobierno del presidente Evo Morales no habría querido jamás vivir. Las movilizaciones obreras hicieron un tormento político de la visita presidencial a Tarija, que celebra este viernes su aniversario cívico.  El país está por “desbocarse”. Lo dijo anoche en un programa de TV Jerjes Justiniano, ex candidato del MAS para la gobernación de Santa Cruz. El riesgo implícito es que el país se quede sin jinete.  En Yacuiba, grupos de manifestantes estuvieron cerca de llegar al lugar donde se encontraba el presidente Morales, quien fue al departamento para sumarse a los festejos cívicos. El presidente no tenía espacio geográfico para desplazarse: en Tarija  los maestros urbanos ocuparon el salón de honor donde debía rendir homenaje a la esfemérides departamental. El margen de desplazamiento territorial del presidente estaba otra vez reducido. Y, al menos en Tarija, estuvo colmado de gases lacrimógenos.

La atmósfera social y política del país continuó tensa, con organizaciones afines al gobierno reiterando que enfrentarían a las marchas y bloqueos obreros. El movimiento en pos de un 15% de aumento sobre los salarios básicos para todos los sectores laborales  era como una mancha de aceite que se extendía sin que hubiese hasta ahora una fuerza capaz de detenerla. El bloqueo de las mil esquinas en La Paz –no creo que hubieran sido exactamente mil- fue una nueva arma de los manifestantes. Era imposible hacer un cálculo cierto sobre cuántos trabajadores estarían movilizados, pero podría hablarse de decenas de miles en todo el país. Los campesinos afines al gobierno amenazaban con entrar al escenario desde el lunes.

Las posibilidades de diálogo era muy reducidas, tras el fiasco del jueves: los dirigentes de la COB no asistieron a la cita con los ministros y han reiterado que sólo se reunirán con el presidente. Hay  una leve esperanza de que el diálogo se renueve hoy, tras las palabras conciliatorias de Jaime Solares, el dirigente minero y  líder de la COB, en el breve intercambio de ideas que sostuvo en la  TV con Justiniano.

Mientras tanto, en Cochabamba la audiencia en la que el fiscal Marcelo Soza acusa a 39 personas, a mayoría de Santa Cruz, ingresaba a un momento crítico: la red televisiva ATB informó que el juez que preside la audiencia, Rolando Sarmiento, accedió al pedido de los abogados defensores para que el fiscal presente las pruebas de sus acusaciones. Eso pondría en aprietos a la parte acusatoria pues tendría que demostrar, con evidencias, que hubo  una conjura terrorista-separatista. Ya no serían suficientes las declaraciones de Ignacio Villa Vargas, “El Viejo”, que fueron la base para acusar a la mayoría de los cruceños en el grupo. Entre otras cosas, tendría que presentar el armamento supuestamente incautado, del cual hubo profusión de fotografías pero no se ha establecido de dónde provinieron, lo mismo que  los supuestos explosivos. De no haber esas evidencias, todo el proceso se tambalearía. Además, tendría que presentar las computadoras atribuidas a Rózsa. Expertos en computación y electrónica podrían determinar si fueron manipuladas. ¿Qué hacía en una de esas computadoras el disco duro de la entonces  Delegada Presidencial y ahora Senadora de la República Gabriela Montaño? Ahora la carga de  la prueba está sobre el fiscal, por lo menos es lo que uno entiende escuchando las noticias de Cochabamba. Muchos “misterios” deberán ser develados, inclusive el que no se quiere tocar directamente a fondo como el del popularmente conocido como video-soborno. Los generales retirados Gary Prado Salmón y Lucio Añez lograron una tregua momentánea: sus acusadores tendrán que esperar nuevos informes médicos sobre la salud de ambos.

La jornada de este viernes promete traer más acción y echar más luces sobre la oscuridad que ha rodeado el caso Hotel las Américas que en la madrugada que se aproxima cumplirá dos años. Se aproxima el momento en que el telón deberá ser levantado.

Rumor inquietante

Posted on

Me avisan que algunas embajadas europeas han comunicado a sus súbditos que estén prontos para refugiarse o abandonar el país en los próximos días. No tengo manera de confirmar la versión, pero tal vez algunos de los lectores puedan hacerlo.

Fuga hacia la oscuridad

Posted on Actualizado enn

Mientras el proyecto de constitución de la oposición política boliviana es inexistente o desconocido para la mayoría del país, la constitución aprobada por el MAS se parece cada vez más a la revisión permanente de la historia que nos presentaba Orwell en 1984. Esto vale hoy, no vale mañana. Ayer era intangible, hoy es tangible. Es originaria pero no lo es y hay que ampliarla. El otro día era irrevisable. Hoy es revisable, no, perdón no lo es, no se modifica ni una coma. Y así vamos como en un carruaje descontrolado a alta velocidad por las laderas de un precipicio. El mismo raciocinio (¿?) vale para el IDH. El recorte será del tanto por ciento. No, será menos. Quizá aún menos. Ninguna sorpresa, entonces, que el propio presidente parezca tan zigzagueante e inestable en sus decisiones.

Es como si el país viviera una fuga desesperada de algo que teme enfrentar. Pero, a menos que dé la vuelta y se coloque cara a cara y con valor ante lo que le atemoriza, la fuga lo lleva a un abismo insalvable. Como en el dicho brasileño: Si huye, la fiera lo alcanza y si se queda quieto, la fiera se lo come. Puesto en términos directos, el gobierno no quiere enfrentar (excepto el presidente Morales, que lo hizo en las reuniones públicas con los prefectos, pero no su vicepresidente ni sus ministros) el hecho que sus constituyentes pasaron en estampida sobre la legalidad y ahora se tapa los oídos y los ojos ante el clamor y tamaño de la irregularidad. Y entonces prefiere que la fuga siga su curso a pesar de que el carruaje en el que corre está desvencijado y rueda sobre un camino angosto a cuyo lado está un precipicio profundo. Una carrera así –todos lo saben- no llega lejos. Su principal sostén económico depende abrumadoramente de una economía externa que muestra signos de flaqueza. La administración nacional de los hidrocarburos también. Para muestra un botón: miren el estado de las estaciones de servicio y compárenlas con las que existían antes de mayo de 2006. Es una tragedia que todo esto no sea percibido por quienes forman el primer escalón del gobierno. Tras dos semanas ausente del blog, temo que estemos entrando a una nueva pesadilla.

Nadie tiene el monopolio de las ilegalidades. Unas provocan otras y se forma una cadena explosiva. Así, los ministros del gobierno tienen poca sustentación moral para reclamar contra los estatutos autonómicos, cuya sustentación legal no está del todo definida, o contra la instrucción de convocatoria de un referéndum que los apruebe en mayo. El gobierno comete ilegalidades y presume que todo está en orden, pero parece ignorar el dicho popular de que lo que es bueno para el ganso es también bueno para la gansa. Si tú lo haces, ¿por qué yo no lo haría?

Todo semeja un juego de criaturas disculpándose ante la maestra que los reprende: No es mi culpa. Él lo hizo antes.

Todo esto en medio de un nuevo diluvio que se precipita sobre la región. Las lluvias provocadas por La Niña ponen en evidencia dramática la imposibilidad del país de lidiar solo y eficientemente con problemas naturales de magnitud. La Niña nos ataca con furia y eso ocurre a menos de un año del desastre de El Niño, cuando el gobierno y sus autoridades actuaron tardíamente y con muchas limitaciones para paliar el desastre. En lugar de convocar a la nación a unirse, trabajar juntos ante las calamidades para prepararse ante lo que podría venir (y vino), prefirió la confrontación bifurcadora hasta llegar a un proyecto de constituyente unilateral y rechazado por siquiera la mitad del país (en verdad no vi un gesto similar de la oposición, que independientemente pudo haber convocado a una cruzada nacional de solidaridad). Creo cada vez más que el círculo estrecho que rodea al presidente no le deja actuar como debería pues contrariaría sus experimentos para reproducir en Bolivia, siquiera parcialmente, lo que en otros lugares –y muy recientemente- ha fracasado. La ex URSS fue capaz de poner en órbita el Sputnik pero no consiguió construir viviendas para su gente, ni refrigeradores ni corta-uñas. Cuando Khruschev visitó Estados Unidos en 1958, su principal desafío era producir más zapatos y más mantequilla. No lo logró. Sus sucesores tampoco.

Los excesos de La Niña han puesto en evidencia la fragilidad del sistema de distribución de agua en La Paz. ¿Ante quién protestar? El problema afecta democráticamente a todos: tanto a barrios de la zona sur como a los del norte y de las laderas. Antes estaba “Aguas del illimani” y se podía reclamar de inmediato y obligar a la empresa a emprender reparaciones pues tenía sobre su cabeza la amenaza de multas si no se ponía a trabajar. ¿Y ahora? ¿Será que el desastre no es muestra suficiente de las deficiencias y debilidades de los modelos estatistas?

Buen tema para pensar durante los días feriados.

Aguas picadas

Posted on Actualizado enn

Noviembre 20

Mientras la Asamblea Constituyente agonizaba, al mediodía de este 20 de noviembre estaban en curso en Sucre enfrentamientos entre campesinos del partido de gobierno  y activistas que defienden la causa de la “capitalidad plena”.  No había noticias de bajas ni detalles sobre los choques, pero en el trasfondo de las transmisiones radiales se escuchaban gritos enardecidos de los bandos en pugna. El cónclave está en un callejón sin salida a la vista.  No ha logrado aprobar ni un solo artículo de la nueva Carta Magna, tras 450 días de funcionamiento.  El intento de redactar una nueva constitución para “refundar” Bolivia ha perdido relevancia ante los ojos de segmentos numerosos  de bolivianos. Hablar del tema en cualquier ambiente es abrir paso a la molestia y la irritación.   

-0-

 Están en curso los últimos esfuerzos para extraer a la Asamblea Constituyente de su condición de cuerpo en hibernación.  El plazo original de 30 días, impuesto a principios de septiembre para ver si en ese lapso se descubrían fórmulas para curar los males que obligaron a someterla al congelamiento, venció en octubre. Pasó octubre y noviembre se acaba.  Hoy era otro día decisivo para esta asamblea, que nació acunada al clamor de “cambio” (término utilizado inflacionariamente en los últimos años y con frecuencia sin claridad alguna) que reclamaban muchos bolivianos y que hasta ahora ha sido un monumental fiasco. Antes que esbozar un mapa para la Bolivia del siglo 21 ha sido promotora de desencuentros y de antagonismos cada vez más radicales. Pretender que en pocas horas se habrá  secado el pantano en el que se atascaron los constituyentes (capitalidad, el tema mayor y talón de Aquiles del gobierno y su partido) es casi una ilusión.  Las aguas políticas bolivianas están otra vez embravecidas.  Los constituyentes trabajan (¿?) horas extraordinarias para evitar un naufragio que en esta “hora 25” se asoma cada vez más visible a la vuelta de la esquina. Pero los esfuerzos de la jornada fueron infructíferos. No se llevó a cabo la reunión plenaria que debía realizarse en la tarde.  La AC, pues, continúa “constipada”  por la “capitalidad”. El gobierno asegura (lo dijo el Ministro de Coordinación Gubernamental) que el 14 de diciembre expira fatalmente el plazo para redactar una nueva Carta Magna.       

Raíces

Posted on Actualizado enn

Cuando Juscelino Kubitschek se lanzó a construir Brasilia, en la década de 1950, muchos lo creyeron loco. Sacar la capital de Brasil de Rio de Janeiro y llevarla a las planicies desoladas y áridas del interior parecía un salto demasiado audaz, incluso estéticamente. Pero no se desanimó. Persistió en su locura, hoy una urbe moderna, de arquitectura atrevida y deslumbrante. Pero, sobre todo, un polo de desarrollo en el centro de Brasil. Sus más de dos millones de habitantes (la ciudad fue diseñada sólo para medio millón) han conferido una extraordinaria vitalidad económica a una inmensa región. Brasilia ha sido la palanca que empujó las fronteras económicas de su país y fortaleció la agro-industria, hoy entre las más competitivas del mundo.

¿A qué viene todo esto?  Es sólo una forma de demostrar las dificultades del dictamen paceño de que la sede no se mueve. Las sedes de los países sí se mueven (Abuja, en Nigeria, es otro ejemplo), según los intereses, los recursos y las fuerzas que empujan el cambio. Puede argumentarse que los ejemplos son inadecuados: Brasil está entre las 12 economías mayores del mundo (y que Brasilia le costó una inflación de más de 40 años) y Nigeria es un país repleto de ingresos petroleros.  Cierto.  Pero en ambos casos el cambio fue posible y produjo un considerable dinamismo en regiones de escaso o ningún crecimiento económico. Abuja es hoy la ciudad que más crece en África.

Otra pregunta: ¿Será éste el caso de Sucre? Puede que no, pero hay que reconocer que existen fuerzas tectónicas que sacuden también a La Paz y que no dejarán de manifestarse sólo por el conjuro del slogan de que la sede no se mueve. La Paz tiene mejores argumentos.

El problema, sin embargo, parece ser otro que supera la escala de la simple discusión de la capitalidad.

Gustavo Fernández, el ex canciller del 25-1-1 en la exitosa votación sobre la cuestión marítima en la Asamblea de la OEA de 1979,  contribuye a echar luces alrededor del tema en un reciente trabajo, publicado por “Pulso”.   Su tesis central es que los sacudones que padece Bolivia, inclusive la disputa La Paz vs. Sucre, resultan de una estructura emergente de poder económico y, en consecuencia, político.

La Paz capital resultó de la declinación de la minería de la plata y su emergencia como polo que articulaba mejor la economía del país, a través del eje Potosí-La Paz, substituto del de Potosí-Lima de la colonia. Ese eje dominante, dice Fernández, recibió un golpe fatal en la década de 1980, con el colapso de la minería (la fuente prebendalista de todos los gobiernos hasta entonces) y el alumbramiento acelerado del polo agro-industrial que se gestaba en el oriente. Este polo, al que se agrega ahora el polo gasífero que representa Tarija, tiene la ventaja de encontrarse en una de las grandes áreas de desarrollo agro-industrial para un mundo insaciable de alimentos (y de energía). Esta región, motorizada por Brasil, está articulada sólidamente con la economía global y en camino a sobrepasar la que encabezan las pampas de Argentina y Uruguay. (Ese dinamismo fue notablemente impulsado por la creación de Brasilia.) Con El Mutún e industrias asociadas que deberán emerger, se tiene un cuadro de la magnitud de la fuerza tectónica del sur-norte-oriente boliviano que se contrapone a la preponderancia de La Paz, dice Fernández, y jaquea su poder político.

Un dato citado por Fernández avala la conclusión de que “el eje económico de Bolivia ha cambiado”. “En 1980, destaca, el occidente de Oruro, Potosí y La Paz exportaba el 70% del total nacional en minería y productos no tradicionales; el restante 30% provenía de lo que hoy conocemos como la “media luna”. Desde 2006, esa relación se ha invertido: la “media luna” exporta el 70% del total nacional en minería y productos no tradicionales, y occidente el otro 30%.”

Otro dato del estudio: La exportación per cápita de  la “media luna” es de US$ 1.100, y la de occidente menos de tercio de ese total: $323.

No sorprende, entonces, que las migraciones internas hubiesen apuntado raudamente hacia Santa Cruz, cuya población se triplicó desde 1950 para pisarle los talones a La Paz (28,4% vs. 25,6% del total boliviano). Hace medio siglo la relación era 31,5% para La Paz y  9% para Santa Cruz. “La gente”, dice Fernández, “se movió de los centros mineros de Los Andes a las zonas agrícolas de las tierras bajas”.

La minería andina se ha recuperado estos últimos años pero, como subraya Fernández, por primera vez en siglos no es más el eje económico dominante de Bolivia. Han surgido otros centros de poder.

Ahí radica, por lo visto, el mayor desafío puesto ante La Paz. Es un problema que el gobierno del presidente Evo Morales no consigue resolver pues creo que al parcializarse con La Paz ha aumentado las resistencias a la causa paceña.   

Las cartas sobre la mesa

Posted on Actualizado enn

El proyecto de Constitución que  han aprobado algunos constituyentes y el vicepresidente de la República Alvaro García estaría ya pronto en un 85%. Se ingora qué contiene el 15% restante. Ahora la directiva de la Asamblea, aún en hibernación parcial, quiere reunir a los constituyentes en Oruro o tal vez La Paz, según leo en los diarios este fin de semana. Se trata de un movimiento raro y peligroso. Raro porque pretende irse de puntillas de Sucre también la directiva sobre la cual existe mandamiento de apremio por no cumplir una orden del tribunal superior de justicia del departamento para re-incluir entre los debates el de la Capitalidad.   Hasta ahora, todos creíamos que esta Constituyente funcionaría siempre en Sucre hasta dar a luz, en un parto demorado, una nueva carta magna. Sólo ahora, cuando la Constituyente está trabada por el tema de la Capitalidad, emerge como opción la Capital del Folclore boliviano. A esta condición podría pronto  agregar  un nuevo y peligroso atributo: la capital en la que Bolivia se disgregó. Pues no es plausible suponer que los constituyentes acudirán a una cita fuera de la sede designada por ley e ir a otra designada por un puñado de dirigentes reunidos en La Paz bajo la batuta del vicepresidente. Es improbable que la oposición vaya a Oruro, aunque muchos merecerían ir para para mostrar allí -junto a sus pares oficialistas- sus cualidades más destacadas bailando en un grotesco carnaval anticipado.  Es menos probable aún que  los representantes de Chuquisaca se atrevan a hacerlo.  ¿Qué habría entonces? ¿Dos constituciones? ¿Dos países? Muchos podrán preguntarse: ¿Qué hacer? La crisis en la que la Constituyente está encapsulada -y con ella el país- requiere de actos de gran imaginación y grandeza.  

El impasse no tiene solución a la vista. El escenario es de los peores. Las cartas están sobre la mesa y ni La Paz ni Chuquisaca pueden retirarlas individualmente sin sentirse derrotadas.  

Revocada la renuncia irrevocable

Posted on Actualizado enn

El Sr. David Sanchez ha revocado su renuncia irrevocable. La había presentado la semana antepasada cuando la tensión prevaleciente en Sucre, con campesinos que convergían sobre la capital constitucional alzada con su demanda de capitalídad plena, hacía temer un desenlace aún más violento y, quizá, sangriento. El Sr. Sánchez vuelve a ocupar su sillón de Prefecto tras haberse reunido con el Presidente Evo Morales. No ha habido ningún detalle que permita atisbar por qué el Prefecto dio a su decisión una vuelta de180 grados. Pero lo cierto es que su figura estuvo ausente en los momentos más dramáticos vividos por Sucre en los últimos días. Cuando muchos bolivianos hacían suya, adaptándola a Sucre, la frase de John F. Kennedy ante el recientemente (1961) levantado muro de Berlín -“Yo soy berlinés”, o en su caso “Yo soy sucrense”-, el Sr. Sánchez decidió que no podía continuar enfrentado entre el pueblo que lo eligió y el partido de gobierno, por el cual fue electo. Fue una actitud digna. El gobierno no quería oírlo. Ahora el Sr. Sánchez vuelve atrás, y el gobierno también. Las consecuencias del cambio aún están por verse. De momento, puede especularse que ese pingpong de actitudes ha contribuido a que la aún paralizada Asamblea Constituyente también revoque una decisión que sus autoridades decían irrevocable y se disponga a debatir el reclamo pleno-capitalino de Sucre. Al insistir ante Sánchez para que desirrevocabilice su renuncia, el gobierno debe haber barajado la posibilidad de que una elección para nuevo prefecto en Chuquisaca le traiga una derrota insoportable.  Ahora se vuelve a cero y empieza una nueva vuelta. Con nubarrones parcialmente despejados  y posibilidades de encauzar debates de una manera civilizada. Es posible que el primer saque venga de La Paz.

Sucre vs. La Paz

Posted on Actualizado enn

July 23, 2007

The city of Sucre has scheduled for Wednesday, 7/25, its own Cabildo, a public assembly earmarked to reaffirm what its citizens consider the city´s right to get back the state institutions it lost to La Paz in a civil war at the end of the 19th century. That includes the executive and legislative branches.

La Paz did its own rally last Friday, 7/20. It was the largest public gathering ever in Bolivian history__ more than 1 1/2 million people went to the streets and concentrated mostly on El Alto. The rally reaffirmed the political capital shall remain in La Paz. It also called for national unity, implying that Sucre´s demand and those supporting it were against national integrity. “The (political) venue does not move,” was the battle cry.

The government was impressed. President Evo Morales congratulated organizers and ordered his party, the Movement Toward Socialism, not to support Sucre´s demand at the Constituent Assembly.

Now Sucre is coming up with its own rally. With a population of just 300.000, this central southern city is not expected to match La Paz´s. But the point it brought up has irritated the government as the Constituent Assembly approaches the end of its term August 6 without finishing the new Bolivian chart. Sucre´s demand seems to represent the smoking gun proving some flaws in the assembly, including the view that it was “all plenipotentiary and originary,” meaning it was almighty and could deal with anything. It cannot, according to the government. It has a put a sort of veto to tackle the capital question. La Paz´s cabildo, with implicit government support, said the assembly ought to remove the debate over the location of Bolivia´s political capital. And it threatened with an indefinite department-wide stoppage if removal is not official by August 6.

Sucre´s move is haunting the government and the assembly itself. The government has lost hold of Sucre, an early regional supporter of Evo. The loss of this support increases opposition against Evo __ at least on his attitude regarding the city where the three estate branches should be located. It means more sympathy toward the so call half-moon, media luna, whose ranks span over four departments (Santa Cruz, Tarija, Beni and Pando, or 60% of the national territory.)

Alerta en La Paz – II

Posted on Actualizado enn

 July 20, 2007

El Cabildo de La Paz reunió a unos dos millones de personas, según los organizadores. Es decir, uno de cada cuatro bolivianos habría estado en ese cabildo. Difícil de creer, verdad? Independientemente de la cifra exacta, por las imágenes aéreas –desde un helicóptero del gobierno (¿)-mostradas por la televisión, ésta habría sido la concentración más numerosa de la historia boliviana reciente. Superior a la de Santa Cruz, el 15 de diciembre pasado. Con una gran diferencia: la de Santa Cruz fue una manifestación cívica y proactiva, a favor de las autonomías. La de La Paz fue defensiva y apoyada por el gobierno nacional, en contra de la discusión sobre cuál debe ser la capital integral de Bolivia. Ese apoyo gubernamental tendrá, con el tiempo, un efecto nocivo sobre el cabildo paceño y sobre el propio gobierno. Ha puesto en evidencia la parcialidad del gobierno de Evo Morales con una región en desmedro de las pretensiones de otra. Pregúntenle a los líderes chuquisaqueños. Además, la amenaza de los oradores a la Asamblea Constituyente con un paro indefinido si hasta el 6 de agosto ésta no excluye de sus discusiones la localización de los poderes del estado suena a garrote.

Alerta en La Paz

Posted on Actualizado enn

 July 20, 2007

La Paz se concentra en un cabildo abierto que marchará desde la Av. Montes hasta la ceja de El Alto. Ya pueden imaginarse el motivo: defender “la capitalidad” de La Paz, con los nervios crispados desde que Sucre empezó a reclamar el retorno de todos los poderes del Estado a esa ciudad. Sucre dejó de ser capital política y solamente sede de la Corte Suprema hace más de un siglo, tras la llamada “guerra federal.”

La Paz pretende reunir a cuando menos un millón o más de ciudadanos para frenar la corriente adversa hacia su condición de eje político boliviano. He leído algunos comentarios que dicen que la animosidad contra la Paz nace de albergar a El Alto y la vulnerabilidad en que la sitúa su ubicación debajo de la nueva urbe altiplánica. Los bloqueos frecuentes sobre la ciudad jaquean a gobiernos y sus consecuencias repercuten por todo el país y sobre regiones que nada tienen que ver con los bloqueos sobre La Paz.

Los bloqueos son una fuerza dinámica en la pugna pobres versus menos pobres o entre los que no tienen versus los que tienen que de manera más patética se siente en La Paz. Sería una solución apartar la capital de El Alto y dejar a éste sin su pieza estratégica maestra en el ajedrez de las reivindicaciones económicas y sociales? El Alto ni La Paz lo aceptarían. Esa dualidad pobreza-afluencia se ve en otras ciudades latinoamericanas pero a nadie se le ocurriría remover a las favelas de Rio de Janeiro o trasladar Rio a otro lugar. Se debe anotar, sin embargo, que la violencia que azota a las favelas no repercute sobre todo el país como repercuten los bloqueos de La Paz sobre toda Bolivia. Las dos urbes –La Paz y El Alto- deben entender que la dinámica contra la capital en La Paz cobrará cada vez más fuerza al crecer el convencimiento de que los bloqueos y la vulnerabilidad de la capital política vuelven vulnerable a todo el resto del país. Si no remedian eso, la capital sí se moverá.

Un hecho absurdo: el decreto del prefecto (gobernador) de La Paz de prohibir la salida de vehículos de La Paz durante el día del cabildo. Esto da a la concentración un matiz forzoso que sus organizadores, ciertamente, no quieren.

Otro absurdo: la propuesta disparatada (por llamarla benignamente) de un constituyente oficialista de implantar en Bolivia la “reelección indefinida”.