Indios

Desde dentro de la marcha

Posted on Actualizado enn

Mientras en el pueblo de San Matías los restos de Eddy Martínez eran llevados a su morada terrena final, y mientras el país entero se conmovía con la sobrevivencia del dirigente chiquitano Minor Vidal Huerta del accidente del avión de Aeorocon,  no reparé en el mensaje que me envió un amigo desde La Paz. Se trata de una carta, tipo diario, de Olga Flores Bedregal, cuyo hermano murió al lado de Marcelo Quiroga Santa Cruz en el hoy desaparecido edificio de  la Central Obrera Boliviana, al estallar el golpe militar de julio de 1980. Se trata de la visión de una marchista, entre aproximadamente 2.000 personas que caminan rumbo a La Paz para frenar el proyecto del gobierno que partiría en dos del territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure  (TIPNIS). Es el primer relato escrito que leo proveniente del interior de la marcha.  Las informaciones y conceptos que trae la carta de Olga Flores, en la marcha desde sus inicios, tienen un tono ideológico marcado. Pero eso no invalida el testimonio de algunos episodios que ocurrieron en la última etapa de los fracasados contactos entre los ministros del gobierno y los dirigentes nativos.

Desde San Borja, con fecha  4 de septiembre,  la crónica dice en uno de sus párrafos iniciales: “Todo lo que estoy viendo desde que inicié la VIII Marcha de los Pueblos Indígenas es muy intenso; me emociona, me hace pensar y, sobre todo, me llena de esperanza ver que los pueblos indígenas tienen mucha más vida de la que pensaba; se resisten, sí, al sistema, conservan otras lógicas y formas de pensar que, 500 años después, seguimos sin entender”.

Después afirma que el diálogo con el gobierno muestra, sin tanto aparato propagandístico, que los nativos han logrado mucho. “Hicieron venir a todos los ministros que pidieron; los hicieron sentar en el banquillo; les dijeron lo que quisieron y que debían escuchar…me siento identificada con lo que dijeron los líderes indígenas; …el ‘estado plurinacional’ que ellos gestaron no es más que de papel; no se cumplen sus leyes…Sería muy lindo mostrar los videos, porque podrían ver que no exagero…Cuando Walter Delgadillo les respondió gritando que debían pedir disculpas, le pidieron disculpas y lo desmarcaron…Es un diálogo de sordos…(pero ambos lados) saben cómo es el juego. No duden: los dirigentes indígenas saben muy bien lo que quieren”.

Asegura también que, bajo su visión, los nativos “han creado un escenario para el diálogo que les da la victoria” pues es un grupo plurinacional en el que cabe todo. “…es un verdadero parlamento, con oradores excelentes, dueños de sus propias palabras y expresiones; inventan sus palabras, que expresan exactamente lo que quieren decir”.

Sostiene también que los nativos tienen como interlocutores a un “bando” que dice “tonterías (cita a alguien del grupo oficial que habló de los “valles” del  Beni) al viejo estilo colonial”. “Mienten –dice- con descaro, diciendo por lo menos mil veces que (para la carretera) no hay (todavía) un diseño, cuando (la obra) ya está licitada y contratada la empresa…”

Dice que los ministros se vieron en aprietos cuando se les pidió que alguno de ellos dibujase  el trazo de la carretera “Los ministros en apuros,  (se pusieron)  rojos, nadie se animó a nada”. Les propusieron hacer el trazado con ellos, pero los indígenas les dijeron que no eran ingenieros, informa la cronista.

Concluye que “los  indígenas tienen más fuerza y dignidad; aunque a veces juegan en la lógica del engaño, lo hacen para despistar. Ellos saben  que la carretera no pasará por el Tipnis…saben que así, descalzos y con flechas, pueden enfrentar a todo el aparato estatal. Por eso los ministros tuvieron que “humillarse’… Lo que indigna es el precio (los nativos) que tienen que pagar por resistir…”

Resurge espíritu combativo cruceño

Posted on Actualizado enn

Los cruceños dieron inicio este viernes al que puede ser un retorno de sus días de mayor combatividad frente al gobierno. En  una masiva concentración en la plaza principal, mucho mayor que las más recientes y mucho menor que la multitud que pretendían los activistas que hablaban por los altavoces, cruceños de todas las capas sociales de la ciudad y representantes de las 15 provincias del departamento, desafiaron las decisiones de la justicia que envió a la cárcel al Presidente de la Asamblea Legislativa Departamental, Alcides Villagómez. La jueza Valeria Salas decidió el jueves encarcelar a la autoridad legislativa, tras un interrogatorio de siete horas gran parte de las cuales el acusado estuvo inconsciente o con sus capacidades mentales limitadas debido al extremo cansancio nervioso que le provocaron las tensiones de los últimos días, dijeron autoridades cívicas.

Villagómez fue enviado a la prisión de Palmasola por desobedecer una decisión del tribunal electoral que le había ordenado la incorporación como asambleístas a Rosmeri Gutiérrez, dirigente indígena de una tribu denominda yuracaré-mojeña, que no aparece entre las que lista la Constitución Política del Estado .Gutiérrez es  considerada como afín al partido oficial. El vicepresidente de la Asamblea, Alcides Vargas, está en la clandestinidad, porque también sobre él pesa una orden de aprehensión por haber secundado la actitud de Villagómez. La decisión del consejo electoral igualmente habilita a Carlos Roberto Cortes, también señalado como afín al partido de gobierno, al lado de la líder indígena. El aumento de dos curules para el partido de gobierno, y la pérdida de otro tanto de la oposición que respalda al gobernador Rubén Costas, coloca al partido oficial  en condiciones de controlar la asamblea, con lo que el cargo de Costas, ganador absoluto de la elección para gobernadores el año pasado, pendería de un hilo.

Los dirigentes cívicos de Santa Cruz alegaban que los mojeños son del Beni y Santa Cruz y los yuracareños de Cochabamba, que la denominación que se da al grupo étnico no existe en ningún documento antropológico y que de  lo que se trata es de aumentar el caudal de representantes del partido de gobierno en la asamblea Legislativa departamental para, en un determinado momento, buscar la destitución del gobernador Rubén Costas.  Dirigentes indígenas cruceños, entretanto, propusieron que la denominación sea dividida y se establezca no una etnia sino dos: una, la Yuracaré, otra, la Mojeña. No existe un estudio antropológico ni biocelular que avale la existencia de una etnia combinada como la que ahora se asegura que existe.

En el hospital, Villagómez  estaba bajo los efectos del suero y otras medicinas que se le administraban mientras ocurría el interrogatorio. La prisión ordenada por la jueza Valeria Salas colmó el ánimo ya tenso de los dirigentes cruceños. Ellos decidieron convocar a los cruceños esta tarde a una concentración de respaldo al dirigente cívico, en la cual la media docena de oradores proclamó su adhesión a los principios democráticos, criticó la actitud de la jueza pues ll3vó a cabo el interrogatorio mientras el supuesto reo estaba con suero y otras medicinas, internado en la Clínica Niño Jesús. La tarde del miércoles había sido tensa pues quienes realizaban vigilia en la clínica en donde se llevaba el inusual interrogatorio reaccionaron enardecidos ante la decisión de la jueza Salas, que tuvo que salir en un automóvil bajo severa custodia policial. Los policías procuraron contener a la multitud que se abalanzaba sobre el vehículo lanzando gases lacrimógenos, a pesar de los otros enfermos de la clínica y de las viviendas privadas en la zona.

La concentración de esta tarde también expresó furia contra la acción policial y llamó a los cruceños a no dejarse intimidar cuando se trata de defender sus derechos.

Dirigentes del partido de gobierno expresaron satisfacción por el comportamiento de la jueza Salas, de la que dijeron sólo había cumplido, pese al estado del acusado, con su deber.

Las crisis trajo la primera prueba para el dirigente cívico Herland Vaca Díez, quien asumió en febrero. Vaca Díez convocó a la concentración de hoy, en la que estuvieron también presentes el gobernador Rubén Costas, el alcalde Percy Fernández y la esposa y  una hija del legislador ahora preso mientras su caso es resuelto. Por ser la primera concentración bajo el nuevo dirigente cívico, la asistencia fue masiva, pues superó ampliamente las de la anterior administración, si bien estuvo lejos de las 30.000 que decían los que agitaban a la multitud. Con la fuerza de su convocatoria, Vaca Diez pidió serenidad a la multitud y agotar todos los esfuerzos pacíficos para lograr, a través de  acciones democráticas, la libertad de Villagómez y  la suspensión de la orden de aprehensión que pesa sobre Alcides Vargas.

Pero el caso apenas empieza y se perfilan nuevas jornadas tensas para la ciudad.

Cuatro patas bueno, dos mejor

Posted on Actualizado enn

No es ni el precio ni el confort del avión presidencial adquirido del Manchester United, uno de los más ricos clubes ingleses de fútbol. El problema es el momento en que se lo compra y el mensaje que la adquisición trae para los bolivianos que en mayo pedían un aumento salarial mejor. Es un mensaje que toca también las fibras de los más de mil indígenas del oriente que marchan y que desde el sábado y hasta hoy domingo reposan en Ascensión de Guarayos y de todos aquellos a quienes representan. Los intentos de detenerlos no han surtido efecto. Se los ha acusado de desestabilizadores, de trabajar para USAID, de plantear demandas anticonstitucionales. A ellos, por acto de conciencia, se han sumado seis diputados de las etnias que marchan. Con mucha consecuencia, virtud siempre rara en Bolivia, han dicho que no podrían permanecer en los hemiciclos legislativos reclamando por los marchistas mientras la marcha se desarrollaba.

Y ¿qué es lo que reclaman? Que se cumplan los preceptos de la CPE que ellos contribuyeron a  aprobar. Por ejemplo, el artículo 403, que dice:

Se reconoce la integralidad del territorio indígena originario campesino, que incluye el derecho a la tierra, al uso y aprovechamiento exclusivo de los recursos naturales renovables en las condiciones determinadas por la ley; a la consulta previa e informada y a la participación en los beneficios por la explotación de los recursos naturales no renovables que se encuentran en sus territorios; la facultad de aplicar sus normas propias, administrados por sus estructuras de representación y la definición de su desarrollo de acuerdo a sus criterios culturales y principios de convivencia armónica con la naturaleza. Los territorios indígena originario campesinos podrán estar compuestos por comunidades.

O el 290:

I. La conformación de la autonomía indígena originario campesina se basa en los territorios ancestrales, actualmente habitados por esos pueblos y naciones,  y en la voluntad de su población, expresada en consulta, de acuerdo a la Constitución y  la ley.

II. El autogobierno de las autonomías indígenas originario campesinas se ejercerá de acuerdo a sus normas, instituciones, autoridades y procedimientos, conforme a sus atribuciones y competencias, en armonía con la Constitución y la ley.

Lo que los indígenas del oriente le piden al gobierno es consecuencia. Quienes dijeron que el texto constitucional se volvería contra el propio gobierno y volvería al país ingobernable, deben estar sonriendo. Aunque no deja de causar un cierto desánimo, como el que sentían los animales de la fábula de Orwell (“Animal farm” o Rebelión en la Granja), que creyeron que la revolución y toma de la hacienda para ellos mismos conducirla les traería igualdad y que se liberarían para siempre de la tiranía del hombre. Los últimos párrafos de la fábula muestran el desengaño de los animales que habían buscado una quimera:

“Había (entre los cerdos y los hombres reunidos para sellar la paz y la amistad) el mismo entusiasmo de antes, y las copas eran vaciadas hasta la última gota. Pero cuando los animales que estaban afuera  contemplaban la escena parecía que algo extraño estaba ocurriendo. ¿Qué  había de alterado en las caras de los cerdos? Los viejos ojos de Clover (la yagua) se movían de una cara hacia otra. Algunos tenían cinco papadas, otros tenían cuatro, algunos tres. Pero ¿qué era lo que parecía fundirse y cambiar?  Luego, con el aplauso concluido, el grupo tomó las cartas y continuó el juego que había interrumpido, y los animales se retiraron en silencio.

No habían caminado 15 metros cuando se detuvieron de golpe. Un murmullo de voces venía de la casa de hacienda. Corrieron de vuelta y miraron desde las ventanas de nuevo. Sí, una violenta disputa estaba en curso. Había gritos, golpes sobre la mesa, miradas agudas de sospecha, negativas furiosas. La fuente del problema parecía que Napoleón (el cerdo erigido en autócrata)  y el Sr. Pilkington habían jugado al mismo tiempo un as de espadas.

Doce voces estaban gritando airadas, y todas eran parecidas. Y ahora no había dudas de qué había ocurrido con la cara de los cerdos. Las criaturas que estaban afuera miraron al cerdo y al hombre, y al hombre y al cerdo, y al cerdo y al hombre otra vez; pero ya era imposible decir quién era quién”.

La “farsa”, según Veja

Posted on Actualizado enn

El número más reciente de la revista brasileña Veja (publicación conservadora) trajo un amplio reportaje sobre Bolivia y el  gobierno actual. Considero importante que se lea lo que dicen de Bolivia medios influyentes y masivos de países vecinos. Por eso aparece en este blog una versión resumida del reportaje, en la sección Paginas.

El mismo trabajo periodístico trae opiniones de varias personas, entre ellas dirigentes bolivianos que, para quienes entienden portugués, vale la pena leer siguiendo el link al final del resumen.

Marcial Fabricano, otra víctima de la intolerancia

Posted on Actualizado enn

El líder indígena Marcial Fabricano, una de las figuras emblemáticas de la primera marcha de los pueblos indígenas bolivianos en 1990, se encuentra desde hoy, 12 de mayo, en una clínica de Santa Cruz donde recibe atención médica de emergencia tras haber sido azotado por militantes, según dijo, del partido oficialista, MAS.

Fabricano, 60 años, fue torturado punitivamente en un nuevo capítulo de la atmósfera de intolerancia que se respira en Bolivia en los ultimos tiempos y que ha llevado a indios a pelear con indios, originarios con originarios.

Por los pocos detalles que se conocen de esta nueva manifestación de barbarie ocurrida el 8 de mayo, en un remoto paraje del Parque Nacional Isiboro Secure, en el departamento del Beni, Fabricano fue aprehendido por ocho fanáticos que de inmediato procedieron a castigarlo, según la versión que ofrecieron diarios y estaciones de TV. Fabricano realizaba una visita a algunos poblados del lugar, en su condición de funcionario de la prefectura del Beni, en Trinidad. Los aprehensores le descargaron unos sesenta azotes hasta dejarlo inconsciente. Los médicos del hospital Niño Jesús dijeron que podría haber sufrido una hemorragia cerebral. Tenía las espaldas amarotadas y marcadas por los azotes. “Lo hemos recibido en muy mal estado, realmente. Es posible una hemorragia inter-craneal”, dijo uno de los médicos. Horas más tarde, el neurólogo y lider cívico cruceño Carlos Dabdoub dijo que no había lesiones cerebrales y dispuso que el paciente fuese trasladado a la unidad de terapia intensiva. 

La esposa de Fabricano, Ruth Ortega, pidió ante las cámaras de TV “que esto no quede así. Es triste ver a los seres queridos tan lastimados”. Responsabilizó al dirigente indígena Adolfo Chávez, de la Confederación de Indígenas del Oriente (CIDOB) de lo ocurrido con su esposo. Fabricano ha sido presidente de esa organización. Chávez, quien el lunes habia justificado los azotes, el martes dio un giro de 180 grados y dijo que habra una investigacion sobre lo ocurrido, pero sin especificar ningun detalle sobre lo que seria tal investigacion. Fidel Surco, uno de los principales dirigentes indígenas del gobierno del presidente Evo Morales, dijo que Fabricano había “traicionado la causa indígena”. No explicó en qué había consistido tal traición, pero subrayó que eso no justificaba los azotes al dirigente opositor. Indígenas afines a Fabricano y partidarios de la autonomía de las regiones orientales bolivianas respecto a la sede de gobierno, en La Paz, dijeron que reclamarían por los abusos contra Fabricano ante organismos de derechos humanos.

Hasta este miércoles temprano no había ninguna declaración oficial sobre el brutal episodio, que pone en entredicho el respeto a los derechos humanos en Bolivia. Al mediodia se vio en TV al Vice-Ministro Coordinador de los “Movimientos Sociales”, Sacha Llorenti, plantear que las autoridades  (?) investiguen el caso.

El dirigente recibió temprano el miercoles la visita solidaria de la Prefecta de Chuquisaca, Savina Cuellar, quien llegó con un ramo de flores. Dirigentes campesinos del oriente tambien llegaron a la clinica para expresar solidaridad a Fabricano.

Fabricano, dirigente moderado de hablar claro y pausado, estuvo en el bando contrario a los indígenas que apoyan a Morales en los últimos plebiscitos realizados en Bolivia. En el más reciente, el 25 de enero, en el que el gobierno logró  la aprobación de una nueva Constitución, las fuerzas oficialistas tuvieron a Fabricano en el frente opuesto.  

El castigo aplicado a Fabricano por sus hermanos de raza es el tipo de sanciones que los indígenas suelen aplicar en Bolivia y que ha generado repudio de instituciones defensoras de los derechos humanos. Los indígenas partidarios del gobierno llaman “justicia comunitaria”  a ese tipo de sanciones, rechazadas por quienes están familiarizados con esa justicia en otras partes del mundo. La “justicia comunitaria” conocida en otras latitudes es válida en jurisdicciones pequeñas y generalmente para resolver disputas domésticas. Los castigos que se imponen excluyen penas fisicas. 

Es el segundo caso que ocurre este año. Hace pocos meses, la esposa y los dos hijos del ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, fueron golpeados por turbas indígenas que amenazaron quemar la residencia de su propiedad, cerca del Lago Titicaca, donde estaba la familia. Cárdenas se encontraba en La Paz. La turba se apropió de la vivienda y amenazo con expropiarla para usos del lugar. Líderes del lugar dijeron que a Cárdenas se lo castigaba por su posición opuesta a la de Morales. En principio, los dirigentes de la comunidad se negaron a dejar ingresar a quienquiera que tuviese intenciones de investigar lo ocurrido. Hasta los fiscales fueron excluidos del lugar. Se desconoce si el status del poblado, aparentemente un territorio con normas legales muy propias, ha cambiado en las semanas recientes. Tampoco se sabe del curso de las investigaciones iniciadas tras el ataque a la familia Cardenas y su propiedad.

El “Evo” amazónico

Posted on Actualizado enn

 

Folha de S. Paulo trajo el sábado una información que me pareció interesante compartir con Uds. El título es llamativo para Bolivia: “Preocupados, los militares buscan aproximación con el “Evo” del Amazonas”. 

Dice la nota que el ejército brasileño está atento a los cambios históricos en curso en el escenario político de San Gabriel da Cachoeira, en el estado de Amazonas. “Con la mayor oblación indígena del  país –cerca del 85 por ciento- y la ubicación estratégica en la frontera con Colombia y Venezuela, el municipio tendrá como alcalde, a partir del 1 de enero, al indio tariano Pedro García, del PT, de 47 años. El hecho es inédito en la historia de la ciudad y la gente ya habla de paralelos con el presidente boliviano Evo Morales.

Proporciones aparte, dice la información, hay algunas similitudes. García, como Morales, comenzó la carrera política en el movimiento étnico. En San Gabriel, como en Bolivia, el gobierno estaba en manos de la élite blanca (mestiza) y los indios eran marginales. La insatisfacción provocó el cambio.

García es consciente de las comparaciones y “trabaja con cuidado”. “La discriminación es visible, pero prometo gobernar para todos, indios, blancos y negros”, declaró a Folha. García dio que en la ciudad domina el poder económico y “la democracia no es tomada en serio” p4ro que su elección había sido fruto de la “madurez del pueblo”.

En los cuarteles, el sentimiento prevaleciente ES de curiosidad y preocupación. En 2006, Morales ocupó la refinería de Petrobras en territorio boliviano. La estrategia con García es de aproximación.

El indígena fue invitado a participar en un almuerzo tradicional entre militares activos y de la reserva. “Yo los traté como alcalde elegido con toda consideración”, dijo el comandante militar de la Amazonia, general Augusto Heleno. “Es importante que él tenga humildad para aprender”.

 Nota. Es importante saber que en la región amazónica de Brasil se encuentran algunas de las unidades militares más importantes del vecino país. Parte de ellas estaban ubicadas antes en el sur brasileño, cuando en las academias militares se trabajaba con la hipótesis de un conflicto armado entre Argentina y Brasil. La necesidad de cuidar mejor la frontera con Venezuela y Colombia (esta última por la actividad de las FARC), llevó a Brasil a fortalecer su presencia militar en la región.