Gas

Petrobrás no cede ni una molécula

Posted on Actualizado enn

Petrobrás no está dispuesta a ceder “ni una molécula de gas boliviano” para la vecina Argentina, pero podría ofrecerle alternativas, posiblemente de energía eléctrica, informa Agencia Brasil, oficial.

“Petrobrás…cree que es imposible renunciar a molécula alguna de gas natural venido de Bolivia”, afirmó en la capital argentina el presidente de Petrobrás, Sergio Gabrielli, para luego subrayar que no lo decía a nombre del gobierno brasileño sino de la empresa que dirige. Aclaró, sin embargo, que eso no significa que Petrobrás sea insensible a las necesidades argentinas. Brasil, dijo el funcionario, podría examinar, conjuntamente con las autoridades argentinas, la posibilidad de suministrar energía eléctrica a su vecino, en situaciones de emergencia, según las cantidades que llegare a necesitar y las que Brasil pudiese producir de su sistema hidroeléctrico. Y, en todo caso, eso tendría lugar luego de estudios técnicos que demuestren su factibilidad.

Si esto facilitará la tarea del presidente Evo Morales, que emprende en pocas horas más viaje a Buenos Aires para reunirse con sus pares de Brasil y Argentina, está aún por verse.

El nudo de la cuestión es que la frazada de gas natural disponible que ofrece Bolivia a sus dos vecinos es demasiado pequeña para cubrir los volúmenes contratados y los requeridos. Si Brasil exige todo lo comprometido (30 millones de metros cúbicos diarios), la frazada se encoge y deja a Argentina tiritando. De ahí la idea atribuida al Vicepresidente García Linera de que Brasil confine su demanda al consumo tradicional (27 a 29 millones de metros cúbicos diarios). Brasil ya dijo un claro No a esa idea, para algunos sin sentido, pues el compromiso boliviano está estampado en un contrato entre estados. Pero Brasil ofrece vender más energía hidroeléctrica a Argentina, si sus propias condiciones lo permiten.

Como se ve, la cuestión camina sobre una cuerda floja. Y aún está por saberse si el presidente Morales lleva alguna propuesta distinta a la de su vicepresidente.

Vale la pena subrayar que para los vecinos de Bolivia es sólo cuestión de tiempo disminuir su dependencia del gas boliviano. El canciller brasileño Celso Amorim dijo que su país desea apresurar la construcción del llamado Complejo Hidroeléctrico de Garabi, en rio Grande do Sul, sobre la frontera con Argentina. Ese propósito será refrendado en la declaración conjunta que suscribirán los dos presidentes mañana, sábado, dijo Amorim, según Agencia Brasil.

El proyecto, convenido hace tres años, demandará inversiones de unos 2.000 millones de dólares y producirá 1.800 megawatios,  alrededor de un sexto de la producción de Itaipú, una de las presas más grandes del mundo (la segunda, después de Tres Gargantas, en China).

Petrobras dice No

Posted on Actualizado enn

Petrobras respondió negativamente al pedido de Bolivia de reducirle las entregas de gas natural pactadas por contrato. “Petrobras informó al Vicepresidente de Bolivia la imposibilidad de reducir la demanda del volumen máximo de 30 millones de metros cúbicos de gas natural por día previsto en el contrato de compra firmado con la empresa estatal boliviana…” dice la nota divulgada por la corporación brasileña tras la visita que hicieran a sus principales directores el Vicepresidente Alvaro García y el Ministro de Petróleo Carlos Villegas.

La escueta declaración de Petrobras anticipa las dificultades que tendrá el presidente Evo Morales para convencer a su similar brasileño Luiz Inacio Lula da Silva para recortar formalmente a partir de mediados de año los volúmenes comprometidos. Debido a la estación invernal, la demanda brasileña crece y Petrobras no quiere correr el riesgo de encontrarse sin combustible cuando su mercado le exigirá más.

El “promedio histórico” que el vicepresidente pidió formalmente mantener es de unos 27 millones de metros cúbicos. Eso permitiría algún margen para incrementar las ventas comprometidas con Argentina, actualmente en apenas poco más de un tercio de los 7,7 millones de metros cúbicos contratados.

Para los brasileños, la propuesta boliviana carece de sentido. La Asociación de las Industrias Automáticas de Vidrio declaró que la idea es “absurda” y que Brasil no puede resolver los problemas de Argentina, que sufre una aguda escasez de gas. “Firmamos un contrato y tenemos el derecho a recibir ese gas. Si hubiese reducción de la oferta, habrá falta del producto”, dijo el Superintendente de esa asociación, Lucien Belmonte, citado por el diario Folha de S. Paulo.

Según la versión de ese diario, García Linera sugirió que Brasil redujese su demanda voluntariamente. Bajo esa figura, Bolivia no aparecería como incumpliendo el contrato ni estaría sujeta a las multas previstas. Según cálculos no oficiales, las multas previstas en el contrato con Brasil obligarían a Bolivia a un desembolso diario promedio de unos 50.000 dólares.

La cita en Buenos Aires para discutir el problema energético es para el sábado de la próxima semana.

La situación no es nada fácil. Casi como emprender la cuadratura del círculo. La producción boliviana apenas alcanza para cubrir los volúmenes actuales de la demanda, incluido el consumo interno que suma unos seis a siete millones de metros cúbicos diarios. Las inversiones, que ya estaban en picada antes del 1 de mayo de 2006, cuando el gobierno asumió el control de la industria, han sido mínimas desde entonces. Se ha hablado de miles de millones de dólares de inversión, perdón, de proyectos en los que participarían capitales rusos, iraníes y venezolanos. Muy poco se ha visto. Venezuela comprometió 1.200 millones en obras conjuntas de las que no se ha vuelto a hablar.

En pocos días más podrá saberse, tras la cumbre de Buenos Aires, la profundidad de la relativa proximidad política de los tres presidentes.

Un detalle de la reunión Evo-Lula

Posted on Actualizado enn

El presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva dijo a sus colegas de Mercosur que una orden suya y de su entonces anfitrión boliviano Evo Morales dio vida a los acuerdos que los dos países sellaron el pasado fin de semana en La Paz. Lo dice hoy martes el diario O Estado de Sao Paulo.

Dice la versión del diario paulista: “Las negociaciones habían sufrido reveses el último fin de semana hasta que la empresa estatal boliviana concordó con la inclusión de la cláusula que garantizará a Petrobrás el derecho de vender la mayor parte de la producción adicional (de gas natural) al exterior, a precios cinco veces mayores a los que se cobra en el mercado boliviano”.

Durante su viaje a Bolivia, Petrobras se comprometió a invertir entre 750 millones y 1.000 millones de dólares en campos gasíferos bolivianos.

Al parecer, no era posible avanzar en el acuerdo final y los dos presidentes decidieron dar la orden a los ejecutivos de sus respectivas empresas. Prevaleció, dijo Lula, “la voluntad política”.

“Yo y Evo llamamos a las dos empresas y en diez minutos el acuerdo estaba listo”, dijo a sus colegas en la reunión de Mercosur, en Montevideo, según la versión de O Estado de Sao Paulo. “El tiempo de la política no es el tiempo de los técnicos”, dijo tras lamentar que los técnicos a menudo dejan la impresión de que ellos “aman” a las empresas más que sus propios presidentes.

Este es el mayor entretelón que se conoce de las negociaciones que se llevaron a cabo entre los dos países. Ignoro si la prensa nacional lo registró, así como desconozco su real impacto financiero.

Una acción presidencial similar habría permitido también dar un empujón a un proyecto refinero gigante brasileño-venezolano en Pernambuco. Esta vez entre el presidente Hugo Chávez y Lula.

Horas antes, el presidente Morales se había reunido con su par de Chile, Michelle Bachelet.

A la espera de Lula

Posted on Actualizado enn

Brasil confía que Bolivia tendrá condiciones de suministrar todo el  gas que Brasil necesita y en esa confianza  se encuadra la visita que tiene prevista a Bolivia el presidente Luiz Inacio Lula da Silva el 12 de diciembre.  La afirmación la hizo este martes el ministro interino de Energía y Minas brasileño Nelson Hubner a una comisión del senado de su país. Lo informa la agencia oficial de noticias del vecino país, Agencia Brasil. El funcionario destacó que “hasta ahora” Bolivia ha cumplido sus compromisos de exportación gasífera a Brasil, unos 30 millones de metros cúbicos de gas natural por día.  Ese compromiso va hasta 2019.

Pero para honrar plenamente todos sus contratos, incluso el suscrito con Argentina para suministrar 27 millones de m3 diarios a partir de 2010, YPFB necesita de inversiones mil millonarias que no está en condiciones de realizar.  Espera que la visita de Lula lleve a Brasil (a Petrobrás) a abrir la billetera e invertir para explorar y explotar gas en nuevos yacimientos.  Habría, así, gas para todos, tal vez incluso para Chile, como el propio Lula lo manifestó hace algunos días.  Y Brasil podría desarrollar con relativa tranquilidad los campos recientemente descubiertos, mar adentro, y prepararlos para una explotación intensiva durante la década próxima. Las estimaciones preliminares dicen que esos campos son los más voluminosos descubiertos en los últimos años en América Latina.  Lula ha dicho que ese descubrimiento afianzaba su fe de que “Dios es brasileño”. 

Tomar nota

Posted on Actualizado enn

Hay versiones de que el gran proyecto del presidente Hugo Chávez -el gasoducto trans-sudamericano- no camina. Brasil habría decidido darle la espalda. Los dos países discreparían en torno a la utilización de esa materia prima: ¿gas natural para los mercados de la región o gas liquefado? Brasil prefiere la última opción. Venezuela la primera. Por de pronto, el proyecto Gran Mariscal de Ayacucho (unos 20.000 millones de dólares y pesadilla de muchos ambientalistas) estaría trabándose. De ser cierta  la versión, no sería mala para Bolivia ni para Brasil. Bolivia conserva sus “mercados naturales” en los países vecinos. Brasil reserva el suyo,  que en algunos años más podrá contar con el gas de los ricos yacimientos que acaba de descubrir en su costa Atlántica. Pero es sólo una versión y hay que tomarla con mucha cautela. Como decía un experto petrolero con amplio conocimiento del negocio: Las empresas petroleras (en este caso los negocios) son como los gatos. Por el ruído que causan no se sabe si se están peleando o están haciendo el amor.

Estado a Estado

Posted on Actualizado enn

El  hallazgo de un yacimiento gigante de petróleo en la Bahía de Santos, al centro del litoral brasileño, no cambia en nada la decisión de Brasil de contar con fuentes energéticas alternativas, en la cual la compra de gas natural a Bolivia es pieza clave. Lo dijo el mandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en Santiago esta mañana y está citado por la agencia oficial Brasil. “Estratégicamente es importante que Brasil tenga la mejor relación con Bolivia”, dijo.

Lula viene a Bolivia el 12 de diciembre para discutir el retorno de Petrobrás  tras las medidas del  1 de mayo de 2006, que la apartaron del negocio petrolero boliviano directo “Queremos ayudar a industrializar a Bolivia, queremos que Petrobrás vuelva a realizar inversiones”, dijo Lula, quien durante la jornada también se reunió con su par boliviano Evo Morales.  Los acuerdos que se firmen, dijo, serán de estado a estado. “La relación no es entre Evo y Lula. Es entre Brasil y Bolivia. Tiene que ser definitiva, tiene que ser duradera, no puede terminar con un mandato de un presidente de la República. Por eso todos estamos convencidos que los contratos tienen que ser de Estado a Estado, y no de amigo a amigo”.   

Lula  desempolvó también el plan –en asociación de Estado a Estado- para un polo gas-químico entre Corumbá  y Puerto Suárez. “Como el mayor país de América Latina, a Brasil le interesa que vivíamos bajo un clima de paz y armonía con un país que tiene una extensión fronteriza como la que tiene Bolivia con Brasil”.

Salen YPFB y Petrobrás. Entran Bolivia y Brasil.

El gas para Brasil

Posted on

Brasil no tiene proyectos inmediatos de ampliar la capacidad del gasoducto que le lleva gas natural desde Bolivia.  Es decir, no tiene planes de comprar más allá de los 30 millones de metros cúbicos diarios que tiene contratados. Lo dice el presidente de Petrobrás José Sergio Gabrielli al informar el miércoles a la prensa de su país sobre su visita a Bolivia comienzos de semana y está citado por lamayoría delos diarios y sitios brasileñós en la Web.  Las nuevas inversiones anunciadas en general por la empresa brasileña son para mantener los actuales niveles de producción y garantizar que se le entregarán las cantidades contratadas hasta finales de la próxima década.

Gabrielli  y el Ministro Boliviano de Hidrocarburos, Carlos Villegas, volverán a reunirse dentro de menos de tres semanas, en Santa Cruz, para discutir temas relacionados con la reapertura de relaciones entre YPFB  y Petrobrás y preparar los acuerdos que surgirán de la reunión Evo Morales-Luiz Inacio Lula da Silva el 12 de diciembre, en Bolivia.

El ejecutivo brasileño reiteró que para 2012 Brasil proyecta  producir 73 millones de metros cúbicos de gas natural (producción actual boliviana: poco más de 40 millones, los mismos que proyecta producir Petrobrás el próximo año, principalmente gracias a su Cuenca de Espírito Santo). A esa producción  nacional brasileña se agregarán 31 millones de metros cúbicos de gas natural licuados que actualmente importa más los 30 millones de Bolivia.

12 de Diciembre

Posted on Actualizado enn

Los presidentes Evo Morales y Luiz Inacio Lula da Silva conversaron ayer por teléfono durante un cuarto de hora y decidieron reunirse, primero durante la próxima cumbre –este fin de semana-Iberoameriocana, en Chile, y el 12 de diciembre, en una ciudad boliviana aún por definirse. Lo dice la mayoría delos sites brasileños. Vendrán empresarios con el mandatario brasileño, lo que subraya el interés de Brasil en el encuentro. El tema obvio es: Inversiones en gas natural, por las que Bolivia está urgida para poder cumplir sus compromisos. Brasil, a su vez, necesita de mayores volúmenes de gas que, por ahora, sólo Bolivia puede ofrecerle, para cubrir sus necesidades internas, actualmente bajo restricciones. Lula planteará garantías más seguras para las inversiones brasileñas, probablemente para Petrobrás que sería la que en mejores condiciones estaría para invertir. No quiere un nuevo 1 de mayo de 2006. Cuáles serán esas garantías (que el presidenteMorales ya las habría dado a su colega), es la pregunta del millón.

Reencuentro Lula-Evo

Posted on

O Estado de Sao Paulo, el influyente diario brasileño, dice hoy, en base a declaraciones del canciller Celso Amorím, que el gobierno del presidente Evo Morales ha dado garantías a Brasil de que no volverá a modificar las leyes de inversiones extranjeras en el sector del petróleo y gas natural.

Texto completo en:  http://www.estadao.com.br/economia/not_eco74012,0

El despacho informativo, fechado en Ginebra, donde el periodista Jamil Chade entrevistó al canciller, dice que Amorím confirmó el interés brasileño en invertir en Bolivia. “Vamos a discutir con la mente abierta”, dijo al referirse a la visita anunciada del presidente Luiz Inacio Lula da Silva a Bolivia a fines de este mes.

La información recuerda mque hace dos años el gobierno de Morales provocó un terremoto político al nacionalizar el gas y el petróleo y ocupar militarmente las instalaciones desde las que Petrobrás operaba. El resultado fue la suspensión de inversiones de la empresa brasileña.

“Ahora –dice el despacho- Itamaraty  (la cancillería brasileña) cambia el discurso ante las señales dadas por el gobierno de Evo Morales. Los bolivianos nos han dicho que los cambios que tenían que darse en las leyes ya fueron hechos”.  Con los cambios decretados por Bolivia, los impuestos sobre las ganancias de Petrobrás subieron del 18% al 82%.

Amorím dijo que Petrobrás “necesita tener ganancias…pues se trata de una empresa y eso es normal.”  No por acaso, agrega la información, el gobierno brasileño quiere asegurarse que en las conversaciones en La Paz se le ofrecerán mayores garantías.

“Tenemos una clara disposición de conversar para ver si existen condiciones (de invertir nuevamente)”, dijo  Amorím al diario paulista.

El despacho anuncia que el presidente Luiz Inacio Lula da Silva hablará en los próximos días con Morales y que de ahí se marcará el encuentro entre los dos presidentes para re-aproximar a los dos países.

El 50% del gas que consume Brasil viene de Bolivia, pero los analistas –agrega la información- dicen que La Paz se ha dado cuenta que puede quedarse sin inversiones y sin el mercado de Brasil. En la Agencia Internacional de Energia (AIE) habrían recomendado a los dos países a que “aprendan” a construir una relación duradera.

  

Hablando de gas

Posted on Actualizado enn

El gas y las gestiones intensas que realiza Bolivia para lograr inversiones que le permitan aumentar la producción son temas abordados hoy por los diarios La Razón, de La Paz, y Folha de Sao Paulo, en Brasil.

El artículo de La Razón puede ser visto en

http://www.la-razon.com/versiones/20071023_006068/nota_249_497053.htm

Folha, entre otros elementos, dice:

“Cada vez más presionada por la insuficiente producción de gas y tras limitar las operaciones de Petrobras en ese país, Bolivia quiere ahora que la estatal brasileña amplíe las actividades de exploración y producción. El tema fue uno de los principales en la reunión realizada ayer en Sao Paulo, entre el ministro boliviano de hidrocarburos, Carlos Villegas, y el ministro interino de Minas y Energía, Nelson Hubner.”

La versión de Folha agrega:

“Petrobrás, por ahora, sólo se ha comprometido a invertir lo suficiente para mantener los niveles actuales de producción de los dos mega-campos que opera, San Alberto y San Antonio, de donde se extrae casi todo el gas exportado a Brasil. En la reunión de ayer, el gobierno brasileño no asumió compromisos para nuevas inversiones.”

También dice: “Tras acabar el encuentro, Hubner confirmó a Folha que el objetivo de la reunión era discutir nuevas inversiones de Petrobrás en Bolivia. “Hablamos de inversiones, pero eso será tratado mejor con Petrobrás”, dijo sin entrar en detalles. Después de implantar una legislación rígida durante el proceso de nacionalización, el año pasado, Bolivia ha enfrentado dificultades para convencer a las empresas a invertir en el país. Petrobrás fue la más golpeada, pues, además del aumento de la carga impositiva, fue obligada a vender sus dos refinerías. De los 800 funcionarios que tenía la empresa, sólo quedó la mitad.”