Gas

Gas peruano para Mercosur

Posted on Actualizado enn

Un amigo, con largo tránsito en la industria petrolera mundial, me hizo llegar una breve información que debería hacer repicar todas las campanas de alarma en YPFB. El amigo se pregunta: “Lo sabrá (Carlos) Villegas?” La noticia viene de “Petróleo, Información Técnica y de negocios para la industria de los hidrocarburos en América Latina”. Es una de las publicaciones mejores informadas del continente y anuncia que está en gestación un proyecto para llevar gas peruano hacia Uruguay. El proyecto liberaría los volúmenes de gas que Argentina le envía a Chile. Uruguay ya ha invertido 200 millones de dólares en infraestructura, especialmente en conexiones de gasoductos. La noticia es un nuevo balde de agua fría para quienes pensaron que un dia Bolivia sería el centro distribuidor de gas para el cono sur.

Lean la noticia aqui.

Precio del gas en el tobogán

Posted on Actualizado enn

El diario Folha de S. Paulo trae hoy martes la siguiente información:

“Caída en la cotización internacional de los combustible derrumba el valor que paga Petrobras, que no confirma el nuevo dato argumentando secreto”

Hasta aquí, el titular de la información, fechada en Caracas, desde donde escribe el corresponsal del diario.

La nota destaca que mientras en Brasil los empresarios consideran caro el gas natural boliviano, en el país vecino (Bolivia), la brusca caída de su principal producto de exportación está llevando al gobierno de Evo Morales a revisar el presupuesto de este año y a recurrir a las reservas internacionales para compensar la disminución de las recaudaciones. “El valor bajo deberá determinar un aumento de la presión de La Paz sobre Petrobras para que aumente sus compras de gas, bastante reducidas a lo largo de los dos últimos meses”, agrega.

Luego dice que según el Ministerio de Hidrocarburos, desde abril los ingresos por la venta de gas a Brasil y Argentina, los dos únicos compradores de Bolivia, cayó en más del 40% con la vigencia del nuevo precio, calculado trimestralmente con base a una canasta de combustibles compuesta por petróleo pasado y liviano.

Desde ahora, dice, Petrobras pasa a pagar US$ 4,34 por millón de BTU, unidad térmica inglesa basada en el poder calórico del combustible, según los cálculos del analista boliviano de energía Carlos Miranda. El valor representa un 44% menos en relación al del último trimestre del año pasado, cuando estaba en US$7,85.

El valor que se paga a Bolivia es mucho menor que el que paga La industria de São Paulo: US$12,36 por millón de BTU, según cálculos de la empresa Owens-Illinois, dice la información, para subrayar que tal precio más que duplica el que rige en Estados Unidos y México y es considerado alto por el sector industrial, que reclama por la falta de transparencia por parte de Petrobras para justificar ese valor.

También informa que el departamento Gas y Energía de Petrobras rehusó informar cuánto paga a Bolivia. Alegó que el dato es secreto. Tampoco informó sobre el precio que cobra a las distribuidoras locales.

Además de pagar menos, Petrobras ha comprado también menos. El artículo cita a YPFB diciendo que el promedio actual de ventas diarias a Brasil es de 18 millones de metros cúbicos. En 2008 eran 30 millones de m3. Además, el contrato establece que los precios suben si las compras suben.

Con la caída de precios, Bolivia sufre un golpe duro en sus exportaciones. La pasada semana, el gobierno boliviano informó que revisará el presupuesto, calculado con el precio de US$73 por barril. El promedio actual bordea los US$40. La disminución afectará a los nueve departamentos y 327 municipios y 11 universidades, además de los programas sociales del gobierno, todos los cuales se benefician con regalías sobre las exportaciones, subraya.

Según Julio Linares, de la federación de municipalidades, citado por la información, algunas ciudades tendrán una disminución de hasta el 80% de sus ingresos por regalías.

La información añade que ante la caída que ocurre en medio de un año electoral, el gobierno boliviano ha acentuado el tono contra Brasil y provocado preocupación en su cancillería. El pasado mes, dice, el presidente de YPFB Carlos Villegas, acusó a Petrobras de incumplir el acuerdo por el cual la empresa brasileña compraría al menos 24 millones de m3 diarios.

Para tomar en cuenta

Posted on Actualizado enn

 

La crisis internacional, los precios altos en comparación con otros combustibles y la caída del volumen de energía de las termoeléctricas han contribuido para reducir el consumo de gas natural en Brasil durante el primer trimestre del año. Lo dice el diario paulista Valor Económico esta semana.

El diario dice que el lunes pasado, el volumen de gas consumido en Brasil fue de 46,2 millones de metros cúbicos, menor que la del trimestre del año pasado, cuando fueron consumidos 59,6 millones de metros cúbicos.

La crónica cita a la directora de Gas y energía de Petrobrás, María de las Gracias Foster, quien dice que pese a la diferencia, lo que se observa en marzo es una retoma del consumo del mercado no térmico (no alimentado por gas natural) de gas en Brasil.

“Cerca de la mitad del gas que dejó de ser comprado por las industrias en comparación con los volúmenes del año pasado se origina en la migración hacia el oleo combustible”, dijo. “Esto es bueno porque muestra que la industria está preparada para migrar de fuente de energía, lo que puede ser necesario en un momento de crisis”, dijo.

Reveló que actualmente, el precio del gas natural en Brasil está en US$5,5 por millón de BTU, frente a US$5,7 por millón de BTU del oleo combustible. (Nota: Los nuevos precios para Bolivia deberán regir a partir del 1 de abril. Se prevé un precio menor en cuando menos un 30%). En total, la diferencia en el consumo de gas en marzo del año pasado y marzo actual está en casi de 15 millones de m3.

El año pasado, Brasil compraba de Bolivia 31 millones de m3 por día. Ese volumen bajó desde enero a un promedio de 22 a 24 millones de m3 diarios.

Indicios de más gas…en Chuquisaca

Posted on Actualizado enn

Pero Petrobras está indecisa por las incertidumbres que reinan en Bolivia

El diario financiero Valor, de Sao Paulo, publicó hoy un amplio reportaje en el que revela que Petrobras puede haber encontrado más gas en Chuquisaca. El campo sería de la magnitud de los campos grandes de Bolivia.

Dice la nota: “Petrobras encontró en Bolivia, a 5.100 metros de profundidad, un sedimento de roca porosa bajo la cual los técnicos de la empresa creen que se encuentra una gran reserva de gas natural”.

Agrega que la información fue dada a Valor por una autoridad del gobierno brasileño conocedora de las operaciones de Petrobras en Bolivia. La prospección de la empresa se ubica en el bloque exploratorio de Ingre, en Chuquisaca. En un comunicado, la empresa informo que el proyecto está en fase de perforación. “Por el momento, no es posible hacer ninguna estimación sobre la existencia de hidrocarburos y, por este motivo, no es posible estimar volúmenes ni plazos de producción”, dijo la fuente informante al diario brasileño.

Dice enseguida que los trabajos de exploración del bloque Ingre comenzaron a principios de 2008 con un presupuesto inicial de US$ 35 millones. Se esperaba encontrar el área geológica de Pamir Pampi, donde esté el gas, a poco más de 4.000 metros.

“Petrobras llegó a un nivel de 5.100 metros y ahora evalúa el tamaño real del yacimiento y la forma en que será explotado”, dijo esa autoridad del gobierno brasileño a Valor, con la condición de no identificarla. “La probabilidad de que allí haya gas es inmensa y también es inmensa que sea del tamaño de San Antonio y San Alberto”, dijo. Ambos campos son los mayores productores de gas en Bolivia y están operados, en gran parte,  por Petrobras.

Un funcionario de Petrobras consultado por Valor dijo que si el descubrimiento se confirmase, serán necesarios “a lo menos cuatro años para que ese campo entre en operación”. El impacto inmediato para Bolivia sería un aumento de sus reservas, agregó a Valor. Bolivia requiere urgentemente expandir su producción para cumplir sus contratos de venta con sus dos clientes principales, Brasil y Argentina,

Pero si el campo fuese realmente una gran reserva de gas, Petrobras tendrá que evaluar si Bolivia ofrece hoy las condiciones políticas y jurídicas que justifiquen las inversiones necesarias, y cuándo iniciar la producción. El reciente escenario político incierto que prevalece en Bolivia no ha entusiasmado a ninguna empresa, dice Valor, para agregar que en estos días “Petrobras es la única que realiza perforaciones” en el país.

La semana pasada, continúa, el gobierno del presidente Evo Morales estatizó La empresa productora de gas Chaco, de capitales británicos y argentinos. El domingo, los bolivianos aprobaron en un referendo la nueva constitución política de Bolivia que, entre otros puntos, amplía la participación del estado en la economía e impone duras restricciones a las inversiones privadas, en particular a las que explotan recursos naturales, dice el reportaje.

Ante esa nueva carta constitucional, la estatal rusa Gazprom, una de las mayores empresas de gas en el mundo, anunció esta semana que están congelados sus planes de inversión en Bolivia, dice el reportaje. Recuerda que el representante Julio Velázquez dijo, según la prensa boliviana, que la estatal rusa sólo definirá el volumen de inversiones cuando el gobierno boliviano cree una sociedad anónima mixta, instancia que considera necesaria para que la empresa rusa empiece a trabajar en Bolivia. “Como empresa, queremos estabilidad jurídica y la garantía de inversiones de un país serio”, dice la cita mencionada por Valor.

Agrega que una fuente del sector energético en Brasil dijo que cree que Petrobras no ha llegado “a la meta ni a la profundidad final de perforación en Ingre”, para agregar: “Y si se encontrase gas, no se sabe cómo queda (el descubrimiento) a la luz de la nueva Constitución”.

Aun con el clima de inestabilidad y del aumento del control estatal sobre los hidrocarburos, Petrobras sostiene que mantendrá sus planes en Bolivia, dice la versión, y agrega que a fines de 2007 el gobierno brasileño prometió invertir $1.000 millones hasta 2012.

Valor dice que ha sido informada que entre los técnicos de Petrobras en Bolivia circulan rumores de que la empresa no estaría muy interesada en apostar al desarrollo del campo de inmediato, y que una posibilidad sería mantenerlo como reserva hasta que los campos de San Antonio y San Alberto empiecen a decaer. La proyecciones dicen que la producción (de esos campos) estará más débil en 2019.

Pero el argumento técnico no es todo. Bolivia tiene interese en que ese campo ingrese a la producción cuanto antes.

Las autoridades brasileñas dicen que Bolivia sigue siendo muy importante como proveedora de gas, pues la producción de la Bahía de Santos está lejos de empezar. De los 42 millones de metros cúbicos de gas que Bolivia produce diariamente, Brasil compró el año pasado casi 30 millones diarios, dice el reportaje. El volumen cayó a 24 millones a comienzos de año. Como dijo a Valor un funcionario en Brasilia, el asunto es: “Si Brasil dejara de comprar gas de Bolivia, Bolivia iría a la quiebra, entra en colapso en dos semanas. En este momento, es eso lo que está en juego. De modo que ¿será que vale la pena dejar de comprar gas a Bolivia?”

Petróleo en la mira

Posted on Actualizado enn

 

Una de las cosas que quedan claras esta noche, durante el debate entre los candidatos presidenciales Barak Obama y John McCain: Los dos trabajarán para reducir los gastos en energía importada, que suman 700.000 millones anuales. Inclusive como forma de acabar con el terrorismo y contener la creciente agresividad de Rusia en política exterior. Estados Unidos, dijo Obama, no parará hasta lograr su independencia energética. Y le puso un término: 10 años, al comparar la promesa de John F. Kennedy de llegar a la luna una década, cuando poner seres humanos en nuestro satélite era ciencia ficción. Fue más lejos, pues mencionó directamente a Venezuela como uno de los países que goza de los precios altos del petróleo y a la vez muestra antipatía hacia los Estados Unidos.

McCain dijo que extenderá las áreas de exploración, tanto en tierra firme como en regiones submarinas, todo en aras de dar más energía, tradicional y alternativa, nuclear y etanol, al país que sólo posee el 3% de las reservas mundiales de crudo y consume anualmente un cuarto del petróleo que se vende en el mundo. Más energía propia, y menos cara.

Los dos dejaron ese mensaje escrito en la pared.

El petróleo, esa “commodity” volátil que esculpió la vida económica del mundo en los últimos 150 años, será punto central en la política del nuevo presidente estadounidense. Como bandera de política externa e interna. Y lo que suceda con el petróleo, como hemos visto en estos dos años de vacas gordas, se reflejará sobre el gas que exportamos.

Bolivia, ¿futuro cliente del gas brasileño?

Posted on Actualizado enn

El diario O Estado de São Paulo, uno de los más influyentes y mejor informados de Brasil, trajo el viernes una información que resalta la frase de un alto ejecutivo de la Asociación de Geólogos brasileños: “Extraeremos tanto gas que olvidaremos a Bolivia”.

 La afirmación debería hacer reflexionar a los ejecutivos bolivianos de la política petrolera y hacerlos pensar en las consecuencias (que el pais ya padece, pues no consigue cumplir  contratos) de actuar sin mirar el futuro ni crear condiciones de mutua confianza con los clientes vecinos. Podemos encontrarnos ante el mayor fiasco económico de la historia pues, al generar desconfianza en Brasil  nos hemos comido  la gallina de los huevos de oro. Si se cumple lo que dice esta información, tendremos comida hoy y hambruna mañana.

El artículo subraya: “El fondo de las aguas de la Bahia de Campos, puede contener más gas que el que tiene Bolivia, país del cual Brasil se volvió dependiente en los últimos años”. 

 

La afirmación la formuló el jueves el presidente de la Asociación Brasileña de Geólogos (ABPG), Marcio Mello, para quien la región en la que fue descubierto el campo de Mexilao debe contener reservas de gas de hasta 85 billones de metros cúbicos. Las reservas certificadas de Bolivia llegan hoy a 56 billones de metros cúbicos. (La cifra boliviana, en verdad, es menos de la mitad de la citada por el geólogo). Otro volumen brasileno semejante aún no está confirmado.

La nota agrega: “Es un volumen importante de gas, próximo a mayor mercado consumidor (Sao Paulo) que podría resolver nuestros problemas energéticos”, afirmó Mello. En la actualidad, Brasil importa 30 millones de metros cúbicos diarios de Bolivia. Ese volumen cubre la mitad del consumo brasileño. A comienzos de mes, los suministros fueron reducidos por causa de la acción de grupos opositores al gobierno de Evo Morales que llevó a Petrobras a activar un plan de contingencia para evitar desabastecimientos.

“Vamos a encontrar tanto gas (en la Bahia de Santos) que nos olvidaremos de Bolivia”, dijo el ejecutivo en entrevista con el diario paulista. Firmado en 1996, el contrato de importación brasileña de gas boliviano ya enfrentó varios tropiezos en los últimos años. Primero, fue la nacionalización de las reservas del vecino país en 2005. Desde entonces, una sucesión de conflictos políticos han estado creando sobresaltos en el mercado, siempre con el riesgo de la interrupción de los envíos de gas. Para los especialistas, la incertidumbre debe durar hasta 2010, cuando Mexilhao empezará a produc ir, reduciendo la dependencia de Bolivia.

Mello dijo que enorme potencial de los descubrimientos en la Bahía se encuentra encima de los lechos de sal, cuya exploración tiene lugar desde antes del fin del monopolio estatal del petróleo. Mexilhao, por ejemplo, fue descubierto en un bloque concedido a Petrobras en 1997, dentro de un bloque de áreas que la empresa tenía desde los tiempos del monopolio estatal. “Es una cuestión que preocupa. Vamos a gastar fortunas, un esfuerzo fantástico en las láminas pre-sal, y sin embargo tenemos en las aguas rasas y semi-rasas importantes reservas de gas”.

Las reservas brasilenas de gas se sitúan en alrededor de los 35 billones de metros cúbicos. Parte de la producción, sin embargo, no llega al mercado por falta de capacidad para transportar el combustible o por la necesidad de reinyectar el producto en los yacimientos productores de petróleo, necesario para extraer el hidrocarburo líquido de los pozos.

Según el técnico, el potencial a ser descubierto debajo de los niveles salinos puede llegar a los 2 billones de barriles.

“El nivel pre-salino es una oportunidad fantástica, pero no podemos olvidarnos del que está debajo”, agregó.
Brasil produjo hasta ahora 1,2 billones de barriles de los niveles post-sal. En esa categoría están los mayores campos productores actuales, como Marlim y Roncador, en la bahía de Campos.

Lo que dijo Lula

Posted on Actualizado enn

Consideré importante transcribir la parte que corresponde a Bolivia y a gas natural de las declaraciones del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva al diario Clarín, de Buenos Aires, el pasado fin de semana.

-0-

“…Está claro y nadie puede negar que tenemos un problema energético en la región. Sobre todo, un problema que perjudica más a unos países y menos a otros. Por eso, analizamos con Argentina la posibilidad de construir la hidroeléctrica binacional Garabí que dará 3.000 megavatios de energía para repartir entre ambos. Y si llegara a hacer frío en la Argentina, podría ir la totalidad para allí.

¿Y qué pasa con el gas? ¿Hay algún proyecto conjunto?

No podemos depender del gas porque no hay suficiente para explotar. La última vez que estuve con la presidenta Kirchner y con Evo Morales (de Bolivia) fue claro que Bolivia, en este momento, no tiene cómo cumplir los contratos con Argentina. Por otro lado, Argentina no puede construir un gasoducto (para aumentar la capacidad de transporte) sin la certeza de que tendrá ese gas. Bolivia debe proveer a Brasil 30 millones de metros cúbicos diarios; a Argentina debe entregarle 7 millones y a su vez Bolivia usa 6 millones. La suma da 43 millones; pero Bolivia produce sólo 40 millones.

Y por eso nunca llega a entregarle a la Argentina lo acordado por contrato…

Vea, hay inversiones de Petrobras para intentar aumentar la capacidad de Bolivia de producir más gas. El presidente Evo debe estar atrás de otras empresas para conseguir nuevas inversiones. Ahora, para que esas inversiones vayan a Bolivia es preciso que haya contratos con respaldo internacional. Porque ningún país hará inversiones si quedara sujeto a las eventualidades cotidianas de un país. Y en cuanto a la Argentina, lo que hicimos fue establecer una política de compensación porque el gobierno de la presidenta Cristina se quejó de que cuando compró energía de Brasil pagó precios más caros que cuando se la vende. Entonces decidimos eliminar el dinero de la negociación: se entrega megavatio y se devuelve megavatio. Gracias a Dios, este año no tuvimos problemas. Argentina devolvió la energía que le mandamos antes de lo acordado porque el invierno no fue tan violento.

¿El ex presidente Néstor Kirchner le pidió que Brasil cediera gas a la Argentina?

El año pasado, o el antepasado (no recuerdo bien), el presidente Kirchner me reclamó que tenía una urgencia de energía. En aquel momento que él me reclamaba algunos millones más de metros cúbicos de gas, Brasil por cuenta de los juegos Panamericanos (que se realizaron en julio de 2007) precisaba la totalidad de los 30 millones y por lo tanto no podía ceder gas. ¿Qué hice? Cuando volví a Brasilia, un viernes a las 8 de la noche, hice una reunión a las 22 y el sábado, Marco Aurelio García encabezó una delegación de nueve ingenieros del sistema eléctrico brasileño y en la semana siguiente le ofrecimos a la Argentina los megavatios que necesitaba para resolver el problema.

¿Esa estrategia se repite?

Es con esa visión que precisamos trabajar la cuestión energética: o sea, relevar el potencial de los cuatro socios del Mercosur y tratar de explotarlo al máximo. Es urgente porque cada año que pasa tenemos más necesidad de energía y, cada año que pasa, tenemos menos energía para consumir. Es un problema que resolveremos sólo si tenemos la firme convicción de que vamos a hacer sociedades. Y ahí entra la cuestión de la integración sudamericana. La verdad es que durante medio siglo la Argentina y Brasil se miraban preocupados. Nuestros hombres de defensa se veían como enemigos o como eventuales invasores. Sólo hay una forma de recuperar el tiempo perdido: es mirarnos como amigos, como socios, como economías complementarias. Esa cultura está cambiando en Brasil, dentro de Itamaraty, dentro del gobierno y dentro del Congreso. Y tengo certeza que en Argentina también está cambiando en la visión del gobierno, de la diplomacia y de sus políticos. Tenemos que construir los puentes que faltan, las rutas, los trenes, los vínculos en comunicación. Cuanto más trabajemos juntos más fuertes seremos en el escenario internacional.

Apuros verdaderos

Posted on Actualizado enn

 

Las reservas bolivianas de gas natural han disminuido, por falta de inversiones, a niveles inferiores a los que requiere para cumplir sus compromisos internacionales. Hasta hace poco, los requerimientos mínimos eran de 43 millones a 44 millones de metros cúbicos diarios: 30 millones para Brasil, 4 a 6 millones para atender el consumo interno (9 millones en 2010), más de 2 millones para la planta termoeléctrica de Cuiabá, en la frontera con Brasil) y 7 millones para Argentina. Nada para El Mutún, que cuando ingrese a funcionar dentro de un año demandará unos 8 millones de metros cúbicos, ni para plantas termoeléctricas nacionales, que requerirían de otros 8 millones de metros cúbicos. Ahora han bajado a 34 millones de metros cúbicos. Es decir, apenas para cubrir el contrato con Brasil y una parte de la demanda interna. Cero para Argentina.

Lo dice la revista nacional Energy Press, en su número del 18 al 24 de agosto, citando una noticia de BNamericas, un servicio informativo multilingüe que periódicamente evalúa las reservas de energéticas en América Latina y el  Caribe.

Esto significa que Yacimientos no está perforando pozos para aumentar las reservas de gas como para cumplir mínimamente los compromisos del día. La perforación de cada pozo en campo descubierto representa unos 50 millones de dólares.  Consiguientemente, estamos consumiendo lo que ya teníamos: estamos comiendo de nuestra propia carne y, si el ritmo continúa sin inversiones eficientes, pronto llegaremos a los huesos. La historia de 1969 se repite: tras la nacionalizacion,  no hubo inversiones e el volumen necesario.En estos momentos y bajo el actual gobierno boliviano, Bolivia es un campo vedado para las inversiones extranjeras. Y tambien la de a nacionalizacion de las minas.

A menos que estenb ya en curso las inversiones prometidas por PDVSA, de Venezuela, o de la empresa petrolera estatal iraní. Pero se ignora si estas empresas están ya trabajando en Bolivia. A pesar de lo que afirma el gobierno y su ministro de Energía es improbable que empresas serias con alto capital de riesgo vengan a Bolivia.

Los contratos internacionales tienen cláusulas de castigo para el incumplidor. Cuánto estas multas representarían por la no venta a Cuiabá, así como los incumplimientos con Argentina, nadie se atreve a decirlo públicamente.  

 

La cuenta (sin prisa) por favor

Posted on Actualizado enn

 

Sólo la nacionalización de los hidrocarburos puede costarle a Bolivia al menos $383 millones. Lo dice Fundación Pueblo en un extracto tomado de la publicación digital de Latin American Newsletters, uno de los más prestigiosos informativos británicos.

La nota de Fundación Pueblo pregunta si los bolivianos están dispuestos a pagar esta factura, que representa más de lo que todos los municipios recibirán este año como participación tributaria y casi todo lo que recibirían por IDH. El total corresponde a cinco empresas petroleras (Petrobras, Repsol, Pan American Energy, Shell & Ashmore y Kapital Oiltanking. Las dos últimas se han acogido al arbitraje internacional.)

 

 

Pero a eso habrá que agregar lo que en multas por incumplimiento de contrato deba pagar el país a Argentina. Se le comprometió una venta de 7,7 millones de metros cúbicos diarios y se le envían sólo dos. La compra de combustible alternativo le costará a Argentina tal vez hasta $620 millones durante la estación invernal. Cuánto de eso será repasado a Bolivia?

  

Invertir o morir

Posted on

Las empresas petroleras que todavía operan en Bolivia han recibido un ultimátum: O invierten  o se atienen a lo que vendrá.  Qué es lo que vendrá nadie parece saberlo. “Eso lo escuchamos desde hace dos anos y medio: Traigan dinero o les irá peor. Al gobierno le gustaría hacer muchas cosas, pero lo cierto es que no tiene con qué”, me dijo Andres Stepkowski, consultor con más de 40 anos de experiencia en la industria petrolera. “No tiene dinero en las cantidades requeridas por este sector.” Con micro bolsillos, las amenazas suenan huecas.

El ultimátum ocurre cuando el gobierno y las empresas todavía negocian un modus vivendi.  Algún acuerdo es posible, pues la industria petrolera no es de las que lanza la toalla fácilmente. Con eso Bolivia podría cubrir sus compromisos con limitada holgura en 2009 y tal vez 2010. Pero estoy seguro que mientras el gobierno no dibuje clara y creíblemente su mapa para las inversiones (“queremos socios, no patrones”, es insuficiente cuando sigue blandiendo la amenaza de estatizaciones), muy pocos tendrán sangre fría suficiente para traer dinero en la escala requerida por los compromisos de exportación. Petrobrás, la empresa líder en virtud de la enorme demanda energética de su país (190 millones de habitantes), tiene comprometidos 750 millones de dólares este ano, suficientes para mantener el flujo contratado de hasta 30 millones de metros cúbicos diarios. Pero ya lo dijo su presidente, Sergio Gabrielli, cuando Bolivia gestionaba que Brasil redujese su cuota legal para repasarla a Argentina : Ni una molécula para Argentina del gas destinado a Brasil. Es decir, la frazada de gas boliviano es corta y algunos vecinos quedarán este invierno con los pies al descubierto.

La situación de Bolivia como área negada a las inversiones es dramática. Cuando las inversiones llueven sobre la región, necesita entre 3.000 y 5.000 millones de dólares sólo para cumplir con Argentina y Brasil el próximo bienio. La CEPAL informa que América Latina y el Caribe recibieron  en 2007 un 46% más de lo recibido en 2006.  En Bolivia, las inversiones extranjeras se encogieron un 41% en el mismo período.

Nuestra YPFB en su tercera encarnación reconoce que carece de recursos como los demandados por la industria.  El número de pozos perforados en 2006 fue menos de un décimo del total de 1999 (6 versus 65). A este paso podemos encontrarnos pronto con una industria que vive de la mano a la boca.

El poco dinero (en la escala petrolera) que le ingresa, es destinado a fines sociales y le queda casi nada para invertir y generar nuevos ingresos, confesó angustiado su presidente Santos Ramírez. Es como tener carnaval hoy y hambre y tristeza mañana. Una historia que los bolivianos ya conocen. Recuerdan la nacionalización de las minas? Mal ejecutada y sin inversiones acabó cuando exportábamos masivamente más cascajo que estano. Y YPFB? Hubo plenitud y alegría en la década de 1970, y luego vino la resaca. Sin inversiones, la empresa languideció y estábamos al borde de importar petróleo cuando sólo una legislación generosa para los capitales extranjeros les ofreció el terreno para aterrizar de nuevo en Bolivia y adjudicarse el volumen gasífero mayor de América del Sur después del de Venezuela.   Y luego…bueno; la historia ya la saben.

 Ahora se da una situación curiosa.  Si YPFB no invierte, pronto estaríamos ante un nuevo “la patria se nos muere”. Y si lo que queda de las empresas Transandina, Plus Petro, British Gas, Chaco y Repsol tampoco invierten, serán estatizadas. Entonces tendríamos un YPFB más agigantado y atragantado, incapaz de digerir el plato que le darían. Es como un duelo en el que ambos desafiantes mueren. Sólo que uno de ellos tiene familia adinerada  para lidiar con los deudos. El otro, no. Adivinen quién es.