Diarios

Contra el desacato

Posted on

Un amigo me envió una nota, publicada por diario El Comercio, de Quito, el domingo pasado, que informaba que el relator por la Libertad de Expresión de Naciones Unidas, Frank de la Rue,  se prepara para encabezar una “cruzada mundial” a favor de la despenalización del llamado delito del desacato.  La nota argumenta a favor de la despenalización del desacato, por ser un factor intimidatorio de la libertad de expresión,  pilar esencial de la democracia. Esa figura también existe en Bolivia.

La versión de El Comercio dice que el anuncio lo hizo de La Rue en el curso de una información radial brindada a varias emisoras independientes ecuatorianas. El funcionario, dice,  cuestiona que se utilice la amenaza del delito de desacato como una herramienta de los gobiernos para censurar la crítica, “necesaria en todo sistema democrático.”

El tema resurge cuando aún se debate en medios informativos y académicos de todo el mundo  la condena al diario de Guayaquil El Universo por 40 millones de dólares a favor del presidente Rafael Correa, y el juicio a quienes escribieron el libro “El gran Hermano” y una demanda indemnizatoria de 10 millones de dólares. El comentario subraya que los juicios y los insultos del presidente ecuatoriano a los medios de información llaman la atención de la opinión pública en todo el mundo y causan alertas en los organismos defensores de los derechos humanos en escala planetaria.

Subraya que el desacato es  “una figura anacrónica”, parte de un clima de inquietud que prevalece entre los medios periodísticos y que las organizaciones de derechos humanos son las llamadas a luchar por la despenalización de aquella figura y para proteger a la ciudadanía ante “los embates de Estados y poderes autoritarios que atentan contra la libre expresión”.

Los “indignados”

Posted on

Lea la más reciente entrega del sacerdote Oblato de María Imaculada, Gregorio Iriarte:

LOS “INDIGNADOS…”

P. Gregorio Iriarte o.m.i.

Es fácil  juzgar, es cómodo  ignorar, es tentador  condenar… pero creemos, sin embargo,   que  lo más lógico  frente a este sorpresivo movimiento de los “Indignados” (llamado también “M-15”), que va  tomando características mundiales,  es la de  dejarnos  interpelar.  Presentamos, dada su novedad, algunas pistas para la reflexión.

Hay ciertos   rasgos  originales que caracterizan a este movimiento de los “indignados” que crece con  gran dinamismo a  nivel mundial: la libertad como valor absoluto,  la exigencia de un cambio profundo,  la heterogeneidad, la  horizontalidad,  le  exigencia de  una  democracia  real…etc.

Al principio parecía  que  se dirigía  desde “el espacio real” ( la plaza, la calle) al Internet y ahora  ha cambiado y va desde la calle a los “medios”.

Una de sus características  más  positivas es el sentido de solidaridad  que  va más  allá de diferencias  políticas, nacionales, económicas o religiosas de los  cientos de miles que lo integran. Dentro del movimiento se da mucha importancia a la intercomunicación que no se limita al uso de las  tecnologías modernas. Para ellos la comunicación  se expresa  y se vuelve  movilización.

Manejan unas  prácticas muy efectivas  para  auto-convocarse, deliberar en foros abiertos, tejer redes afectivas, lograr interconexión generando opinión pública  y  todo ello lo logran a  través  de  sus  asambleas y  acampadas totalmente  abiertas a todo el que quiera participar o criticar.

Aunque muchas personas no lleguen a comprender lo que pasa, en realidad  son nuevas formas de organización, de movilización y de generar  actitudes  profundamente  críticas  y constructivas a la vez. Es un nuevo método de concientización que se  desarrolla en la formación en la criticidad y en la creatividad.

Son muchos, sobre todo  en los medios de comunicación, los que  han insinuado que  todo este  masivo y original  movimiento  terminará en la organización  de un partido político. Sin embargo, analizando  el origen y las principales propuestas de  este movimiento creemos  que no será así.

El  movimiento de los “indignados”  (M-15)  lanzó,  desde el primer momento, unas críticas muy  duras y muy reales en contra los partidos políticos.

Más  bien, el movimiento invita y presiona para que los partidos políticos entren en un profundo proceso de reflexión y de  revisión total, de tal modo,  que sean expresión de una democracia real,  con capacidad de escuchar y de servir al pueblo y no a sus propios intereses.

El  movimiento en sí es pacifista; busca el cambio de estructuras  y el cambio  mentalidad. Es de lamentar que en algunos países  se exprese con acciones violentas.

El actual modelo  económico dominado por un capitalismo  financiero, totalmente especulativo, según los “indignados” no es sostenible.  Tendrá que cambiar radicalmente en un futuro próximo.

Los indignados  seguirán  siendo la voz cuestionadora  que se alza en las  calles y  en las plazas  públicas exigiendo mejores  condiciones de vida  sobre todo para  los excluidos y  desocupados.  Seguirá exigiendo   un cambio total en lo político  y en lo económico.  Seguirá gritando: “Queremos democracia real”,  “No somos mercancía: la banca, al banquillo.”….

La propaganda errada

Posted on Actualizado enn

El más reciente corto publicitario de la oficina de propaganda del gobierno que me tocó ver en los últimos días  trajo un mensaje sorprendente: la derecha quiere desprestigiar al gobierno (yo, ingenuo,  pensaba que tras la caída del muro de Berlín y de la bandera roja del Kremlin esas categorías, perdón, esa terminología iba a desaparecer y que habría adjetivos más originales, propios del siglo 21).  El corto presenta los titulares de  diarios bolivianos en los que se habla de un niño que se suponía que había muerto, por denuncia de los propios marchistas, durante la represión de Yucumo.  Es decir, fue “la derecha” para torpedear al gobierno del presidente Morales y las elecciones judiciales. (Lo raro es que en la TV también se mostró la denuncia sobre el niño muerto citada por la agencia oficial de noticias del gobierno).

Es el tipo de propaganda que se convierte en boomerang. En vez de provocar adhesión provoca lo contrario, pues el público, que no es tonto, piensa que algo tan burdo busca esconder alguna fechoría.

Los propagandistas saben que en momentos de confusión, se producen errores. Saben que en la carrera por salir adelante con la información es frecuente que los medios se equivoquen.  Esta situación tiende a empeorar porque las autoridades también se sienten confusas en esos momentos y no se atreven ni a confirmar ni negar nada. Esto no es justificativo de errar en la carrera, pero  es una explicación real.

Díganme, ¿cuántas veces se hizo morir a Tancredo Neves, el primer presidente elegido democráticamente en Brasil al finalizar la dictadura militar y agonizaba en un hospital de Brasilia?  Y, recuerdan –está en la historia- que al Papa Juan 23 lo hizo morir un diario romano y anunció su deceso, en un titular gigante (Il Papa é morto) y una franja negra en señal de duelo, semanas antes del deceso?  O ¿cuántas veces se dijo que Osama Bin Laden había muerto?

Sólo en sociedades donde el estado es omnipotente y omnipresente, la sociedad conoce sólo lo que el estado quiere. Felizmente, hay ya muy pocos de esos regímenes en el mundo,

Si alguien quisiera poner a prueba la fuerza de ese corto, que lo haga colocar en las telas de los cines y vea cómo reacciona el público. O que lo colque el domingo en algún clásico paceño o cruceño, sucrense, potosino u orureño.

Le hicieron un flaco favor al gobierno quienes prepararon ese mensaje propagandístico.

Como la marcha de los Tipnis se reinició este sábado, preparémonos para nuevas oleadas de tensión.

Vargas Llosa retira su columna de El Comercio

Posted on Actualizado enn

Ei diario limeño La República trajo en su edición digital del lunes por la noche una carta del escritor y Premio  Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa en la que informa que ha retirado su columna, de manera definitiva, del diario El Comercio, que la publicaba. El escritor dice que el diario limeño apoya sin escrúpulos la candidatura de Keiko Fujimori, en desmedro de Ollanta Humala. La República no trae ninguna confirmación de la noticia, sino sólo la firma del laureado escritor. Algo extraño, sin embargo, para un escritor muy cuidadoso: en la carta la directora del diario es mencionada primero como Señora y luego como Señorita. La República es considerado como un medio liberal de izquierda y El Comercio como de derecha. Por tratarse de un documento importante,  transcribo la carta a continuación.

Madrid, 31 de mayo de 2011

Sr. D. Francisco Miró Quesada Rada

Director

Diario El Comercio

Lima, Perú

Señor Director:

He pedido al diario El País que a partir de hoy cese de enviar mis colaboraciones  a El Comercio. Desde que  un puñado de accionistas, encabezados por la señora Martha Meier Miró Quesada, tomó el control de ese diario y del grupo de canales de televisión y periódicos de que es propietario, el periódico se ha convertido en una máquina propagandística de la candidatura de Keiko Fujimori que, en su afán de impedir por todos los medios la victoria de Ollanta Humala, viola a diario las más elementales nociones de la objetividad y de la ética periodística, silencia y manipula la información , deforma los hechos , abre sus páginas a las mentiras y calumnias que  puedan dañar al adversario, a la vez  que en todo el grupo de medios se despide o intimida a los periodistas independientes y se recurre a las insidias y golpes bajos de los peores pasquines que viven del amarillismo y el escándalo. No puedo permitir que mi columna “Piedra de Toque”  siga apareciendo en esa caricatura de lo que debe ser un órgano informativo genuinamente libre, pluralista y democrático.

Al apartarme por segunda vez, y de manera definitiva, de El Comercio, no puedo dejar de recordar a ese demócrata cabal, hombre de bien y amigo queridísimo que fue Luis Miró Quesada Garland, y el estupor y la tristeza con que habría visto los niveles de abyección a que han llevado la señorita Meier Miró quesada y sus cómplices al periódico que alguna vez fue suyo y al que honró con su decencia y sus artículos.

Atentamente,

Mario Vargas Llosa

Para sobrevivir

Posted on

The Economist, la venerable institución periodística británica de influencia planetaria, trae en una de sus últimas ediciones una nota sobre cómo la prensa inglesa se adapta y, en algunos casos, vence la carrera con los nuevos medios de comunicación, especialmente los que vienen vía internet, la TV y los diarios gratuitos. La lucha de los medios impresos es tenaz en todo el mundo, pero resulta particularmente imaginativa en Inglaterra.

Recuerda la revista inglesa que en el último cuarto de siglo los dos tabloides más importantes de Inglaterra, Daily Express y Daily Mirror, han perdido dos tercios de su circulación. Pero eso no vence el optimismo de otros dos diarios de peso pesado en la sociedad inglesa:-The Evening Standard y The Independent-, cuyo copropietario,  el magnate ruso Eugeny Lebedev, dice con una ironía que la revista reproduce: “Todo el mundo habla de la muerte de los periódicos. Pero si uno va al tren subterráneo ve que casi todos están leyendo algún diario”.

La avalancha competitiva sobre los medios impresos empezó al afirmarse la televisión, primero, como vehículo informativo y de entretenimiento, y después con el advenimiento arrollador de la internet. Con la primera, los diarios y las revistas encontraron la manera de enfrentarla con alguna ventaja: dieron más contenido a sus informaciones. Gozaban de un tiempo que la inmediatez implacable de la TV no concede a sus redacciones, y lo utilizaron investigando más, redactando de manera más concisa y atractiva, y procurando detalles adicionales que enriquecieran la información.  Pero el ingreso de la internet a la batalla ha sido otra cosa, pues los medios electrónicos también pueden disponer de un poco más de tiempo para robustecer su información y tenerla disponible para el lector, a través de sus archivos,  todo el tiempo.

A todo esto, The Independent  y The Evening Standard llevaron al combate un arma nueva: i , una versión más concisa, de formato más pequeño a sólo un quinto del precio de los diarios regulares. La estrategia parece haber funcionado con el Evening Standard, cuya circulación ha doblado a 700.000 ejemplares diarios, dice la revista. Pero en el caso del Independent, el resultado no es tan visible, aunque ha recuperado parte de sus anunciantes, atraídos por la noción de publicitar en dos diarios al precio de uno.

En verdad, los diarios, así como todas las industrias, están en un torbellino. Es el torbellino del progreso del que sobreviven sólo los mejor dotados y más innovadores. La llegada de la internet,  con la que las páginas web de los diarios de algunos países facturan en publicidad más que los medios impresos, ha sido un sismo en busca de un lugar bajo el sol de la información. Lo curioso  es que los medios  asociados a la prensa escrita, la radio, la TV y la internet, interactúan entre sí. Se retroalimentan y buscan superar la información del competidor. Uno influye sobre el otro y la competencia acaba por beneficiar  al lector, que se encuentra con material de mejor contenido. El peligro está para los que no se encuentran preparados para competir y mejorar y para los que tienden a seguir lo que la TV,  los websites y la radio han dicho en la jornada anterior, sin agregarle los elementos que permitan al lector decir: Esta es una información completa. Por ahora, no creo que necesite saber más.

Fin de juego

Posted on

“Hasta aquí llegué”, escribió José Saramago en una nota de ruptura con Fidel Castro. Esa frase refleja el ánimo de muchos bolivianos respecto a su gobierno. La intransigencia oficial en aprobar un proyecto que lo caracteriza ante una porción importante de la ciudadanía como intolerante y ávido de controlar todos los rincones del poder ha sido inocultable. ¿Qué  más prueba que haber relevado sumariamente del cargo al senador Eduardo Maldonado que desde la presidencia de una comisión del senado buscaba una aproximación de posiciones en torno a la Ley contra el Racismo y la Discriminación?  Nadie, que yo sepa, se opone a combatir el racismo y la discriminación. En cambio, no son pocos los que se oponen a la disposición aún en discusión (hoy es jueves por la mañana y este es el artículo que envío a algunos diarios) que trae mecanismos capaces de controlar la libre expresión.  Pero esos males sociales tienen  un solo medicamento verdaderamente eficaz: la educación, que lleva a la tolerancia. En verdad, me sorprendería si en el cuerpo de leyes bolivianas no existiera ya algún mecanismo para castigar esas aberraciones.

Muchos periodistas sentirán la amargura de haber apoyado lealmente una causa que ahora les da la espalda. ¿Por qué tanto empeño en aprobar esta ley “sin cambiarle una coma”? Si alguna autoridad se considera agredida o mal interpretada, existen canales para expresar inconformidad y reclamar rectificaciones.   El gobierno tiene el monopolio del sistema nacional de Canal Siete, al menos un periódico, la agencia oficial de noticias, y una red de emisoras rurales. O ¿es que no confía en el alcance de esos medios? O ¿tiene un as bajo la manga que cree que habrá de compensar el desgaste innecesario que le impone este proyecto de ley?  O ¿es que de esa manera desvía la atención sobre temas apremiantes, como los niveles de reservas de  hidrocarburos y de importación de carburantes?

Se pueden tejer muchas especulaciones para intentar explicar la inflexibilidad de los negociadores oficiales. Pero queda la evidencia que una relación que comenzó como un idilio con gran parte de la sociedad boliviana, ha llegado a un final. La prensa y  una porción importante de esa sociedad están en esquinas opuestas a las del gobierno en este proyecto de ley. Desde hace tiempo, cada jornada trae un episodio negativo. Las imágenes del partido de fútbol en el que el Presidente comete una falta inexcusablemente antideportiva ha recorrido el mundo. Hoy es el tiempo de los periódicos con sus primeras páginas en blanco con el grito de “no hay democracia sin libertad de prensa” y los periodistas con mordazas y desfiles con exclamaciones de protesta los que llaman la atención informativa dentro  y fuera de nuestras fronteras. ¿Qué vendrá  mañana?

Uno recuerda los soliloquios del ex comisario Rubashov, personaje del genial Arthur Koestler, cuando,  ya preso e inerme ante el Estado que había ayudado a sostener, reflexiona:  “…La causa de los defectos del Partido deben ser  encontradas. Todos nuestros principios eran correctos, pero nuestros resultados eran equivocados… Diagnosticamos  la enfermedad y sus causas con exactitud microscópica, pero cuando aplicábamos el bisturí, una nueva ampolla aparecía. Nuestra voluntad era dura y pura, y debíamos haber sido amados por el pueblo. Pero éramos odiados. ¿Por qué nos odian y nos detestan? Les trajimos la verdad, pero en nuestras bocas sonaba como una mentira. Les trajimos  libertad, pero en nuestras manos parece como un látigo…”

 


Periódicos en blanco

Posted on Actualizado enn

Actualización

Los diarios bolivianos decidieron hacer frente a la Ley Contra el Racismo y la Discriminación, con potencial de desembocar en la censura, incautación de los medios y dar un golpe fatal a la libre expresión. Decidieron dar batalla con la mejor arma que tienen para defenderse: mostrar de una manera inequívoca al país los peligros de aquella ley, en etapa final de aprobación en el Senado. Mañana circularán con su primera página en blanco y con sólo una frase: No hay democracia sin libertad de prensa, informó la Asociación Nacional de la Prensa (ANP). Algunos pusieron colores a la palabra democracia. Unos pocos dejaron toda la página en blanco.

Los diarios afiliados a la ANP son veinticinco y la insólita medida se suma a una cadena de huelgas de hambre y protestas de periodistas que se colocan mordazas blancas y negras en ciudades bolivianas. En Santa Cruz había anoche siete periodistas en ayuno, frente a la Plaza 24 de Septiembre, sector norte. Durante la noche realizaron vigilias, pronunciaron discursos y cantaron himnos patrióticos en demanda de lo que los especialistas consideran como uno de los derechos más fundamentales del ser humano: su libertad de ser informado. Hasta las ocho de la noche,  78.000 personas habían firmado libros reclamando la derogatoria de los artículos 16 y 23 de esa ley.

El anuncio de la dramática decisión de los medios lo hizo en PAT, a través del programa No Mentirás, el Secretario Ejecutivo de esa institución, Juan Javier Zeballos, conocido periodista, ex corresponsal de Reuters durante muchos años. “Hemos hecho todo lo posible, hemos argumentado de toda manera, mostrando los peligros que esta ley representa para la libertad no solamente nuestra sino de la sociedad boliviana como un todo”, dijo Zeballos.

El hecho no tiene precedentes en la prensa mundial. Ha habido  páginas con espacios en blanco, expresión de la censura que había en Brasil en la década de 1970, y recientemente en Venezuela, pero nunca ví ni jamás supe de páginas en blanco con la impresión de una sola frase para expresar el drama en el que está envuelta la prensa.

Los dirigentes de esa organización y de los gremios de la prensa dijeron que habían hecho cuantos esfuerzos les fueron permitidos para mostrar al gobierno que esa ley, de la forma en que está propuesta, es una guillotina sobre el cuello de la libertad de expresarse libremente. Lo dijeron también esa noche los periodistas en huelga de hambre en Santa Cruz (siete en total), mientras medidas semejantes eran anunciadas entre los periodistas de Tarija y Sucre.

El martes, el nuevo y repentino presidente de la Comisión de Constitución y Justicia del Senado, Eugenio Rojas, reapareció como invitado por el mismo programa esta noche. Allí había estdo la noche del martes. Esta vez tenía a su lado al presidente de Confederación de Ayllus y Markas del Kollasuyo, el mallku Rafael Quispe.

Al escribir esta entrada, el camino parecía abierto para nuevos acontecimientos.

La presentadora Sisi Añez,  mostró las portadas de los diarios de mañana al senador, quien esta noche se mostró menos callado y procuró dar un peso argumental a su intervención. Sin embargo, divagó gran  parte del tiempo. “Están en su derecho. Ellos son dueños de los medios y pueden decidir lo que van a poner”, dijo. “Los medios confunden. Dicen que no  hay libertad y  hay libertad…”

El dirigente Quispe ingresó al ruedo y dijo que el gobierno no respetaba la CPE pues cualquier medida legislativa debía ser previamente consultada con los pueblos indígenas. Leyó el artículo 15 de la CPE y consideró que la frase que traerán los diarios era una forma de expresar descontento. “Pediré a la Asamblea Legislativa que escuche al pueblo”, dijo. “El tema de fondo es acallar a los hermanos que pensamos distinto…quieren imponernos un comunismo cerrado, desde que Fidel Castro dijo que el comunismo está en decadencia”. Luego dijo algo que debe haber hecho pensar a muchos que lo escuchaban: la mayor discriminación la practica el Estado, cuando por peso o estatura no permite que campesinos ingresen a la policía o al ejército. Y prosiguió: ¿Acaso tenemos seguro de salud? Al campo nos envían médicos aprendices. Cuando hablamos la verdad nos dicen que somos de USAID, que somos de derecha…Este no es el proceso que habíamos buscado.

La presentadora mostró imágenes de trabajadores del periódico La Razón quienes, en la calle y todos vistiendo camisas rojas, gritaban contra la discriminación. “Contra el racismo sí; contra la prensa no”, era el estribillo que repetían. De esa manera quería enfatizar que los periodistas no estaban contra la ley en su conjunto sino en los aspectos susceptibles de vulnerar la libertad de prensa y de expresión.

Al lado de la presentadora estaba el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Tarija, Marcelino Arredondo, quien lanzó una pregunta pesada: ¿Seguirán degollando perros? El senador no respondió. Pero destacó que la discriminación se manifiesta de varias maneras, inclusive en las entrevistas de trabajo y otorgación de empleo. Cuando se solicita una secretaria, dijo, por ejemplo, se habla de “buena presencia”.

Arredondo subrayó que los periodistas estaban en huelga y promovían marchas en actitud de conciencia, no porque los dueños lo impusieran, como había sugerido el senador. En Santa Cruz, para ese momento, dos diarios –El  Sol y El Día- habían colocado pancartas en la pared de la pared del edificio donde se lleva a cabo el ayuno. El periodista tarijeño dijo que en su ciudad los periodistas planean realizar el jueves una marcha con la máxima concurrencia, al igual que los de la Federación de Santa Cruz.

El senador desdeñó las críticas a la ley asegurando que se trataba de mejorar a Bolivia. “De aquí a cuatro o cinco años lo veremos”, dijo.

Capitalismo destructor y creativo

Posted on Actualizado enn

Un reciente reportaje del New York Times trajo a la luz un hecho que marca la era en la que hemos entrado: todo tiende a volverse digital. El diario de mayor influencia en el mundo relata un hecho casual para introducir al lector en la lucha que se libra entre la información electrónica y la que viene impresa en papel, como el que recibe este comentario.

“Al volver de la escuela, Elisa Cammarota se quita la mochila y lee su diario de principio a fin.”  Algo parecido hace Anthony Azoulay, si bien se interesa en artículos de fútbol y fotografías a doble página, informa el diario al abrir el tema.

En verdad, se trata de dos niños franceses de diez años, y su país está entre aquellos donde las empresas periodísticas más sufren con la declinación de la circulación de diarios y, consiguientemente de la lectura convencional de noticias y reportajes. Sin embargo, no todo el horizonte es negro, como lo demuestran los editores del diario francés que apasiona a los niños como Anthony y Elisa: Mi Diario, o Mon Quotidien. Un dato que estremecería a los editores en cualquier lugar del mundo relieva la experiencia en la que se ha embarcado Mi Diario: en términos per cápita, dice el diario neoyorquino, en Francia se vende la mitad de diarios que se venden en Francia o Alemania, y los lectores son cada vez menos, especialmente los jóvenes. Entre los de 15 a 24 años, sólo un 10% leía diarios  el año 2007, de acuerdo a una encuesta de entonces. Y eso era la mitad del porcentaje de sólo diez años antes.

Los dos niños de la historia han sido escogidos, como varios otros de su edad, para ayudar a decidir los temas que serán abordados en siete páginas de Mi Diario. Los niños y sus compañeros invitados discuten con  los editores temas y detalles sobre las notas. Se supone que los amigos de los niños y sus parientes y conocidos se vuelven entusiastas lectores de Mi Diario, gracias a esta imaginativa manera de conquistar lectores y mejorar la calidad y contenido de la publicación.

Otros diarios  han aplicado sus propias fórmulas para estimular su lectura: entregan gratuitamente una suscripción anual a sus lectores, si se comprometan a seguir siendo suscriptores al cumplirse el período de gracia. La experiencia ha tenido éxito. Por un año, pues tras la gratuidad la circulación ha caído precipitadamente. Pero han persistido en el experimento. En la época digital casi todo vale para sobrevivir.

Todo esto ocurre mientras se diseminan los pequeños i-Pads lanzados en abril por Apple, para otorgar a  las computadoras una funcionalidad cada vez mayor. De los 3,3 millones de unidades ya vendidas en el último trimestre, he visto una en Santa Cruz, comprada en Estados Unidos. Aunque se le atribuyen  flaquezas, como su exposición a la luz del sol, son un éxito mundial y sus ventas sólo apuntan a crecer. Y los precios por unidad a disminuir de los US 600.oo actuales.

La substitución de tecnologías y la incorporación de otras que mejoran las vigentes, son un signo de nuestra era, o quizá la mejor época del capitalismo destructor y creativo del que hablaba Joseph Schumpeter, el genial economista y premio Nobel austríaco. No creo que estemos ante un pre-anuncio de la desaparición de los medios escritos. Creo que libros y diarios impresos están aquí para quedarse. Pero para no perder la batalla deben mejorar, especialmente su contenido, hacerlo más “visual” y con mayores detalles que las otras fuentes de información no pueden ofrecer.

Errata. En la versión original escribí que Schumpeter era alemán. Fue un desliz que lamento y que ahora corrijo. Desafortunadamente no hubo caso de advertir a tiempo a los diarios que publicaron este artículo.


Adeus, Jornal do Brasil

Posted on Actualizado enn

El diario carioca Jornal do Brasil dejará de circular en su versión impresa a cabo de 119 años. Durante gran parte de ese tiempo hizo honor a su nombre y fue el diario de Brasil. Aparecerá solo en su versión digital, informó el diario O Globo. El dueño de JB, como se lo conocía, Nelson Tanure, dijo que él anunciará en los próximos días la fecha para la mutación del diario de medio tangible a medio digital. El edificio fue después abandonado y no tuvieron fruto los intentos de venderlo a alguna organización capaz de administrarlo. Inclusive, fue ocupado por grupos “sin techo” durante un tiempo.

Antes de optar por acabar con la versión impresa, Tanure había intentado, infructuosamente,  vender el diario, que está sofocado en deudas y con una circulación que ha caído a 17.000 ejemplares durante los días de semana y a 22.000 los domingos. Cuando yo conocí el JB en la década de 1990 su circulación era de más de medio millón de ejemplares diarios,  y un número mayor los domingos. Contaba con su propia agencia informativa (AJB) y  corresponsales en las principales ciudades del mundo. AJB era un nombre que representaba información seria y responsable. Según O Globo, la actitud prevaleciente entre los 180 empleados del periódico, entre los cuales hay 60 periodistas, es de tristeza y ansiedad.

Es una pena. De allí salieron muchos de los nombres más famosos del periodismo brasileño. Su edificio, cerca del puerto marítimo de Rio, era impresionante. Nueve pisos sobre unos 150 metros de largo y 50 de ancho, y cobijaba una de las impresoras más modernas de su época. Era, junto con los edificios de otros grandes diarios, el símbolo de la era-viento en popa que caracterizaba a los diarios de gran circulación.
El periódico actual está lejos de su pasado histórico, cuando se lo conoció por la calidad de sus informaciones y memorables ediciones. Uno de sus más famosas ocurrió el 14 de diciembre de 1968, cuando el gobierno militar cerró el congreso y Jornal do Brasil evitó la censura al publicar el informe del tiempo en su primera página diciendo que la temperatura era “sofocante” en todo el país.

Periodismo de hoy …y mañana

Posted on

Vale la pena leer el siguiente site del colega boliviano Walter Sotomayor, escrito desde Brasilia:

http://midiablogencastellano.wordpress.com/