Conflictos

Intangibilidad

Posted on Actualizado enn

Desde ayer está en proceso un debate que esta tarde se intensificó al  comenzar en el Poder Legislativo la discusión del proyecto de ley modificatoria de otra respecto al Tipnis. El cuello de la  botella lo constituye la palabra “intangibilidad”, intocable. La palabra viene de “tangere”,  tocar. Intangible equivale, entonces, a intocable.  Y las dudas se han vuelto fuego estimuladas por el temor de que, al ser declarado intangible, en el Tipnis no se pueda tocar ni un plátano, menos cortar algún árbol  o cazar y pescar. Es decir, sus habitantes, autóctonos o no, tendrían el Tipnis solamente para contemplarlo. Los nativos se preguntaban si no se les  habría tendido una trampa.  El debate legislativo era intenso, con acusaciones de uno y otro lado en torno al tangible problema. Qué es lo intangible? Todo el parque, sus árboles, sus animales, su terreno? Habrá que elaborar una ley interpretativa?

Quienes creímos que los acuerdos iniciales eran una clara señal de paz, no estábamos en lo correcto. Hoy han empezado a movilizarse cocaleros del Chapare y algunos grupos comenzaban a reunirse en la Plaza 14 de Septiembre, en Cochabamba (correcto; anterior entrada mencionaba a la Plaza Murillo de La Paz),   para presionar por la construcción de la carretera, tal como había sido originalmente diseñada: a través del parque.

Para los hombres de la selva la caminata no ha terminado. La palabra que les ofreció el gobierno para zanjar la disputa -intangibilidad- era observada con marcada susceptibilidad.

Eran pasadas las 23:30 cuando la TV oficial, Canal 7, mostró al presidente Morales firmando la nueva ley, que incluye el término.  Luego pronunció un discurso en el que reiteró, mostrando un fajo de documentos, que había recibido pedidos de pobladores de la región (Beni y Santa Cruz, dijo en un momento, confundiendo a Santa Cruz con Cochabamba) para que se construya la carretera. Por su mirada y su rostro con expresión adusta, no estaba en un  momento que le agradase. Pero los nativos dentro y fuera del Palacio de Gobierno celebraron la promulgación.

Desde Santa Cruz, los canales de TV mostraron imágenes en las que los nativos levantgaban la vigilia que habían mantenido a lo largo de diez semanas y se preparaban para el retorno.

En La Paz, los dirigentes de la marcha habían dicho que se retirarían con una despedida, pero no estaba claro en qué momento la harían. La jornada acababa bajo una cierta atmósfera sombría, estimulada por no saber qué harían los grupos de cocaleros que  hab;ian empezado a renirse en la plaza principal de C ochabamba para presionar por la  continuidad de la obra de acuerdo a su diseño original.

Hoy, miércoles 27 de octubre, el Dr. Jorge Ordenes, académico de la lengua, accedió a una explicación etimológica del discutido término. Hé aquí:

Intangibilidad (que no puede ser tocado) , en uso desde desde más o menos 1500, viene del francés intangible o quizá directamente del latín intangibilis de significado contrario a tangibilis o tangible. Intangible (adjetivo) desde más o menos 1880 significa que no puede ser captado por la mente… y menos por los sentidos.

No hay diálogo, no habrá más cartas

Posted on Actualizado enn

La posibilidad de apertura del diálogo entre los Tipnis y el presidente Evo Morales se desplomó este jueves. Tras un intercambio de cartas –la distancia entre los dos bandos no debe superar los cien metros- los nativos decidieron: Basta de cartas. No hemos caminado cientos de kilómetros para escribirnos cartas. Queremos hablar cara a cara,  dijeron los líderes marchistas, mientras la Plaza Murillo era atrincherada por la policía, que no permitía el ingreso de la mayoría de los marchistas que había quedado fuera.

Al gobierno pareció particularmente disgustado por el planteamiento de los marchistas para que en la Plaza Murillo, donde se ubicaría una porción considerable de marchistas, sea instalada una pantalla gigante  para observar los detalles del encuentro. El presidente Morales, por primera vez políticamente contra las cuerdas tras la abrumadora cantidad de votos nulos en la elección judicial del domingo, accedió a que lleguen hasta él hasta 30 dirigentes nativos.

El disgusto gubernamental con la transmisión en vivo del encuentro omitió recordar que los acontecimientos primarios en un país suelen ser vistos por toda la población. Ejemplos recientes: los propios mensajes del presidente y, para ir más atrás, las reuniones del presidente con los entonces prefectos en el palacio de gobierno en torno a la autonomía en gestación.

Una democracia transparente no teme mostrar a la ciudadanía las incidencias de un diálogo trascendental como el que debe constituir el encuentro de indígenas de las tierras bajas con el Primer Mandatario. Este blog ha pedido que la reunión sea pública.

El fuerte cordón policial contrastaba con el carácter pacífico y alegre de la llegada de los marchistas, que algunos medios dijeron que había congregado a cientos de miles de paceños. Raras veces La Paz había visto manifestaciones sin dinamitazos.

El ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, dijo que los cordones policiales que impedían el ingreso a la Plaza Murillo era de seguridad y calificó de incomprensible la actitud de los dirigentes de los marchistas de  insistir en que a la primera reunión asista un número de nativos que no podría caber en el Palacio de Gobierno. La llegada de algunos estudiantes y maestros crispaba el ambiente.

Los marchistas dijeron que daban plazo hasta las 08:00 de este viernes para que la guardia policial sea retirada de la plaza y los  marchistas y la ciudadanía puedan ingresar al lugar. Pidieron que La Paz y organizaciones sociales y sindicales estén prontas para solidarizarse con ellos.

El presidente y sus ministros se retiraron del Palacio de Gobierno, tras criticar la actitud de los marchistas de pretender una pantalla grande en la plaza. En el Salón Ministerial del palacio habló pocos minutos ante las cámaras y, como es habitual, no hubo preguntas.

Empieza a surgir malestar policial

Posted on Actualizado enn

Unos treinta oficiales de la policía se camuflaron de civiles y se reunieron secretamente en La Paz donde expresaron su malestar con la posibilidad de ser castigados por su participación en la represión a los nativos del Tipnis la tarde del domingo. La información viene de Erbol, la red que congrega a más de 300 emisoras radiales y a la que el presidente Morales identificó, junto a otros medios, de buscar el desprestigio de su gobierno. El grupo se reunió “en la nueva estación policial de La Merced, ubicada en la zona de Villa Fátima, de la ciudad de La Paz”, entre las tres y cuatro de la tarde de este miércoles, precisó el informe de Erbol.

“Nos amenazaron con echarnos” (de la institución), dijo  uno de los participantes al contar, requiriendo el anonimato,  detalles mínimos de la reunión, mencionó la red de emisoras.

El hecho de que los oficiales se hubiesen reunido con el desconocimiento de sus superiores, configura una situación delicada dentro de la institución policial, y expresa el temor de la mayoría de los participantes de la acción represiva por las medidas que se pudiesen adoptar contra ellos.

Otro oficial que habló  con Erbol dijo que lo que el grupo buscaba era que sus superiores reconocieran las retribuciones ofrecidas a la tropa cuando se la convocó para actuar en Yucumo.  Cada soldado debía recibir un viático diario de 150 bolivianos, pero se les daba sólo 40, de acuerdo a informaciones del mismo sistema radial ofrecidas en una anterior entrada de este blog ayer. (Parte de los efecvtivos retornó a La Paz por su propios medios).  Un tercer oficial informó que el grupo  había sido convocado para reunirse en ese lugar por comunicación vía mensajes en el teléfono celular. El mismo oficial afirmó que las instrucciones para actuar sobre la marcha habían sido  “mal dadas”, pero sin ofrecer ninguna precisión.

En una nota separada, la misma agencia informó que algunos de los policías que lograron retornar a La Paz informaron que estaban bajo órdenes precisas: frenar la marcha de los nativfos y «no tocar» a los colonos que querían detenerlos.   «La orden era clara desde el primer día: que no pase la marcha; y no teníamos ninguna orden congtra los colonizadores que bloueaban la policía», refirió Erbol citando a uno de los policías.

Esto ocurría mientras en otras latitudes se producían llamados para que la comunidad internacional reaccione a favor de los nativos y evite que en un término de noventa días los dirigentes sean perseguidos procesados o apresados.  Expertos de Mater Navis LLC, una organización de Estados Unidos, dijo en un informe que la posibilidad de  un plebiscito representa un intento de fraude y que los nativos corren el riesgo de ser nuevamente abusados en sus derechos. Cochabamba tiene cuatro veces más habitantes que el Beni.

El informe asegura que “el  «debate» y la propuesta de un «referéndum» son ilegales y van a dejar indefensos a los indígenas porque sobre una violación se construirá un hecho consumado y con el nuevo poder judicial preseleccionado por Evo que se consolidara en un par de semanas se convertirá en mandato «legal».

Un resumen del trabajo de esa organización, especializada en seguridad,  puede ser leído aquí. 

Un conflicto que, hasta ahora, sólo crece

Posted on Actualizado enn

Anales de una jornada de abril

El paro convocado por la COB ha cumplido diez días con una tendencia incuestionable: hacia arriba. Cada vez es mayor la gente en las calles y las marchas empiezan a esparcirse por todo el país.  Esta noche había un desfile de teas en Potosí, ayer las marchas habían prendido en Sucre y Santa Cruz y otras ciudades, y las fuerzas del gobierno agrupadas en el MAS empezaban a buscar escudo en los campesinos: el Consejo Nacional para el Cambio (CONALCAM)  hizo saber que se preparaba para contrarrestar el movimiento obrero, apoyar el aumento del 10% para los salarios de determinados sectores ofrecido por el gobierno, y asumir la defensa del régimen y del proceso que encabeza. No anunció ningún cronograma,lo que arrojaba dudas sobre su postura,  pero el anuncio tuvo una réplica inmediata del Secretario General de la COB. Jaime Solares dijo que los obreros no tenían miedo de los trabajadores del campo.

“No hay que ser chupamedias”, dijo Solares e  invitó a los líderes de la organización circunstancialmente adversaria a ir a la sede de la COB y discutir los problemas que están sobre la piel del país. “Se trata de un pretexto de (el vicepresidente) García Linera para enfrentar a los obreros con los campesinos”, se lo escuchó decir en los noticieros de la TV. La Vicepresidencia no emitió ningún comentario. La sensación que uno tenía es que pocas veces -no he visto algo así en más de tres ños en Bolivia- el país ha estado tan convulsionnado, y sin una luz al final del túnel.

El paro acompañado de bloqueos y marchas habían embotellado a La Paz, de acuerdo a las quejas escuchadas por los noticieros de la radio y la TV. La población exasperada empezaba a sentir los inconvenientes del movimiento. Igual que  «antes». El reloj histórico de Bolivia parecía haber retrocedido de golpe seis años, por lo menos en lo que concernía a la tranquilidad social. En otras circunstancias, las llamas políticas también habrían empezado a  elevarse.  Era evidente que el gobierno del presidente Morales empezaba a sorber el cáliz amargo de la intranquilidad en las calles y las presiones para acceder a los reclamos por mejores salarios. Sólo que él no estaba en las calles y, más bien,  se enfrentaba a una demanda pertinaz y masiva para que el estado conceda un 15% de aumento general. De acuerdo a los cálculos del gobierno, un aumento así ensancharía el hueco actual de las arcas fiscales en más de mil millones de dólares, cerca de un 4% del PIB (el valor de todo cuanto un país produce en un año). El déficit con el aumento del 10% llegaría a 880 millones de dólares. Con 15%, el presupuesto nacional, según el gobierno, colapsaría. Todo bajo una administración que se jactabas de haber logrado un equilibrio entre ingresos y gastos fiscales. Como se puede ver y sentir, el slogan de “gobernar obedeciendo al pueblo” ha sido colocado entre el yunque y el martillo. Entre la realidad fiscal boliviana y las demandas obreras.

-0-

En Santa Cruz, la población vivió la jornada con ojos y oídos en los noticieros de la radio y la TV para saber de la marcha de las investigaciones sobre quién es el pistolero que descargó dos disparos sobre el vehículo del gobernador Rubén Costas y lo hirió en la sien izquierda. Hay varios detenidos, incluso uno que portaba un revólver calibre .38, el calibre de la bala que hirió al gobernador. La atención pública también se dirigía hacia la salud de la autoridad departamental que, por los informes médicos, tendría que permanecer aún varios días en la Clínica Foianini. Pero estaba fuera de peligro, y eso era un alivio general.

-0-

La atención cruceña estaba dividida. Al mismo tiempo la población también observaba preocupada el desarrollo del proceso contra 39 acusados del fiscal Marcelo Soza  y aguardaba perpleja sobre lo que ocurrirá tras la orden de aprehensión emitida contra cruceños prominentes: los generales retirados Gary Prado Salmón y Lucio Añez, y el médico Juan Carlos Santisteban (correcto), dirigente de Falange Socialista Boliviana, y el funcionario de la Cooperativa de Teléfonos COTAS, Hugo Paz (correcto).  Curiosamente, las acusaciones contra casi todos los acusados se basan en declaraciones de Ignacio Villa Vargas, «El Viejo», quien poco después de declarar ante el fiscal el año antepasado,  fugó de Bolivia y afirmó que todo lo que dijo fue producto de presiones de sus interrogadores. La controversia remató con un video en el que se asigna un rol de principales protagonistas a Juan Carlos Núñez (hay una voz directora que muchos aseguran que es suya) y Edson Alí (se lo ve filmando), ambos (ex?) funcionarios próximos al gobierno y sus mecanismos de seguridad, aparentemente en el momento en que le entregan $US 31.500 como supuesto pago por las acusaciones que había formulado. Las preguntas en torno a ese video, pilar de las acusaciones del fiscal Soza, eran numerosas pero no tenían respuesta de los implicados. Hoy, por lo que se escuchó en la TV y la radio, se acogieron al derecho al silencio y rehusaron hablar. Pero las consecuencias de las acusaciones de “El Viejo”, que ha insistido en que en Santa Cruz había un movimiento separatista,  seguían invariables. Un grupo de parientes de los procesados se mantenía en vigilia en la Plaza 24 de Septiembre.

Sobre el entripado que representa el proceso, cayó un rayo cuando el acusado Juan Kudelka Zalles declaró a gritos en la audiencia que reconocía  en la voz de Núñez del Prado a la persona que lo había traído por tierra el año pasado desde Argentina. “He estado tres días con él. Me trajeron por tierra y entramos por Bermejo”, dijo.  También Mario Tadic Astorga consiguió hab;ar con los periodistas y les dijo que N’ñez lo había torturado.

Había una enorme curiosidad por saber si los investigadores mantendrán el rigor aplicado a los demás procesados para lograr que Núñez del Prado y Alí hablen en el proceso. El video es piedra angular en la pirámide acusatoria. Sin embargo, en el programa No Mentirás de PAT, a cargo de Sissi Añez, se recordó que en sus primeras declaraciones Kudelka dijo que había vuelto a Bolivia por su propia voluntad.

-0-

En la jornada emergió con majestad evangélica un mensaje de la Iglesia Católica que abarca el conjunto de problemas que acosan a la sociedad boliviana. A diferencia de otras oportunidades, no ha habido ningún comentario del gobierno. Todavía. Tras las más recientes declaraciones de algunos obispos, el Vicepresidente García Linera les aconsejó que se dediquen a «salvar almas». En su nueva carta, los obispos explican por qué la Iglesia se ocupa de los problemas que aquejan a las sociedades.

Cuarto día: diálogo con el Presidente, al fin

Posted on Actualizado enn

El cuarto día de movilizaciones decretadas por la Central Obrera Boliviana (COB), resurgida con su fuerza de antaño estos días para enfrentar al gobierno por el que también luchó, estuvo marcado por una decisión que podría mostrar una inflexión en el conflicto: el gobierno convocó a un diálogo a los dirigentes laborales que será presidido por el presidente Morales. El cambio de actitudes denota la fragilidad de las decisiones y afirmaciones que ocurre en Bolivia, dentro y fuera del gobierno. Apenas unas horas antes el Vicepresidente García Linera aseguraba, con sorna  inocultable, que el gobierno no dialogaría con los dirigentes actuales, sino con los que resulten de un congreso nacional convocado por la matriz operaria para el próximo mes. Un diálogo con Morales era lo que lo que la COB demandaba, que tras conocer las palabras del vicepresidente había decidido aplazar sine die su congreso para elegir nuevas autoridades. La organización obrera reclama un aumento superior al 10% ofrecido por el gobierno y ha dicho que el presidente debe permanecer en la reunión.

Qué saldrá de esta reunión, supongo que la primera, pues podrían seguir otras, es imposible predecir. Pero parecería que el conflicto ha sido temporalmente desactivado, por horas, días o semanas. Si la desactivación será duradera, es otra cosa, pues el estado carece de medios para ir mucho más allá del aumento ofrecido y de otras acciones que la COB se propone demandar para revitalizar las actividades productivas del país, incluida la minería y el agro. Pero es poco probable que la COB, luego de haber mostrado fuerza en los primeros tres días de movilización y bloqueos, pueda ceder mucho, ni creo que sus dirigentes estén autorizados para hacerlo. La convocatoria, sin embargo, repite una constante que se da en Bolivia: los conflictos se desarrollan y crecen hasta llegar al borde del abismo, para luego retroceder en busca de un respiro, de cualquiera de las partes.

Con el conflicto la COB ha demostrado que no está inerte y que goza de poder de convocatoria, pese a las afirmaciones oficiales de que el movimiento era protagonizado apenas por “unos cuantos”. Este retorno  a sus épocas movilizadoras ocurre a la par de la revigorización del sector que fue históricamente su columna vertebral: los mineros. En los primeros tres días de conflicto, los mineros acudieron a su arma sicológicamente eficaz: las explosiones de cartuchos de dinamita. Portavoces oficiales criticaron la actitud bélica de los mineros, pero éstos se encargaron de recordarles que cuando el presidente Morales protestaba, como dirigente, contra gobiernos anteriores, solía aparecer en reuniones de la COB con cajones de cartuchos que compartía con los dirigentes mineros de entonces.

El giro que, por ahora, toma el conflicto ocurre cuando el gobierno está acosado desde otros puntos. Ha tenido que admitir, aunque a regañadientes, que las reservas de gas natural de las que Bolivia se jactaba pues la colocaban con el segundo en el continente después de Venezuela, no eran de la magnitud que se creía. Menos de diez trillones de pies cúbicos, que  colocan al país en sexto lugar y con capacidad de elaborar planes a lo largo de no más de una década. Y cuando el horizonte internacional está en penumbras, tras el fracaso de la gestión que durante más de cinco años emprendió el gobierno con Chile en busca de una solución para el enclaustramiento geográfico boliviano.

Curiosamente, este encuentro previsto para la tarde de este sábado, tiene lugar un 9 de abril, cuando se conmemoran 59 años de la revolución que ese día encumbró al proceso político y social que partió en dos la historia de Bolivia.

Juntas vecinales bajan de El Alto

Posted on Actualizado enn

Actualización: Manifestantes piden la renuncia del presidente

El Alto se convirtió este jueves por la no0che en una zona del miedo, de acuerdo a la narración que le hacía a su directora la corresponsal de Radio Fides, Felipa Peña, cuando describía la ciudad desprovista de guardia y con grupos de maleantes amenazando negocios y casas privadas tras la jornada violenta que se vivió primero en la mañana y luego en la tarde en la urbe que se levanta dominante sobre la ciudad capital de La Paz. Un policía resultó herido y las oficinas de Vias Bolivia fueron destruídas, de acuerdo con la emisora. Por primera vez se esuchó un grito al unísono, hasta hace poco impensable: «Que renuncie…», seguido de un epíteto expresivo de la indignación de los manifestantes con el «gasolinazo». Igual grito resonó en Sucre, donde grupos de manifestantes salieron espontáneamente, dijo la emisora, sin presencia de dirigente alguno, cívico o sindical. El presidente Morales, al comentar lo que ocurría a pocos kilómetros, en las planicies de El Alto, dijo que los manifestantes estaban pagados por «los neoliberales». No sé quién le dá ese tipo de información al presidente, que al ser entregada a los medios de comunicación, suena artificial o artificiosa, y ya parece devaluada.

En La Paz y El Alto, hubo dos hechos emblemáticos expresivos de la furia popular: en la capital, la bandera de Venezuela fue arriada del mastil en el que flameaba en la plaza que lleva el nombre del vecino país,y de inmediato icinerada, y en El Alto se prendió una fogata a los pies de la estatua de Ché Guevara, en las orillas alteñas. El mismo destino de acabar en cenizas tuvo por lo menos un retrato del presidente Morales.

En todo el país había algún tipo de convulsiones sociales. En Santa Cruz, hubo una concentración convocada por dirigentes cívicos y organizaciones afines, que se congregó frente al Palacio de Justicia, en el centro de la ciudad. También allí se pidió la renuncia del presidente Morales y se llamó de «traidores» a los transportistas, porque no acataron el paro ordenado por su entidad matriz, que sí fue obedecido en casi todo el resto del país.

La mayor parte de las centrales obreras departamentales decidió no acudir a ninguna negociación que convoque el gobierno si antes no deroga el decreto que dispuso la la eliminación de los subsidios para el diesel y la gasolina.

El descontento se manifestó incluso en El Chapare, a donde el vicepresidente García Linera deberá ir este viernes a explicar la eliminación de subsidios a las federaciones de cocaleros y cómo podrán enfrentar el alza de los precios de los carburantes. Las manifestaciones en La Paz dieron lugar a 15 policías heridos, dos de ellos de gravedad, según informó en la noche la red estatal de TV, y en los enfrentamientos con la policía hubo daños en la puerta de la vicepresidencia de la república. Quince personas fueron detenidas en Cochabamba y seis en La Paz, informó el Ministro del Interior, Sacha Llorenti, quien en la noche formuló declaraciones a los periodistas. El ministro culpó de las movilizaciones en todo el país al ex aliado gubernamental Movimiento Sin Miedo, cuyo líder, Juan del Granado, ha planteado al presidente que convoque a un plebiscito sobre la eliminación de los subsidios.

La jornada

Al mediodía la TV mostró imágenes de La Paz que presentaban a la audiencia una ciudad ocupada por carabineros en su parte más céntrica: el Palacio de Gobierno y zonas aledañas, mientras empezaba una marcha de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, en protesta contra el decreto que eliminó los subsidios y a favor de la eliminación de esa medida para restituir los precios anteriores. Las imágenes mostraban calles desiertas y una Plaza Murillo con tanquetas, como en los momentos más críticos de la vida boliviana. El presidente Evo Morales reafirmó anoche, en un breve mensaje al país, la vigencia de las medidas anti-subsidios.

En El Alto, grupos enardecidos de manifestantes lograron ingresar al edificio de Vías Bolivia y destruyeron puertas y ventanas, y echaron muebles a la calle y les prendieron fuego. Los manifestantes reclamaban la renuncia del Alcalde del municipio, Edgar Patana, del partido de gobierno. La policía intervino y los desalojó del local que ocupaban y estableció un cordón alrededor del edificio. Pero la tensión persistía hasta pasadas las 13:00 horas de este jueves, mientras en La Paz, había estado de alerta entre las fuerzas policiales. Pasado el mediodía, la fuerza policial se replegó a sus cuarteles y hacia el atardecer volvieron a estallar disturbios.

El sistema de radios comunitarias ERBOL informó que en la mañana se habían movilizado unas 14.000 personas en Oruro, El Alto y Llallagua bajo la bandera común de exigir la abrogación del popularmente llamado «gasolinazo» del gobierno del presidente Morales. La versión de ERBOL dice queen Oruro se movilizaron unas ocho mil personas que recorrieron las principales calles de la capital bajo el estruendo de explosiones de cartuchos de dinamita y consignas «anti-gasolinazo»‘. Algunos portavoces de la marcha amenazaron con romper la alianza que tienen con Morales si no deroga la eliminación de los subsidios. En Lallagua, 37 organizaciones de esa región minera se movilizaron en marchas callejeras contra el «gasolinazo». La versión cita a la emisora Pio XII diciendo que había unos 5.000 manifestantes que coreaban gritos contra las medidas que eliminaron los subsidios.

Unos 1.000 manifestates de El Alto marcharon hacia La Paz y llegaron cerca de la Plaza Murillo para hacer pública su protesta contra el «gasolinazo». La policía se mantenía vigilante y  no intervino de inmediato. Pero cerca del mediodía, dijo ERBOL, un grupo de por lo menos 150 jóvenes destruyó las siete casetas de peaje de la autopista que vincula las ciudades de La Paz y El Alto. La turba enardecida fue dispersada por efectivos policiales, que usaron gases lacrimógenos. También hubo protestas en Cocabamba y Potosí. En la primera ciudad, dirigentes del transporte proclamaron que el paro decretado para la jornada había sido acatado por casi todos los afiliados al gremio. La próxima semana,  el autotransporte realizaría un paro de 48 horas seguido de ogtro de 72, en una presión escalonada sobre el gobierno para abolir el decreto que eliminó los subsidios a los carburantes.

El fin de año se aproximaba bajo una atmósfera de creciente tensión.

Versión actaloizada a las 19:30

El mensaje presidencial

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales habló esta noche y anunció un aumento del 20% con efecto inmediato para los sectores militar,  policial, educación y salud. Anunció también “doble aguinaldo” para los empleados públicos. Las medidas, nerviosamente esperadas durante toda la jornada, estuvieron destinadas a calmar la reacción airada de la población contra la eliminación repentina de los subsidios a la gasolina y al diesel en hasta un 83%. Pero si el gobierno esperaba que con esos anuncios calmaría la inquietud que corre por gran parte del país, sufrió una tremenda decepción. Para mañana jueves  está previsto un paro nacional de transporte, los mineros de Huanuni, una de las minas de mayor producción de estaño, informaron que  iniciarían una marcha sobre La Paz, para exigir la derogatoria del decreto que eliminó los subsidios, y también en la capital la TV mostraba decenas de personas haciendo fila para comprar azúcar a pesar del frío y la lluvia, y otros reiteraban su disposición a retirar su dinero de las entidades financieras. La respuesta frecuente a los periodists que indagaban por qué las personas querían retirar su dinero era la misma: no tenían confianza en elgobierno.

La exclusión de los mineros, fabriles, jubilados, bancarios, empleados particulares, y todos los demás sectores de la vida nacional de los beneficios anunciados por el presidente, acentuó el rechazo a la nueva política de precios. En Santa Cruz, dirigentes del sector salud anunciaban solidaridad con los segmentos excluidos e informaban que se sumarían a las marchas públicas de protesta previstas para hoy.

No había comentarios del sector agropecuario, al que el presidente, en su discurso de veinte minutos basado en notas, prometió que el estado  comprará la soya, tanto a grandes como medianos y pequeños productores, “a precios internacionales”.

“Tendrán mercado seguro  con precios internacionales”, reiteró. También dijo que el arroz, maíz y trigo serán adquiridos por el gobierno con un aumento del 10% sobre el recio nacional. Además ofreció una ayuda de $US 300.000 a cada municipio que presente y ejecute proyectos de riego.

El aumento del 20% también beneficiará al salario mínimo. Aparte de eso, el gobierno pondrá en marcha un plan generador de empleo en El Alto y el Plan 3000, de Santa Cruz, para garantizar entre 20.000 y 25.000 fuentes de trabajo temporal.

El presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Núñez,  declaró que el mensaje había generado incertidumbre mayor en la población y que la gasolina y el diesel no salen de contrabando en botellas o mamaderas.  «…lo hacen en cisternas y a la vista de los que cuidan las fronteras”, dijo.

El presidente justificó la medida que siguió a la suspensión de los subsidios: el aumento del precio por barril de petróleo que paga a las empresas privadas que trabajan con YPFB, de 27 dólares a 50 dólares el barril.  “Si queremos inversión y tener mayor producción de gasolina y diesel, el inversionista debe tener utilidades e incentivos”,  dijo, en un lenguaje reminiscente de Adam Smith, considerado como el padre del capitalismo. Subrayó que de los aproximadamente $US 380 millones destinados a la subvención, unos 150 millones beneficiaban a los contrabandistas. En un discurso anterior, había dicho que la gasolina y el diesel salían hasta en botellas de Coca Cola por las fronteras de Pando y Santa Cruz hacia Brasil y por el Desaguadero y Copacabana, hacia Perú.

En los cuestionamientos que hacía la audiencia de los programas televisivos (PAT-No Mentirás), se percibía indignación y desesperación. Resultaba difícil para personajes del gobierno convencer a quienes les planteaban preguntas que las medidas habían sido dictadas por la necesidad de proteger la economía del país y la contradicción de sus respuestas con la jactancia oficial sobre el volumen de reservas monetarias en el Banco Central (más de 9.000 millones de dólares).

El año está a punto de cerrarse, pero los decretos después de Navidad se proyectaban como una nube oscura sobre el año que está por comenzar.

Actualizado a las 16:30 del miércoles.