Chavez

Danza de los elefantes

Posted on Actualizado enn

Las presiones internas y externas sobre el régimen de Nicolás Maduro y la estructura heredada de Hugo Chávez han acentuado el torbellino social, económico y político en que se encuentra el país bolivariano, que otra vez luce próximo a un desenlace histórico. Diarios españoles informan sobre un guardaespaldas que defeccionó de las filas del gobierno y apareció en Estados Unidos como testigo de la DEA y que acusa al segundo hombre del gobierno y presidente de la Asamblea Legislativa, Diosdado Cabello, de vinculaciones con el narcotráfico. La acusación atribuida al capitán de corbeta Leamsy José Salazar puede anular a Cabello como alternativa para reemplazar a Maduro y agravar la percepción de círculos de inteligencia sobre nexos de líderes del Socialismo del Siglo XXI con el submundo de la ilegalidad. La delación del oficial ha agravado la desazón de los dos líderes con tres ex presidentes de la región (Colombia, Chile y México) que estuvieron en Venezuela hace una semana y convocaron a la región a honrar la Carta Democrática de la OEA y reclamar contra las violaciones a los derechos humanos bajo el régimen Maduro-Cabello. Las declaraciones de Andrés Pastrana, Sebastián Piñera y Felipe Calderón se agregaron a un desencanto creciente con los regímenes populistas que se percibe en el hemisferio. Las colas que siguen formando los venezolanos en las afueras de los supermercados testimonian el fiasco de la peregrinación reciente de Maduro en busca de efectivo para paliar las angustias de la escasez de casi todo. Pocas veces un jefe de estado ha salido de su país con la mano extendida a buscar auxilio financiero, gestión paradojal después de recibir durante década y media cerca de un billón (doce ceros) de dólares por sus exportaciones de petróleo. ¿“Trajiste leche”?, le preguntó el opositor Henrique Capriles. La pregunta fue no tuvo respuesta del gobierno. Las colas testimonian el fracaso monumental del experimento socialista lanzado por el comandante Chávez. Maduro y Cabello no reconocen la gravedad de los males que aquejan a su país, que “ahora sí cuelga de un hilo”, dijo el ex presiente costarricense y Premio Nobel de Paz, Oscar Arias. Son como los elefantes del estribillo que alegraba fiestas de antaño mencionando a dos paquidermos que se balanceaban sobre la tela de una araña. La tela de araña es la escasez que exhibe Venezuela en todos los ámbitos de la democracia y la economía. Podrán hasta intentar balancearse, pero todos saben que es imposible y que se trata de un juego que solo puede acabar en tragedia.

Paradojas

Posted on Actualizado enn

El alud informativo sobre la marcha victoriosa de los Tipnis apagó casi toda la atención sobre un hecho que haría arquear las cejas de muchos, especialmente para los que irán a juzgar a los acusados en el caso Rózsa-Hotel Las Américas. Carlos Illich Ramírez, “El Chacal”, el terrorista venezolano que puso de rodillas a la OPEP en los anos de 1970 alsecuestrar a todos sus ministros, es juzgado por un jurado en Francia, donde cumple cadena perpetua. Ahora se lo juzga por asesinatos en 1982 y 1983.  Que “El Chacal” es amigo del presidente Hugo Chávez, que solía referirse a él como un “distinguido compatriota” y un “buen amigo” no es mayor novedad. Como tampoco que hubiera instruido a su canciller que realice un seguimiento próximo del proceso, pues se trata de un ciudadano venezolano. La novedad, para muchos, puede estar en que “El Chacal” era amigo muy cercano de Eduardo Rózsa Flores, acusado de conspirar contra  un gobierno que se proclama de izquierda y que era aliado, según la tesis oficial, de separatistas y oligarcas de Santa Cruz.

¿Cómo? Hay algo que no cuadra, ¿cierto? Un terrorista de izquierda, amigo de otro, ya muerto, al que se le acusa de haber sido aliado de fuerzas de derecha? Se supone que Rózsa, para actuar en consecuencia, debía haber estado al lado del actual gobierno boliviano, no en contra.

Pocos recuerdan que cuando la noticia de la muerte de Rózsa se esparció por el mundo, en el blog de “El Chacal” apareció la siguiente declaración: “El pasado jueves, el comandante Eduardo Rózsa Flores fue cobardemente asesinado por la policía boliviana, en medio de un burdo engaño político dos días antes de la cumbre de las Américas. Esa misma semana nos pedía que enviásemos a su familia numerosos ejemplares de  “Los papeles de Bolívar, con la última entrevista que le hicimos en vida. El Comandante Illich Ramírez Sánchez y yo mismo, Muhammad Abddallah, enviamos a su familia  nuestro más profundo pésame y respeto, y  nuestro rechazo a todos los que, por un puro interés político, intentan presentar al comandante Rózsa como un mercenario, un terrorista o un sicario de la extrema derecha. No existe nada más alejado de la verdad”.

Abddallah, portavoz de “El Chacal”, suscribía la declaración. Incluí otros detalles del episodio en un libro que recuenta parte de esta historia, presentado, bajo patrocinio de la Asociación de Periodistas de La Paz, a mediados de este año.

Los investigadores nunca se preguntaron cómo podía darse semejante amalgama. O Chávez estaba equivocado al declararse amigo de “El Chacal” quien, evidentemente, simpatizaba con las líneas políticas del líder venezolano, y por derivación con las del gobierno boliviano, con todo lo cual Illich, Rózsa y  los gobiernos de Venezuela y Bolivia compartían el mismo bolso de amistades ideológicas, o estábamos ante algo mucho más oscuro que ofuscaba una visión cabal de lo acontecido.

El hecho es que el presidente Chávez se interesó por la suerte de un compatriota y el 7 de este mes ordenaba a su canciller realizar las averiguaciones correspondientes y presentar toda la asistencia de las leyes venezolanas a favor de un compatriota.

“Yo no me voy a pronunciar por lo que él pudo haber hecho, pero nosotros, como Estado, tenemos obligaciones con cualquier venezolano que esté en proceso en cualquier parte del mundo sometido a cualquier dificultad, a cualquier proceso”, dijo el mandatario, citado por El Universal. Agregó que consideraba a Ramírez un revolucionario que luchó por la causa palestina. Casualmente, es la misma causa que apoya el gobierno boliviano. ¿Paradojas, no es verdad?

Chávez admite próximo paso: quimioterapia

Posted on Actualizado enn

Este sábado viaja a Cuba para la primera sesión

El presidente Hugo Chávez, quien hace sólo una semana retornó a Caracas luego de casi un mes entero en Cuba para tratarse de un cáncer, deberá empezar a recibir quimioterapia o radioterapia. Lo dijo el propio jefe de estado a comienzos de semana. No se trata una noticia fatalista. Al contrario, el jefe del estado venezolano empieza a hablar con más sinceridad a su pueblo. La quimioterapia, por lo demás, es común en el tratamiento de cáncer, y en muchos casos permite a las personas que lo tienen llevar una vida normal, aunque no del ritmo al que está acostumbrado el mandatario venezolano. “Es un cáncer -dijo- pero no como algunos quisieran”.

Y en la noche del viernes retumbó en las computadoras de los servicios informativos la noticia de que el sábado temprano partirá rumbo a La Habana para la primera sesión. Quedó aparentemente sin base la noticia dada por el diario Folha de S. Paulo de que había aceptado que el tratamiento se realizase en Brasil, en el Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo. (Una anotación de este fin de semana: Estoy seguro que la prensa brasileña -y las autoridades del país vecino, por supuesto- no dejarian de saber, y quizá hacer público, el tipo de cáncer que aflije al comandante. En Cuba, no. Quizá por eso ha preferido la quimioterapia habanera).

Chávez dijo que su tratamiento deberá pasar por la que denominó una “tercera etapa”.  Sólo tres días antes el ex vicepresidente José Vicente Rangel era citado por una revista colombiana asegurando que el comandante no requerirá de quimioterapia. La información dada por el propio Chávez provino de una entrevista telefónica para el canal oficial de TV. Las palabras de Chávez están incluidas en la página web del Universal de Caracas (www.eluniversal.com.ve).

“No es fácil. Hemos estado transitando por una primera etapa que ha sido exitosa”, afirmó, de acuerdo a la versión que ofrecía el miércoles El Nacional (www.el-nacional.com). Y estos días ha comenzado una segunda etapa, con supervisión y vigilancia constantes. Agregó que podría requerir de una tercera etapa, “que pudiera ser un poco más dura pero precisamente es para tratar de blindar al cuerpo de (con) nuevas células de este tipo, malignas, que amenazan cuando se anidan”.

El Nacional subraya que el presidente “no precisó cuándo comenzará esta tercera etapa” pero que “muy probablemente requerirá la aplicación de los métodos que se conocen”.

“Depende de la evolución…pero pudiera ser radioterapia o quimioterapia para atacar duro…con caballería, a cualquier posibilidad, cualquier latente que esté allí”.

La salud del mandatario venezolano ha enviado sacudones de intranquilidad a sus aliados de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), especialmente Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Chávez es el motor de esa alianza, que se interpuso en el camino hacia la zona de libre comercio continental que preconizaba Estados Unidos.

Todas estas semanas, pues, los ojos y oídos de estas naciones estarán sintonizados con Caracas.

Chávez en Caracas

Posted on Actualizado enn

El comandante Hugo Chávez está de vuelta en Caracas desde esta madrugada, pronto para asistir, pero no participar, de los festejos del bicentenario de la independencia de su país. Chávez no estará activo en el gobierno, aunque sí vigilante, de acuerdo a lo que dice su círculo más allegado en la capital venezolana.   “Aquí estoy pues, en casa y muy feliz!! ¡Buenos días mi Venezuela Amada! ¡Buenos días pueblo amado! ¡Gracias Dios Mío! ¡Es el inicio del Retorno!”. Fueron algunas de sus primeras palabras. Como en el mensaje del jueves por la noche, no hubo el grito de batalla de  “patria o muerte” sino sentidos gracias a Dios.

Su retorno no significa que se hubiera curado del cáncer que anunció el jueves por la noche en una alocución televisada desde La Habana, donde fue operado dos veces. Pero sí que se mantiene a la cabeza del gobierno que dirige desde  hace 12 años. “No creo que yo pueda acompañarlos en los actos oficiales mañana (el 5 de julio), pero estoy aquí y estaré con ustedes desde mi puesto de mando en el corazón de Caracas, aunque nunca me fui”, dijo.

Esta tarde se realizaba  una multitudinaria manifestación de bienvenida, frente al Palacio de Miraflores. Ante la multitud, desde el balcón  principal del edificio, Chávez dijo que estaba ante una nueva batalla  que la ganaría con el respaldo de su pueblo. “Les juro que ganaremos essta batalla”, dijo emocionado. Repitió una frase de Bolóvar. inscrita en el edificio del Banco Central de Venezuela:   “Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”. Dijo la misma frase un día de lluvia en Caracas hace una década, durante una de las elecciones que ganó, y hubo la peor mazamorra que recuerde Venezuela: casi toda la costa de La Guaira fue barrida y sepultada por el barro y murieron miles de personas.

El vicepresidente Elías Jaua anunció posibles cambios en el equipo ministerial del presidente, pero no dio ningún atisbo sobre cuáles serían las carteras afectadas ni cuándo se produciría el relevo.

Por lo demás, siguen valiendo los juicios expresados en la entrada anterior sobre las consecuencias posibles del viraje experimentado en la salud del mandatario.

Chávez, un factor mayor

Posted on

La desazón ha cundido entre los integrantes de la familia izquierdista Alianza Bolivariana da las Américas con el cáncer que ha atacado al presidente Hugo Chávez. De repente, entre los integrantes del grupo, inclusive Cuba, ha quedado en entredicho la seguridad que ostentaban cuando no había motivo alguno para dudar de una larga permanencia de Chávez a la cabeza del gobierno de su país. Esa seguridad incluía petróleo, apoyo externo, especialmente.

Un analista venezolano subraya que en el mensaje que dio a su país la noche del jueves, desapareció la palabra muerte.  Desapareció el lema “Patria o Muerte”. En efecto, sus palabras fueron:

¡Gracias Dios mío! ¡Gracias pueblo mío! ¡Gracias, vida mía!

¡Hasta la victoria siempre!

¡Nosotros venceremos!

La Habana, esta querida y heroica Habana, 30 de junio de 2011.

Desde la patria grande, les digo, desde mi corazón, desde mi alma toda, desde mi esperanza suprema, que es la de un pueblo: ¡Por ahora y para siempre viviremos y venceremos!

-0-

Yo agregaría que no sería raro que lo mismo ocurriera por otras latitudes y se empiece a ensalzar la vida. Pues Chávez, en su mensaje, glorifica la vida y agradece a Dios, algo no muy común entre los líderes bolivarianos.

Citado  por El Nacional, de Caracas, en su edición de este domingo, el analista Federico Welsh subraya que las palabras lentas y cuidadosas del mandatario podrían implicar un cambio de tono tratando de acercarse más al estilo de un estadista. “No va haber un gran cambio en el entorno político. Un gobierno incompetente no se vuelve competente de la noche a la mañana”, dijo.

Hay una coincidencia en los análisis que abordan el tema: el presidente Chávez no podrá mantener el ritmo que ha mantenido hasta ahora. Lo que significa cambiar de estilo de vida, que es lo que los médicos suelen recomendar, o delegar funciones a su vicepresidente, cosa que ni éste ni ningún funcionario del gobierno desea admitir.

La enfermedad del mandatario se ha convertido en una verdadera espina en el zapato de los gobiernos del ALBA (Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua). Ellos tampoco  podrán marchar al ritmo que desearían, al menos en sus relaciones con Venezuela.

No es implausible pensar que, dentro de Venezuela, el “factor Chávez” pueda desencadenar una pugna prematura por un  mayor control sobre las riendas del poder venezolano. Pero eso tampoco es fácil,  porque en la ecuación hay otro factor: Cuba, para la cual el líder venezolano es garantía de sobrevivencia. Chávez le lanzó el salvavidas cuando el gobierno cubano más lo necesitaba y su barco estaba amenazado con  naufragar tras la caída y desaparición de la Unión Soviética. ¿Puede quedar Cuba de brazos cruzados si el cordón umbilical que la une con Venezuela se debilitase? Son preguntas obvias en la cabeza de cualquier analista.

Una cosa es cierta: cualquier movimiento político deberá ser extremadamente cuidadoso, pues se juega con un explosivo que, si resultase activado, sus ondas se sentirían más allá de la propia Venezuela.

Ante un nuevo juego

Posted on Actualizado enn

La admisión del presidente Hugo Chávez de que padece de cáncer ha sacudido el tablero del ajedrez político venezolano. Él era prácticamente el único  jugador desde hace doce años. Su discurso de anoche fue  una conmovedora admisión de que se prepara a dejar las banderas que tuvieron en él a su  portaestandarte. Y, probablemente, entregarlas a otro antes que alguien las agarre por su cuenta. Como hizo Fidel en Cuba. Sólo que Hugo Chávez carece de la ascendencia que Fidel Castro tiene sobre la población cubana. No hay que  olvidar que a pesar de todo, Venezuela está escindida en dos partes prácticamente  iguales. Chávez confiaba en su relativa juventud para mantener bajo su puño las banderas de la que él llama “Revolución Bolivariana”, y se proclamaba heredero de Bolívar.

Su quizá momentáneo ocaso político ocurre cuando Venezuela está lejos de  haber logrado “sembrar el petróleo” y desarrollar una mínima autosuficiencia alimenticia; cuando está peleado con Estados Unidos, cuando otras naciones del hemisferio lo miran con recelo, cuando ya no provoca más aquella unanimidad que lo rodeaba al inicio de su mandato, al finalizar el siglo pasado, en fin, cuando su propio “proceso de cambio” ya no provoca el entusiasmo  que solía levantar entre los venezolanos y fuera de su país.

Es previsible sospechar que habrá una pugna interna que Chávez no podrá contener en la lucha entre los círculos inmediatos  para encaramarse en las mejores posiciones de poder. El destino le ha puesto una terrible zancadilla.

Los efectos de este movimiento del tablero se sentirán inexorablemente en Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, en ese orden, y tal vez en grado menor en Argentina y Uruguay y en todo el espectro de izquierda antiamericano, comenzando por Irán, que tendrá razones para sospechar que el eje que se había forjado entre Caracas y Tehrán carece de la perennidad que creía. A poco más de un año de las elecciones generales de 2012, habrá que determinar cuál será la fuerza de impacto de la crisis de Chávez. Por ahora son muchas cábalas, muchas las preguntas y ninguna respuesta cierta. Se ignora incluso el tipo de cáncer que lo ha afectado.

Mucho de lo que ocurra ahora dependerá de la capacidad de las fuerzas opositoras venezolanas de buscar y encontrar  una unidad compacta, que las muestre como una alternativa que pudo aprender de la experiencia fugaz de Carmona.  Al mando de la oposición en 2002, Carmona intentó eliminar de un plumazo todo lo hecho por Chávez y no dejar vestigios, desde las medidas económicas hasta el nombre que había asumido Venezuela como república bolivariana. Al contrario, eso consolidó a Chávez y revirtió su temporal derrota. Gran parte de la población venezolana se aterrorizó ante la sensación de tener al frente a una derecha pura, y  prefirió al teniente coronel de paracaidistas. El comandante paracaidista de los años de 1990 alcanzó todo el poder empujado por las desigualdades aberrantes que décadas de regímenes dictatoriales y democráticos no habían conseguido paliar a pesar de sus torrentes de petrodólares. El derroche de los ricos venezolanoa era una verguenza. Su campaña por volver a Venezuela menos desigual tuvo de su lado a millones de pobres de los cerros y villas miserias pero su afán de restituir el bolvhevismo, “a la latinoamericana” lo encaminó por un proceso autoritario que le puso a otros millones al frente.  Ahora en su lucha contra el cáncer estará sólo, pese a las grandes y numerosas manifestaciones de simpatía y solidaridad que reciba.

Chávez confirma que tiene cáncer

Posted on Actualizado enn

El presidente venezolano Hugo Chávez informó a su pueblo la noche de este jueves que tiene cáncer,  que exitosamente le hicieron dos cirugías y que ahora está en franco camino de recuperación. La noticia era sujeto de especulaciones desde hacía varios días, pero la confirmación por el propio mandatario, que lucía bastante más delgado, causó conmoción, eswpecialmente en  los países del Alba, del que Bolivia forma parte, al  lado de Ecu ador, Nicaragua y la propia Venezuela. Chávez no reveló detalles del tipo de cáncer que lo afectó, pero su anuncio desde La Habana, dicho de una manera tranquila, lenta y al parecer muy medida en cada palabra, dejó enmudecidos a muchos de sus seguidores. Se encuentra en la capital cubana desde la primera semana de junio, cuando iba a concluir una gira por varios países de América del Sur. No era posible predecir las repercusiones políticas que puede generar el estado de salud del mandatario. Fue muy interesante escucharlo dar gracias a Dios por el éxito que atribuyó a la segunda intervención, que le removió otras ramificaciones del mal que no han sido explicadas. Estos días estarán llenos de noticias sobre el dirigente venezolano y sobre su país, que comanda desde 1999.

Los primeros párrafos de su mensaje de 30 minutos:

Mensaje al pueblo venezolano.

“Yo espero mucho del tiempo. Su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados, y los acontecimientos futuros han de ser superiores a los pretéritos.” Simón Bolívar

-0-

El tiempo y sus ritmos, el tiempo y sus mandatos, el tiempo y sus designios, como está señalado en el Eclesiastés, me llevan hoy a leer este comunicado a la Nación Venezolana y a  la opinión pública internacional, muy pendientes como sé  han estado sobre la evolución de mi salud desde que hace varias semanas comenzó a dar muestras evidentes de deterioro.

Después de la excelente gira que hicimos por Brasil y Ecuador, entre los días 5 y 7 de junio próximo pasados, llegamos a la Cuba solidaria de siempre, para concluir la jornada con la revisión y firma de nuevos acuerdos de cooperación. Confieso que, desde el punto de vista de mi salud, sólo tenía previsto hacerme un chequeo en la rodilla izquierda, ya casi recuperada de aquella lesión de comienzos de mayo.

A lo largo de toda mi vida vine cometiendo  uno de esos errores que bien pudiera caber perfectamente en aquella categoría a la que algún filósofo llamó “errores fundamentales”: descuidar la salud, y además ser muy renuente a los chequeos y tratamientos médicos. Sin duda, qué error tan fundamental, y sobre todo en un revolucionario con algunas modestas responsabilidades  como los que la revolución me vino imponiendo desde hace más de 30 años. Sin embargo, ya en La Habana, cuando caía la tarde del  miércoles, 8 de junio, allí estábamos de nuevo con Fidel, con aquel gigante que ya superó todos los tiempos y todos los lugares. Seguramente no fue difícil para Fidel darse cuenta de algunos malestares que, más allá de mi rodilla izquierda, yo había venido tratando e disimular desde varias semanas atrás. Me interrogó casi como un médico; me confesé casi como  un paciente, y esa misma noche todo el inmenso avance médico que la Revolución  Cubana ha logrado para su pueblo, fue puesto a nuestra plena disposición, iniciándose un conjunto de exámenes, de diagnósticos.

Fue así como se detectó una extraña formación en la región pélvica que ameritó una intervención quirúrgica de emergencia ante el inminente riesgo de una infección generalizada. Eso fue el sábado 11 de junio, muy temprano en la mañana, algunas horas antes del anuncio que fue leído al país y al mundo, y que ha desatado tantas manifestaciones de solidaridad que no dejan de emocionarme a cada instante.

Luego de aquella operación, que en principio logró el drenaje del absceso, comenzó un tratamiento antibiótico intensivo con una positiva evolución, que trajo una notable mejoría. Sin embargo, y a pesar de la favorable evolución general, a lo largo del proceso de drenajes y de curas, fueron apareciendo algunas sospechas de la presencia de otras formaciones celulares no detectadas hasta entonces.

Comenzó, por tanto, y de inmediato, otra serie de estudios especiales citoquímicos, citológicos, microbiológicos y de anatomía patológica que confirmaron la existencia de un tumor abscesado con presencia de células cancerígenas, lo cual hizo necesaria la realización de una segunda intervención quirúrgica que permitió la extracción total de dicho tumor.

Se trató de una intervención mayor, realizada sin complicaciones, tras la cual he continuado evolucionando satisfactoriamente, mientras recibo los tratamientos complementarios para combatir los diversos tipos de células encontradas y así continuar por el camino de mi plena recuperación. Leer el resto aquí, en la página web de El Univesal de Caracas. También se lo puede escuchar aquí.