Bolivia

Un nuevo vendaval

Posted on

A menos de ocho meses del naufragio de la causa marítima en la Corte Internacional de Justicia, el país empieza a batallar ante un nuevo vendaval diplomático, con la presentación de alegatos y contraalegatos en torno a las aguas del Silala, que corren a más de 4.000 metros de altura en las tierras áridas y frías de la región fronteriza con Chile. Bolivia consideró históricamente esas aguas como un manantial dentro de territorio boliviano, en tanto que Chile, al asomar la disputa sobre la soberanía del curso, empezó a denominarlas como río, cuyo recorrido empieza en Bolivia para seguir un curso descendente y conformar el que llama “río internacional”. Para los bolivianos no fue la naturaleza, sino desvíos artificiales construidos por Chile en el recorrido de las aguas que durante muchos años alimentaron la maquinaria a vapor de los ferrocarriles del norte chileno, los que le dieron su configuración actual.

Chile elevó la disputa ante la Corte Internacional de Justicia hace tres años, cuando todavía arreciaba la zanjada el 1 de octubre del año pasado con el dictamen de que Chile no está obligado a negociar con Bolivia una salida al mar. El paso chileno vino tras el anuncio de autoridades del Gobierno boliviano de que se disponía a presentar una demanda ante la corte mundial. Chile no esperó y se adelantó. El pasado miércoles 15 entregó su réplica a Bolivia, que había contestado la demanda inicial con una contra-demanda. Nuestro país podrá replicar dentro del plazo que le fije la CIJ y, a partir de ahí, se juegan los descuentos, en un proceso que presumiblemente se extenderá hasta el próximo año.

La “ronda Silala” ha creado ansiedad entre diplomáticos bolivianos, algunos temerosos de que el país no esté lo suficientemente preparado como para emprender la nueva batalla. Ellos se consideraron sorprendidos por la demanda chilena, precipitada, según creen, por la ligereza de altas autoridades mucho antes de que acabase el pleito mayor.

La ansiedad creció ante declaraciones descuidadas del presidente Morales, quien en una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno hace unos días, dio a entender que Bolivia podría perder el nuevo pleito. Esa sensación surgió cuando subrayó que más agua entra a Bolivia desde la cordillera chilena que la que se va al vecino país por el Silala. “Mejor es dialogar”, dijo, y enigmáticamente agregó: “Ustedes imaginarán cómo serán los resultados”.

Para muchos, el presidente intentaba curarse en salud, pero sin medir la magnitud de su palabra como jefe de Estado. Una cosa es que haya sectores de opinión temerosos de los resultados del “pleito Silala” y tengan ideas semejantes, y otra es que el jefe del Estado las deje deslizar.

Óscar Ortiz, senador y candidato emergente de Bolivia dice No, cargó contra el Gobierno y anunció una ofensiva que empezaría con una interpelación legislativa oral al canciller “por el desastre de octubre y lo que puede pasar con el Silala”. “Nos están llevando a un nuevo desastre en La Haya”, previno.

Como es comprensible, el Gobierno también debe estar ansioso. Siente la diferencia entre los ánimos que circulaban antes del 1 de octubre y los que se sienten estos días, así como lo valioso de la enseñanza popular de no cantar glorias antes de la victoria o, quizá mejor, a lo irlandés: La lengua fue hecha para estar detrás de los dientes.

Anuncios

Los dichos sin consecuencia

Posted on

Del log del escritor Ovidio Roca, extraigo estos párrafos deliciosos:

CITAS Y NOTAS DEL PERIODO PLURINACIONAL

Mario Vargas Llosa: “En América Latina, gobiernos como los de Rafael Correa en el Ecuador, el comandante Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales en Bolivia se jactan de ser antiimperialistas y socialistas, pero, en verdad, son la encarnación misma del populismo. Los tres se cuidan mucho de aplicar las recetas comunistas de nacionalizaciones masivas, colectivismo y estatismo económicos, pues, con mejor olfato que el iletrado Nicolás Maduro, saben el desastre a que conducen esas políticas. Apoyan de viva voz a Cuba y Venezuela, pero no las imitan. Practican, más bien, el mercantilismo de Putin (es decir, el capitalismo corrupto de los compinches), estableciendo alianzas mafiosas con empresarios serviles, a los que favorecen con privilegios y monopolios, siempre y cuando sean sumisos al poder y paguen las comisiones adecuadas”.

CONOCIENDO EL PENSAMIENTO MASISTA

Citas de algunas declaraciones de dirigentes plurinacionales y otras que se les escapo cuando se chispotearon y que vale la pena mantenerlas presente y tomarlas en cuenta, pues reflejan sus afectos e intencionalidad.

Caudillos internacionales afines al MAS: “La primera lección es que si los pueblos no estamos unidos, estamos condenados a ser aplastados. Este es el eje fundamental que sostiene la lucha de estos grandes hombres: de Fidel Castro, de Hugo Chávez, de Ernesto Che Guevara, de Evo Morales, de Rafael Correa, de Dilma Rousseff o de Lula da Silva”. Capitán Juan Ramón Quintana.

Prioridades nacionales: “Como dirigente lo primero es lo primero, el binomio Evo Álvaro, lo segundo compañeros es el país, es el pueblo”. Huarachi ejecutivo de la COB masista.

Q’anachiri presidenciable: “Por los riesgos que tiene el país de pasar a manos de gente que no sabe administrar el Estado, tomé la decisión de cambiar de opinión y aceptar la invitación de la Central Obrera Boliviana y del presidente Evo Morales. Es una de las grandes deudas que tenemos, es una deuda de toda la generación actual que no ha tenido la capacidad de generar una nueva generación con la capacidad de conducir del país”.

“Adriana Salvatierra, Gabriela Montaño, Valeria Silva, Manuel Canelas… hay una nueva generación pero no para estas elecciones porque falta consolidar su liderazgo, su discurso y su propia compresión de la realidad boliviana. Yo quisiera (entrenarlos), a mí me encanta educar. Mi misión es educar”. Linera y los nuevos liderazgos del MAS.

Es con aval: Para ser autoridad, comandante en el Estado Plurinacional, los candidatos, especialmente los de la Policía, buscan el aval de los movimientos sociales. “No estoy rechazando, está bien. Pero no están pidiendo aval de la embajada de Estados Unidos, sino de los movimientos sociales, hay que saludar, entendemos”. Evo

Recetario cocalero: “Legalicemos el narcotráfico y de esta manera: Uno: tratamos a aquellos enfermos que sean adictos y Dos: terminamos con las mafias y con su poder, terminamos con la corrupción de estas mafias”. Iturri, Director de Contenidos de la red ATB.

Brillante estrategia diplomática: “Aquí quiero que sepan, más agua entra de las cordilleras de Chile a Bolivia, que más agua se va de Bolivia hacia Chile. Si es así la situación geográfica, mejor es negociar, dialogar. Si digo esto, ya ustedes pueden entender los resultados que pueda tener en La Haya”. Evo estratega diplomático.

Envidiosos opositores: “Son declaraciones prochilenas (del presidente) cuando nos dice que baja más agua de las cordilleras de Chile hacia Bolivia y que de Bolivia va menos agua a Chile. No podemos confundir las aguas que vienen o bajan de la cordillera con agua de Manantial. Nos están robando, durante más de 100 años, las aguas”. Barrientos Diputado por UD.

ovidioroca.wordpress.com

Tipnis: Un nuevo capítulo

Posted on

En pocos días más será  conocida la sentencia de un tribunal internacional en torno a acusaciones al gobierno del presidente Evo Morales, sindicado de violar ¨los derechos de la Madre Tierra¨. Todo apunta hacia una ratificación de la condena a los programas de colonización y la apertura de una carretera por  el corazón del lugar, cuyas obras fueron suspendidas hace ocho años ante la resistencia tenaz de los nativos y  pobladores del lugar que denunciaron la obra como un atentado contra la naturaleza y la forma de vida de sus pobladores.  

La ruta estaba proyectada para unir zonas fértiles de Beni y Cochabamba, pero para los lugareños era algo mucho más que eso: las obras facilitarían la expansión de las zonas dedicadas a la coca y, de hecho, promocionarían la cocaína. El fenómeno tiene raíces más profundas, que abarcan el desempleo,  la educación y la falta de oportunidades para vastos segmentos de la población boliviana. Pero un resultado inmediato se las obras sería aquel.

Los trabajos emprendidos por el gobierno, apoyados por colonos llegados al lugar, derivaron en una violenta represión de la fuerza policial en los claros de Chaparina, cerca de San Borja, cuando una marcha de cientos de pobladores del lugar se encaminaba hacia La Paz para exigir la suspensión de las obras de una carretera que partiría por la mitad el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure. Una marcha similar años atrás había llevado a la creación del Tipnis como parque nacional y área protegida.

De repente, cuando en el  lugar acampaban mujeres y niños, fueron emboscados y atacados por la policía. Hubo decenas de heridos, golpeados e  intoxicados con gas  lacrimógeno, mientras otras decenas huyeron hacia selva.  La fecha quedó marcada en la memoria de los  pueblos indígenas: 25 de septiembre de 2011.

Imágenes del ataque y de pobladores golpeados, amordazados y esposados, recorrieron el mundo y la percepción que había respecto al gobierno empezó a cambiar. Los trabajos fueron  parcialmente suspendidos pero para los pobladores quedó claro que el lugar, una de las zonas más fértiles de Bolivia, no gozaría nunca más de la seguridad que tuvieron los pobladores de antaño, ni el gobierno podría proclamarse defensor de la madre tierra y sus habitantes originarios sin que las imágenes de la represión en Chaparina lo interpelasen.

Chaparina fue un divisor de aguas en la relación gobierno-pueblos indígenas. Todavía más. Para muchos fue un un campanazo de alarma sobre el avance agresivo de las áreas destinadas a la hoja de coca y el peligro que representaba para zonas fértiles en el despoblado centro y nororiente boliviano.

A fines del año pasado, organizaciones del Tipnis denunciaron, en una reunión en la ciudad alemana de Bonn, que los derechos de la madre tierra eran todavía transgredidos por el gobierno, apoyados en la anulación de normas que protegían el lugar y que permitían obras sin estudios sobre el impacto que tendrían sobre el ambiente.

Un grupo  especializado vino a Bolivia en agosto para ver en el lugar las denuncias que habían  presentado delegados del Tipnis. El informe del grupo fue básico para la sentencia emitida por el tribunal, cuya lectura tendrá lugar este jueves.

Conclusiones resumidas del informe  han sido divulgadas mundialmente. Los miembros del tribunal han sostenido que hay una ¨evidencia suficiente¨ de deforestación en el llamado Polígono Siete, el área del Tipnis donde se concentran mayormente los sembradores de coca; la expansión de los sembradíos y la amenaza que se cierne sobre los ecosistemas de la zona, y multiples peligros para el medio ambiente en toda la región.

La lectura de la sentencia del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza será el capítulo más reciente de la epopeya de los pueblos indígenas por consolidar su dominio sobre sus tierras ancestrales. El acto ocurrirá a solo un par de días de la proclamación del presidente Morales para una nueva reelección.

Las ceremonia tendrá lugar en en el auditorio Julio Tumiri de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, en La Paz.

Otra vez ¨Por ahora¨, Maduro

Posted on

La vulnerabilidad bajo la que se mantiene el régimen de Nicolás Maduro, al que apoya el de Bolivia, quedó patente esta semana, con el alzamiento popular que desnudó el sometimiento del régimen respecto a quienes  lo sostienen: los militares, y a quienes los orientan desde Cuba. La embestida no  consiguió  llegar al epílogo y durante el resto de la semana continuaba instalada en las cancillerías la pregunta sobre la capacidad del régimen de soportar nuevas ofensivas.

Salvo la rebelión de principios de siglo que apartó temporalmente de la Presidencia a Hugo Chávez, el régimen no había enfrentado un alzamiento  con participación militar en acciones atrevidas. Oficiales rebeldes actuaron  en coordinación con el líder opositor y presidente interino  Juan Guaidó para liberar a una de las piezas políticas más valiosas de Maduro cuando pusieron en libertad  a Leopoldo López , el politico de Voluntad Popular que encabezó las manifestaciones populares de 2014.

La mayoría de los analistas subraya el silencio de más de 12 horas que mantuvo Maduro ante la rebelión que amenazaba con engullirlo. Solo se pronunció cuando estaba seguro de que saldría airoso de la prueba. Por ahora.

Haber liberado a López fue un golpe de efecto mayor pero la oposición, comenzando por Guaidó, no logró capitalizar esa acción. Maduro y los sectores de inteligencia que garantizan su permanencia en el Palacio de Miraflores actuaron de inmediato, pues ya parecían tener un plan para hacerlo. Es, incluso, probable que toda la trama hubiese estado controlada desde su concepción por los servicios de espionaje que lo apuntalan. Ha quedado  la sensación de que las piezas de la operación eran digitadas pot quiene están a cargo de la seguridad del regimen: Cuba y sus aliados del Medio Oriente. Dicen los analistas que de haber seguido  el camino de dar golpes calculados al régimen, Maduro habría perdido la partida pues más militares se habrían insubordinado hasta producir un quiebre de la unidad su alrededor.

En la nueva jugada mayúscula régimen de Maduro demostró que aún tiene de su lado  a la mayoría de los militares o que los tiene controlados. Fuentes de inteligencia insisten que éstos están condugidos y apoyados por los efectivos cubanos posicionados en Venezuela como piezas de control, conscientes de que con Maduro también se juega el destino de su país.

Dicen también los analistas que lo ocurrido estos días golpea fuertemente la confiabilidad de las fuerzas armadas como garantía de un régimen de derecho.

Esta verificación impondría un cambio de la doctrina militar que ha prevalecido en toda la región durante décadas. En Venezuela, la conducción principal del país es atribuída al régimen de Cuba, guiado por la necesidad de mantener su dominio sobre la rica nación petrolera. El objetivo de agarrar las riendas de control sobre Venezuela ha sido una vieja ambición geopolítica y económica de La Habana.

 Informes de diversas fuentes aseguran que Venezuela, pese a las angustias de su economía, ha seguido suministrando petroleo subsidiado a Cuba. Hasta hace pocos años, entregaba 115.000 barriles diarios, ahora reducidos a la mitad con la caída de la  poducción venezolana. Con todo, se trataría de varios  cientos de millones de dólares anuales que Cuba no podría pagar sin fuertes subsidies como los que le otorga Venezuela. Viene al dedillo la expresión de estar ante un acto de vestir a un santo desvistiendo a otro.

En cualquier parte, encoger el poder militar o anularlo traería traería ahorros considerables para metas fundamentales como  la educación y la salud.

Las normas legales en el continente suelen considerar a las fuerzas armadas como los garantes supremos de las libertades, pero el ejemplo de Venezuela evidencia que, como está concebida, la instuitución militar, no es ninguna garantía para ese fin.

Más bien, provoca envidia la fórmula de Costa Rica, donde una revolución a fines de 1948 suprimió al ejército y acabó con la inestabilidad política que agobiaba al país. Los recursos militares recibieron una dirección diferente y ahora es uno de los paises más prósperos  del continente.

Los analistas creen que un cambio drástico de dirección de las brújulas nacionales puede aproximarse con la reconducción en Venezuela, que parece cada vez más cercana a pesar de las ofensivas fallidas para doblegar a Maduro. Por eso, no es extraña la presencia de Rusia y China en el conflicto sudamericano, con el propósito de consolidar cabezas de playa en la región.

El riesgo es que eso derive en un conflicto mayor, pues Estados Unidos percibe que en esta partida se juega su papel de potencia dominante, al que no esta dispuesto a renunciar.

(jho) https://haroldolmos.wordpress.com

Todos contra Evo

Posted on Actualizado enn

 Harold Olmos  Periodista jubilado de la AP
Shane Hunt  Profesor emérito de Economía de la Universidad de Boston

Los candidatos opositores para la elección presidencial boliviana el 20 de octubre  empiezan a exhibir sus armas contra el candidato oficial, el presidente Evo Morales, quien busca reelegirse por cuarta vez y, si fuera posible, indefinidamente. Cumpliría así su promesa de gobernar “para toda la vida”, como dijo al asumir por primera vez, catapultado por quienes vieron en el  líder indígena una alternativa a gobiernos despectivamente denominados “neoliberales”, militantes del libre mercado. 

La pregunta que aún atenaza a muchos bolivianos es si Morales llegará a la elección y, más aún, si podrá gobernar sin agravar peligrosamente el riesgo de un colapso total del sistema democrático.

La credibilidad de los bolivianos en sus instituciones ha caído a uno de sus más bajos niveles. Después de algunos zigzagueos, el Tribunal Supremo Electoral dio aquella  fecha, dejando la impresión de obediencia a los dictados del presidente.

Semanas antes, Morales había sugerido que la fecha original del 27 de octubre debía modificarse, pues coincidía con elecciones presidenciales en Argentina y Uruguay, donde hay más 100.000 bolivianos aptos para votar. El volumen supera al de cualquier ciudad intermedia boliviana, pero eso no garantiza votos, pues la abstención en las más recientes elecciones fue superior al 70%, aunque el partido oficial fue el más votado.

La marcha electoral boliviana ocurre bajo un agudo declive del Socialismo del Siglo XXI, la corriente en la que Morales milita y que ha tratado de mostrar una faz diferente del comunismo de Brezhnev o Stalin, incluso de Cuba.  Pero ha estado distante de un pluralismo político auténtico y sus críticos dicen que no ha  logrado ocultar las tendencias autoritarias a  las que la corriente está  asociada.  

Los opositores a Morales creen contar con suficiente munición para convencer a  los votantes que descarten a Morales.

Carlos Mesa, expresidente (2003-2005) no deja dudas de que un escollo principal que Morales deberá sortear será el fracaso en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde  esperaba obligar a Chile a negociar un acceso soberano al océano Pacífico. Bolivia, entonces aliada con Perú, perdió su salida al mar en una guerra con su vecino (1879-1883).

Para Mesa, portavoz de la fallida gestión, las consecuencias “están todavía por dilucidarse”, una advertencia de que Morales tendría mucho que explicar. 

Otros presidentes bolivianos intentaron el siglo pasado abordar el tema y fracasaron, pero ninguno llegó tan  lejos como Morales. 

Aún no ha ofrecido una explicación detallada de  lo que ocurrió. Perdió el juego en todas las líneas  cuando el 1 de octubre la CIJ dictaminó que Chile no está  obligado a negociar con Bolivia un acceso al mar.  Morales desdeña las municiones políticas de sus opositores. Éstos, de su parte, no las ocultan.

Escuchen a Óscar Ortiz, 49 años, el rostro más joven de los presidencialistas bolivianos y figura ascendente en las encuestas que le aseguran siquiera un 8%, robusto frente al escuálido uno por ciento de hace pocos meses:

“Todas las esperanzas que generó (Morales) cuando llegó al poder han sido frustradas.  Los pueblos indígenas están abandonados y los defensores del medioambiente son atropellados. Las medidas del gobierno han servido para distribuir empleos, no para generarlos. No tiene más qué dar. No se dedicó ni a la educación ni a la salud, tampoco a generar empleos estables.  Se dedicó a una economía del consumo, que solo es alternativa de sobrevivencia, que asfixia al sector privado con multas, impuestos, sin que haya instituciones confiables a las cuales recurrir”.

Las críticas  de los candidatos empequeñecen comparadas con las que empiezan a manifestarse por la derrota en La Haya, que Ortiz y otros líderes bolivianos consideran como la peor de  la diplomacia boliviana. Les parece imperdonable que Morales se hubiese embarcado en buscar un nuevo mandato presidencial, en lugar de abocarse a reparar el daño causado.

El socialdemócrata Jaime Paz Zamora, 79, abanderado de un grupo de partidos, es también categórico y cree que la derrota ha sido un retroceso de 150 años para la diplomacia boliviana. La derrota ha sido tan aplastante que Paz Zamora cree que ahora se debe mirar con firmeza al Pacífico peruano, al Ilo, donde Bolivia posee un puerto libre, y esforzarse por orientar el comercio por las rutas fluviales hacia el Atlántico, a través de Puerto Aguirre y Puerto Busch. “Es el momento de un viraje decisivo hacia el oriente nacional y el Atlántico”, dijo.

Paz Zamora estuvo entre las primeras exautoridades consultadas por Morales sobre la cuestión marítima. Pero después se desmarcó y el año pasado rehusó sumarse a la delegación boliviana que escucharía el veredicto final de la CIJ en La Haya. Recientemente, Morales intensificó el fuego contra él al reavivar acusaciones de hace 30 años que lo vincularon con narcotraficantes.

Expresidente (1989-1993), en una entrevista para este artículo, dijo que proyectaba un cambio total en la  política exterior boliviana, empezando  por la “federalización de Bolivia” que implicaría una revolución, pues las decisiones relativas a las regiones emanarían de las propias regiones y no del Poder Ejecutivo basado en La Paz. Una iniciativa con la misma intención  a fines del siglo antepasado derivó en una guerra civil y determinó que Sucre perdiera la capital de la república y que ésta pasase a La Paz.

 Ortiz, en cambio, no cree que Morales tenga grandes propuestas para un nuevo período presidencial. “Parece que las ideas e iniciativas se le agotaron con fin del ciclo de precios altos de las productos que Bolivia exporta”. “Antes no tenía competidores en el exterior”, dijo. “Ahora sus mismos compradores, Brasil y Argentina, han desarrollado reservas de gas natural, que compraban mayormente de Bolivia. Además, nuestras reservas se agotan por falta de inversiones en exploración, y pronto tendría que importar para cubrir nuestras propias necesidades”, dijo.

Mesa ha sido el único en hacer un mea culpa asumiendo su responsabilidad en el fracaso marítimo. Morales no lo hizo así como tampoco ninguna de las autoridades que lo acompañaron en la gestión. Sus cancilleres han cerrado la boca herméticamente, y están ante una cuenta que parece momentáneamente congelada. 

Mesa, al recapitular las jornadas en La Haya, asegura que Bolivia no  se resignará a  la inacción en la cuestión marítima. “Vendrá otro tiempo para encontrar caminos renovados en busca de este objetivo irrenunciable”, dijo. 

Ese nuevo tiempo parece tener un capítulo importante en la campaña electoral que empieza. Página Siete, 28 abril 2019


Como en ¨Las mil y una noches¨

Posted on Actualizado enn

Cuando hace unas semanas  el presidente Evo Morales dijo que admiraba las telenovelas turcas, sorprendió a gran parte de la audiencia en la ceremonia en la sede del gobierno turco. Algunos se sonrojaron. ¿Era una expresión sincera pero sin cuidado por las normas  protocolares o solo un halago innecesario a su anfitrión, al presidente turco Recep Tayyip Erdogan? En cualquier escala era una situación embarazosa que se agregaba a la serie que el presidente acumula desde que llegó a  la presidencia hace casi 14 años.

En un escenario distinto y con una audiencia informada, la admiración que el presidente Evo Morales expresó sobre las telenovelas turcas habría provocado simpatías. Porque al mencionar las telenovelas turcas  podría haber estado refiriéndose al crecimiento exponencial que ese sector turco ha tenido estos años. En poco más de una década, las telenovelas turcas han desplazado a las de Brasil, México y Argentina que antes reinaban supremas en horarios privilegiados de las emisiones televisivas del continente.  El público en esta región del mundo hacia las telenovelas turcas solo crecre.

De acuerdo a los recuentos de la entrevista divulgados por la prensa boliviana, el anfirión, presumiblemente sorprendido, apenas sonrió y gesticuló un ¨gracias¨.

Pregunté a una amiga sobre el entusiasmo que parece existir con las telenovelas de aquel país para que el presidente las hubiera mencionado en una visita de estado, y me dijo sin ambages que ella y la empleada que le ayuda en tareas domésticas no pierden un capítulo, generalmente en los horarios estelares de TV. ¨A la hora programada, corremos y nos sentamos frente a la TV y no hay quien nos mueva¨, dijo.

Turquía ahora ocupa el segundo lugar en las exportaciones mundiales de ese rubro, solo después de Estados Unidos. Fruto de sus telenovelas transmitidas en más de 60 países, Bolivia entre ellos, Turquía embolsilló el año pasado entre 350 y 500 millones de dólares. 

Cifras aparte, hubo quienes en la audiencia esperaban que el Presidente Morales mencionase también algo menos mundano y aludiese a algúna obra destacada de la literatura turca, con un ejemplar que figure entre los obsequios al dignatario y anfitrión. No hubo  siquiera una mención  a Orhan Pamul, Premio Nobel de literatura en 2006 y ahora uno de los grandes exponentes de la literatura turca.

Todo habría quedado para el próximo encuentro, quizá en La Paz o en Santa Cruz, en una continuación del capítulo, como lo habría hecho Schehrazade para entretener al sultán y ganar una noche más de vida.

Fue una una notoria omisión atribuíble a los asesores del presidente, que puede haber estado correcto al profesar admiración por las obras televisivas de Turquía pero, que desprovista de otros ejemplos y de toda mención a la literatura turca, se volvió una referencia impropia. O, cuando menos, incompleta, pues tampoco habló de ¨estrellas¨ del espectáculo televisivo turco como ¨Cuestión de Honor¨, ¨Esposa Joven¨, ¨Tormenta de Pasiones¨ o la quinta esencia de las obras de esa región del mundo, ¨Las mil y una noches¨, todas citadas en referencias de la internet al espectáculo telenovelesco turco.

Antes llenas de sexo, rock & roll y escenas picantes, desde hace  algunos años la industria  televisiva turca reorientó el timón y ahora muchos se quejan que las telenovelas han tomado una cultura de violencia.

Puede ser solo una coincidencia, pero el cambio también ocurrió cuando las exportaciones turcas empezaron a destacarse en otro rubro, contra el que hay apuntadas reservas morales en todo el mundo, pero inmensamente más rico e impulsor de tecnologías sofisticadas, empleo  y de ganancias millonarias: el sector militar. Las exportaciones turcas de este rubro le han permitido ingresos de unos 1.700 millones de dólares anuales en el ultimo bienio, nada mal para la décimo séptima economía mundial.

La mayor crítica en Bolivia  vino de la diputada de oposición Jimena Costa. ¨Tenemos un Presidente que le gusta viajar. Pero eso no es política exterior¨. ¨Esta es una constatación, dijo, que Evo Morales no gobierna. Porque entre los viajes y partidos de fútbol, si además tiene tiempo para ver novelas turcas, queda claro que no le queda tiempo parta gobernar¨.

Como casi siempre, no hubo comentarios de las autoridades a esa crítica.

El Deber, 28 de abril de 2019

  • P.S.La consistencia y honor a lo afirmado obligan a líderes y personalidades de una sociedad. Hace siete años, este blog registraba afirmaciones del presidente en las que decía que una de las causas primarias de los divorcios, que destrozan matrimonios y arruinan familias, eran las telenovelas y el trago. Lo dijo Erbol, que hizo pública la afirmación el 16 de junio de 2011. Si un día cambia a las personas, imaginen siete años (a partir de entonces) en la Presidencia.

(jho) https://haroldolmos.wordpress.com

En la ruta angosta

Posted on

Nicolás Maduro ha conseguido equilibrarse al borde del vacío,  por la renuencia del Grupo de Lima a endosar y menos propiciar una intervención militar, y apor el desinterés de Estados Unidos en una solución armada cuando empieza a tomar cuerpo la campaña que definirá si Donald Trump continúa con las riendas del país o si las urnas le dicen que las entregue a alguno de la docena de demócratas en la fila de aspirantes a la candidatura presidencial.

La pausa ha traído cierto alivio a la borrasca que ruge sobre la patria de Bolívar y Sucre, pero las angustias diarias que aquejan a la mayoría de las familias venezolanas no dan tregua. Quienes logran tener comunicación con diferentes partes de Venezuela reportan que desde las planicies andinas de Mérida y San Cristóbal hasta las costas de Puerto La Cruz se percibe un aflojamiento momentáneo de la tensión que hace solo unos días abrazaba a todo el país.

No es que esté en curso una supresión de la campaña  para la salida de Nicolás Maduro del gobierno, así como de su partido, el Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Los observadores notan que el aparente distensionamiento es como brasas encendidas que están listas para retomar vigor en cuanto cualquier brisa levante llamas y las llamas se vuelvan a expandir. ¨El olor a pólvora es todavía fuerte y denso¨, al decir de un amigo que esta semana retornó de los llanos occidentales.

Las penurias en las que se debate la mayoría de los venezolanos se mantienen. El servicio de energía no está garantizado en ninguna parte (este fin de semana, la mitad de los estados venezolanos confrontaba problemas con con la energía que fluía de modo intermitente).  Fuera de los centros urbanos de las ciudades más pobladas los apagones continuaban, lo mismo que la escasez de alimentos, agua  y medicinas. Vivir bajo la oscuridad se  había convertido en hábito para muchos venezolanos. No es casual que el régimen haya decidido extender por toda la semana el feriado religioso de Semana Santa, que teóricamente acabó el domingo.

La aparente tregua permite al régimen prepararse para nuevas embestidas, pero a la oposición y a la mayoría descontenta con el régimen le facilita retomar impulso para las jornadas que vendrán.  Las fuerzas que apoyan al régimen parecen ahora conscientes de que en el largo plazo (cuestión de meses) acabarán avasalladas, pero deben preparar un camino para evitar su aniquilamiento.

El problema es que no les queda demasiado tiempo. Las sanciones impuestas por los países liderados por Estados Unidos empiezan a morder a la economía cada vez con más fuerza. La producción de petróleo llegó a fines del año pasado a poco más de 730.000 barriles diarios, solo un tercio de lo que el país bombeaba hace tres años. En cuestión de pocos meses, el volumen podría caer a apenas medio millón.  Eso se traduce en menos dólares para comprar, en un ajuste extraordinario que, de acuerdo con diversas fuentes, empieza a sentirse también también con fuerza en los cuarteles.

Los analistas observan una paradoja: la baja vertical de la  producción petrolera venezolana ha contribuido a elevar los precios que esta semana estaban instalados en 65 dólares por barril de la mezcla venezolana y presionaban  por la marca de 70 dólares por barril. Esto creaba un clima de euforia entre los exportadores, especialmentre Irán, Arabia Saudita y todos los productores del Golfo Pérsico.

Para las arcas venezolanas era como ver pasar la torta frente a las narices, pues las represalias sobre los que comercien con el régimen venezolano se hicieron patentes a mediados de mes con el bloqueo a barcos que intentaban  transportar petróleo. El mensaje fue claro: Nadie debe osar transgredir las sanciones impuestas por Estados Unidos sin afrontar consecuencias. Eso llega también a Cuba, que recibe de Venezuela la mayor parte de su consumo, pero no se conocen aún los efectos de la medida.

El camino por el que se mueve la dictadura de Maduro luce cada vez más angosto. Ni la presencia rusa y china ni las demostraciones de apoyo militar han logrado persuadir ni a Estados Unidos ni al Grupo de Lima para que disminuyan la presión que sofoca a Maduro.

Este cuadro tiene reflejos sobre los únicos aliados de Maduro en el continente: Bolivia y Nicaragua además de Cuba. Cuba coinvive con el aislamiento hace décadas, en tanto que para Nicaragua el efecto es menor por encontrarse en un itsmo geográficamente apartado del continente sudamericano. En cambio, para Bolivia es una advertencia de lo que debe evitar: No puede ni debe aislarse, menos aún por razones ideológicas con un régimen al que las que la mayoría de  la población rechaza.

(*) https://haroldolmos.wordpress.com