Bolivar

Desde bases colombianas operan los supertucanos

Posted on Actualizado enn

Columna global por TED Cordova-Claure/Corresponsal en USA

Havelock- Como para encubrir el chasco de su intervención en la reunión de Unasur en Bariloche, el presidente Evo Morales hizo difundir la noticia de que Bolivia compraría aviones de combate fabricados en Brasil.

De ese modo también quería demostrar a la opinión pública que con los “supertucanos” a-29 cubriría el gran vacío de equipo para luchar contra el narcotráfico producido por su tozuda e innecesaria pelea con Washington, el gobierno que, en fin de cuentas, mejor ayuda a la empobrecida Bolivia.

Este episodio de Bariloche-Colombia, donde, una vez más, Morales demostró su patética desubicación e ignorancia en temas de la geopolítica global, asunto que tiene preocupados y avergonzados a los bolivianos, sobre todo en aquellos que habían mostrado  esperanzas en la novedosa alternativa de un presidente indígena.

En Bariloche, Morales quería condenas y denuncias contra Colombia por permitir bases norteamericanas. El presidente de Brasil, nación donde se fabrican los supertucanos, le pidió moderación. Esos aviones, dotados de misiles “piranha” son muy efectivos en la contrainsurgencia. Con un Supertucano la fuerza aérea colombiana destruyó el 2008 un campamento de la narcoguerrilla FARC que se escondía en territorio ecuatoriano. Ese avión de fabricación brasileña, que ya lo tienen otros países, como Chile o Indonesia,  no le conviene a la mafia del narcotráfico, porque sirve para destruir fábricas clandestinas en la selva amazónica y, desde luego, opera desde las bases de soberanía colombiana. /BIP

www/tedcor.com

Evo cambia un imperialismo por otro

Posted on Actualizado enn

Columna Global por Ted Cordova-Claure/Corresponsal en USA
Havelock, USA – Después de patearle la canilla insistentemente al imperialismo yanki, Evo Morales se entregó al imperialismo brasileño.
En un solo mes, el gobierno de Morales cedió parte importante del agua fresca andina, al vecino Chile, mientras, en diversos niveles culturales, Bolivia perdía la paternidad del tradicional baile folclórico La Diablada y desaparecía la candidatura del Lago Titicaca, como maravilla de la naturaleza.
Los acuerdos que con sutileza paternal le impone Lula da Silva a Evo podrían replantear la situación geopolítica de Bolivia en Sudamérica otra vez.
Desde luego, está el negocio del gas, pero más dentro de los ajustados términos de Petrobras y de la política energética de Brasil, que ahora tiene importancia global y es respaldada por el gobierno de Obama.
En cuanto a que Brasil cubrirá el vacío del suspendido acuerdo comercial con EE.UU., es otro asunto relativo. Se trata de un compromiso dependiente de lo que Bolivia haga en la lucha contra el narcotráfico. Y el gobierno de Evo sigue fomentando una alta producción de la materia prima de pasta y clorhidrato y convierte a Bolivia en una peligrosa nación paria, objetivo potencial de intervención. Y en ese caso, que lleguen los marines o los fuzileiros, no hace mucha diferencia…./BIP