Avión

¿Dónde está el piloto?

Posted on Actualizado enn

Recuerdo que hace muchos años, un periódico muy rico y de gran circulación, decidió cambiar de residencia: construyó su propio edificio y ordenó una de las imprentas más modernas de la época. Una vez el edificio estaba acabado y la imprenta en el puerto, trajeron la maquinaria. Pero resultaba que quienes construyeron el edificio no habían calculado ni el ancho ni el alto de la imprenta. No había manera de llevarla al lugar que se le había destinado si no se reformaba parte de las estructuras del inmueble. La inauguración tuvo que ser aplazada por varias semanas, entretanto se realizaban las correcciones. Algo parecido tenemos en casa.

El avión presidencial, el nuevo, aterrizó hace casi un mes, y concitó el orgullo de su principal ocupante. Fue una compra directa, no licitada, y pagada al contado: 38,7 millones de dólares. Pero no hay piloto para volarla si n un previo entrenamiento, de uno o varios pilotos y la tripulación. El avión es demasiado sofisticado para nuestra infraestructura aeronáutica.
En otros tiempos y en otro país, esta situación habría llevado a interpelaciones, destituciones, sendas averiguaciones sobre cómo fue adquirido el avión y quiénes negociaron la operación. Aquí no se ha escuchado aún ninguna voz oficial.
Si esto ocurre con un avión que debía ser garantía para la seguridad presidencial, pensemos en otras adquisiciones. La fábrica de papel, por ejemplo, pagada al contado (20 millones de dólares) y que debía estar funcionando hace más de año y medio.
Supongo que hay bolivianos que exigen una explicación.