¿Hacia otro camino?

Posted on Actualizado enn

El fin de la era Evo Morales trajo de inmediato una estela de renuncias de al menos 40 altos funcionarios en las primeras  horas de conocida la decisión del mandatario y del Vicepresidente Alvaro García Linera, y subrayó la magnitud del vacío surgido en Bolivia tras casi 14 años de gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS). Es el libretto que corresponde a un cambio de gobierno luego de casi tres lustrous.

En las próximas horas pueden surgir aún más dimisiones, pero  un impacto al menos similar ha ocurrido en el área  del Socialismo del Siglo XXI, que pierde una pieza fundamental en el medio de América del Sur. Es  una amputación muy grande y sus  consecuencias deben manifestarse también fuera de las fronteras bolivianas.

Tras la muerte de Hugo Chávez (Venezuela), las derrotas de los gobiernos de izquierda en Chile y Argentina (el nuevo mandatario peronista aún no ha jurado al cargo), han restado fuerza al movimiento que al principio parecía destinado a  la estructurar una URSS Latina, proyecto que ahora agoniza. Su mayor expresión la tiene la formula tibia encarnada por Andrés Manuel López Obrador, en México.

El gobierno de Morales expresó una necesidad social y política sentida en Bolivia, donde se había dado, a mediados de siglo, una fuerte corriente nacionalista, frenada por unas sucesión de regimenes militares que acabaron abriendo la fuerte corriente democrática aún en curso. Uno de los principales beficiarios de la corriente democrática que emergió del ciclo militar fue el Movimiento al Socialismo que encumbró a Morales.

Una de las grandes fallas que llevaron al fin del regimen que presidia Morales fue haber pretendido instaurar un regimen sin fin y con trampas.   Electo en 2005 por una marejada provocada por gobiernos de consenso, constituidos por partidos interesados en obtener tajadas de poder (cargos bucráticos y tajadas de negocios con el estado), Morales prometía, por fin, una manera diferente de hacer política.

Pero al cabo de pocos años, cayó en los mismos vicios que lo habían catapultado al poder. La imagen de honestidad  que buscaba proyectar, fue desdibujada por la mala administración y negociados que, combinados con una inmensa impreparación y carencia de valores del sector que nunca  había accedido al gobierno, acabaron ahogándolo.

La imagen de deshonestidad acabó cubriendo a la administración y casos imposibles de creer solo poco tiempo atrás volvieron una caricatura las promesas de honestidad y eficiencia. Es el caso del Fondo Indígena, una institución fundada en los recursos destinados a los más pobres, que creyeron que sus pequeños ahorros podrían convertirse en viviendas, terrenos, electrodomésticos, un automóvil o materializar esperanzas de mejor educación. Gran parte de los recursos acabó en cuentas bancarias particulares. Aún se desconoce si los responsables, muchos pertenecientes al círculo de amigos y parientes de Morales, han recibido los castigos que dicta la ley.

Y el fraude inocultable en la elección de hace tres semanas.

Cada historia parece un relato de ¨Rebelión en la granja¨, la novela épica de Eric Blair, George Orwell como escritor, en la que los animales, en aras de un futuro mejor, toman la granja donde trabajaban como esclavos. Ese futuro nunca llega y deciden  tomar ellos mismos la conducción del negocio. La administración queda a cargo de los cerdos. La novela acaba con los cerdos brindando con whisky con los propietarios expulsados, y la mirada triste de los animales que desde los ventanales perciben la traición.

El capítulo que acabó este domingo  no tiene parangón histórico. Cubrió todo el territorio. No hubo rincón que no se pronunciara con marchas y concentracoiones cívicas. Nunca ví algo semejante. Fue un movimiento pacífico generalizado y  con solamente cuatro víctimas fatales: dos jóvenes muertos a mansalva en Montero y los otros dos en bloqueos.

 Las cuatro muertes  han sido atribuidas al MAS, pero los casos están aún bajo investigación. Su similitud con la revolución árabe es inexacta, pues aquí, hasta el domingo por la noche, predominaba su aspecto cívico y pacífico, salvo algunas acciones desacertadas como la quema de las viviendas de algunas autoridades, incluso, decían los noticieros de TV, del rector de la UMSA y ex Defensor, Waldo Albarracín, a cargo0 de huestes del MAS.

Es todo para esta nota de domingo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .