Torbellino

Posted on Actualizado enn

Estos días se escucha con frecuencia afirmar que los regímenes autoritarios no se van del gobierno con votos. Se van a la fuerza. Mucho más si a su alrededor se ha levantado un gran cerco que han hecho creer al líder que todos los sectores populares lo idolatran, incluso empresarios privados y banqueros le dicen que es imprescindible, que sin él sobrevendrá el caos, incluso desaparecerán la luna y el sol. Quiere solo ¨un período más¨ después de tres consecutivos con un total que, por ahora, son 14 años.  Eso implica que la sociedad civil debe organizarse para asegurar el respeto a las vías democráticas.  

El presidente Evo Morales dijo anoche que no reconocería victoria que no sea la propia y que esperaría el conteo de todos los votos, que hasta esta mañana había llegado al 83 por ciento. Eso significaba esperar unos dos o tres  días más, pues hay votos remotos en la selva amazónica y en el altiplano que supone que lo favorecerán,  lo que evidenciaba su inclinación por la confrontación:  ¿aceptará perder?

Bolivia vivía estas horas momentos de alta tension, como anticipo de un torbellino político.

En todos estos años el presidente y su Partido repitieron machaconamente el concepto plrinacional, pero ahora cuando llega la hora suprema de la prueba, se resiste a aceptar derrotas. Plurinacional implica también transferir el poder, en un marco democrático con predominio de la mayoría

La posición, que huele la hipocresía, estaba bajo análisis en las principales cancillerías del continente. El presidente que ha favorecido la confrontación cuando estaba seguro de ganarla, nunca sospechó que gran parte del país se votaría contra sus metas reeleccionistas.

¨Ganamos una vez más¨, proclamó el domingo en la noche.  ¨Vamos a esperar el ultimo escrutinio. Confiamos en el voto del campo¨. Su rostro exteriorizaba cierta verguenza por no haber ganado, hasta ese momento, la primera vuelta.

Parte fundamental del problema que vive Bolivia es que hay bastante más en este juego que el que representan el propio presidente y su partido. Es que está en juego un gran esquema politico mundial que incluye a Cuba, Nicaragua y Venezuela en el hemisferio.

Si el presidente Morales tuviera que ceder la presidencia se debilitarían, Venezuela (aún más) lo mismo que Nicaragua y Cuba. Eso equivaldría a una hecatombe para  la izquierda mundial.

Así como los movimientos izquierdo-comunistas corrieron en 1990 para organizar el Foro de Sao Paulo cuando la izquierda mundial se desplomaba con el derrumbe de la Unión Soviética y sus satélites, ahora tratan de proteger a Morales. Como las patas de una mesa, su separación del gobierno, desequilibraría todo. La mesa no podría sostenerse firme y todo el movimiento internacional quedaría gravemente afectado.

La elección democrática es la mayor amenaza para las dictaduras. En Cuba hay elecciones, pero solo con candidatos designados por un Consejo de Estado, cuyos 31 miembros pertenecen al Partido comunista.  Cuando hubo elecciones libres para designar a la primera asamblea nacional en Polonia,  el PC ganó solo uno de los 100 escaños del cuerpo legislativo. Fue el campanazo al que siguió la caída plena de la Unión Soviética.

El capítulo que vive Bolivia aún no ha alcanzado un desenlace. En la mejor hipótesis, vendría una nueva elección el 15 de diciembre.

Actualización vespertina

En medio de una tension política creciente en todo su territorio, Bolivia continuaba sin conocer los resultados finales de la elección del domingo, con dos líderes reclamando Victoria para sus candidaturas. De la corriente Socialismo del Siglo XXI Evo Morales, quien resiste la posibilidad de medirse con Carlos Mesa en una segunda Vuelta, parecía al borde de proclamarse vencedor de la contienda, que le permitiría mantenerse con las riendas del país por un quinquenio más, fuera de  los 14 años que lleva conduciendo a Bolivia. Mesa, favorito para la segunda vuelta si Morales no logra vencerlo de manera categórica en la disputa electoral cuyo escrutinio aún  está indefinido, confía en doblegar al líder tropical-cocalero.

El arma principal de Mesa, a quien el propio Evo designó portavoz de la demanda marítima de Bolivia ante Chile, disputa sesquicentenaria ganada por Chile el año pasado en La Haya, sería su capacidad oratoria y su dominio de historia boliviana, frente a la retórica sindicalista de su rival.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .