Mes: mayo 2019

Dilemas de la reelección

Posted on Actualizado enn

Shane Hunt (New York) y Harold Olmos (Santa Cruz de la Sierra)

Primero, el anuncio parecía tan bizarro que desafiaba  la lógica. El Secretario General de la OEA, un diplomático cuya figura pública estaba definida por su defensa férrea de los valores democráticos, que había expresado fuertes críticas al presidente Morales por  conculcar esos valores al desafiar el referendum del 21 de febrero, y enemigo jurado del régimen de Maduro, vendría a Bolivia en un contexto que brindaría asistencia máxima al presidente Morales en sus ambiciones reeleccionistas.

Era la pura verdad.

Analistas y ciudadanos de la calle en La Paz y Washington se rascaron la cabeza preguntándose qué pasaba. Las discusiones en ambas capitales parecen haber alcanzado la misma conclusión: Hubo un quid pro quo. El rédito inmediato del presidente Morales resultó obvio: beneficio de su imagen internacional, y popularidad  interna para su campaña por la reelección. Pero a cambio de ese quid, ¿cuál era el quo para Almagro?

La idea en ambas capitales oscilaba entre dos posibilidades: Una y la más obvia era que aseguraría el apoyo de Bolivia a su propia campaña para reelegirse en el cargo y que Bolivia invitaría a un equipo  de monitoreo para observar las elecciones del 20 de octubre.  ¿Era esta una gran concesión de Morales o una gran victoria para Almagro?

El día de la elección habrá sin duda observadores para comprobar la limpieza y honestidad del proceso. Si hubiere cualquier fraude, habría ocurrido de antemano, con la descalificación de algún candidato, para no mencionar la calificación de uno de los candidatos rechazado por un referendum nacional.

Estos antecedentes suelen, sin embargo, ser parte del informe del grupo observador, de modo que uno debería esperar o que el informe equipo sea negativo o que el gobierno  tenga que cambiar radicalmente su estrategia. Con el control absoluto del Poder Judicial y de las instituciones electorales, tendría que renunciar al uso del poder y abrirse a la posibilidad real de perder la elección.

Alternativamente, podría hacer lo que deba para ganar y prepararse para un informe negativo de los observadores. Después de todo, el informe vendría después de haber vencido la elección. ¿Cuán dañino sería eso?

Respuesta: Nada sería tan dañino como perder la elección.

Algunos objetarían que la lección de Venezuela es que una elección fraudulenta persigue a los perpetradores. Debería notarse, sin embargo,  que en Venezuela hubo escasas reacciones negativas de  la comunidad internacional al momento de la elección. El revés ocurrió solo en la posesión, cuando Maduro siguió la tradición de invitar a los presidentes vecinos como huéspedes de honor, sin percibir que al invitarlos los hacía cómplices de un fraude electoral. Eso no les gustó.

La lección nos lleva formular una nueva regla política: Si usted vence una elección con fraude, que su posesión sea modesta.

Pensar así llevó a varios observadores a concluir que Almagro hizo un mal acuerdo, o que pretende más de Morales. Y eso no podría ser otra cosa que el apoyo firme de Bolivia a su propia campaña para ser relecto para ser reelecto como Secretario General de la OEA.

Este  reproche, especialmente si involucra el voto de Bolivia,  representa un drástico cambio para ambos líderes. ¿Pueden convencer a su gente que hicieron lo correcto?

Para el presidente Morales no sería un problema. Hay pocos masistas tan enfocados en las relaciones internacionales como para resentirse por confraternizar con un enemigo de Maduro como Almagro. El rédito de la reelección es tan obvio como para aplacar cualquier aprehensión.

A primera vista, el problema  podría ser más grave para Almagro, pero comentaristas en Washington sugieren que no.

Los apoyos más firmes de Almagro  -Estados Unidos y el Grupo de Lima- resultan de su liderazgo contra el régimen de Maduro, y quieren que continúe como Secretario General. Si lograrlo require cierta elasticidad moral con Bolivia, pues que así sea.

El apoyo de Estados Unidos parece sólido, si bien las acciones de Almagro van directamente contra una resolución reciente del Senado que planteó a Morales no recandidatearse sino seguir el mandato de la constitución boliviana.

Empero, la resolución del Senado, aun con buenas intenciones, no está conectada con los engranajes del poder en la política exterior estadounidense. Esto es visible en la política exterior, ahora administrada por una Casa Blanca habituada a las ventajas de corto plazo, al parecer sin mayor guía de principios morales. Conclusión: Almagro no recibiría un revés de la derecha por aliarse con la izquierda en Bolivia.

Apoyado por Estados Unidos y otros países, Almagro debe haber hecho sus cálculos y entiende que el voto boliviano puede serle fundamental.

Cada uno de  los 34 estados de la OEA representa un voto y Almagro necesita de 18 para asegurarse la reelección. Los países del Caricom, casi todos pequeños y anglófonos, suman 15 y se los presume contrarios a Almagro, en parte como recipientes de la ayuda  petrolera de Venezuela, y en parte porque Almagro ha criticado las elecciones realizadas por algunos de ellos.

El Grupo de Lima suma14, de los cuales dos (Guyana y Santa Lucía) son también parte del Caricom y se presume que apoyarían a Almagro. Los demás no son de ningún grupo. Estados Unidos y Venezuela (representada por partidarios de Guaidó) votarían por Almagro. Uruguay y Nicaragua lo harían contra. Los tres restantes estarían sentados en el muro: Ecuador, el Salvador y Bolivia.

Así, el problema principal de Almagro, serían los países del Caricom. En tamaño, comparados con sus vecinos, son como  un ratón. Pero ahora los ratones rugen. Como resultado, Almagro ha ido al encuentro de Chapare con la sonrisa congelada en el rostro, pese al rechazo  indignado de líderes opositores a su presencia en Bolivia, y al repudio general a las piruetas de opinión del líder hemisférico que hasta poco antes denostaba la reelección de Morales.

Cualquier acuerdo entre los dos, explícito o implícito, se enmarcaría en todos estos antecedentes.

A estas alturas, nadie apostaría a que Morales vaya a alejarse de Maduro y acabe votando con Almagro.  Pues tras recibir de  la OEA fuerza para su candidatura, Morales puede decidir continuar al  lado de Maduro y acabar, al final, votando contra Almagro, cuya permanencia en el cargo solo estará decidida a mediados del próximo año, mucho después de las elecciones bolivianas.

Es probable que, entretanto, Almagro se inhiba de criticar a Morales. Si en el interim los activistas del MAS se descontrolan, estará ante un terrible dilema:  denunciar o guardar silencio.

Cualquiera que sea el curso de la cuestión, luce claro que, siquiera  por los próximos meses, la democracia boliviana será como el cordero destinado al sacrificio. El efecto del encuentro en Chapare, para citar un dicho entre políticos americanos, puede ser empujar a la democracia boliviana bajo las ruedas del camión.

Publicado en el diario Página Siete, de La Paz, 25-5-2019

Anuncios

Un nuevo vendaval

Posted on

A menos de ocho meses del naufragio de la causa marítima en la Corte Internacional de Justicia, el país empieza a batallar ante un nuevo vendaval diplomático, con la presentación de alegatos y contraalegatos en torno a las aguas del Silala, que corren a más de 4.000 metros de altura en las tierras áridas y frías de la región fronteriza con Chile. Bolivia consideró históricamente esas aguas como un manantial dentro de territorio boliviano, en tanto que Chile, al asomar la disputa sobre la soberanía del curso, empezó a denominarlas como río, cuyo recorrido empieza en Bolivia para seguir un curso descendente y conformar el que llama “río internacional”. Para los bolivianos no fue la naturaleza, sino desvíos artificiales construidos por Chile en el recorrido de las aguas que durante muchos años alimentaron la maquinaria a vapor de los ferrocarriles del norte chileno, los que le dieron su configuración actual.

Chile elevó la disputa ante la Corte Internacional de Justicia hace tres años, cuando todavía arreciaba la zanjada el 1 de octubre del año pasado con el dictamen de que Chile no está obligado a negociar con Bolivia una salida al mar. El paso chileno vino tras el anuncio de autoridades del Gobierno boliviano de que se disponía a presentar una demanda ante la corte mundial. Chile no esperó y se adelantó. El pasado miércoles 15 entregó su réplica a Bolivia, que había contestado la demanda inicial con una contra-demanda. Nuestro país podrá replicar dentro del plazo que le fije la CIJ y, a partir de ahí, se juegan los descuentos, en un proceso que presumiblemente se extenderá hasta el próximo año.

La “ronda Silala” ha creado ansiedad entre diplomáticos bolivianos, algunos temerosos de que el país no esté lo suficientemente preparado como para emprender la nueva batalla. Ellos se consideraron sorprendidos por la demanda chilena, precipitada, según creen, por la ligereza de altas autoridades mucho antes de que acabase el pleito mayor.

La ansiedad creció ante declaraciones descuidadas del presidente Morales, quien en una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno hace unos días, dio a entender que Bolivia podría perder el nuevo pleito. Esa sensación surgió cuando subrayó que más agua entra a Bolivia desde la cordillera chilena que la que se va al vecino país por el Silala. “Mejor es dialogar”, dijo, y enigmáticamente agregó: “Ustedes imaginarán cómo serán los resultados”.

Para muchos, el presidente intentaba curarse en salud, pero sin medir la magnitud de su palabra como jefe de Estado. Una cosa es que haya sectores de opinión temerosos de los resultados del “pleito Silala” y tengan ideas semejantes, y otra es que el jefe del Estado las deje deslizar.

Óscar Ortiz, senador y candidato emergente de Bolivia dice No, cargó contra el Gobierno y anunció una ofensiva que empezaría con una interpelación legislativa oral al canciller “por el desastre de octubre y lo que puede pasar con el Silala”. “Nos están llevando a un nuevo desastre en La Haya”, previno.

Como es comprensible, el Gobierno también debe estar ansioso. Siente la diferencia entre los ánimos que circulaban antes del 1 de octubre y los que se sienten estos días, así como lo valioso de la enseñanza popular de no cantar glorias antes de la victoria o, quizá mejor, a lo irlandés: La lengua fue hecha para estar detrás de los dientes.

Los dichos sin consecuencia

Posted on

Del log del escritor Ovidio Roca, extraigo estos párrafos deliciosos:

CITAS Y NOTAS DEL PERIODO PLURINACIONAL

Mario Vargas Llosa: “En América Latina, gobiernos como los de Rafael Correa en el Ecuador, el comandante Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales en Bolivia se jactan de ser antiimperialistas y socialistas, pero, en verdad, son la encarnación misma del populismo. Los tres se cuidan mucho de aplicar las recetas comunistas de nacionalizaciones masivas, colectivismo y estatismo económicos, pues, con mejor olfato que el iletrado Nicolás Maduro, saben el desastre a que conducen esas políticas. Apoyan de viva voz a Cuba y Venezuela, pero no las imitan. Practican, más bien, el mercantilismo de Putin (es decir, el capitalismo corrupto de los compinches), estableciendo alianzas mafiosas con empresarios serviles, a los que favorecen con privilegios y monopolios, siempre y cuando sean sumisos al poder y paguen las comisiones adecuadas”.

CONOCIENDO EL PENSAMIENTO MASISTA

Citas de algunas declaraciones de dirigentes plurinacionales y otras que se les escapo cuando se chispotearon y que vale la pena mantenerlas presente y tomarlas en cuenta, pues reflejan sus afectos e intencionalidad.

Caudillos internacionales afines al MAS: “La primera lección es que si los pueblos no estamos unidos, estamos condenados a ser aplastados. Este es el eje fundamental que sostiene la lucha de estos grandes hombres: de Fidel Castro, de Hugo Chávez, de Ernesto Che Guevara, de Evo Morales, de Rafael Correa, de Dilma Rousseff o de Lula da Silva”. Capitán Juan Ramón Quintana.

Prioridades nacionales: “Como dirigente lo primero es lo primero, el binomio Evo Álvaro, lo segundo compañeros es el país, es el pueblo”. Huarachi ejecutivo de la COB masista.

Q’anachiri presidenciable: “Por los riesgos que tiene el país de pasar a manos de gente que no sabe administrar el Estado, tomé la decisión de cambiar de opinión y aceptar la invitación de la Central Obrera Boliviana y del presidente Evo Morales. Es una de las grandes deudas que tenemos, es una deuda de toda la generación actual que no ha tenido la capacidad de generar una nueva generación con la capacidad de conducir del país”.

“Adriana Salvatierra, Gabriela Montaño, Valeria Silva, Manuel Canelas… hay una nueva generación pero no para estas elecciones porque falta consolidar su liderazgo, su discurso y su propia compresión de la realidad boliviana. Yo quisiera (entrenarlos), a mí me encanta educar. Mi misión es educar”. Linera y los nuevos liderazgos del MAS.

Es con aval: Para ser autoridad, comandante en el Estado Plurinacional, los candidatos, especialmente los de la Policía, buscan el aval de los movimientos sociales. “No estoy rechazando, está bien. Pero no están pidiendo aval de la embajada de Estados Unidos, sino de los movimientos sociales, hay que saludar, entendemos”. Evo

Recetario cocalero: “Legalicemos el narcotráfico y de esta manera: Uno: tratamos a aquellos enfermos que sean adictos y Dos: terminamos con las mafias y con su poder, terminamos con la corrupción de estas mafias”. Iturri, Director de Contenidos de la red ATB.

Brillante estrategia diplomática: “Aquí quiero que sepan, más agua entra de las cordilleras de Chile a Bolivia, que más agua se va de Bolivia hacia Chile. Si es así la situación geográfica, mejor es negociar, dialogar. Si digo esto, ya ustedes pueden entender los resultados que pueda tener en La Haya”. Evo estratega diplomático.

Envidiosos opositores: “Son declaraciones prochilenas (del presidente) cuando nos dice que baja más agua de las cordilleras de Chile hacia Bolivia y que de Bolivia va menos agua a Chile. No podemos confundir las aguas que vienen o bajan de la cordillera con agua de Manantial. Nos están robando, durante más de 100 años, las aguas”. Barrientos Diputado por UD.

ovidioroca.wordpress.com

Tipnis: Un nuevo capítulo

Posted on

En pocos días más será  conocida la sentencia de un tribunal internacional en torno a acusaciones al gobierno del presidente Evo Morales, sindicado de violar ¨los derechos de la Madre Tierra¨. Todo apunta hacia una ratificación de la condena a los programas de colonización y la apertura de una carretera por  el corazón del lugar, cuyas obras fueron suspendidas hace ocho años ante la resistencia tenaz de los nativos y  pobladores del lugar que denunciaron la obra como un atentado contra la naturaleza y la forma de vida de sus pobladores.  

La ruta estaba proyectada para unir zonas fértiles de Beni y Cochabamba, pero para los lugareños era algo mucho más que eso: las obras facilitarían la expansión de las zonas dedicadas a la coca y, de hecho, promocionarían la cocaína. El fenómeno tiene raíces más profundas, que abarcan el desempleo,  la educación y la falta de oportunidades para vastos segmentos de la población boliviana. Pero un resultado inmediato se las obras sería aquel.

Los trabajos emprendidos por el gobierno, apoyados por colonos llegados al lugar, derivaron en una violenta represión de la fuerza policial en los claros de Chaparina, cerca de San Borja, cuando una marcha de cientos de pobladores del lugar se encaminaba hacia La Paz para exigir la suspensión de las obras de una carretera que partiría por la mitad el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro-Sécure. Una marcha similar años atrás había llevado a la creación del Tipnis como parque nacional y área protegida.

De repente, cuando en el  lugar acampaban mujeres y niños, fueron emboscados y atacados por la policía. Hubo decenas de heridos, golpeados e  intoxicados con gas  lacrimógeno, mientras otras decenas huyeron hacia selva.  La fecha quedó marcada en la memoria de los  pueblos indígenas: 25 de septiembre de 2011.

Imágenes del ataque y de pobladores golpeados, amordazados y esposados, recorrieron el mundo y la percepción que había respecto al gobierno empezó a cambiar. Los trabajos fueron  parcialmente suspendidos pero para los pobladores quedó claro que el lugar, una de las zonas más fértiles de Bolivia, no gozaría nunca más de la seguridad que tuvieron los pobladores de antaño, ni el gobierno podría proclamarse defensor de la madre tierra y sus habitantes originarios sin que las imágenes de la represión en Chaparina lo interpelasen.

Chaparina fue un divisor de aguas en la relación gobierno-pueblos indígenas. Todavía más. Para muchos fue un un campanazo de alarma sobre el avance agresivo de las áreas destinadas a la hoja de coca y el peligro que representaba para zonas fértiles en el despoblado centro y nororiente boliviano.

A fines del año pasado, organizaciones del Tipnis denunciaron, en una reunión en la ciudad alemana de Bonn, que los derechos de la madre tierra eran todavía transgredidos por el gobierno, apoyados en la anulación de normas que protegían el lugar y que permitían obras sin estudios sobre el impacto que tendrían sobre el ambiente.

Un grupo  especializado vino a Bolivia en agosto para ver en el lugar las denuncias que habían  presentado delegados del Tipnis. El informe del grupo fue básico para la sentencia emitida por el tribunal, cuya lectura tendrá lugar este jueves.

Conclusiones resumidas del informe  han sido divulgadas mundialmente. Los miembros del tribunal han sostenido que hay una ¨evidencia suficiente¨ de deforestación en el llamado Polígono Siete, el área del Tipnis donde se concentran mayormente los sembradores de coca; la expansión de los sembradíos y la amenaza que se cierne sobre los ecosistemas de la zona, y multiples peligros para el medio ambiente en toda la región.

La lectura de la sentencia del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza será el capítulo más reciente de la epopeya de los pueblos indígenas por consolidar su dominio sobre sus tierras ancestrales. El acto ocurrirá a solo un par de días de la proclamación del presidente Morales para una nueva reelección.

Las ceremonia tendrá lugar en en el auditorio Julio Tumiri de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, en La Paz.

Otra vez ¨Por ahora¨, Maduro

Posted on

La vulnerabilidad bajo la que se mantiene el régimen de Nicolás Maduro, al que apoya el de Bolivia, quedó patente esta semana, con el alzamiento popular que desnudó el sometimiento del régimen respecto a quienes  lo sostienen: los militares, y a quienes los orientan desde Cuba. La embestida no  consiguió  llegar al epílogo y durante el resto de la semana continuaba instalada en las cancillerías la pregunta sobre la capacidad del régimen de soportar nuevas ofensivas.

Salvo la rebelión de principios de siglo que apartó temporalmente de la Presidencia a Hugo Chávez, el régimen no había enfrentado un alzamiento  con participación militar en acciones atrevidas. Oficiales rebeldes actuaron  en coordinación con el líder opositor y presidente interino  Juan Guaidó para liberar a una de las piezas políticas más valiosas de Maduro cuando pusieron en libertad  a Leopoldo López , el politico de Voluntad Popular que encabezó las manifestaciones populares de 2014.

La mayoría de los analistas subraya el silencio de más de 12 horas que mantuvo Maduro ante la rebelión que amenazaba con engullirlo. Solo se pronunció cuando estaba seguro de que saldría airoso de la prueba. Por ahora.

Haber liberado a López fue un golpe de efecto mayor pero la oposición, comenzando por Guaidó, no logró capitalizar esa acción. Maduro y los sectores de inteligencia que garantizan su permanencia en el Palacio de Miraflores actuaron de inmediato, pues ya parecían tener un plan para hacerlo. Es, incluso, probable que toda la trama hubiese estado controlada desde su concepción por los servicios de espionaje que lo apuntalan. Ha quedado  la sensación de que las piezas de la operación eran digitadas pot quiene están a cargo de la seguridad del regimen: Cuba y sus aliados del Medio Oriente. Dicen los analistas que de haber seguido  el camino de dar golpes calculados al régimen, Maduro habría perdido la partida pues más militares se habrían insubordinado hasta producir un quiebre de la unidad su alrededor.

En la nueva jugada mayúscula régimen de Maduro demostró que aún tiene de su lado  a la mayoría de los militares o que los tiene controlados. Fuentes de inteligencia insisten que éstos están condugidos y apoyados por los efectivos cubanos posicionados en Venezuela como piezas de control, conscientes de que con Maduro también se juega el destino de su país.

Dicen también los analistas que lo ocurrido estos días golpea fuertemente la confiabilidad de las fuerzas armadas como garantía de un régimen de derecho.

Esta verificación impondría un cambio de la doctrina militar que ha prevalecido en toda la región durante décadas. En Venezuela, la conducción principal del país es atribuída al régimen de Cuba, guiado por la necesidad de mantener su dominio sobre la rica nación petrolera. El objetivo de agarrar las riendas de control sobre Venezuela ha sido una vieja ambición geopolítica y económica de La Habana.

 Informes de diversas fuentes aseguran que Venezuela, pese a las angustias de su economía, ha seguido suministrando petroleo subsidiado a Cuba. Hasta hace pocos años, entregaba 115.000 barriles diarios, ahora reducidos a la mitad con la caída de la  poducción venezolana. Con todo, se trataría de varios  cientos de millones de dólares anuales que Cuba no podría pagar sin fuertes subsidies como los que le otorga Venezuela. Viene al dedillo la expresión de estar ante un acto de vestir a un santo desvistiendo a otro.

En cualquier parte, encoger el poder militar o anularlo traería traería ahorros considerables para metas fundamentales como  la educación y la salud.

Las normas legales en el continente suelen considerar a las fuerzas armadas como los garantes supremos de las libertades, pero el ejemplo de Venezuela evidencia que, como está concebida, la instuitución militar, no es ninguna garantía para ese fin.

Más bien, provoca envidia la fórmula de Costa Rica, donde una revolución a fines de 1948 suprimió al ejército y acabó con la inestabilidad política que agobiaba al país. Los recursos militares recibieron una dirección diferente y ahora es uno de los paises más prósperos  del continente.

Los analistas creen que un cambio drástico de dirección de las brújulas nacionales puede aproximarse con la reconducción en Venezuela, que parece cada vez más cercana a pesar de las ofensivas fallidas para doblegar a Maduro. Por eso, no es extraña la presencia de Rusia y China en el conflicto sudamericano, con el propósito de consolidar cabezas de playa en la región.

El riesgo es que eso derive en un conflicto mayor, pues Estados Unidos percibe que en esta partida se juega su papel de potencia dominante, al que no esta dispuesto a renunciar.

(jho) https://haroldolmos.wordpress.com