A la espera del desenlace

Posted on

Entre el viernes por la noche y el 23 de enero se ha abierto una tensa espera cuyo desenlace es todavía imprevisible en sus detalles. La mayoría de los observadores, dentro y fuera de Venezuela, parece convencida de que el fin de la dictadura está cantado. Rara vez un regimen politico latinoamericano ha concitado un rechazo tan unánime, pero apartarlo resulta más cuesta arriba que muchos otros en la historia de la región.   Los militares venezolanos y el G2 cubano no pudieron prever todos los acontecimientos de este año ni calcularon que el descontento interno y la molestia internacional con el regimen iba a llegar a los extremos de esta semana.

Protagonista del capítulo aún en curso ha sido el joven legislador de 35 años Juan Guaidó. No llevaba una semana de haber sido electo presidente de la Asamblea Nacional, el único organismo no controlado por el gobierno chavista-madurista cuando, al fragor del descontento con la juramentación de Nicolás Maduro para un nuevo período de seis años,  decidió asumir las competencias del presidente, a quien la asamblea había declarado usurpador. Desde ese momento, el Viernes por la tarde, y se contaban las horas para determinar si los militares estárían dispuestos a jugarse por Maduro o plegarse al reclamo de sus compatriotas y desconocer a Maduro y alejarlo del gobierno. Lo peligroso de la carta ante un régimen autoritario con dos décadas en el poder explicaba la indefinición militar y la tensión creciente que prevalecía en Caracas. No solamente allí. Brasilia, Buenos Aires, Lima, Santiago y Bogotá y las cancillerías europeas seguían con la máxima atención el curso de lo que acontecía.

El 23 de enero de 1958 el dictador Marcos Pérez Jiménez huyó de Venezuela y dio paso al sistema democrático que casi de inmediato surgió con hombres como Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y el propio Carlos andrés Párez, anatema del régimen chavista-madurista.

Brasil puso en acción toda su artillería diplomática. La cuestión lucía como la primera gran prueba para el naciente gobierno de Jair Messías Bolsonaro, instalado el 1 de enero. La conmoción política venezolana emergía como una oportunidad  para la diplomacia del capitán derechista de mostrar liderazgo en la región, ayudando a reconducir a Venezuela por la senda democrática sin mayores violencias. El desafío abarcaba mucho más, pues englobaba a todo el Grupo de Lima, los países comprometidos a alejar a Maduro, a quien desconocieron colectivamente el día anterior a su posesión tras haber reducido al mínimo sus relaciones con Caracas. Paraguay las rompió de cuajo y ordenó el cierre de sus oficinas en la capital venezolana.

La ruptura progresiva, que agravaría al extremo el aislamiento en que se encuentra el regimen, era una de las cartas aún en juego, y uno de las fichas de presión sobre los militares. Guaidó los convocó en sus primeras declaraciones a sumarse a la rebellion contra el autócrata, pero pasadas 24 horas de su llamado, los militares permanecían al lado de Maduro. Cuánto duraría esa resistencia era motive de conjeturas en todas las cancillerías.

En las horas de tension circuló por las redes un mensaje de Luis Almagro, el Secretario General de la OEA, con motivo de los 60 años de la revolución cubana conmemorados el 1 de enero. El mensaje estaba grabado en el sitio official de la organización y tras ser ¨descubierto¨ empezó a circular. Su contenido es la crítica más fuerte pocas veces oído contra el régimen Cubano y parecía vincularse a la situación venezolana. El nerviosismo que ese pronunciamiento causó mostraba la fuerte vinculación entre todos los regimenes del Socialismo del Siglo 21, en los últimos años reducido solo a Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba. Cualquiera de ellos que sea separado, provocaría inestabilidad en los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.