Se fue un fundador del MAS

Posted on Actualizado enn

En agosto de 1968, miles de tanques rusos invadieron Checoslovaquia para sofocar a la que se había llamado ¨Primavera de Praga¨, empeñada en conferir un rostro humano al comunismo que dominaba Europa del Este con mano de hierro. La invasión remachó el desencanto que empezaba a prevalecer en el mundo con el comunismo de marca soviética y sus satélites en el mundo.

En Venezuela, donde juventudes izquierdistas habían admirado con fervor a la Revolución Cubana, la crema y nata del Partido Comunista Venezolano rompió indignada con el comunismo oficial y en una plaza pública de Caracas, cientos de jóvenes militantes repudiaron la invasión y quemaron sus carnets de militantes. Tiempo después, el desencanto ante la imposibilidad de forjar una sociedad mínimamente democrática con las líneas marxista-leninistas, los llevó a crear su propio instrumento politico: el Movimiento al Socialismo (MAS).  Una luminaria entre esos líderes, conocido por su coherencia radical a favor de los derechos sociales y recriminador lapidario del que denominaba ¨socialismo embustero¨, Teodoro Petkoff, murió en Caracas el miércoles 31 de octubre.  Tenía 86 años.

Apartado de los quehaceres prácticos de la dirección de Tal Cual, el diario que fundó, llevaba  enfermo varios meses y el golpe fatal se lo dio un infarto.

El MAS venezolano nunca reclamó la propiedad sobre el nombre pero los masistas bolivianos tampoco reclamaron paternidad sobre el nombre.

Para amargura de los nostálgicos del comunismo de Leonid Brezhnev y los que aún ahora, bajo denominaciones diferentes, añoran ese sistema despótico, Petkoff proclamaba que la democracia era un puerto fundamental de llegada de las naciones civilizadas. ¨La llamo simplemente Democracia con mayúscula, sin ningún adjetivo como ¨popular¨ o ¨formal¨, me dijo hace algunos años cuando hablábamos sobre la democracia en el continente.  Estaba entre los enemigos del Socialismo Unido de Venezuela.

Petkoff fue siempre un comunicador excepcional. Descolló con sus columnas en varios periódicos y dirigió con eficiencia el diario El Mundo, con el cual su firma se asentó en toda Venezuela. Tras dejar El Mundo fundó el semanario ¨Tal Cual¨. Las dificultades por obtener papel, lo llevaron a apartarse del sistema impreso y buscar una publicación enteramente digital. Fundó ¨Tal Cual Digital¨, que hasta ahora se mantiene.

Su ruptura con la Unión Soviética derivó en un distanciamiento con Cuba y con los hermanos Castro, con los cuales había tenido una relación ideológica de carne y uña.  Disuelta la Unión Soviética, Cuba encontró en la Venezuela de Hugo Chávez y, luego, Nicolás Maduro, el sustento que había procurado desde siempre: el petróleo venezolano para su propio sustento y para apoyar su relación con el mundo.

Petkoff no llegó a ver la desintegración política de Cuba pero sí de la economía de su propio país, cuyo hundimiento también amenaza a la isla. Dejar de contar con el  petróleo venezolano, para el consumo doméstico y para refinarlo y exportar, es una posibilidad sobre la que los economistas del régimen cubano no se atreven a especular.

 

Un comentario sobre “Se fue un fundador del MAS

    Acragilo Cagaroli escribió:
    noviembre 10, 2018 en 9:00 am

    Felipe González, del PSOE, no es santo de mi devoción, pero ayer dijo una frase que me pareció muy bonita y que, aunque yo no creo que sea de su inspiración, de todas maneras sirve para analizar un poco la situación que vivimos en el continente, en nuestros países, e inclusive en el ámbito doméstico.
    Dijo: “Venezuela no es una dictadura, es una tiranía arbitraria…”
    Hermosa definición que, aunque quizás se quede un poco corta en contenido, es bella en la forma, es aplicable también para Bolivia y también queda corta para nuestro caso…
    Queda corta porque lo que vivimos en Venezuela y en Bolivia es una verdadera dictadura que hace un títere de las instituciones democráticas como el poder legislativo, el judicial y el electoral, que paradójicamente ha instalado la anomia como norma, y que está apoyada por las fuerzas armadas y policiales, que se han vuelto en el aparato atemorizador y represor del Estado.
    La expresión “tiranía arbitraria” es muy bonita, pero creo que se puede atribuir solo a los inicios de la dictadura ya instalada, a una fase previa de la autocracia y de la cual ciertas características continúan mientras dura la dictadura.
    La “tiranía arbitraria”, propia de quienes no conocen la razón, se basa en la fuerza bruta y el chantaje, que es la más execrable expresión de la mediocridad, prueba irrefutable de la falta de trascendencia moral y de la carencia de aspiraciones superiores de quienes la practican.
    Los tiranos arbitrarios se alinean contra las elites intelectuales y éticas porque no pueden con ellas, porque la razón no les alcanza. De ahí vienen la escuela de los bloqueos, las imposiciones, el abuso de autoridad, el engaño, y toda la impostura que se revela en el ejemplo del irrespeto al 21 F.
    El que no aprendió la ética en su casa o en el colegio llega al ejercicio de ciudadanía con la desventaja para sí mismo y para la ciudadanía de que no sabrá convivir civilizadamente y todo lo tratará de resolver por la vía del chantaje.
    De mi parte, puestos a escoger, adhiero mil veces a las élites antes que a los que sin educación y sin ética y, sobre todo, sin argumentos, hacen del chantaje su única forma posible de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .