Enredos de la propaganda

Posted on

Hace algunos años, un comentarista intentó emular ¨Poema 20¨ de Neruda y queriendo ofrecer un ánimo optimista y risueño opuesto al mensaje del poeta, escribió en su columna de un diario de La Paz:  ¨Puedo escribir los versos más alegres esta noche…¨ La intentona murió de rechazo por el mal gusto, antípoda de los versos entristecidos que fluían de la inspiración del gran poeta, después premiado con el Nobel. El desdén del público al intento de parodiar el sentido del poema grandioso (¿quién no tuvo adolescencia para recordarlo y memorizarlo?), sepultó la idea para siempre.

Estos días, El Deber, de Santa Cruz, y Página Siete, de La Paz, han destacado la noticia de una cumbia que intenta neutralizar el mensaje que ha cundido a lo ancho y largo de la geografía boliviana. La primera línea lo dice todo: ¨Bolivia dijo no te vayas Evo¨. En las imágenes y audios que vienen enlazados a las publicaciones, aparecen las primeras autoridades del país que, en un climax de entusiasmo, bailan al son de la cumbia.

Para medir el efecto de la iniciativa habría que interpretarla en ambientes de concurrencia masiva. Mejor todavía, habría que determinar si se logra hacerlo en grandes urbes donde la tesis contraria también se manifiesta: Sao Paulo, Buenos Aires, Roma, Berlin o París, donde ya retumbó el original Bolivia dijo No. Es obvio que el esfuerzo conllevaría mucho coraje pues tendría que posicionarse frente a una opinión adversa ya asentada y con tendencia a crecer. Podría afirmarse que la iniciativa ha partido con desventaja autoinfligida, al incorporar y, por ende potenciar, las tres palabras de la expresión que se quiere antagonizar: ¨Bolivia dijo no te vayas Evo¨. Le agrega tres (…te vayas Evo), que quitan originalidad al mensaje y lo vuelven pueril. Es como si en los años de 1950 se hubiera querido cantar ¨viva la Falange, Gloria a Villarroel, y a Paz Estenssoro…¨ etc. bajo la tonada movimientista ¨Siempre¨.

¿Se han dado cuenta los que lanzaron la idea?

El fenómeno ¨opinión pública¨ no es una suma de opiniones pero sí una amalgama potente, un conjunto de sentimientos, ideas, protestas, recuerdos y creencias nuevas y añejas, que de pronto convergen y se manifiestan públicamente de una manera contagiosa, reclaman unanimidad y llaman a la acción bajo una sola idea.  Observen el ¨Bolivia dijo no¨ y verán esas características.

Los estudiosos aún no logran de manera unánime definir el fenómeno que, sin embargo, es esencialmente dinámico y visible en sus manifestaciones. Pocas veces ocurren fenómenos de la escala que presenta el ¨Bolivia dijo No¨. Nadie podría pronosticar el resultado si los que ahora interpretan la novísima tonada ¨Bolivia dijo No te vayas Evo¨ lo hicieran durante una competencia deportiva o en una plaza pública.

El tema es fascinante y continuará como objeto de estudio aún cuando las causas que le dieron origen hayan desaparecido. Los sociólogos tendrán mucho para hablar sobre esta demostración empírica de cómo se impone el fenómeno masivo que, a falta de otra denominación es, simplemente, ¨opinión pública¨.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .