Reveses

Posted on Actualizado enn

El gobierno ha sufrido estos días reveses bochornosos que ni sus más obstinados admiradores podrán ignorar. Vemos algunos:

El presidente envió a la OEA a dos escuderos -Héctor Arce Zaconeta y Gabriela Montaño- para presentar un caso curioso. El presidente reclamó que la constitución que él y su partido enarbolaron con orgullo, era un traspié para su afán de reelegirse por enésima vez. En criterio del mandatario y de quienes expusieron su caso, el presidente sufre el desconocimiento de un novedoso ¨derecho humano¨ de reelegirse  hasta la saciedad. Parecería que el mandatario y sus promotores buscan banalizar los derechos humanos. Que un presidente alegue que se le está violando su ¨derecho  humano¨ de reelegirse sine die parece una jugarreta que caló en Bolivia, cuyo Tribunal Supremo ahora analiza, pero que se atascó ante sus interlocutores de la región.  El ambiente era de estupefacción y nadie, ni sus aliados del disminuído Socialismo del Siglo 21, osó suscribir el reclamo. Era como decir que a Trump se le violaba un derecho humano por la condena a sus actitudes ofensivas hacia las mujeres.

Poco después ocurrió el aniversario de los 50 años de la ejecución (es la definición  correcta) de Ernesto Che Guevara. El bochorno fue ver al presidente  homenajeando a los que perdieron la guerrilla de 1967,  desdeñando a los soldados que la derrotaron,  y colocando al guerrillero como paradigma. En Santa Cruz, los ex combatientes desfilaron al lado del  comandante con el que vencieron la última batalla. Los ex combatientes aportaron de sus exiguas pensiones para levantar el mural que ese día se inauguró con la lista de los 54 caídos del ejército y de cientos de combatientes. Altivos y paso firme, algunos recorrieron el lugar bajo los aplausos de cientos de asistentes. Mientras el presidente y parte de su plana mayor rendían homenaje a los vencidos, a los vencedores les rodeaba la simpatía de parientes,  amigos y de algunos líderes cívicos cruceños.

El 10 de octubre multitudes salieron a millares por todo el país para conmemorar 35 años de la restitución de la democracia. Evo arremetió contra sus dos contrincantes principales:  Carlos Mesa, con su popularidad aún no articulada en ningún partido, y Jaime Paz, a quien atacó con más vehemencia que nunca. Su arremetida pareció una señal de que ve en Paz Zamora, que en dos meses ha recorrido casi todo el país, uno de los muros más difíciles para alcanzar su propósito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s