La hora del conejo

Posted on Actualizado enn

Sobre la cuerda floja de una impopularidad que la fuerza militar no ha logrado aplacar, el régimen de Nicolás Maduro ha lanzado un nuevo plan para paliar el hambre y la desnutrición que azotan a una gran porción de sus compatriotas. Ahora se propone impulsar la cría de conejos.

El ¨Plan Conejo¨ consiste en entregar una pareja de conejos a familias de sectores populares para generar parte de la proteína animal que han dejado de consumir debido al desabastecimiento que atenaza al país hasta hace poco entre los mejor alimentados del continente. La velocidad reproductiva de los prolíficos mamíferos, que en 75 días pueden generar entre ocho y doce crías, reza el discurso oficial, permitirá a una familia contar en pocas semanas con substitutos para la carne de vaca, pollo y cerdo y cocinar guisos sabrosos.

Maduro hizo gala de buen humor al asistir hace una semana a la entrega de algunas parejas de los pequeños mamíferos, ahora alentados, dijo, a ¨reproducirse como conejos¨.

Todo estriba, claro, en la acogida que reciba el conejo, que nunca fue parte de la dieta regular del venezolano. Su consumo fue siempre ocasional.

No es la primera vez que el régimen acude a experimentos insólitos para cubrir las necesidades alimenticias de los venezolanos. Hace años buscó estimular la producción de hortalizas en los balcones y todo lugar de un apartamento capaz de alojar una verdura. Se desconocen los resultados del experimento, pero la escasez continua siendo causa diaria de exasperación en los hogares del otrora rico país petrolero.

El novedoso ¨Plan Conejo¨ mal comenzaba y ya tenia su primer traspié, confesado por el propio titular de un ministerio de Agricultura Urbana. No mucho antes, el Ministro Freddy Bernal había entregado un lote de conejos y cuando volvió para observar el portento que esperaba, se encontró con que muchos animales, con lazos en el cuello, estaban convertidos en mascotas, el papel que los venezolanos suelen asignarles.

El experimento concita la atención de los pocos países aún alineados con el Socialismo del Siglo XXI. Con Ecuador en retirada, en América del Sur solo quedan Venezuela y Bolivia. Dada la relación estrecha del presidente Morales con Maduro, con sus gobiernos unidos en aquella escuela, muchas miradas bolivianas hacia el vecino del Caribe acarrean inquietud extrema, pues el fracaso venezolano puede ser la antesala de lo que aguarda a los que creen que ese socialismo es el futuro.

Anuncios

Un comentario sobre “La hora del conejo

    Adolfo Moreno escribió:
    septiembre 21, 2017 en 3:15 pm

    Otra mala medida que incluso puede agravar el problema actual de la alimentación en Venezuela. Como indica la noticia de abajo, los conejos se pueden convertir en plagas, como ocurrió en Australia. Similar situación ocurrió en Nueva Zelanda. Saludos,

    Adolfo
    ———————————–
    La plaga de conejos en Australia ha causado daños en el medio

    Así es, se considera que el conejo europeo es el animal que más daño ha causado al medio australiano. ¿Pero como llegó este y cuando comenzó la lucha para controlarlo?

    El conejo común incursionó en Australia en 1859 entrando por el extremo sudoriental. Importado para el entretenimiento de unos cazadores de la zona. Mientras que a este mamífero le tomó nueve siglos colonizar las islas británicas, en solo cincuenta años abarcó en Australia una extensión equivalente a más de la mitad de Europa. Avanzó a 100 kilómetros anuales gracias al factor reproductivo: una hembra adulta tiene hasta 40 crías al año. Los efectos fueron devastadores.

    Los invasores acabaron con los pastos de los animales autóctonos. Se les achaca la extinción de muchas especies nativas, e incluso se les culpa de haber arrasado los bosques.

    Los australianos los combatieron con balas, trampas y venenos. Intentaron frenar su avance levantando la famosa valla a prueba de conejos, una cerca de 1.830 kilómetros [1.139 millas] que atraviesa el estado de Australia Occidental. Pero nada parecía contener al invasor.

    Para el año 1950, se calculaban unos 600 millones de individuos; se lanzó un contraataque con un arma biológica: la mixomatosis. Esta enfermedad viral, que se transmite por mosquitos y pulgas y que solo ataca a los conejos, causó 500 millones de bajas en solo dos años. Pero estos mamíferos pronto se hicieron resistentes. Así, en la década de 1990, su número se había disparado a unos 300 millones.

    En 1995, Australia lanzó su segunda arma biológica: la enfermedad hemorrágica del conejo. El primer brote se produjo en China en 1984. A Europa llegó por el año 1998, y en poco tiempo acabó en Italia con 30.000.000 de conejos domésticos. Para la cunicultura europea, aquellas fueron malas noticias, pero buenas para los agricultores y ganaderos australianos: al cabo de dos meses, el virus terminó con 10.000.000 de individuos. Al parecer, se limita a atacar al conejo, que muere de treinta a cuarenta horas después de la infección y sin señales visibles de sufrimiento. Para el año 2003, la enfermedad hemorrágica había diezmado las filas invasoras de muchas regiones áridas de Australia en un 85% o más.

    La eficacia de esta nueva arma complace a ecologistas y granjeros, pues ha librado a la economía nacional de un gasto anual de 600 millones de dólares australianos. Con todo, todavía están por verse los efectos a largo plazo de esta enfermedad en la resistente población de conejos australianos, así como el desequilibrio ecológico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s