Sobre Labrado en la Memoria

Posted on

Leí lo siguiente en la presentación de Labrado en la Memoria, Anotaciones de un reportero. Es una historia sobre muchos de los entretelones y episodios insólitos ocurridos en el desarrollo del Juicio del Siglo, aún en curso en Santa Cruz de la Sierra en la que he estado empeñado desde 2009, cuando ocurrió el acontecimiento el hecho violento que le dio origen.
-0-

Gracias por la presencia de todos ustedes. Tengo muchos agradecimientos, pero quisiera destacar de manera especial
–mi gratitud a la acogida de las personas que, sin ningún otro interés que contribuir a la memoria del país, me apoyaron para materializar este alumbramiento. Esto me reconcilia con la idea de que sí hay quienes en Bolivia se preocupan porque episodios como el que ha consumido mucho de mi tiempo estos años no queden confinados al recuerdo de pocos y que sus detalles queden disponibles para el conocimiento público. El que hubieran preferido mantenerse en el anonimato dice mucho del apoyo que recibí de ellos.
– Al trabajo de Plural por compartir el esfuerzo de materializar esta obra en el formato que está ante ustedes. Quiero agradecer a su editor por su meticulosidad, no muy común en Bolivia, que ha hecho posible esta presentación.
A la paciencia de algunos amigos que, ante mis preguntas a menudo simplistas, me ayudaron a desentrañar algunos de los muchos misterios y peculiaridades de este episodio.
A todos los procesados y a sus familias, de quienes pude sentir sus angustias en los días de audiencia en el Palacio de Justicia de Santa Cruz y que nutrieron gran parte de este trabajo.
A mi presentadora Susana Seleme Antelo, quien con su interés de historiadora y su pasion de analista aguda leyó todas las 750 páginas de este libro y me alentó para publicarlo y presentarlo aqui en Santa Cruz porque es una parte esencial de la historia contemporánea de la región.
A mi familia, mi esposa Cristina y mis hijos Paola y José Antonio aquí presentes, por su paciencia de soportar mis horas anárquicas para trabajar y a menudo escuchar mi lectura de algunos pasajes, como lo hacía Cristina, en horarios que solo periodistas de ¨Presencia¨ aceptarían: bien pasada la medianoche
0-0
Algunos de los presentes conocen algunos elementos de esta obra, a la que fui llevado por la impaciencia de no encontrar explicaciones ni contextos que aclarasen el misterio de un hecho brutal como el que ocurrió. Esa impaciencia muy pronto empezó a convertirse en obsesion. Aquí encontrarán un trabajo reporteril, editado en la forma en que yo habría escrito en notas periodísticas.
Algunos de los episodios narrados pueden parecer surrealistas, como a mí me parecieron cuando los escribía. A ratos sentía ganas de refregarme los ojos, pues, en verdad, son espejo de una realidad que se palpa, quizá a diario, en la administración de la justicia en la Bolivia de estos tiempos y que para gran parte del público son rutina. Como reportero, he intentado describirlos.
Los hechos registrados aquí no son todos los incidentes conocidos de este juicio. Son solo un rosario de algunas de las ocurrencias multiples en el proceso. Estos días ocurren otros, como la insistencia de algunos operadores de la justicia para que, a pesar de sus dificultades causadas por una salud quebrantada, el medico Juan Carlos Santisteban comparezca a las sesiones. El Dr. Santisteban, un hombre de campo y de mundo, parco y agudo en sus juicios, lleva semanas en terapia intensiva o en salas de cirugía (hasta ayer, que fue dado de alta). Por eso parecía morboso que la acusación pretendiese que fuera a la sala de audiencias en un desplazamiento de riesgos muy graves y de una inclemencia obsesiva, por el riesgo de hacerlo con el cuerpo atado a sondas, oxígeno y parafernalia de primeros auxilios. Por fin, hace pocos días, el tribunal se rindió a la evidencia de que el galeno, que el jueves pasado tuvo la tercera intervención quirúrgica en menos de un mes, en efecto no puede asistir a las audiencias y resolvió apartarlo del proceso.
También encontrarán en este libro relatos poco conocidos o no detallados del general (r) Gary Prado Salmón, héroe nacional declarado por el congreso, en sus esfuerzos por demostrar su Inocencia ante la acusación, inclusive lanzada por las más altas autoridades del gobierno, de que pretendía descuartizar el país. (Guardando proporciones, sería como acusar al presidente Morales de tramar la disolución de las federaciones de cocaleros del Chapare).
Otros episodios de surrealismo y suspenso han ocurrido a menudo en este juicio. Como, por ejemplo, los amagos de enfrentamiento físico entre la defensa y la acusación, la supresión del café, de manera tan abrupta que parecía vengativa, que los defendidos tomaban en pequeñas tacitas que les aliviavan el tedio y endulzaban la garganta…. que luego contrastarían con los envases ostensibles en los que el Ministerio Público traía su propio café, o la hostilidad hacia la juez ciudadana que discrepaba con decisiones del juez. Uds. se encontrarán también con historias paralelas que corrían durante el desarrollo del proceso y que empañaban el interés por el juicio. Hay mucho más en esta obra, que, si se quiere, deberá ser leída y digerida poco a poco. Y espero que tengan la misma sensación que he tenido yo: estar frente a un capítulo vertebral de la historia boliviana.
Creo que esto lo comprendió en sus orígenes la Asociación de Periodistas de La Paz cuando era presidida por Pedro Glasinovic y aceptó apadrinar el primer tomo hace cuatro años.
No quiero agregar más, a las casi 800 páginas que hay aquí. Espero que disfruten de su lectura y que vean en esta obra un intento de, como dije al presentar la primera parte hace cuatro años, echar luces sobre todos los rincones de un episodio pivotal en nuestra historia.
Muchas gracias
Santa Cruz de la Sierra, 3 de junio, 2017

Anuncios

Un comentario sobre “Sobre Labrado en la Memoria

    Argelia Ferrer escribió:
    junio 28, 2017 en 11:19 pm

    Mi estimado: aunque un poco tarde, te felicito por la publicación de tu libro. Lindo título, por cierto. Que tengas muchos lectores. Un gran abrazo Argelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s