Día: julio 24, 2016

Un dúo dinámico

Posted on Actualizado enn

Jerjes Justiniano y Osvaldo Peredo Leigue, sin proponérselo, ayudaron a colocar al Presidente Morales en figurillas que llevará tiempo despejar. Al reclamar una amnistía para el general Gary Prado Salmón provocaron una reacción iracunda que apuntaló la idea de sus críticos de que los termómetros emocionales del mandatario tienen un punto de ebullición muy bajo. Puede especularse que las dos figuras otrora prominentes del partido de gobierno, que osaron sugerirle que amnistiara al militar y exhibiera una imagen generosa y magnánima poco conocida, se han abierto el camino para un ostracismo oficial mayor al que ya tienen. En su haber está el empujar una dinámica que derivó en el capítulo de la semana pasada que ordenó separar al militar del proceso en curso y permitirle restañar escaras de viejas heridas.

El llamado catapultó un descontento que yacía en la sociedad boliviana por el trato al militar, ante quien capituló Ernesto ¨Che¨ Guevara y liquidó la idea de crear en el mundo ¨uno, dos, tres, muchos Vietnam¨ (cuando Vietnam estaba muy lejos de ser la potencia exportadora de estos tiempos después de hacer las paces con el capitalismo). El llamado del dúo se diseminó en la estela de otras voces similares que empezaban a surgir.

El presidente puede haber juzgado oportuno atacar al dúo y al militar cuya amnistía postulaban y, de paso, uno diría que por costumbre, también al ex Ministro de Gobierno Carlos Sánchez. El resultado fue una oportunidad dorada para enderezar el relato histórico. Erró grueso cuando escribió que el asesino del Ché Guevara fue el oficial que rindió y entregó con vida al guerrillero argentino-cubano. Ese comportamiento fue base para que, años después, el congreso lo declarara Héroe Nacional. El presidente desconoció un capítulo esencial. No se atrevería a repetirlo en alguna aula de secundaria en Cuba o Argentina. Tampoco en una escuela boliviana. Sería como decir que Juan Domingo Perón murió al caer de su caballo o que al general J.J. Torres lo mató una gripe invernal.

En TV (No Mentirás, Ximena Antelo), el militar convaleciente preguntó al presidente si Boinas Verdes Estados Unidos invadieran Bolivia y los soldados bolivianos los derrotaran ¿no los condecoraría? La respuesta está pendiente.

En otra larga entrevista (Mónica Salvatierra, Séptimo Día, El Deber), Osvaldo Peredo apuntó artillería pesada contra Ramón Quintana (¨puede convertirse en un incordio en el gabinete¨) y el Vicepresidente Álvaro García (profesa un indigenismo académico).

Ha sido como cuando se lanza una piedra sobre el amanecer del Titicaca y su oleaje comienza una dinámica imprevisible.

¿De dónde viene el dinero?

Posted on Actualizado enn

En siete meses con el mando argentino, el presidente Mauricio Macri ha ganado unanimidad en el combate contra la corrupción y reafirmado la ruta de su gobierno para marcar diferencias con sus predecesores. De inmediato, los más afectados pertenecen al círculo político más estrecho del gobierno de la ex presidente Cristina Kirchner, incluso su hija Florencia, en una danza de millones que tiene asombrada a la sociedad argentina.

Desde junio, los argentinos ven desfilar imágenes e informaciones sobre bóvedas de un convento donde un ex ministro de Obras Públicas, en el sigilo de la madrugada, buscaba esconder, con ayuda de dos religiosas, 8,9 millones de dólares apiñados en bolsas de tejido resistente.

A esa avalancha se sumaron estos días las cajas de seguridad a nombre de Florencia Kirchner en la sucursal del Banco de Galicia que guardaban más de cuatro millones de dólares (algunas versiones señalan que había más de seis millones de dólares).  En sus primeras declaraciones, Florencia Kirchner dijo que el dinero provenía de una herencia de su padre, el fallecido presidente Néstor Kirchner. Con esa suma, las supuestas herencias provenientes del ex mandatario superarían los 20 millones de dólares. Las primeras interrogantes inquirían sobre del origen de semejante cantidad de dinero para un líder ingresos antes de asumir la presidencia eran los de una persona de clase media.

Los episodios multimillonarios apretaron más las clavijas sobre Cristina Kirchner, bajo sospechas desde la muerte extraña hace año y medio del fiscal Alberto Nisman cuando investigaba supuestos nexos de Irán en el peor atentado terrorista ocurrido en Argentina, el de la AMIA. Hace 22 años estalló un coche bomba en la sede de la asociación mutual israelita, conocida por sus siglas AMIA, en Buenos Aires, y mató a 85 personas, entre ellas seis bolivianos. Nisman era el fiscal que más había avanzado en la investigación.

Con sus propios bienes congelados por la justicia, las dificultades que cercan a la ex presidenta Kirchner aumentaron esta semana con la apertura de las cajas bancarias de Florencia Kirchner, y crecieron los millones sobre cuyos orígenes hay curiosidad creciente en una gran porción de argentinos. Entre los más curiosos del continente, la pregunta más frecuente entre los argentinos es estos días de dónde viene todo ese dinero.

Con sus propios bienes indisponibilizados bajo orden de un juez, muchos creen que el cambio de brújula en el destino de la ex mandataria apunta a llevarla a la cárcel, una posibilidad que carecía de sentido hace solo un año. Pero desde que Macri ganó la elección presidencial en octubre, su suerte cambió.

En esa perspectiva, gris para cualquier dirigente con mando político que no admite rivales, puee explicarse al menos parte de la resistencia del presidente venezolano Nicolás Maduro a fijar fecha este año para un referéndum capaz de apartarlo del poder al que su partido llegó hace cerca de dos décadas. Sobre el régimen alicaído de Maduro pesan acusaciones no solo de violar derechos humanos en una escala rara vez sufrida en el continente sino de haber dilapidado fortunas faraónicas bajo un proyecto que tiene a su economía de rodillas. Encuestas citadas por la oposición que dicen que cerca de 11 millones de venezolanos estarían dispuestos a votar para echarlo del gobierno. Esa cantidad puede representar entre 60% y 70% del universo votante.

Sin muchos lugares dispuestos a cobijar a los eventuales nuevos ¨ex¨, la inquietud entre los jerarcas venezolanos solo tiende a crecer.