Alfiles en jaque

Posted on Actualizado enn

¿Qué blindaje tienen los ex presidentes Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez para resistir las estocadas del gobierno? El primero dijo su punto de vista sin ambages contra la reelección presidencial y, luego, declaró que el presidente Evo Morales está en deuda con su némesis y antecesor Gonzalo Sánchez de Lozada porque las medidas que tomó abrieron el camino al proceso que vive Bolivia. Sobre el segundo, el mandatario citó un hecho anecdótico que reclamaba aclaraciones pero que quedó sepultado por otros sucesos de la ruta hacia el referéndum del 21 de este mes.

Ambos son parte de la unanimidad del país en torno a la cuestión marítima y exhiben la cara más lúcida de la estrategia nacional en la disputa ahora asentada en La Haya.

A Mesa, el presidente del senado le sugirió renunciar cuando dedujo que formaba parte del conglomerado sin banderas partidarias que enfrentaba al oficialismo empeñado en asegurar que sus líderes puedan ser re-reelectos. Después, el Ministro de Trabajo intentó abrirle un juicio, pero no fue muy lejos. Más tarde, Mesa fue excluido de una reunión con la delantera del equipo jurídico de la causa.

En algunos analistas quedó la sensación de que el vocero oficial de la demanda marítima había sido desairado. El presidente Morales explicó la ausencia de Mesa al decir que la reunión era ¨técnico-jurídica¨, que había habido muchas reuniones sin el ex presidente y que, en verdad, todos los expresidentes eran voceros de la causa boliviana. La vocería, que hasta entonces era considerada como función oficial de Mesa, se partió en cuatro: el propio Mesa, el general Guido Vildoso, Jaime Paz y Jorge Quiroga.

Para otros quedó claro que el gobierno no puede deshacerse sumariamente del ex presidente que adquirió la condición héroe nacional tras salir airoso de la TV chilena al defender la causa marítima. Algunos ¨halcones¨ quieren apartarlo porque no les gustó que el espejo mágico los contradiga respondiéndoles lo que no quieren escuchar. Despedir a Mesa tendría un precio tan alto que sería insoportable. Sería como despedir en medio de un campeonato al delantero que los aficionados admiran y que ya anotó un golazo para el equipo.

Se desconoce el propósito del presidente Morales cuando refirió una anécdota en torno a Eduardo Rodríguez Veltzé que el ex presidente no estaba en condiciones de comentar sin crear un alboroto. Referirla en programa televisivo, no decía mucho del afecto hacia su predecesor ni de su cuidado para manejar temas relacionados con quien representa a Bolivia en La Haya.

Los dos alfiles han sido jaqueados por el rey, pero aún quedan muchas jugadas en la mayor partida diplomática boliviana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s