El sabor del retorno

Posted on Actualizado enn

Los periodistas tuvieron el martes 5 un día de gloria, cuando volvieron al hemiciclo de la Asamblea Nacional de Venezuela del que un lustro atrás habían sido expulsados por Diosdado Cabello, quien ese día dejaba de ser presidente del cuerpo legislativo consolidado en los primeros años de gobierno de Hugo Chávez. El pueblo venezolano y la audiencia de muchos países pudieron aquilatar la diferencia entre el Poder Legislativo dócil bajo un régimen autoritario y otro independiente, espontáneo y autónomo elegido bajo normas democráticas.
Las imágenes de la primera sesión del Poder Legislativo salieron del hemiciclo gracias a emisoras privadas que lograron instalarse para sustituir la oficial, depredada la noche anterior por agentes de la legislatura saliente.
Cabello vaticinó una vida breve al cuadro que pocas semanas antes era sólo una nostalgia profesional. A los periodistas que el martes, con mayor soltura, le preguntaban su opinión sobre el reingreso de la prensa al edificio legislativo, declaró: ¨No durará mucho¨. Abandonaba la sesión inaugural junto a todo el grupo legislador oficialista que salió del recinto alegando que los reglamentos habían sido rotos por las flamantes autoridades que acaban de jurar. La escena reflejaba de manera dramática el carácter efímero de la fortuna política y su fragilidad.
Camarógrafos, fotógrafos y reporteros flanquearon a los nuevos legisladores que ingresaban al recinto, en una simbiosis entre el poder legislativo y los trabajadores de la información raras veces vista. En pocos minutos atiborraron las galerías, en medio del desorden acostumbrado entre periodistas que con mucho afán volvían al ambiente del que habían sido excluidos y que ahora otra vez se apretujaban por un espacio mínimo vital para su trabajo. Consulten a cualquier periodista con alguna experiencia y les dirá que, bajo un régimen legal y democrático, eso es normalidad. No en la ANV que presidía Diosdado Cabello. Esa fue una de las razones por las que los desalojó del lugar desde donde registraban la vida legislativa del país. El martes, los periodistas presenciaron toda la sesión, tensa y aguerrida, sin tener que pedir permiso. Debe haber sido sofocante, pero para muchos fue un retorno al Edén informativo.
El retiro de la bancada oficialista simbolizó un retroceso sin vuelta del partido que hasta las elecciones del 6 de diciembre pretendía ser hegemónico y representó un quiebre mayor del sistema que ha dominado la vida política de gran parte del continente. No es complicado adivinar los días que vendrán. Para los cruzados del flujo libre de la información fue una victoria estruendosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s