Vuelta al hemiciclo

Posted on Actualizado enn

Los periodistas venezolanos ven inminente que pronto se les autorice el ingreso al hemiciclo del Poder Legislativo del que fueron excluidos hace cinco años. Algo tan básico es una noticia extraordinaria que resulta de las elecciones legislativas del domingo antepasado. Los apartó Diosdado Cabello, quien dejará de presidir el cuerpo legislativo cuando otra directiva jure el 5 enero. El rodillo con el que trabajaba el oficialismo quedará diluido por la mayoría opositora que designó el electorado vecino.

La exclusión de los periodistas ha sido una de las medidas que definieron al chavismo como un régimen autoritario, molesto con que ojos reporteriles registren sus gestiones legislativas o que los reporteros tengan acceso directo a las fuentes de oposición.

La reaparición de las libretas de notas, cámaras fotográficas, filmadoras y grabadoras puede ser símbolo de los cambios que empiezan a ocurrir desde que los venezolanos eligieron a una mayoría legislativa contraria al sistema que hizo de la confrontación una virtud y del bozal sobre la prensa un instrumento de gobierno. (En otras latitudes pero en geografías políticas próximas, hace pocos años los periodistas cruceños dieron una cuota importante de resistencia cuando se amordazaron en su plaza principal y vistiendo camisetas blancas exhibieron un mantra democrático universal: sin libertad de prensa no hay democracia.)

El paso equivaldrá a colocar el pie en la puerta hacia mayores libertades y quizá a un retorno progresivo a la normalidad informativa, en Venezuela y en otros países. Quienes observan de cerca el oleaje en curso creen que la mejor guía a adoptar, inclusive como mecanismo de defensa propia, deberá ser un mayor compromiso con el rigor y la calidad profesionales.

Lleno de un simbolismo que se extiende al hemisferio, el eventual retorno  de los periodistas venezolanos al hemiciclo legislativo se vio el jueves fortalecido en el otro extremo del continente, con palabras de Mauricio Macri al asumir el mando argentino: ¨Quiero pedirles que nuestro lugar de encuentro sea la verdad. La política no es un escenario para mentir a la gente con datos falsos, hay que reconocer los problemas para que juntos encontremos las mejores soluciones”. La expresión del mandatario pudo valer para cualquier lugar del continente donde una propaganda masiva y persistente suele oscurecer la realidad.

Los nuevos vientos en la región soplan también hacia otro segmento mayor y elemental: la justicia. Las palabras de Macri sonaron admonitorias más allá de sus fronteras. Repudió a los ¨jueces militantes¨, a los que declaró no bienvenidos por su gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s