Potosí de pie – Otra vez

Posted on Actualizado enn

Nota: La jornada de hoy miércoles en La Paz fue violenta y balances preliminares decian que hubo decenas de detenidos (entre 40 y 50, de acuerdo a las cuentas de los dirigentes cívicos potosinos, e incluso un policía por cuya libertad se exigía la de todos los que fueron aprehendidos hoy), y las perspectivas inmediatas eran de agravamiento. Con la violencia y la profusión de gases lacrimógenos, dinamitazos y pedradas resultó en llamas una esquina de las oficinas de la embajada de Alemania, destruidos algunos ventanales del Ministerio de Gobierno, Una conferencia de prensa convocada por ese ministerio acabó en pánico de periodistas y funcionarios, que abandonaron la sala con nerviosa precipitación, incluso el Ministro Carlos Romero, pues se afirmaba que un grupo de mineros dinamita en mano había ingresado al edificio. Los incidentes fueron un epílogo de un  intento fracasado de diálogo, que se atascó en la misma grieta de días pasados:  los líderes cívicos reclaman que el presidente Evo Morales al menos rubrique los acuerdos a los que se pudiere llegar, pues no creen en sus ministros, con quienes ya firmaron compromisos anteriores cuyo cumplimiento reclaman. En esos momentos la situación de toda esa zona céntrica de La Paz era de tumulto y evocaba momentos que en el pasado tuvieron graves consecuencias politicas y sociales.

-0-

La de Potosí es una historia repetida de tensiones y frustraciones. El departamento lleva 16 días de huelga, cerca de tres meses de conflicto y de momento solo hay esperanzas de solución. El encuentro que debía ocurrir este martes 21 no se realizó, mientras en el departamento de Potosí, y en particular en su capital, crecía a sensación de ser menospreciado por el gobierno por el que su población, de una manera reiterada y mayoritaria, votó a lo largo de una década. Gran parte de las demandas actuales reitera las que el departamento, y su organismo cívico, reclamaban hace cinco años.

El aeropuerto internacional,  uno de los reclamos que el departamento hace con mayor vigor, fue promesa del gobierno en las elecciones presidenciales del año pasado.  El que todavía continúe la discusión es frustrante para los potosinos y explica por qué están movilizados y realizan vigilias en otras ciudades. La Paz, la caja de resonancia de los conflictos nacionales, estuvo tomada estos días por ciudadanos potosinos y mineros de las cooperativas seguidores activos del gobierno y que ahora marcharon cientos de kilómetros hasta llegar a la capital, con medidas muy similares a las que hicieron que el actual presidente adquiriese notoriedad y construyese su propia vía para llegar a la Primera Magistratura.  Una sensación de olvido prevalece en el departamento que durante tres siglos mantuvo a España y uno y medio adicional a la nación cuyo forjamiento arropó.

Carece de sentido afirmar que el movimiento potosino es político. No se trata de ninguna novedad. Por definición, el potosino es un movimiento de reclamo de ejecución de políticas públicas, un hospital, una presa hidroeléctrica y otras necesidades infraestructurales, incluso, salvar al cerro histórico de Potosí del colapso como una vieja cartuja.  Es comprensible que los potosinos hubiesen exigido negociar solo con el presidente, pues a él podrían reclamarle el cumplimiento de promesas electorales y de compromisos que tienen al menos un quinquenio. No creen en los hombres del gobierno. Ya lo hicieron antes y ahora reclaman de nuevo lo que reclamaban antes Creo que el propio gobierno se siente incómodo con aquella afirmación, que equivale a decir que el departamento entero es opositor.  Los potosinos piden una mediación efectiva con participación de la Iglesia y de organizaciones periodísticas, que sean garantes del cumplimiento de eventuales acuerdos. Una entrada que este blog registro en agosto de 2010 decía:

El conflicto de Potosí ha estado agravándose cada vez más. Este 11  de agosto, residentes potosinos se ubicaron en la Plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz en el area de la brigada parlamentaria e iniciaron una huelga de hambre. Algo parecido ocurría en La Paz y otras ciudades. Lo que comenzó con un movimiento cívico de protesta por la desatención del departamento, el tercero de Bolivia en extensión después de Santa Cruz y Beni, se ha extendido por todas las fibras de la región, inclusive los ayllus. Uyuni, Uncía, Tupiza, también han suspendido labores y están en huelga indefinida.

Los dirigentes en ayuno en Santa Cruz gritaron por primera vez en la ciudad oriental el “Potosí Federal” que ahora resuena en todos los confines del departamentlo minero.

Eso era hace cinco años. El nuevo ciclo está en curso y su final es todavía impredecible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s