Vecindario convulsionado

Posted on

La algarabía carnavalesca sofocó el ruido de otras noticias del mayor socio comercial de Bolivia: la economía se contrajo en enero en un 0.15%, señal que los economistas apuntaron como camino a la recesión. El dato, a ser confirmado por el Instituto Brasileño de Economía y Estadística, se empareja con previsiones de un crecimiento económico de sólo el 0,3% en 2015, distante del índice demográfico anual de Brasil (0,9%). Este año, los brasileños tendrán, estadísticamente, una tajada menor de la riqueza del país. El dato traído por Folha de S. Paulo confirma las dificultades de la mayor economía de América Latina.
Reflejo de esa tendencia es la depreciación del real, que la semana pasada requería de 2,88 unidades para comprar un dólar, el valor más bajo desde hacía más de 10 años. No hay que asombrarse si en el comercio boliviano aumenta la presencia de productos brasileños, a través de importaciones regulares o por contrabando.
La tendencia viene precedida del malestar político latente con las desventuras de Petrobras, la empresa bandera de Brasil que durante el gobierno del PT derivó en agencia que financiaba al partido y a algunos de sus líderes. El escándalo salpica, como dirían por aquí, a la presidente Dilma Rousseff, que acaba de dimitir a la plana mayor de Petrobras, incluso a María das Gracas Silva Foster, principal jerarca de la empresa. Amiga personal de la presidente, dirigía Petrobras desde 2012 y en medio del turbión que ha hecho caer en picada el valor de las acciones de la empresa, un tribunal estuvo cerca de congelarle sus bienes hace unos días. De paso, el malestar que ha cundido entre los brasileños con los avatares de la empresa que más los representa en el mundo ocurre cuando el ex presidente Luiz Ignacio Lula da Silva realiza precalentamiento para buscar la reelección en 2018. Los analistas dicen que Lula querría apartarse de Dilma, pero ambos tienen el destino político amarrado: los tropiezos de la presidente son también tropiezos para sus aspiraciones.
Por el peso y magnitud de su presencia en el continente, el curso del destino de Brasil repercute con magnitudes a veces imprevistas. Viene a la cabeza el viejo dicho árabe: Cuando veas la casa de tu vecino arder, pon tus barbas en remojo.
Hay otros vecinos con incendios para apagar. Argentina, el segundo comprador de gas natural boliviano, está atenazada por la inflación (en el continente, sólo inferior a la de Venezuela) y la conmoción por la muerte del fiscal Alberto Nisman que, por todo lo registrado, iba a acusar formalmente a la presidente Cristina Kirchner de encubrir a iraníes involucrados en el atentado sobre la sede de AMIA (85 muertos) hace 20 años. Otro fiscal tomó la antorcha de Nisman y el fin de semana, al imputar formalmente a la presidente, colocó al peronismo ante uno de los momentos más sombríos de su historia. Fue sólo un primer paso en un largo trayecto judicial, pero los nervios políticos de nuestro vecino se han crispado.
Venezuela sigue en el vértigo, rumbo al que parece un estallido cuya inminencia luce mayor al empeorar la crisis de la economía. Algo no va bien en un país donde un dólar ($b 6,86) compra 50 litros de gasolina y nada se hace para frenar la sangría. El presidente Nicolás Maduro ocupó la amplia palestra que le confieren los medios del estado y denunció que había logrado desarticular un golpe que, en sus palabras, debía estallar el jueves con un ataque aéreo sobre el Palacio de Miraflores. La nueva devaluación de la moneda dispuesta antes del Carnaval es vista como el toque de clarín para otra andanada de conflictos en cuanto acabe el baile de la temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s