Hojas y raíces

Posted on

La condena pública al Ministro que divulgó en una conferencia de prensa la hoja médica de Gualberto Cusi se ha erigido en el mayor veredicto contra la violación de normas éticas y la irresponsabilidad de algunas autoridades. Pocos hechos han concitado tanto repudio como esa revelación, que los conductores del país parecen tomar con una ligereza asombrosa. No es bueno comenzar un año con una decisión equivalente a condonar una grave infracción. Tal vez sin proponérselo, al dejar pasar la oportunidad de punir al autor del entripado, el Presidente Morales ha enviado señales de complacencia con un hecho que desdeña la ética y de cuyas implicaciones sus asesores debían haberle advertido.
Es imposible desvincular los orígenes de la ofensiva contra Cusi de su decisión contraria a la interpretación del Tribunal Constitucional que dio curso a la reelección presidencial. Con esa decisión, el magistrado evidenció que no se consideraba electo para refrendar las conveniencias del Poder Ejecutivo. Sobre la elección del magistrado y de sus colegas todavía pesan las sospechas respecto a su conveniencia y legitimidad, incluso por sus resultados que, con ausentismo y votos nulos, mostraron una amplia mayoría disconforme con el sistema que se decía que colocaba a la justicia de Bolivia en una vanguardia innovadora mundial. Hace poco, al arreciar la controversia con el magistrado, enjuiciado por la mayoría oficialista en el Poder Legislativo, a donde acudió en silla de ruedas, las autoridades reconocían que la pretendida innovación había sido un fracaso.
No es creíble suponer que la autoridad gubernamental que exhibió la ficha médica del magistrado actuó sin consultar con sus colegas o con niveles superiores. La que hubo habría sido una decisión corporativa con más de un responsable. Esto explicaría su ratificación.
Es también imposible evitar que el episodio sea extrapolado a las conductas de otros funcionarios y a otros incidentes, lo que no hace ningún bien a las autoridades. La composición de las hojas de un árbol responde a las raíces que las han generado. Una búsqueda de razones y responsabilidades que expliquen el incidente bochornoso con un personaje que compartió la cúspide de la interpretación de las leyes podría ser también ilustrativa de las decisiones que se toman en el país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s