“No se le nota decadencia física…”

Posted on Actualizado enn

“No se le nota decadencia física”, le dijo esta noche el juez Hugo Iquise Saca al  ex ejecutivo de COTAS Ronald Castedo Allerdin al acabar la audiencia de acción de libertad en la que, junto a otros dos colegas, le  había negado el pedido para ser apartado del Juicio del Siglo mientras una junta oficial de médicos evalúa su salud. No fue posible determinar si las palabras del juez eran un gesto de cordialidad o si conllevaban otra intención. Castedo no le respondió o no se le escuchó alguna respuesta. (En la mañana siguiente, Castedo me dijo que tras las palabras del juez se le había aproximado abriéndose la camisa para mostrarle las cicatrices por las cirugías que ha tenido y decirle que sus malestares “son por dentro, en el corazón” y no en su apariencia.)
La decisión contra el pedido de Castedo fue absoluta. Los jueces Guillermo Torres Tordoya y Sigfrido Soleto también votaron contra el pedido, basado en el deterioro de la salud del acusado, cuyo corazón, de acuerdo a los certificados que presentaron los abogados, funciona sólo en un 26 por ciento y requiere de reposo físico y mental absoluto pues podría morir súbitamente. Ese deterioro ha sido progresivo, dicen sus médicos, pues hace más de un año la capacidad de bombeo de su corazón era del 36 por ciento. En verdad, quienes conocen a Castedo ven señales claras de que  su salud no es buena. Suele ser jovial, pero ha engordado unos diez kilos en pocos meses pues sufre de un edema que le ha hinchado las piernas. Por eso fue una sorpresa la declaración del juez Iquise Saca (así me fue deletreado).
Los jueces hicieron extensas y detalladas exposiciones antes de anunciar individualmente su veredicto sobre el caso que se les había presentado un día antes, el 8 de enero.
No causó mayor efecto la mención que hizo la defensa –los penalistas José Hoffman, Otto Ritter y Abel Montaño- al caso del ingeniero José María Bakovic, quien murió el 12 de octubre tras ser obligado a asistir a las audiencias que 76 procesos le seguían. Hombre fuerte, de 75 años, sorteó durante un tiempo los viajes que debía realizar, a veces al mismo lugar en un solo día. La muerte lesobrevino con un infarto fulminante.
El fiscal acusador Sergio Céspedes, quien sustituyó a Marcelo Soza como cabeza de acusación, dijo que el caso había sido magnificado y que los forenses que examinaron al ex Director Nacional de Caminos Bakovic dispusieron que podía ir por 12 horas. “Estuvo 24,”. Céspedes no explicó los motivos de la permanencia de Bakovic en La Paz, aparentemente relacionada con otros juicios. Otros médicos han criticado severamente a los forenses del Instituto Médico Legal de Sucre por otros fallos contra Castedo. La jerga vaga de los forenses ha causado irritación entre los acusados del Juicio del Siglo. Reiteradamente, las forenses han dicho que Castedo está “ubicado en el tiempo y el espacio” y que, por tanto, está apto para soportar las vicisitudes del proceso del siglo. Se lo llama así porque es el mayor juicio que encara el estado boliviano en lo que va del siglo 21.
El juicio se reanudó el lunes pasado, pero me he abstenido de escribir sobre lo que ha ocurrido pues tengo entradas sobre la salud del ex ejecutivo. El curso de la audiencia de libertad concedida al jueves a Castedo me ha llevado a hablar del tema. Es importante porque expresa diariamente lecciones sobre la forma en que se lleva a cabo la justicia en Bolivia.
En rara coalición, al lado del tribunal, acusado de no defender los derechos de los acusados, estaban los fiscales del Ministerio Público y del Ministerio de Gobierno. Los fiscales afianzaban la defensa de los jueces y parecía haberse formado un frente contra los tres abogados de los acusados. Sixto Fernández Fernández, la juez técnica Julia Elena Gemio y las jueces ciudadanas Anastasia Callisaya y Sonia Mamani contaron con el respaldo de los acusadores. Las jueces ciudadanas se adhirieron sin objeciones a la posición que expresaba el presidente del tribunal, el juez Fernández. La juez Gemio también lo hizo, pero argumentó brevemente. Sus colegas sólo asintieron.
La audiencia fue una lección práctica de la justicia boliviana. El tema merecerá ser abordado desde otros ángulos, tal vez con mayor claridad que confiere el escribir pasada la medianoche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s