Día: diciembre 3, 2013

Penurias del Juicio del Siglo

Posted on Actualizado enn

Con las dolencias cardio-vesiculares y descontrol diabético que tienen a tres de los acusados en el hospital,  la sesión del Juicio del Siglo prevista para este martes acabó como era presumible: fue aplazada. El Juez Sixto Fernández restableció la audiencia durante un par de horas,  tras la imposibilidad de llegar ayer de La Paz a Santa Cruz. El tribunal que preside escuchó los alegatos de los fiscales que querían que  los tres enfermos se presentaran ya este miércoles en el Palacio de Justicia y las protestas de la defensa que consideraba temeraria esa propuesta en vista del estado precario de salud del trio de acusados.

En Brasil describirían la situación con seis palabras: Empujar la bola con la barriga. Después de una consulta entre los  cuatro jurados, la salida para el debate sobre traer o no traer a los acusados fue posponer la sesión hasta el jueves 5 de diciembre. La decisión no fue unánime. La juez técnica Julia Elena Gemio propuso que el tribunal volviese a reunirse el 16 de enero, con un intervalo  de más de un mes para facilitar el tratamiento de los enfermos en el Hospital Guaracachi.

“Fue una decisión de mayoría absoluta”, dijo la propia juez, al informar a la audiencia que sus colegas habían votado para que la sesión se reinstalase el jueves.

No había otra votación posible, salvo un empate, que habría inviabilizado la propuesta, que se suponía que había sido  iniciativa del juez presidente. Las jueces ciudadanas votan casi invariablemente al lado del juez Fernández en este juicio cuyo punto inicial fue la incursión armada de la policía en el Hotel Las Américas, de Santa Cruz, en la madrugada del 16 de abril de 2009, y la muerte a balazos de tres personas y detención de dos, ahora juzgadas junto con otros 37 ciudadanos.    A todos se los acusa de terrorismo, de haber intentado asesinar al presidente Evo Morales y de complotar para dividir a Bolivia.

El jueves, cuando la sesión sea reinstalada, deberá conocerse el informe de los médicos que tratan a Ignacio Villa Vargas “El Viejo”, Alcides Mendoza y Juan Carlos Guedes. Esos informes determinarán si los tres pacientes tienen condiciones de volver al juicio.  Vargas sufre de complicaciones derivadas de una diabetes mal tratada que se manifiesta en afecciones vasculares ahora complicadas con incontinencia urinaria y fecal; Mendoza y Guedes tienen cardiopatías coronarias y en el hospital los médicos los someten a exámenes para cateterismo y probable “bypass” coronario.

La juez Gemio estuvo este martes con los médicos y recibió de ellos información que la llevaron a pedir que la reanudación de sesiones ocurra dentro de mes y medio. Juan Carlos santisteban, uno de los médicos que ha seguido la condición de los tres y quien es también enjuiciado acusado de la misma conspiración, dijo que el trío se encuentra en condiciones “excepcionalmente graves” y que el tribunal sería responsable si se produjese una fatalidad.

El informe de los médicos tratantes deberá precisar el grado de bloqueo de las arterias coronarias de Guedes (afectado, además, por una piedra que se le ha incrustado en la vesícula) y de Mendoza, y de ahí determinar el riesgo que representa para sus vidas continuar en el juicio.

El tema es crucial,  pues suspenderles la prisión para que se defiendan en libertad equivaldría a quitar la columna vertebral del juicio en el que el gobierno es el acusador.

Los tropiezos del juicio coinciden con un aumento de la presión desde la Unión Europea para que a los euorpeos Elod Tóásó (húngaro) y Mario Tádic Astorga (croata-boliviano) se les respete los derechos humanos y se les aplique un proceso justo en base a un tribunal internacional que examinaría el caso.

De nuevo se atasca el Juicio del Siglo

Posted on Actualizado enn

La gravedad de las dolencias que padecen tres acusados en el Juicio del Siglo se combinaron este lunes con la ausencia del juez Sixto Fernández para suspender la audiencia en la que debía continuar declarando “El Viejo” Inacio Villa Vargas.

La juez ciudadana Anastasia Callisaya anunció que la sesión quedaba aplazada hasta el martes debido a que el presidente del tribual Sixto Fernandez no había conseguido llegar a Santa Cruz desde La Paz a causa de problemas operacionales de la línea aérea BOA. La decisión fue considerada ilegal por abogados de la defensa, que dijeron que la juez carecía de atribuciones para asumirla y que se había cometido una incorrección a partir de la cual que quedaba invalidado todo el proceso.

Pero el fiscal Sergio Céspedes dijo que nada en el procedimiento penal indicaba que la decisión de la juez Callisaya hubiese sido incorrecta.

El caso lleva  55 meses, desde el 16 de abril de 2009, cuando un comando especial de la policía irrumpió en un hotel de Santa Cruz, mató a tres personas y arrestó a dos para luego anunciar que había desbaratado un grupo terrorista y separatista que planeaba asesinar al presidente Evo Morales, dirigir un alzamiento armado y, derrota del ejército mediante, dividir Bolivia.

La sesión  habría tenido dificultades pues “El Viejo” se encuentra desde la semana pasada en una clínica del Seguro Petrolero a raíz de exámenes ordenados por los médicos que atienden a los acusados. El cardiólogo René Ramos dispuso análisis del acusado y de otros dos de sus compañeros  para evaluar sus condiciones de salud. Los resultados de los exámenes debían ser conocidos en la reunión que fue aplazada.

Fuentes de la defensa dijeron que Vargas está afectado por un severo descontrol de la diabetes que padece. Juan Carlos Guedes y Alcides Mendoza parecen de cardiopatías que, en el caso del segundo, obligarían a una cirugía de “bypass”, para sustituir trozos de conductos sanguíneos obstruidos. La cirugía es considerada de grado mayor (costría, en Santa Cruz, entre 30.000 y 100.000 dólares). La sustitución de segmentos obstruidos que impiden la circulación sanguínea se realiza con venas del propio paciente. La recuperación puede demorar semanas y su tratamiento implica un cambio importante en el estilo de vida y dieta del paciente, que difícilmente se podría cumplir en el penal. Y una decisión sobre si el acusado -o los acusados- seguirán presos  se defenderán en libertad parecía inevitable. El juicio, un ariete en la politica interna del gobierno, está atrapado ante una decisi[on que debe tomar el tribunal.

Aunque menos severa pero también de cuidado sería la cardiopatía que afecta Guedes. En el caso de “El Viejo” las dolencias relacionadas con la diabetes (también fuente de cardiopatías) son también consideradas graves.

La presencia de los acusados es fundamental para el desarrollo de las audiencias y este martes el tribunal debería decidir medidas para resolver la cuestión.